sábado, 24 de junio de 2006

Los Carriles Romanos de Las Médulas

Ponferrada
24/06/2002

La ruta de los Carriles Romanos se encuentra en la comarca de La Cabrera, al sur del Bierzo, en León. Toda aquella zona esta plagada de antiguos canales de agua construidos en tiempos del Imperio Romano para abastecer de agua las explotaciones de oro de las Médulas y otras cercanas, de menor importancia. De hecho hay zonas en el valle del río Cabrera donde pueden verse hasta cuatro canales distintos, paralelos unos a otros, a diferentes alturas, y que recorren la margen derecha del valle, la que está orientada al sur. Al menos los dos superiores, denominados 3 y 4, llevaban el agua hasta las Médulas, mientras que el 1 y el 2 al correr a menor altura, no tenían cota suficiente para pasar a la cara norte de la sierra, donde se localizan Las Médulas, de manera que se supone que abastecían otras minas de la zona.

Los canales - que allí llaman carriles - más largos tienen unos 120 km, llegando desde la zona de Corporales a Las Médulas y en conjunto se estima en más de 350 Km la red de canales de la zona (supongo que de aquella la mano de obra sería barata).

Bueno, ni que decir tiene que los canales están en amplias zonas totalmente desaparecidos, por corrimientos de tierras, por desprendimientos, por la accion del hombre (bajo tierras de labor), en muchas zonas se han venido utilizando desde hace muchísimo tiempo como caminos carreteros de manera que nadie espere ver un "canal" como tal con agua corriendo por el mismo. Lo que si se verá será la traza más o menos fácilmente de por donde discurre, en algunos tramos - allí donde hubo que tallar la roca - quedan claros los muros esculpidos y la traza y anchura del mismo, además quedan aún en pie unos cuantos túneles que son perfectamente transitables.

Pues en aquella ocasión, un amigo y vecino de la zona, me avisó para hacer la ruta junto a miembros de una asociación de Ponferrada. Jose Antonio, además de regentar una estupenda casa rural en el núcleo de Odollo, precisamente llamada Carriles Romanos, era el autor del proyecto gracias al que se habían recuperado como ruta senderista unos 15 Km de la red de canales, a los que habría que sumar otros 3 o 4 Km que ya se encontraban balizados anteriormente. La idea es recuperar una senda que saltando de un canal a otro y aprovechando lo mejor de cada uno, permita realizar una ruta continua de unos 75 Km de longitud, que acabaría en el Mirador de Orellán, en la parte superior de Las Médulas, donde se encontraba en aquellos tiempos la balsa en la que los "ingenieros" romanos almacenaban el agua para el posterior "ruina montium" con que se explotaban las minas de Las Médulas, aunque para eso aún faltará tiempo.

La zona de la Cabrera es el equivalente en León a las Hurdes en Extremadura o Los Oscos en asturias, es decir, una zona tradicionalmente deprimida, muy mal comunicada, que hasta no hace demasiados años no contabna ni con una carretera decente, pero que precisamente por eso conserva la arquitectura tradicional de sus pueblos. En los últimos años, han mejorado bastante, de manera que incluso las fotos que pongo a continuación del pueblo de Odollo ya no hacen justicia a como se encuentra el núcleo a día de hoy, con casas de turismo rural, piscina..., y una carretera bastante mejor que la que yo conocí la primera vez que fui hasta allí. El valle del Cabrera es guapo, la pena es que en él se localicen muchas explotaciones de pizarra que provocan en ocasiones verdaderos desastres en los montes de la zona, pero aún conserva buenos bosques de robles y castaños y desde el punto de vista montañero, el valle queda encajado entre los montes Aquilanos, con el Teleno y varias cumbres de más de 2.000 m al norte y la zona de Sanabria, ya en Zamora, al sur.

Valle de la Cabrera


Odollo



Lo que yo hice en aquella ocasión fue lo siguiente.


Partimos del pueblo de Odollo, en el término municipal de Castrillo de Cabrera, a unos 1.000 m de altitud. A la entrada del pueblo (llegando desde Puente de Domingo Florez, es decir desde Ponferrada) sale una pista a la izquierda que al poco se interna en el valle del arroyo de la Sierra. La pista va subiendo poco a poco, por encima del canal de riego del pueblo.

En un momento dado deberemos cruzar el canal y seguirlo hasta que este llegue a la altura del arroyo, donde toma el agua. Se cruza el arroyo por un puente de madera (más bien de troncos), no apto para gente con falta de equilibrio y se toma un sendero a la izquierda que desciende un poco por medio de unos prados hasta que alcanza el nivel del carril nº 2. Ya no se abandonará el canal prácticamente. No creo que tenga que decir, que dado que se trata de seguir unos canales de agua, el desnivel es prácticamente nulo, solo en determinados sitios donde éste se ha perdido tendremos que subir o bajar para retomarlo. Por medio cruzaremos un espléndido bosque de encinas y veremos en determinados lugares los restos aún en pie de los muros de contención del canal y la roca tallada. Así llegaremos al valle de Villarino donde veremos al otro lado del valle el canal, apreciando los contrafuertes, por donde tendremos que pasar, es uno de los sitios más bonitos de la ruta.

Muros de contención en el canal


Seguiremos así bordeando todo el valle, hasta acabar en la Ermita de la Virgen del Valle en unas tres horas de ruta tranquila desde Odollo. A partir de allí el canal nº 2 se pierde en gran parte, de manera que por carretera nos desplazamos al siguiente pueblo en el valle del Cabrera, Llamas de Cabrera. Allí existe otra pequeña ruta, mejor balizada que desde el centro del pueblo, nos hace subir por detrás del mismo y adentrarnos en el valle de Valdecorrales. La pista (ancha) sube primero hasta dar vista al valle, para despues descender internándose en el mismo hasta coger el nivel del canal nº 1. Desde ese momento ya no hay pérdida, este canal esta mucho mejor conservado ya que en gran parte se encuentra excavado en la roca con taludes de hasta 5 y 6 m de altura y donde en muchos sitios se ve perfectamente la base del canal tallada y cada cierto tiempo pequeños orificios en las paredes en los que se suponía que se colocaban compuertas para retener a voluntad el agua.

Tramo tallado en la roca. En el muro se observan los agujeros para la instalación de compuertas

El canal sigue internándose en el fondo del valle, hasta que ya próximo al final del mismo cruza un murallón por un estrecho tunel (donde hay que agacharse) de unos 20 m que sale ya junto al cauce del mismo.



Tras este túnel existe otro, con fuerte inclinación y más largo que se suponía que se utilizaba para desviar el caudal del río y hacerla pasar a través de este segundo tunel "por debajo" del primer tunel, es decir del de el canal y evitar que en fuertes riadas el agua del rio se llevara por delante las estructuras de madera (seguramente) que se construian para que el canal cruzara los arroyos.

La ruta desde Llamas de Cabrera hasta aqui no lleva más de 45 minutos o 1 hora a lo sumo. La vuelta puede hacerse por el mismo sitio, pero nosotros tomamos un sendero que desde el fondo del valle y por la margen izquierda (por la que se llega) se interna en el bosque y que va subiendo con un par de revueltas hasta alcanzar el nivel del canal nº 3. Este fue utilizado durante mucho tiempo (y hasta no hace mucho) como camino carretero de manera que es una pista ancha y cómoda que ha sido arreglada durante generaciones y en la que se pueden apreciar el desgaste que las ruedas han producido en la roca del suelo (tallando verdaderas rodadas), el camino termina en un rápido descenso hasta confluir con el que habíamos tomado en la ida, justo al salir del pueblo. La vuelta por aqui lleva poco más de 1 hora.

Sobre la carretera se observa uno de los carriles y en el extremo superior de la foto, otro más

Tras eso, y como aún nos quedaban ganas volvimos junto a la ermita donde termina la primera parte la ruta. Un poco más valle arriba de ésta, en una curva a izquierda de la carretera, desciende un sendero (hay que conocerlo, pues sino apenas se vé) que baja hasta la altura del canal nº 1, desde allí, siguiendolo hacia aguas arriba, se llega a un potente contrafuerte que el canal atraviesa por medio de otro túnel, más largo y aún más estrecho que el primero, de unos 60 o 70 m y que hay que recorrer (la parte final en cuclillas) hasta salir al otro lado del murallón.

Y eso es todo, no es una ruta "de montaña" ni mucho menos, sino una rutilla senderista, sin problema ninguno, apenas existe desnivel y tiene dificil pérdida ya que en una mala, ladera abajo del canal nº 2 siempre se tiene la carretera comarcal, pero que trasncurre por una zona que creo que es poco conocida y que tiene un atractivo especial, sobre todo para los que, como yo, conociamos ya Las Médulas y nos hace ilusión comprender un poco más el funcionamiento de aquel complejo minero que fue explotado durante unos doscientos años. Además se puede completar con una vista a Las Médulas, un lugar realmente alucinante y muy, pero que muy recomendable para quienes aún no las conozcais.














Un saludo
Cienfuegos

miércoles, 14 de junio de 2006

Latrene

Sierra de Santa Isabel
T.M. de Cangas del Narcea (Asturias)

Salida colectiva del Grupo de Montaña El Civilu, de Oviedo. Se trataba de una travesía recorriendo la larga Sierra de Santa Isabel en el concejo de Cangas del Narcea (Asturias) desde Carcedo de Lomes a La Viña, haciendo cumbre en alguna de sus cotas principales como el pico Latrene. Por desgracia de aquella no tenía aún cámara digital, de manera que las fotos que acompañan son escaneadas de las que tengo en papel, con la lógica pérdida de calidad.

De todas formas os dejo una posterior panorámica de parte de la Sierra de Santa Isabel sacada desde encima de Corias, con Cangas del Narcea en el extremo izquierdo. La ruta comienza en el extremo derecho y recorre toda la zona alta de la sierra.


Distancia: 20 Km.
Desnivel máximo de ascenso: 400 m. (el desnivel acumulado ronda los 750 m)
Desnivel máximo en descenso: 600 m.




Salimos de Carcedo de Lomes, en la carretera de Cangas del Narcea a Besullo. Alli mismo sale a la izquierda y con dirección sur una pista de tierra que va siguiendo todo el cordal de Santa Isabel, justo por su parte cimera. En más de la mitad de la ruta vamos a ir siguiendo el recorrido del GR.AS-203 "Por donde Camina el Oso". La sierra es bastante ancha y llana en su zona alta, lo que permite que el paseo sea realmente cómodo.



Se pasa junto a la pequeña ermita de Santa Isabel y se alcanza despues un repetidor de televisión. En Santarbás, cruzaremos la carretera CN-3 y seguimos la loma hacia la cumbre dle Chineiru. Poco más adelante llegamos a la principal cota del día, aunque es verdad que ninguna es especialmente destacada: el pico Latrene (1.037 m), con vértice geodésico y buenas vistas, al igual que toda la sierra, sobre todo con un día tan despejado como el que tuvimos en aquella ocasión.



Bahjamos del Latrene por la vertiente del Esqueimau y poco después, la sierra gira orientandose más bien en sentido este-oeste, entrando en la zona de Peñas Altas, con la cota de Peña Córneas (1.044 m), desde donde se tiene una preciosa vista del pueblo de Alejandro Casona: Besullo.



Siguiendo el cordal atravesamos el Chanu Trones, desde donde podríamos bajar hacia Abanceña y nos dirigimos hacia la siguiente cota: las Peñas Padrún (1.122 m), subiendo por Las Palanqueiras. A partir de este punto abandonamos el GR.AS-203 que baja a la derecha hacia Las Avelleras para seguir el cordal, que de nuevo toma sentido norte-sur alcanzando la máxima altura en el pico Catabensinos (1.166 m) para despues empezar a perder altura, primero hacia la Vega de la Mula (1.137 m) y después hacia la Vega de la Braña (1.083 m), con la Sierra de Ferroy enfrente, al otro lado ya del valle del río del Coto. Hasta aqui llega la pista por la que fuimos todo el día.



Un buen sitio para hacer una reponedora parada.



Desde la Vega de la Braña, se baja enseguida a la Braña de la Viña (1.007 m), parapetada en una airosa collada




La braña es preciosa y especialmente llamativa por la cantidad de horreos que tiene, pero sobre todo, por el pequeño tamaño de estos. Talmente parecían de juguete.





Nos despedimos de la braña para bajar por un cómodo sendero que en varias revuletas nos lleva al pueblo de La Viña, nombre que le viene de los viñedos que allí había en otros tiempos, quien sabe si con la actual DOP del Vino de la Tierra de de Cangas, se volverá a llenar de viñas todo aquello.




Desde el pueblo bajamos por la carretera hasta la del valle del Coto, donde nos esperaba el autobus.

Un saludo
Cienfuegos

sábado, 3 de junio de 2006

Retriñón desde Felechosa

Cordal del Retriñón
Aller
03/06/2006

Salida de monte con Jose para ascender al Retriñón, un incunable de la montaña asturiana, pero que hasta entonces no habiamos subido ninguno de los dos. Optamos por la ruta más habitual desde Felechosa, si bien hicimos un pequeño recorrido circular buscando una alternativa para el descenso.




Salimos de Felechosa por una caleya en la zona alta del pueblo, la que queda más próxima a San Isidro y que se interna en el valle de Frensedo pasando así por el espectacular paso de Peñas Cuitas. Es una zona en la que la impresión optica es de que el camino se dirige a un estrecho túnel, pero en realidad se trata de dos peñas, una a cada lado del camino que dan esa sensación.

Peñas Cuitas



El camino no tiene demasiada pérdida, continua subiendo por el valle principal y poco a poco va ganando altura, permitiendo ver hacia atrás y al otro lado del río San Isidro, el valle de Caniella en el que se ubican las foces de Pino y con la preciosa Peña Redonda en el extremo del valle.

Peña Redonda




El camino sale finalmente, tras pasar una zona más estrecha, a las camperas del Mayaín, preciosa braña con varias cabañas. El día acompañaba, sin excesivo calor y un cielo limpio, por lo que allí nos tomamos un respiro antes de continuar.

El Mayaín




Desde el Mayaín se van remontando con calma las praderías hasta salir a la collada de la Felguera, dando vista ya al valle que baja a Soto de Agues. En el collau Felguera no hay pérdida ya que alli hay una gran peña plagada de paneles indicadores de diferentes rutas.

Collau Felguera



Desde El collau Felguera se tira a la derecha bordeando por la vertiente de Soto de Agues la pequeña cota que nos queda a la derecha hasta salir a la amplia collada de la Valencia.

Ladera del Retriñón vista desde la vega Valencia

Vega Valencia. Al fondo Peña Redonda

Vistas hacia el valle que baja a Soto de Agues



Desde la Valencia ya "solo" queda remontar la amplísima ladera final del Retriñón. Digo lo de "solo" porque en realidad aún quedan más de 500 m de desnivel a salvar por aquella ladera, que llega a hacerse interminable. Lo mejor es tomárselo con calma pues llevará más de una hora de ascensión y recibir como recompensa los amplios horizontes que se van abriendo a medida que cogemos altura.

A media ladera. Al fondo el macizo de Ubiña

Jose ya en la cresta que nos llevará a cumbre



La cumbre del Retriñón es espectacular y más en un día como el que nosotros disfrutamos, pues las vistas que ofrece son preciosas.

Al fondo Picos y a su derecha Cabroneru. Por delante y más a la derecha Ten y Pileñes, a la izquierda Tiatordos y si no me equivoco el primer cordal que se ve, es el de la Canalina con el Visu la Grande.

Servidor en cumbre

Jose y yo posando para la posteridad

Panorámica desde cumbre

En primer término Cabeza L´Arcu

Al fondo del todo entre la bruma asoma el Espigüete

La Cuerda´l Ayu, con el Nogales y demás. Detrás el sector Vegarada-Piedrafita.



Para el descenso optamos por una variante que fue tirarnos abajo hacia la braña de Otero, y de esta a las cabañas de Sordaliegas. Por la zona inferior de las cabañas se toma un sendero que se introduce en el Escuciarreu, un estrecho paso donde el camino va suspendido por espectaculares armaduras para continuar casi en llano hasta salira a una pista que nos conduce a la collada de Altu Vallina.

Salida por el Escuciarreu



Allí una pista menos marcada que la que continua valle abajo, nos permite volver a la derecha, al valle Fresnedo por el que habiamos subido por la mañana. La pista baja con fuerte pendiente hasta salir, cerca de Peñas Cuitas al camino por el que habiamos subido al Mayaín, cerrando así un bonito circuito.

Un saludo
Cienfuegos