jueves, 9 de noviembre de 2006

Peña Mea por la arista noreste

Cordal del Retriñón
Concejo de Laviana (Asturias)

Este fin de semana no hubo salida de monte. El tiempo digamos que ... no acompañaba precisamente. Así que aprovecho para recuperar una salida efectuada hace ya una buena temporada, en diciembre de 2006 (creo), y que no había subido al blog cuando en su día lo eché a andar y metí cantidad de rutas viejas. Las fotos son mias solo en parte, otras ya ni recuerdo de quien eran.

Peña Mea (Foto www.ayto-laviana.es)


La ascensión a Peña Mea en un clásico dentro de la montaña asturiana, ya que es una de esas montañas con nombre y entidad propias. Pese a todo la ascensión por la vía normal no tiene mucha historia. Lo más habitual es subir por la collada Pelúgano con acceso desde el valle de Tolivia en Laviana o desde el de Pelúgano en Aller, aunque también es bastante habitual subir por la collada Doñango. Nosotros digamos que hicimos una "variante", como no podía ser de otra manera.

Desnivel máximo: 780 m
Distancia: 10 Km
Tiempos: unas 5 horas y media




Accedimos desde Tolivia, en Laviana, y subimos los coches hasta Les Campes (780), junto a la ermita de La Visitación, para tomar allí la cómoda pista que lleva a la collada Doñango (1.033 m).

Allí tuvimos un problemilla (lo contrario ya sería raro) y es que el sendero se dirige directamente hacia el sur, buscando los contrafuertes de la peña, pero al menos un tramo, no está muy marcado y como yo la vez que subí por aqui fui con una colectiva, habíamos ido a tiro fijo y yo no atendí demasiado al acceso a la canal buena. Despistado que es uno, que se le va a hacer. Ya sabéis, vas de cháchara con más gente, te dejas llevar por los que conocen el camino y luego pasa lo que pasa.

Total, que nosotros nos pasamos la canal de acceso y acabamos alcanzando una collada que queda más allá (1.060 m) y que da vista a un valle que baja desde Peña Mea con dirección este, el valle de la Bayuca que baja hacia el río Raigosu. Allí nos dimos cuenta de que no ibamos bien y mientras que los otros optaron por volverse a Doñango y buscar la via normal, Jose y yo decidimos buscar nuevas sensaciones e intentar una ruta "alternativa".

Desde la collada donde estabamos nos descolgamos hasta el fondo del valle, donde se apreciaba un marcado sendero, que cruzaba el reguero y continuaba por la margen opuesta.

El sendero sigue en llano, siempre muy marcado hasta una antigua majada (1.020 m), de la que no he conseguido saber ni el nombre, y en la que apenas si quedan restos de unas cuantas cabañas. Una pena no haber sacada ninguna foto de este tramo.

Alli vimos factible tirarnos ladera arriba, buscando la zona alta del pico. Los primeros metros son cómodos, pendientes, pero cómodos, subiendo por un felechal que dadas las fechas se cruzaba bien, pero a medida que se gana altura el terreno se vuelve más y más abrupto, con grandes cortados que obligaban a continuos "subebaja" y a bordear bloques, cuando no a treparlos directamente. Es lo que se conoce como las Canales de la Fuente.

En un momento dado, despues de una buena trepada y cuando ya estabamos bastante arriba recuerdo que Jose me preguntó si faltaría mucho a lo que respondí algo como que ya daba igual, "ahora ya salimos por arriba sí, o sí, porque lo que es yo no pienso bajar por donde estamos subiendo". Una lástima que no tenga ni una sola foto de toda la ascensión, pero tenía las manos demasiado ocupadas en agarrarme a la peña. Os pongo una foto de una ascensión posterior, sacada desde cumbre, en la que se ve la arista de ascenso desde la majada que comentaba.


Poco despues dariamos vista de nuevo a la vaguada que habíamos cruzado tras bajar de la collada y cual fue nuestra sorpresa al ver al otro lado de esta, a nuestros compañeros que habían dado con el camino desde Doñango y continuaban a cumbre. Voces intercambiando impresiones y para arriba.

Los últimos metros fueron un poco mejores, encontrando ya algo de nieve, hasta que por fin salimos a la airosa cumbre (1.557 m). Habiamos firmado la que en el futuro sería recordada como la "Directísima a Peña Mea". Conste que no recomiendo esta ruta, más que como "curiosa" alternativa a gente habituada a andar por el monte. Supone alguna trepada (sencilla) y no tener vértigo. Si no es así, mejor subir por las rutas habituales.



Servidor disfrutando de la cumbre


y Jose más de lo mismo


De allá abajo veniamos, de Les Campes



Dani (remarcado) en el último tramo previo a cumbre. Al fondo del todo la sierra costera del Sueve



La subida se había hecho dura. La sudada se aprecia en mi camiseta. Al fondo, a mi derecha, la Sierra de Peña Mayor



Las vistas desde Peña Mea son impresionantes, sobre todo si se tiene la suerte de disfrutar de un día tan despejado como el que tuvimos nosotros.

Panorámica de las vistas hacia el oeste, desde la zona costera hasta San Isidro, con los Picos en el centro y resaltando la mole del Retriñón a la derecha



En primer plano las afiladas cumbres del Corbellosu (centro) y Cogollu (izquierda). Detrás, entre ambas peñas, el Cuyargallos. Ya al fondo Picos de Europa y en el extremo derecho Peña Ten


Zona de San Isidro con el Torres en el centro y el Toneo a la derecha


Sector del Puerto de Vegarada al Puerto de Piedrafita



Al poco de llegar a cumbre aparecieron Bedia, Dani y Miriam y luego más gente que subía desde la collada Pelúgano.



Servidor disfrutando de la cumbre



Después de disfrutar un rato en cumbre bajamos en dirección a la collada Pelúgano, para lo que se toma dirección sur para luego empezar a bajar con tendencia a la derecha, buscando la entrada a la canal de Les Cueves.

Abajo la collada de Pelúgano, a donde tendremos que bajar




Entrando a la canal de Les Cueves


Se llega así al lugar más conocido y emblemático de Peña Mea: el Ojo de Buey o L´Arcón (porque eso es, un arco bien grande).







Jose y yo delante del "bujero", para dar una idea del tamaño



Desde aquí el terreno es mucho más cómodo y enseguida se alcanzan las fincas de El Cerreo y poco más abajo la collada Pelúgano (1.017 m) hasta la que llega una pista desde el pueblo del mismo nombre en la zona de Aller y que continúa a Les Campes.

Zona baja de la canal



Por la pista bajamos hasta donde teníamos el coche y donde aprovechamos para tomar algo en el "curioso" bar que hay alli arriba: El Descanso del Vaquero. Si alguna vez vais, no pidais nada demasiado complicado, limitaos a lo normal: vino, cerveza, con un poco de suerte algun refresco. No exijais marcas. Y eso es todo.

Un saludo
Cienfuegos

NOTA: En el blog teneis otra entrada con una ruta de acceso a Peña Mea más habitual desde la collada Doñango, que os conté AQUI.