sábado, 27 de septiembre de 2008

Ruta circular a los Lagos de Somiedo

27/09/2008
Parque Natural de Somiedo
Concejo de Somiedo (Asturias)

Pues aprovechando el último día de vacaciones que me quedaba nos fuimos a los Lagos de Somiedo, a realizar la ruta que enlaza los cuatro lagos, los tres de Saliencia: Cueva, Cerveriz y Calabazosa y el de Lago de Valle.

Distancia: 17 Km
Desnivel máximo: apneas 300 m
Desnivel acumulado: 900 m
Tiempos: 6 horas

El desnivel de la ruta es engañoso, porque aunque el desnivel máximo es de apenas unos 300 m, los continuos sube-bajas para pasar de un lago a otro y sobre todo el ascenso a la Mortera del Couto, hacen que el desnivel acumulado ronde los 900 m, y eso sin contar con el terreno rompepiernas de la propia Mortera donde hay que andar pasando de un "pozu a otru" constantemente.


Es una ruta circular que empezamos y acabamos en el Alto de la Farrapona a donde llegamos desde Saliencia. Recuerdo las primeras veces que vinimos por aquí, cuando la carretera hasta la Farrapona era una pista de tierra realmente mala. Ahora da gusto subir hasta el alto, con aparcamiento y todo. El descenso en cambio lo hicimos hacia Torrestío después de ver que bajaban coches hacia alli, por la pista de tierra existente que este año parece estar bastante mejor de lo que estaba la última vez que subí por ella, andando, eso si.

Vista sobre el valle de Saliencia. Al fondo el Michu

Pues nada, que salimos del Alto de la Farrapona hacia el primer lago, el lago de la Cueva, también llamado a veces el lago de la Mina, por la mina de hierro que allí había. Por cierto que los trabajos de restauración ambiental que se han llevado a cabo a su alrededor han mejorado bastante el aspecto de la zona, al menos se han eliminado los barracones y se han retirado los restos de material, maquinaria, etc que había. Se han revegetado, con mejor o menor fortuna, las escombreras y se han respetado, acertadamente para mi y supongo que como patrimonio industrial, las bocaminas existentes. El enorme cráter dejado por la explotación en la montaña aún es perfectamente visible.

Lago la Cueva

Al fondo la ladera por la que llegariamos por la tarde

Bordeamos el lago por la derecha, siguiendo la pista que sube hasta dar vista ya al siguiente lago, el de Cerveriz.

Lago Cerveriz. Detrás los Albos

A su derecha se abre la Vega Fresneu y tras ella los inmensos puertos de Camayor, un poco agostados en estas fechas pero que a su vez les dan un aire precioso de estepa.

Entrada a los puertos de Camayor

Vista hacia la Vega Fresneu. Al fondo la pista que llega desde el lago la Cueva

Puertos de Camayor




Los puertos acaban en la collada existente entre el Tarambicu (al norte) y Peña L.lábana (al sur). La vista desde aqui es preciosa con todo el valle de Lago debajo.

Al fondo Peña L.lana. En la de abajo a la derecha collado por el que sale el camino a Valle de Lago


El Cuetalbo

En la collada tomamos el camino que sale a la izquierda, en dirección al Lago del Valle, el que sale a la derecha nos llevaría directamente al pueblo de Valle de Lago. El camino bordea Peña L.lábana perdiendo altura poco a poco hasta dar vista ya al lago de Valle.

Hasta aquí el camino está perfectamente balizado, con marcas y postes, no tanto ya hasta el lago, aunque sigue habiendo de vez en cuando marcas de pintura. El último tramo de la ruta, desde el lago del Valle hasta la Cueva y pese a tratarse de una ruta bastante "habitual" o conocida, ya no cuenta con señalización alguna.

Las vistas desde esta altura son preciosas tanto valle abajo hacia el pueblo como hacia el propio lago que además estaba lleno a rebosar a pesar de ser finales de septiembre.





Una HDR de lago Valle


Descendimos hasta el lago, pasando junto a la fuente y la cabaña de El Pedregal para coger la senda que por las Duernas sube hacia la Mortera del Couto. Este tramo ya lo conocía de subir a Peña Orniz y recordaba que la Mortera era una zona muy mala de andar y peor en caso de niebla.

Entrada a la Mortera del Couto

La Mortera del Couto es un verdadero paisaje lunar, un "malpaís" que dirían en Canarias, en el peor sentido de la palabra, que cuesta un triunfo recorrer con continuas subidas y bajadas, innumerables jous y colladas que dan vista a más y más jous.

En todo este tramo no hay marcas ni caminos claros sino infinidad de sendas de ganado que llevan a ninguna parte. Algunas están marcadas con jitos, otras no, pero tampoco sabes muy bien a donde te llevan los jitos. Hay que intentar tomar las sendas que nos lleven con dirección este a pasar entre los Albos (al norte) y la zona de Orniz (al sur).

Cabaña en la Mortera del Couto

Peña Orniz

La idea original del día era pasar esta zona acercándonos a la base del Pico Calabazosa para intentar hacer cumbre en él, pero para nuestra desgracia nos desorientamos un tanto en el laberinto de la Mortera y nos fuimos demasiado al norte hasta acabar justo debajo del Albo Oriental con el lago de Calabazosa ya debajo mismo de nosotros.

Tomamos entonces dirección sur hacia el Pico del Valle Calabazosa que viene a formar una especie de cordal desde el Albo (al norte) hasta el La Muela (al sur) para luego buscar la mejor entrada al valle de Calabazosa. Justo en la cumbrera de este cordal existen varios jitos de tamaño considerable que se ven desde lejos.

Vista hacia la zona que ya habíamos recorrido

Lo que nos quedaba por recorrer

Para entonces el día se había ido estropeando poco a poco y a ratos amenazaba con meterse algo de niebla. Esta zona no es precisamente la mejor para tener que cruzarla con niebla, así que dejamos de lado la idea de subir al Pico Calabazosa y bajamos el valle (si es que se puede llamar así) de Calabazosa para acercarnos después hasta la majada del mismo nombre.

Braña de Calabazosa

La vega donde se asentaba la antigua braña de Calabazosa

Lago Calabazosa

En la zona de la Mortera ya habíamos visto muchos rebecos, pero fue aquí, a la entrada de la braña, donde encontramos verdaderas manadas de ellos, todo un espectáculo. Ya desde aquí volvimos sobre nuestros pasos para bajar hasta el lago, bordearlo por su derecha y buscar la salida a la horcada Calabazosa que da vista de nuevo al lago de la Cueva.

Lago la Cueva y restos de la mina

Nacho, Luis Angel y yo mismo "posando"

Esta vez lo rodeamos por la vertiente contraria a la de la mañana para salir de nuevo a la pista que nos llevaría otra vez al Alto de la Farrapona.

Un saludo
Cienfuegos

lunes, 1 de septiembre de 2008

La Llambria o Porrugüé desde Taranes

Ponga (Asturias)
01/09/2008

Recorrido: 13,8 Km
Desnivel máximo: 1.150 m



Dicen que a la tercera va la vencida y el lunes pasado por fin conseguimos hacer cumbre en la Llambria, después de dos salidas fallidas por culpa del mal tiempo. Salimos de Taranes (600 m) a eso de las 9:45 rumbo a la Foz de la Escalada que tan bien se ve ya desde el mismo pueblo.


La verdad es que el camino a la Llambria no da respiro en ningún momento, y como muestra el hecho de que se suben 1.150 m en una distancia que en línea recta apenas alcanza los 3,5 Km y ya desde la propia carretera el camino empieza a subir con fuertes repechos pasando junto a varios molinos (en ruinas), buscando la entrada a la Foz.

Por delante la Foz...

... y atrás va quedando Taranes

Andrés ya había estado, pero yo aún no conocía la Foz de la Escalada y tengo que decir que me pareció muy, pero que muy guapa, no es que sea muy larga ni excesivamente estrecha, pero muy guapa y eso que apenas bajaba agua, esto en invierno o primavera tiene que ser verdaderamente precioso.

Al fondo el Campigüeños. Y es que a estas horas todavía soñabamos con poder subirlo a él también ya que la idea era hacer cumbre en La Llambria y luego recorrer todo el cordal que lleva hasta el Campigüeños para acabar bajando por algún punto intermedio entre ambos.


El camino sale de la foz y sigue subiendo hasta Fresnu donde quedan restos de una cabaña. Aquí se toma el camino que sigue de frente, pasando junto a la cabaña. El camino de la izquierda y que cruza el río, es el que lleva al Tiatordos. Desde Fresnu el camino continua hasta salir a una zona de pastos (hoy por desgracia, casi felechales) con muchas espineras. En un momento dado se llega a una especie de hondonada alargada donde parece perderse el sendero. Para coger el camino que sube a Piegüe sin pasar por Daón (para ir a la Llambria no necesitábamos pasar por la majada de Daón) hay que seguir la hondonada hasta el final. Allí se ve el camino que sale de ella por la derecha.

La majada de Pigüe (1.330 m) se asienta en una especie de collada con unas vistas hacia la foz de la escalada preciosas. Aquí ya nos dimos cuenta de que el día no iba a estar todo lo bueno que parecía cuando salimos de Taranes. La niebla empezaba a subir desde la foz.

El mayau de Pigüe con algo de niebla ya sobre nosotros

Desde Pigüe se sigue por una senda bastante marcada (en realidad, todo el camino está bastante claro) y se entra así en el valle de Pigüe que sube hasta una zona más límpia y que forma los pastos de Llagos. Desde aquí se aprecia perfectamente toda la mole de la Llambria, aunque como descubriríamos (por desgracia y con bastante esfuerzo), la cumbre queda bastante más atrás de lo que parecía desde aquí.

Abajo se ve el llagu (seco en esta época) que da nombre a la zona, ya cubriendose de la niebla que venía pisándonos los talones


La zona alta de la Llambria la forman una serie de colladas y no es hasta bastante cerca de la cumbre cuando se ve ésta realmente (1.752 m) y a donde llegamos poco antes de la una de la tarde. Si los últimos metros de ascensión desde la vertiente que cae hacia Taranes son bastante llanos...


... no resulta ser así la vertiente que cae hacia Vallemoru, con unos cortados espectaculares. Son 350 m "cortaos a picu".


El día ya se había estropeado, la niebla entraba a ratos de forma muy cerrada, y apenas nos permitió disfrutar de las que seguramente son unas vistas espectaculares ¡! Esta fue la única vez que pudimos apreciar la cumbre del Tiatordos...


Alrededor la niebla entraba, salía, pero para nuestra desesperación, cada vez se cerraba un poco más.
Vistas hacia la Peña Taranes
Hacia el Campigüeños y la collada Fito Muniello
y hacia la vertiente de Vallemoru
Sobre los cortados

Debido a la niebla, la idea original de continuar la excursión hasta el Campigüeños se quedó en nada. Decidimos de todas formas bajar hacia la collada de Fitu Muniello o Fito Momello, como también tengo visto, parando a ratos a esperar que aclarara un poco la niebla hasta que llegamos a la collada (1.550 m).
La niebla parecía haberse estancado justo por encima del collado, de manera que hacia abajo no había muchos problemas de visibilidad. Por debajo del collado tomamos una senda, que perdíamos a ratos, pero que más o menos de forma horizontal va recorriendo toda la zona alta de la enorme hondonada que en realidad forma el valle, pasando para ello de un collado a otro, dejando a la derecha en todo momento el paredón del Campigüeños y a la izquierda los sucesivos oteros de los Nayarizgos, los Foyos, Miradiello de los Foyos y el pico la Barrasquerona. Son zonas de pastos donde había algo de ganado.
Vista desde el collado Fitu Moniello hacia la primera serie de collados a atravesar. La niebla justo por encima
Hacia abajo, el día no parecía tan malo
Más collados. En el centro el otero Miradiello de los Foyos. El camino continua por su derecha
Vista desde el que sería ultimo collado

El último “otero”, el pico Peñalba, no hace falta subirlo, aunque también se podría, pero el camino lo bordea por la izquierda entrando en una zona de bosque y llegando así, después de un último repecho, al precioso mayau de Entregüé (1.420 m).
Entregüe, guapo pero guapo de verdad

Desde aquí continua el camino a la collada los Fitos desde donde se sube al Tiatordos o se baja en dirección a Pendones, pero nosotros tomamos el camino que desde la vega sale por la izquierda, casi en horizontal al principio, hasta un nuevo collado, el collado Legua y que da vista de nuevo a la hoya del río Taranes, con la Foz de la Escalada abajo del todo.
El collado los Fitos desde el camino a collado Legua

El camino baja de forma espectacular, pasando primero por una zona en la que se pega a un paredón y que recuerda a alguna de las canales de Picos, como la de las Bobias para meterse después en el bosque la Bufona. El descenso es duro, con cortos zigzags y mucha pendiente. Además el empedrao y la humedad del bosque hacen que haya que bajar con cuidado para no llevarnos de recuerdo una buena culada.



Después de cruzar el río, se llega por fin de nuevo a Fresnu donde volvemos a tener una preciosa vista de la Foz.



El regreso se hace ya por el mismo camino de subida hasta Taranes adonde llegamos a eso de las 4:45, después de siete horas de pateo tranquilo y disfrutón.

Saludos
Cienfuegos