miércoles, 24 de junio de 2009

Libro Recomendado: Por los Picos de Europa

Por los Picos de Europa  
Conde de Saint-Saud
Ayalga Ediciones

Recopilación de relatos sobre los viajes realizados por el Conde de Saint-Saud por la zona de Picos de Europa y alrededores entre 1881 y 1924. Ilustrado con numerosas fotografías y grabados de la época, así como notas y croquis manuscritos es un fiel reflejo no solo de los viajes del propio conde, sino de la dureza de la vida de el entorno de los Picos en los finales del XIX y comienzo dle XX. Tiene especial importancia la descripción de las minas que existían en su entorno y las condiciones de vida y trabajo en las mismas.

El libro se distribuye en diez capítulos que abarcan desde las primeras exploraciones del terreno, a conquistas de cumbres, viejes en solitario, encuentros con Gustavo Schulze o diversas observaciones topográficas.

jueves, 4 de junio de 2009

Libro Recomendado: Aventureros del tiempo

Aventureros del tiempo
Julio Alvarez Rubio
Leonesas Ediciones

"Frente a la figura del turista provisto de mapa y plan de ruta o del explorador movido por la curiosidad y el placer del descubrimiento, el autor se ocupa de un género de viajero muy distinto: el aventurero del tiempo. El aventurero del tiempo cubre el itinerario imprevisible de la vida aguijoneado por la necesidad, muchas veces con ¡a única esperanza de que, después de la siguiente curva del camino, el camino continúe. Casi medio centenar de breves capítulos ilustrados con fotografías sorprendentes constituyen este libro referido a los pasos por el occidente de la cordillera cantábrica y, fundamentalmente, por el Puerto de Leitariegos. Vías primigenias, rutas de pastores, caminos mágicos, caminos arriesgados, caminos penosos, caminos ilustrados, caminos soñados, caminos de guerra y exilio, caminos románticos, caminos de arriería, caminos a la emigración, trenes fantásticos, caminos de furia y venganza, caminos de miseria y sufrimiento, caminos de esperanza... He aquí un original planteamiento para recordar el pasado de unas comunidades de la montaña asturleonesa a través de su riquísima leyenda de caminos y de razones poderosas para viajar".


lunes, 1 de junio de 2009

A los Bígaros por la Foz de los Arroxos

Puerto de la Mesa - Somiedo
30/05/2009

Hacia tiempo que tenía ganas de subir los Bígaros y aunque en principio siempre me lo había planteado desde Torrestío, hace un par de semanas viendo unas fotos preciosas de la foz de los Arroxos, se me ocurrió la posibilidad de subir desde Saliencia y matar dos pájaros de un tiro: subir los Bígaros y visitar la foz.

Distancia: 12,5 km
Desnivel: unos 950 m, de desnivel máximo.
Tiempos: unas 5 horas

Llegué a Saliencia a eso de las 9:30 y tras dar un pequeño paseo para cargar agua en la fuente que hay junto a la iglesia, o mejor debería decir "en" la iglesia, tomé la carretera que sube al Alto de la Farrapona.




A unos 500 m del pueblo hay un indicador de un PR y se ve una senda que sube hacia la izquierda. Es la que nos llevará a la Foz de los Arroxos




En la primera parte de la caleya, que pasa junto a varios praos, la mayor parte de ellos abandonados, se tiene una estupenda vista de las cascadas del río Saliencia, que con la cantidad de agua que lleva ahora, podeis imaginaros como bajan.



Tras la zona de praos, la caleya se mete por medio de un bosque por el que se gana altura muy rápido. Es una zona bastante sombría, aunque curiosamente no estaba nada húmeda.







Se sale así a un primer collado desde donde se tiene la primera y espectacular vista de la entrada a la foz de los Arroxos.



La foz es muy guapa, no es que sea muy larga, pero el camino tras tomar altura para cruzarla bastante arriba, presenta unas vistas espectaculares tanto sobre la propia foz como sobre las cascadas en las que se descuelga el agua.








En el punto más espectacular el camino va literalmente tallado en la roca para tras un último giro descender hasta cerca del río, donde podremos disfrutar de más cascadas de agua.




Tras esta primera foz entre dos crestones calizas se cruza otro estrechamiento menor








Una vista atrás.

Después de este último estrechamiento el camino continua valle arriba, efectuando una ampia curva hacia la derecha para embocar la salida hacia los puertos de la Mesa. En todo este tramo se va constantemente al lado del río.







A la altura de los primeros teitos y corros de la braña de la Mesa, tiré abajo a cruzar el río y subir por la ladera contraria con tendencia a la derecha, a buscar una explanada en la que quedan restos de otra antigua braña, bajo la Pena la Ferrera. En la siguiente foto (tomada durante el descenso) se ve más o menos el camino seguido

 


Se alcanza así la citada explanada que ya da unas estupendas vistas sobre toda la zona

El Michu y Pena Negra


Al fondo, la Sierra de Gradura. Justo debajo el Camin Real de la Mesa


El Collau del Muru, por donde bajaría más tarde


El Pico las Piedras y los Puertos de la Mesa


Braña de la Mesa
 
Desde esta explanada, continuo hacia la izquierda, subiendo por la loma que se ve en la siguiente foto, con el Muñón y los Bígaros al fondo.


 
Tras la loma me espera la mayor sorpresa del día: el L.lau, sorpresa no porque no supiera de él, sino porque no me lo imaginaba tan grande ni tan guapo, me esperaba más bien la típica lagunuca embarrada que se seca ya en junio.



El Muñón reflejándose en las aguas del L.lau

Al fondo asoma Pena Negra
Se continua dejando atrás el lago y tras la siguiente loma se da vista a los Puertos de la Mesa, con más lagunillas y tan verdes que parecen de mentira y con las Ubiñas asomando por detrás de ellos. 



 
Desde aquí voy ganando altura hacia la derecha en busca de la Pasada del Muñón, a la que me asomo para dar vista ya hacia la zona de Somiedo con el lago la Cueva en primer plano.


 
Es en esta zona donde más nieve encuentro y donde aparecen unos amigos que seguirán conmigo hasta cumbre. De hecho, tan cerca, que miedo tuve de que me tiraran alguna piedra a la cabeza durante el ascenso al Muñón.

 
La mole del Muñón y los Bígaros está cortada por series de franjas de hierba alternando con otras de roca. Desde la Pasada del Muñón se toma por una de las franjas de hierba que poco a poco va ganando altura hasta salir a la cresta. De ahí en un par de patadas alcanzamos la cumbre del Muñón, con vértice geodésico.


La preciosa cresta que une el Muñón con los Bígaros, al fondo.


Sierras de Gradura, a la izquierda, y Sobia, a la derecha

Todo el macizo de las Ubiñas desde el Muñón

Foto de cumbre, que yo también quiero salir ¡¡!!
 
Desde el Muñón solo hay que seguir la cresta hacia los Bígaros. En algunos puntos es bastante estrecha y puede llegar a dar sensación de vértigo a quien lo tenga. Hacia la mitad se bordea una pequeña sima por la izquierda y se toma por una grieta, facil de reconocer, por su color anaranjado, que nos baja a una pequeña collada entre los dos picos. En esta zona de la grieta hay que tener un poco de cuidado, porque un tropezón de la mochila en la pared nos puede hacer perder el equilibrio






Tras un último repecho sin complicaciones se alcanza la cumbre de los Bígaros, con una sencilla cruz de cumbre.


Vista hacia atrás, a la cumbre del Muñón


De nuevo las Ubiñas, desde los Bígaros


Orniz, Albos, ...Somiedo en estado puro


Lago la Cueva
 
En cumbre coincidí con un montañero del Berrón (Siero), tras charlar un rato con él, me despedí y bajé directo a los Puertos de la Mesa, cortando por un gran nevero para un descenso rápido, y luego tomar el Camin Real de la Mesa hasta el collado del Muru.

Me despido de los Bígaros


Vista desde el Camin Real hacia el collado del Muru y la entrada a la foz de los Arroxos


Braña de la Mesa






Alcancé el collado del Muru y paré a comer disfrutando las vistas sobre la vertiente tevergana, para después dejarme caer lo más rápido posible a cortar el camino de la foz, por el que había subido por la mañana y volver a disfrutar de la foz y sus cascadas









En algunos puntos el camino va suspendido sobre buenas armaduras


El punto más estrecho de la foz, por donde se descuelga el río formando una preciosa cascada


Ya solo quedaba bajar de nuevo hastra Saliencia a recoger el coche, tras poco más de cinco horas de ruta. Os dejo unas panorámicas tomadas desde el Muñón:


Macizo de Ubiña


 
Vistas sobre Somiedo


Vistas desde el Michu hasta la Sierra del Aramo


Y eso es todo, un saludo
Cienfuegos