viernes, 26 de marzo de 2010

Desfiladero de Les Xanes y Peña Rey

23/03/2010
Santo Adriano (Asturias)

Supongo que cada uno tiene sus propios inicios en esto de la montaña. En mi caso, viviendo en Oviedo era inevitable que los primeros paseos con los "colegas" fueran por el monte Naranco ¿y después?. Pues después vinieron Les Xanes, a donde ibamos en la línea del Alvarez Gonzalez para subir a Pedroveya y luego bajar por carretera a Peñerudes. Subida al torreón medieval y por una caleya (hoy ya carretera) a La Mortera y de nuevo por carretera a Fuso, donde cortabamos por un prado para bajar por medio de un castañar donde había, y supongo que aún habrá, varios nidos de ameralladoras de la guerra civil, en los que aprovechabamos para hacer un poco el indio. Desde allí bajabamos a la estación de FEVE de Fuso y vuelta para Oviedo.

Ya ha llovido mucho desde entonces y aunque he vuelto muchas veces a Les Xanes, ahora debía de hacer 7 u 8 años que no iba, así que ya tocaba, que además es una ruta perfecta para perder unas horas y recordar aquellos años.

Punto de partida: Area recreativa de Les Xanes. Villanueva (Santo Adriano)
Distancia: 10 Km
Desnivel máximo: 580 m
Desnivel acumulado: unos 660 m
Tiempos: 3 y 1/4 horas




Dejé el coche en el aparcamiento del área recreativa de Les Xanes (180 m) y siguiendo los más que abundantes indicadores, subí por la carretera de Tenebredo unos metros hasta alcanzar el inicio de la ruta del desfiladero.



El primer cambio está en que ahora los canchales que dan acceso a la ruta se cruzan cómodamente gracias a los parapetos que han instalado para evitar en parte la acumulación de piedras sobre el camino. Me da pena ver como algunas rutas se han ido urbanizando en exceso.



Al fondo Villanueva


A estas alturas no voy a descubrir el Desfiladero de Les Xanes a nadie, debe de ser casi tan conocido como el del Cares y muchas veces comparados. Con todo nunca defrauda, ni siquiera en un día tan feo como el que estaba teniendo yo, que incluso me empezó a llover a la mitad.









El tramo más espectacular, con alturas de hasta 90 m sobre el cauce, cuenta ahora con cuerdas fijas instaladas a costa de meter más tornillos que en una ferretería y algún que otro pasamanos. No acabo de verle la utilidad, pero bueno. Tambien se han instalado paneles explicativos de la flora y fauna.







La cueva que hay a mitad del desfiladero. Recuerdo que en una ocasión vinimos pertrechados con linternas e incluso una cuerda para "inspeccionarla". No pasamos de la primera piedra.





A partir de aquí el río gana altura rápidamente hasta situarse junto al camino, lo que permite bajar hasta la orilla para sacar alguna foto. En alguna de estas pozas nos tenemos pegado buenos baños.











A partir de este punto los restos de molinos se multiplican. Entre tanto panel explicativo hecho en falta alguno sobre todos estos molinos.







En un momento dado alcanzamos un cruce, sin indicación aunque parece haberla tenido. A la derecha el camino nos llevaría a La Rebollada. De frente a Pedroveya. Se alcanza un último molino y se cruza en nuevo puente. Los tramos más pendientes se han equipado con escalones hechos con lo que parecen traviesas de tren.





Pero hay cosas que no cambian nunca y es que el último y duro repecho hasta la iglesia de Pedroveya (550 m) y su centenario texu (tejo) sigue tan empiando y agotador como siempre.





Aquí dejó de llover y parecía que la tarde aclaraba. Cogí por la carretera hacia Pedroveya (550 m) donde paré a echar un trago en la fuente y sacar un par de fotos. Casa Generosa estaba abierto ¿seguirán preparando tan bien la fabada, el cabritu, el arroz con leche,...?



Salí del pueblo por la carretera pero nada más dejar atrás la última casa, sale a la izquierda una pista, antigua caleya y hoy balizada y bautizada con el pomposo nombre de PR.AS-198 Senda de Valdolayés.







El camino baja a cruzar el río y luego sube con varias revueltas hasta el pequeño pueblo de Dosango (600 m), en el que me sorprendo al ver al menos cuatro casas en rehabilitación, más alguna otra de turismo rural recientemente arreglada.

Abajo Pedroveya


Alcanzo la parte alta del pueblo (633 m) y junto a su antigua escuela el PR continua de frente, por la carretera que lleva a Tenebredo, pero yo tomo en el mismo cruce por una caleya que sube a la izquierda y que en un par de revueltas alcanza los depósitos de agua. Desde ahí el camino sigue subiendo y perdiendo entidad para convertirse en una simple trocha de ganado con todo el barro que quiera y más, que me deja a los pies de Peña Rey. Hasta aquí solo hay un cruce en el que tomé a la izquierda. Ultimo repecho y cumbre (759 m según el IGN, 780 m según la cruz de cubre) en la que me sorprende una cruz con buzón. La verdad es que no contaba con ella.





La tarde ha despejado casi por completo y sol, ya bajo, pega en la sierra del Aramo y el pueblo de Pedroveya , ya muy abajo. Buenas vistas.

Panorámica de la Sierra del Aramo, con la Mostayal a la izquierda, la zona de la Gamonal en el centro y a la derecha del todo la Airúa Naval.


Hacia el sur apracen la Forcada y el Cuetu Mar. Hacia el oeste el sol, ya muy bajo, no dejaba ver apenas nada.


Desde Peña Rey continuo por terreno muy incómodo hacia el contiguo Pico de Valle Grande (739 m) con espectaculares caidas sobre el Desfiladero de Les Xanes.



Desciendo y paso bajo Peña Rey hasta alcanzar una collada en la que hay una pequeña laguna: el lago de Peña Rey, claro está.



Desde aquí tomo sentido este para alcanzar a ver por donde continua el PR.AS-198. Este deja la carretera de Tenebredo y baja por el fondo de un valluco hacia el que me descuelgo por hoy una cómoda ladera, gracias a que los helechos están secos y bien "planchados" por la nieve. En otra época será mejor seguir la senda hasta el cruce del PR y la carretera.

A la derecha la carretera hacia Tenebredo y en el fondo del valle el camino del PR. Al fondo del todo el monte Naranco y Oviedo


Desde aquí sigo un cómodo camino que baja por el fondo del valle para descolgarse con un par de revueltas hasta alcanzar la carretera de Villanueva a Tenebredo. Sin embargo unos metros antes, una nueva caleya sale a la izquierda para por medio de un pequeño bosque alcanzar una collada y acabar saliendo a la misma carretera pero ya bastante más abajo y muy cerca del inicio de la senda de Les Xanes.









Ya solo queda bajar por la carretera hasta el aparcamiento y para casa. No ha estado mal para haber sido una escapada express después de salir de trabajar.

Un saludo
Cienfuegos

viernes, 19 de marzo de 2010

PR.AS.198 Ruta de la ribera del río de la Peña

14/03/2010
Sierra de Peña Mayor
Concejo de Nava (Asturias)

Ahora que parece que empieza a mejorar un poco el tiempo puedo retomar los paseos con la peque, así que el domingo nos acercamos a recorrer el PR.AS.198, "Ruta de la Ribera del río de la Peña", que yo ya conocía de haberme acercado un par de veces por la zona, pero que es perfecta para ir con crios. Es corta, con poco desnivel, hay un río y está lleno de palos y piedras para tirarlos al agua, ¿que más necesitan?


miércoles, 17 de marzo de 2010

Cellón (2.029 m)

12/03/2010
Alto Bernesga
T.M. de Villamanín (León)

Ya había comentado alguna vez que el Cellón, no es un pico que me llame demasiado la atención, es lo que suelo llamar una llombona. Pero reconozco que con nieve la cosa cambia, y más teniendo en cuenta su situación que lo debe de hacer una atalaya perfecta para el disfrute de las vistas de la zona y digo "debe" porque aún no he conseguido disfrutarlas.

Hace un año intenté la ascensión en invierno, pero la cerradisima niebla me quitó las ganas, como conté AQUI. Este viernes, en vista de la "estupenda" previsión del tiempo para el sábado decidí adelantar una escapada express y nada más salir del trabajo tiré para el puerto Pajares a ver si había suerte.

Punto de partida: Alto del Puerto de Pajares. Límite Asturias-León
Distancia: 9 Km
Desnivel: 650 m
Tiempos: 3 y 1/4 horas




Dejé el coche justo en el alto del puerto (1.380 m), en la explanada que hay casi enfrente del cruce con la estación de esquí de Valgrande-Pajares. Allí se salta una portilla metálica y una pista nos lleva a un primer collado donde hay varias torres de alta tensión. Desde allí solo se trata de ir ganando altura por donde mejor nos parezca, siempre por la ladera del Cellón que hace de límite entre Asturias y León.

Vistas hacia adelante


Mundo helado


En el puerto no había demasiado nieve, la verdad es que esperaba más e incluso me había llevado las raquetas, pero lo que había era una fina capa de hielo venteado y apenas nieve, así que las raquetas a la espalda.

Abajo las torres de alta tensión


Aunque el día no era para tirar cohetes parecía que se podría hacer algo y ya llevaba en mente hacer cumbre y bajar por la ladera que pasando por las cumbres de Pájara y Llomba, me conduciría a Santa María de Arbás, para volver por la carretera hasta el coche. ¿¡andevas, optimista!?.



Enfrente la estación de esquí de Valgrande-Pajares






Enfrente la ladera por la que pretendía volver para bajar a Arbás. Ya se observa la espesa niebla en la zona izquierda.


A unos 1.600 m empieza a haber una buena capa de nieve, aunque la zona es tan expuesta que está bastante dura, tanto que al llegar a una de las cotas intermedias me calzo los crampones (las raquetas siguen a la espalda, claro).



Saliendo a la arista, aqui el viento ya pegaba bien


Lástima de día, esta arista recorrida se veía preciosa


Pocas vistas hacia Asturias ...


... y no muchas más hacia León


Poco más arriba ya se aprecia la zona alta de la montaña y veo que no voy a tener suerte, el día está acabando de estropearse y todo la zona alta está cubierta por la niebla,.... ooootra vez. De todas formas sigo. El Cellón no tiene pérdida ya que en toda esa ladera una hilera de postes marcan la divisoria de Asturias y León, así que solo hay que seguirlos.






En la zona alta la niebla estaba cerradisima, lo que unido a la nieve hacía que la visibilidad fuera practicamente nula. Además la sensación de frio por culpa del viento era terrible, no recuerdo haber pasado tanto frío en montaña nunca, supongo que los guantes que llevaba no ayudaron demasiado. Con las prisas me había olvidado los gordos en casa y subí con unos finos, de los que normalmente porgo debajo de los otros, en fin, que de donde no hay, no se puede sacar.


Total que hago cumbre (2.029 m) por hacerla ya que no se ve absolutamente nada. La sensación de frío realmente insoportable. Una foto, solo una, ya que no me aguanto los dedos y para abajo antes de perder un par de ellos.

Menudo careto, todo un poema. El polar totalmente escarchado.

Ya llegando abajo, el sol aún tiene tiempo de reirse un poco más de mi y sale en un par de ocasiones para iluminar tímidamente las montañas que me rodean.




Por fin llego al coche, que marca -3ºC, no se lo que habría arriba. Las raquetas se han dado un buen paseo a mi espalda y me acuerdo del amigo Borja de The South Face y alguna de sus raquetadas, y para casa a ver si consigo hacer entrar en calor los pulgares que me estarían doliendo hasta bien entrada la noche.

Un saludo
Cienfuegos