lunes, 31 de mayo de 2010

Por la Sierra de Valdepino

Concejo de Amieva (Asturias)
22/05/2010

Las previsiones de tiempo para el sábado de la semana pasada eran excelentes así que había que ir a algún sitio con buenas vistas y la opción del Valdepino, eterno pendiente, y privilegiado balcón sobre el Cornión en Picos de Europa, era la primera. Sin embargo, si no se madruga (y no amigo Bedía, las 8 y cuarto de la mañana para ir hasta Amieva tampoco es que sea madrugar en exceso), nos pilla el corte de la Clásica Ciclista a Los Lagos de Covadonga en Cangas de Onís, nos tomamos tranquilamente un café en Cangas y vamos con toda la calma del mundo, las 10:30 para empezar a andar no es una hora de lo más montañera. Si a eso unimos que yo tenía que estar pronto en Oviedo, no hubo más remedio que acortar ruta y el Valdepino se quedó como estaba: pendiente.

Por el lado bueno, recorrimos una zona totalmente desconocida para nosotros, la vertiente oeste de esa sierra del Valdepino, visitamos una majada sencillamente increible, la de Gustalcuendi y regresamos por la siempre interesante Senda del Arcediano.

Inicio/Fin: Collado de Angón
Distancia: 11 Km
Desnivel máximo: 600 m
Tiempos: unas 6 horas

 

Aparcamos el coche en el collado de Angón (815 m) y dejando la pista que baja a la izquierda hacia la central de Restaño y la caleya que de frente forma parte de la Senda del Arcediano, tomamos por la senda que sale a la derecha de ésta y que en llano los primeros metros pasa por encima de unas cabañas. Se sigue la pista hasta una portilla. Unos metros antes sube por su izquierda un empedrado sendero. Es el que tenemos que coger. Este pasará por encima de las citadas cabañas con buenas vistas sobre Amieva y el Primiello.





En realidad ya no se debe dejar el sendero en ningún momento, lo que no siempre es fácil ya que a medida que lo seguimos va perdiendo entidad y sobre todo ahora en primavera la vegetación hace que a tramos sea dificil de seguir, pero la idea es continuar por entre fincas hasta un colladin con una buena cabaña.



Continua entre fincas hasta que en un momento en que parece que pierde mucha altura y se pasa por encima de un prado que queda a nuestra derecha, el camino se vuelve a izquierdas y empieza a ganar altura con varias revueltas metiéndose en el fondo de un pequeño valle, un sitio precioso. En la zona alta ya intuimos la collada que forma la Jorcada de Arriba.



El sendero ha ido bordeando la ladera norte de la mole de Cabeza la Teya. La Jorcada de Arriba (921 m) se sitúa en su crestón oeste, dando vista a los valles que se abren hacia ese lado en la sierra de Valdepino. El primero, el de la izquierda, es por el que subiremos, el de Piriañes.



Desde la Jorcada perdemos unos metros buscando una senda que baja con tendencia a la izquierda y que acaba por llevarnos al río. Allí se podría cruzar y tomar por un camino empedrado que se ve en la margen contraria (y que por error nosotros seguimos unos metros). Este camino nos llevaría al contiguo valle de Gustubiegu, por donde también podriamos subir, pero nosotros seguimos una senda que siempre por la margen derecha del río (dejando el río a nuestra derecha según el sentido de la marcha) va ascendiendo hasta alcanzar las vegas de la antigua majada de Piriañes, de la que apenas quedan los restos de un par de cabañas.







Desde Piriañes se sigue, siempre por el fondo del valle por una marcada senda que va remontando toda la vallina, disfrutando de las vistas a medida que ganamos altura.







En la zona alta el bosque empieza a ralear y el camino alzcanza los deplomes del Cuetu Parriellu, a nuestra izquierda. Nos acercamos a los árboles de la derecha donde las fayas se mezclan con excelentes ejemplares de texos en los Joyos de la Xuanzana.





Unos metros más arriba alcanzamos el collado Parriellu (1.327 m) dando vista ya al valle del Dobra y con el Cornión enfrente. Las vistas son alucinantes. Una panorámica hacia el este y sur, con el Cornión y el Precornión







Y hacia el norte y oeste, una panorámica con las sierras del Sueve, ya en la costa, a la izquierda y la del Mofrechu a la derecha


Desde el collado remontamos a la derecha la loma del Raxu, para en la zona alta, sin llegar a coronarlo, ir dándole la vuelta por su izquierda hasta alcanzar la fuente de Fitu les Llanes. Un balcón perfecto.



Desde la fuente nos acercamos hasta la majada de Gustalcuendi (1.400 m). Esta majada tuvo que ser realemente imprtesionante en sus dias a juzgar por la cantidad de cabañas que hay. La verdad es que es grande, llana, con agua y las vistas son increibles.

Gustalcuendi con el Valdepino al fondo


















Desde aqui la cumbre del Valdepino no queda excesivamente lejos, pero no nos daba tiempo a ganarla y volver a tiempo, así que decidimos comer en tan precioso balcón y luego dejarnos caer hacia la Senda del Arcediano.



Para ello se sale de Gultalcuendi por la collada que mira al este, buscando un valle que pegado a los deplomes de El Cantu, a la derecha, baja entre algunas hayas a salir directamente a la majada de Sabugo (1.160 m) ya en la Senda del Arcediano.



Abajo Sabugo, ya en la Senda del Arcediano




Zona por la que bajamos


Vistas hacia Toneyo, en la zona alta de la Senda del Arcediano


Desde aqui la ruta ya no tiene historia, se trataba de seguir la conocida Senda del Arcediano entre Oseja de Sajambre y Amieva, tan preciosa como cansina. Ya son unas cuantas las veces que la he recorrido y siempre digo lo mismo. Al final acabas del Arcediano hasta las narices, un verdadero rompepiernas que acaba por hacerse eterno, solo soportable ocn las magníficas vistas que se van teniendo sobre el Cornión y el valle del Dobra.





La cascada de Fuente Prieta al otro lado del valle de Angón


La senda nos devuelve al collado de Angón tras pasar por la fuente de La Pandiella(seca en esta ocasión) y la de Fuente Jelmeda donde recargamos agua, que con el día de sol y calor que estabamos teniendo bien de falta nos hacía.





Por fin alcanzamos el collado, coche y para Amieva donde nos llevamos la sorpresa de encontrar el bar cerrado, así que a Ceneya donde por fin disfrutamos de la merecida cervecita.

Un saludo
Cienfuegos

viernes, 28 de mayo de 2010

Cascada del Xiblu

17/05/2010
Concejo de Teverga (Asturias)

El Xiblu ya lo conocía de una ruta que habiamos hecho hacía tiempo partiendo desde el pueblo de La Focella, subiendo a la braña de Las Navariegas y volviendo por medio del bosque de Montegrande. En esta ocasión haría la ruta más habitual para visitar la cascada, partiendo desde la carretera del Puerto de Ventana, cascada que tras un par de semanas de intensas lluvias, esperaba encontrar en un momento perfecto, así como el propio hayedo, reventando del color de los inicios primaverales.

martes, 18 de mayo de 2010

Valle de Liébana II

Vega de Liébana (Cantabria)

Segunda parte de la visita a la zona del valle de Liébana en Cantabria. En esta ocasión un corto pero precioso paseo a la orilla del río Quiviesa. Perfecto para perder un rato.

En Puente Hinojo, unos 3 km antes de Vega de Liébana, a la altura de una depuradora de aguas entra por su izquierda el antiguo camino carretero del valle, que se puede seguir durante un trayecto de aproximadamente un kilómetro hasta una pequeña hoz. Unos metros antes el camino subía en zigzags hasta salir a la actual carretera, pero merece la pena seguir el fondo del valle por una estrecha senda hasta donde se pueda para ver el agua rugiendo entre aquellos peñascos. Ida y vuelta no llega a los 2 km, pero muy guapos.



















Un saludo
Cienfuegos

domingo, 16 de mayo de 2010

Valle de Liébana I

Vega de Liébana (Cantabria)

En ocasiones mi trabajo me permite conocer sitios que de otra manera, no se si por dejadez, vagancia, distancia o simple ignorancia, no llegaría a concocer. Algo bueno tenía que tener. En muchas ocasiones me lleva a sitios no especialmente guapos o llamativos, pero hay veces en que aterrizo en sitios tan preciosos como fue la semana pasada.

Suelo llevarme una pequeña cámara compacta de fotos para tomar alguna instantáne, pero la inmediatez del momento - no olvidemos que se supone que estoy trabajando aunque alguno se descojone - y la calidad de la cámara hace que el resultado no siempre sea el deseado, aunque creo que alguna merece la pena ser publicada, si ello sirve para dar a conocer esos rincones.

La semana pasada estuve por el valle de Liébana, donde ya había ido varias veces, pero en esta ocasión conocí la zona alta, las cabeceras de los ríos Frío y Quiviesa, sitios alucinanates, con unos pueblos preciosos y unas posibilidades montañeras increibles, no solo de alcanzar altas cumbres, sino de cruzar espesos bosques y llamativos paseos al lado de sus ríos.

Valle del río Frío



Valle del Quiviesa






Vistas desde el mirador de Peñallana




Un saludo
Cienfuegos