lunes, 31 de mayo de 2010

Por la Sierra de Valdepino

Concejo de Amieva (Asturias)
22/05/2010

Las previsiones de tiempo para el sábado de la semana pasada eran excelentes así que había que ir a algún sitio con buenas vistas y la opción del Valdepino, eterno pendiente, y privilegiado balcón sobre el Cornión en Picos de Europa, era la primera. Sin embargo, si no se madruga (y no amigo Bedía, las 8 y cuarto de la mañana para ir hasta Amieva tampoco es que sea madrugar en exceso), nos pilla el corte de la Clásica Ciclista a Los Lagos de Covadonga en Cangas de Onís, nos tomamos tranquilamente un café en Cangas y vamos con toda la calma del mundo, las 10:30 para empezar a andar no es una hora de lo más montañera. Si a eso unimos que yo tenía que estar pronto en Oviedo, no hubo más remedio que acortar ruta y el Valdepino se quedó como estaba: pendiente.

Por el lado bueno, recorrimos una zona totalmente desconocida para nosotros, la vertiente oeste de esa sierra del Valdepino, visitamos una majada sencillamente increible, la de Gustalcuendi y regresamos por la siempre interesante Senda del Arcediano.

Inicio/Fin: Collado de Angón
Distancia: 11 Km
Desnivel máximo: 600 m
Tiempos: unas 6 horas

 

Aparcamos el coche en el collado de Angón (815 m) y dejando la pista que baja a la izquierda hacia la central de Restaño y la caleya que de frente forma parte de la Senda del Arcediano, tomamos por la senda que sale a la derecha de ésta y que en llano los primeros metros pasa por encima de unas cabañas. Se sigue la pista hasta una portilla. Unos metros antes sube por su izquierda un empedrado sendero. Es el que tenemos que coger. Este pasará por encima de las citadas cabañas con buenas vistas sobre Amieva y el Primiello.





En realidad ya no se debe dejar el sendero en ningún momento, lo que no siempre es fácil ya que a medida que lo seguimos va perdiendo entidad y sobre todo ahora en primavera la vegetación hace que a tramos sea dificil de seguir, pero la idea es continuar por entre fincas hasta un colladin con una buena cabaña.



Continua entre fincas hasta que en un momento en que parece que pierde mucha altura y se pasa por encima de un prado que queda a nuestra derecha, el camino se vuelve a izquierdas y empieza a ganar altura con varias revueltas metiéndose en el fondo de un pequeño valle, un sitio precioso. En la zona alta ya intuimos la collada que forma la Jorcada de Arriba.



El sendero ha ido bordeando la ladera norte de la mole de Cabeza la Teya. La Jorcada de Arriba (921 m) se sitúa en su crestón oeste, dando vista a los valles que se abren hacia ese lado en la sierra de Valdepino. El primero, el de la izquierda, es por el que subiremos, el de Piriañes.



Desde la Jorcada perdemos unos metros buscando una senda que baja con tendencia a la izquierda y que acaba por llevarnos al río. Allí se podría cruzar y tomar por un camino empedrado que se ve en la margen contraria (y que por error nosotros seguimos unos metros). Este camino nos llevaría al contiguo valle de Gustubiegu, por donde también podriamos subir, pero nosotros seguimos una senda que siempre por la margen derecha del río (dejando el río a nuestra derecha según el sentido de la marcha) va ascendiendo hasta alcanzar las vegas de la antigua majada de Piriañes, de la que apenas quedan los restos de un par de cabañas.







Desde Piriañes se sigue, siempre por el fondo del valle por una marcada senda que va remontando toda la vallina, disfrutando de las vistas a medida que ganamos altura.







En la zona alta el bosque empieza a ralear y el camino alzcanza los deplomes del Cuetu Parriellu, a nuestra izquierda. Nos acercamos a los árboles de la derecha donde las fayas se mezclan con excelentes ejemplares de texos en los Joyos de la Xuanzana.





Unos metros más arriba alcanzamos el collado Parriellu (1.327 m) dando vista ya al valle del Dobra y con el Cornión enfrente. Las vistas son alucinantes. Una panorámica hacia el este y sur, con el Cornión y el Precornión







Y hacia el norte y oeste, una panorámica con las sierras del Sueve, ya en la costa, a la izquierda y la del Mofrechu a la derecha


Desde el collado remontamos a la derecha la loma del Raxu, para en la zona alta, sin llegar a coronarlo, ir dándole la vuelta por su izquierda hasta alcanzar la fuente de Fitu les Llanes. Un balcón perfecto.



Desde la fuente nos acercamos hasta la majada de Gustalcuendi (1.400 m). Esta majada tuvo que ser realemente imprtesionante en sus dias a juzgar por la cantidad de cabañas que hay. La verdad es que es grande, llana, con agua y las vistas son increibles.

Gustalcuendi con el Valdepino al fondo


















Desde aqui la cumbre del Valdepino no queda excesivamente lejos, pero no nos daba tiempo a ganarla y volver a tiempo, así que decidimos comer en tan precioso balcón y luego dejarnos caer hacia la Senda del Arcediano.



Para ello se sale de Gultalcuendi por la collada que mira al este, buscando un valle que pegado a los deplomes de El Cantu, a la derecha, baja entre algunas hayas a salir directamente a la majada de Sabugo (1.160 m) ya en la Senda del Arcediano.



Abajo Sabugo, ya en la Senda del Arcediano




Zona por la que bajamos


Vistas hacia Toneyo, en la zona alta de la Senda del Arcediano


Desde aqui la ruta ya no tiene historia, se trataba de seguir la conocida Senda del Arcediano entre Oseja de Sajambre y Amieva, tan preciosa como cansina. Ya son unas cuantas las veces que la he recorrido y siempre digo lo mismo. Al final acabas del Arcediano hasta las narices, un verdadero rompepiernas que acaba por hacerse eterno, solo soportable ocn las magníficas vistas que se van teniendo sobre el Cornión y el valle del Dobra.





La cascada de Fuente Prieta al otro lado del valle de Angón


La senda nos devuelve al collado de Angón tras pasar por la fuente de La Pandiella(seca en esta ocasión) y la de Fuente Jelmeda donde recargamos agua, que con el día de sol y calor que estabamos teniendo bien de falta nos hacía.





Por fin alcanzamos el collado, coche y para Amieva donde nos llevamos la sorpresa de encontrar el bar cerrado, así que a Ceneya donde por fin disfrutamos de la merecida cervecita.

Un saludo
Cienfuegos

viernes, 28 de mayo de 2010

Cascada del Xiblu

Teverga
17/05/2010

Dice el amigo Fito en una de sus canciones que después de un "mal invierno, una mala primavera", y eso es lo que estoy teniendo yo, una mierda de primavera. O tengo compromisos o hace mal tiempo, o lo más normal: tengo compromisos y además hace mal tiempo; el caso es que no hay manera de hacer algo decente.

En cambio el lunes de la semana pasada hizo un día estupendo, como no, era lunes. Así que hay que aprovechar cuando se puede y después de trabajar monté una escapada express. En seguida me acordé de la cascada del Xiblu, en medio de un hayedo que ahora en primavera tenía que estar de muerte y con lo que llevaba lloviendo dos semanas seguidas la cascada también tendría que estar hasta arriba de agua. Un sitio perfecto para escaparse unas horillas.

El Xiblu ya lo conocía de una ruta que habiamos hecho hace años desde el pueblo de La Focella, subiendo a la braña de Las Navarieguas y descenso por medio del bosque de Montegrande. En esta ocasión haría parte de ese trayecto, cruzando el bosque desde la carretera de subida al puerto de Ventana hasta la cascada.

Inicio/Final: Kilómetro 23 de la carretera del Puerto de Ventana
Distancia: 4,5 Km (9 Km en ida y vuelta)
Desnivel: apenas unos 150 m
Tiempos: unas 3 horas

Por diversos motivos el hayedo de Montegrande es especial para mi, no es casualidad que sea una foto suya la que sirva de cabecera y pie de mi blog, y suelo acudir a pasear por él varias veces al año. Es la tercera mancha forestal de Asturias, tras Muniellos y Peloño y se encuentra dentro de la zona denominada El Privilegio, una serie de pueblos, con sus montes, que obtuvieron de Bermudo II el "privilegio" de ser concejo independiente hasta 1827, en que se incluyeron en el de Teverga.

Unas vistas a pie de coche. Hacia el Puerto de Ventana ...


... y hacia la Sierra de Sobia


Normalmente me gusta más la zona de Montegrande situada a más altura y fuera de las antiguas pistas madereras abiertas, pero el acceso más cómodo a la cascada del Xiblu es a traves de una de esas pistas en la que además se ha habilitado una pasarela como parte de los trabajos de campo de la Ruta Didáctiva que allí existe.



Por lo general despotrico contra la urbanización del monte, pero en este caso, entiendo la intención y comprendo la utilidad de una pasarela pensada y construida para facilitar el acceso a personas con movilidad reducida. De todas formas la pasarela no supone más de unos 200-300 m y no me parece que el impacto sea excesivo.



La pista es cómoda, ancha, llana y con un firme excepcional. Perfecta para la BTT. Curiosamente nunca he venido por aqui con ella.

















A mitad de camino me encontré con esto. ¿De lobo?


Poco más adelante me encontré con esto otro. Esta si parecía de raposu.


La verdad es que la ruta es muy guapa pero a este paso se iba a convertir en una ruta de mierda, ja, ja, con perdón.















La traza de la pista corta en horizontal el hayedo pasando por varias vaguadas y dando vista unas veces a la mole de la Sierra de Sobia y otras a la zona de Peña Negra.

Sierra de Sobia


Peña Negra


La pista acaba por internarse en el fondo del valle del río Fundil o La Verde, donde muere y donde aún aguantan los restos de los numerosos aludes que han barrido las laderas. Desde aquí un marcado sendero desciende al río, que se cruza por un puente (no lo había la última vez que pasé por aqui) y en un cruce debemos tomar a la izquierda, valle arriba. El camino contrario nos llevaría a La Ferviencia desde donde podríamos bien bajar al pueblo de La Focella o subir, por encima de la cascada del Xiblu, a la braña de Las Navariegas.







Todo lo que de comodidad teniamos en la pista, se vuelve incomodidad en el sendero. El invierno ha pasado factura aquí y los argayos y árboles caidos, arráncados literalmente de cuajo, se unen a la humedad del terreno para hacer por momentos penoso el acceder a la cascada. En algunos tramos el sendero parece zona de guerra.



De todas formas la cascada está cerca, aproximadamente 1 km desde el final de la pista, y el ruido la precede. La cascada principal del Xiblu, ya que en realidad son tres cascadas que precipitan el agua por una torrentera de unos 100 m de desnivel, tiene más de 30 m de altura y recibe el nombre por el sonido que produce, una especie de silbido.







La pena o la ventaja del Xiblu es que el bosque en esta zona se convierte en verdadera selva - la sensación de soledad es enorme - y la vegetación impide tomar una buena fotografía que abarque toda la cascada. Además este día era tal la cantidad de agua que caia que si me acercaba demasiado la nube de vapor de agua impregnaba rápidamente la cámara, bueno, la cámara, el trípode, la ropa,..., menuda mojadura que pillé mientras sacaba fotos.







Regreso por el mismo camino, un último vistazo a la Sierra de Sobia y para casa



NOTA: a raiz de los comentarios que habeis puesto sobre las fotos de las deposiciones, subo otras dos fotos con un movil (unos 10 cm) al lado para que sirva de escala.




Un saludo
Cienfuegos