martes, 23 de agosto de 2011

Torre de Santa María o Peña Santa de Enol

10/08/2011
Macizo del Cornión. Picos de Europa
Concejo de Cangas de Onís (Asturias)

Si había una cumbre que tenía verdaderas ganas de tachar de mi lista de pendientes, era la Torre de Santa María o Peña Santa de Enol. Hace muchos años, cuando aún era un imberbe montañero, le metimos un tiento sin tener muy claro ni por donde se le subía y calro está, se quedó en eso, en un tiento. Solo esperaba la oportunidad de la compañía necesaria para intentar nuevamente ganar su cima y esa oportunidad se dio el pasado miércoles. El espléndido día, uno de los pocos que hemos disfrutado este verano por el norte, redondeó una magnífica jornada montañera de esas que recordaré mucho, mucho tiempo.

domingo, 14 de agosto de 2011

Pico Yordas o Burín desde Liegos

26/07/2011
Alto Esla
T.M. de Acebedo (León)

Seguimos con el estupendo verano que nos ha tocado este año, de manera que ante la mala previsión meteorológica para el norte (Cordillera y Picos), por una vez, me quité la boina y me decidí a cruzar el puerto para conocer, por fin, la cumbre del Yordas o Burín (según desde que pueblo se le nombre), pico al que le tenía ganas desde hace mucho tiempo, pero que la distancia hasta Riaño me echaba para atrás  una y otra vez.

Subimos el puerto de Tarna, con un día feo de narices y aunque por León el día mejoraba, tampoco estaba para tirar cohetes, de manera que nos acercamos hasta Burón a tomar un café y hacer un poco de tiempo a ver si finalmente abría.

Inicio/Fin: Liegos
Distancia: 18 Km
Desnivel máximo: 900 m
Desnivel acumulado: 1.050 m
Tiempos: 7 horas


Por fin, aparcamos en la plaza de Liegos (1.140 m) cuando ya parecía que hacia el sur el día mejoraba definitivamente y tomamos por la buena pista que recorre el llamado Camino de San Pelayo y que está balizada como el PR.LE-32 "Liegos-Acebedo".


La ruta no tiene mucho misterio, la verdad. Y tampoco nos complicamos demasiado la vida. Ibamos a hacer la típica circular al Yordas por lo que de mano nos teníamos que comer unos 5 Km de pista.


A medida que avanzábamos, el día mejoraba paulatinamente, con el sol iluminado el valle  de San Pelayo, por donde discurre el río Belluco y por el que sube, sin demasiada pendiente, la pista entre la mole del Yordas - aún medio tapado por la niebla - a la izquierda y la Peña Las Canales, a la derecha.


Lo que si se vislumbraba ya era el bosuqe y la ladera que por la que alcanzaríamos la zona alta de la sierra.



Para fín a unos 5,2 Km y poco más de una hora (Marcelo no se creía que ya lleváramos 5 Km, se ve que la animada charla sirvió para hacer más llevadera la tediosa pista) llegamos a la zona denominada Los Portales, dobnde hay un cruce con otra pista, de menor entidad, que sale hacia la izquierda y que cruza el río por un pequeño puente.


Un poco más allá atravesamos una verja (que volvimos a cerrar) y seguimos la pista, ésta mucho más llevadera que atraviesa un precioso hayedo. Es el bosque de Tendeña. Un bosque precioso, pero precioso de verdad.




La pista empieza a ganar altura con fuerte pendiente, trazando cerradas curvas por medio del bosque, dejando ver, de vez en cuando las cumbres que se elevan al otro lado del valle. Casi diría que este tramo fue lo que más me gustó de toda la ruta y es que el bosque merece, por si solo, la visita.




Al rato se alcanza una curiosa fuente, la Fuente la  Tejal, a la derecha del camino y en la siguiente curva, sale un sendero a la izquierda. No hay posibilidad de pérdida. Está perfectamente señalado.



El sendero se interna casi en llano en el bosque buscando un despejado collado, el collado Bahulloso (1.650 m), desde donde tenemos una buena vista del valle de San Pelayo y las cumbres de la peña de La Cruz y Las Canales enfrente.






Continuamos por una zona de vegas, pasando junto a lo que queda de la majada Bahulloso (tan solo se aprecian los restos de un antiguo corral), con algo de ganado y donde vimos los primeros rebecos del día, siempre en ascenso hasta alcanzar una colladina, desde la que ya intuimos, más que ver, la cumbre del Yordas a la izquierda.






Un poco más allá damos vista por fin al embalse de Riaño. Un pequeño anticipo de lo que nos espera en cumbre.


La ascensión de los últimos 250 m se hace larga. Parece que la cumbre no llega nunca, pero con calma y buscando las mejores zonas vamos ganando altura hasta salir a la amplia cumbre del Pico Yordas o Pico Burín (1.964 m), según desde que pueblo se le nombre.



El día no nos permitió disfrutar todo lo que quisiéramos de las vistas. Hacia la cordillera estaba cubierto y de Picos apenas se vislumbraba un poco el central, pero hacia el sur y oeste las vistas eran magníficas.







La zona de Fuentes Carrionas también se veía perfectamente. Una pena que, salvo el inconfundible Espigüete, desde este lado no sepa identificar otras cumbres.



Os dejo un par de panorámicas desde cumbre




Esperamos durante un rato a ver si abría un poco más pero viendo que no era así, nos despedimos de la cumbre. El descenso lo hicimos a derecho hacia el sur, bajando por una zona de terrazas casi en vertical desde cumbre para luego ir dejándonos caer un poco a la izquierda.




Un poco antes de alcanzar la vega que se abre a los pies del Yordas, cortamos decididamente hacia la izquierda para acabar saliendo a la ubicación de la antigua majada de Yordas, donde debería haber una fuente pero que no conseguimos localizar. Sí que se aprecia una zona un tanto húmeda en el fondo de la misma, pero sin rastro de manantial. Tal vez se haya perdido como el resto de la majada.


Allí paramos a comer tranquilamente disfrutando del sol y protegidos del viento que a ratos tiraba, viendo el siguiente tramo a recorrer. Un corto ascenso hasta la collada que se sitúa al este del Yordas.


Desde un poco antes de la collada (1.694 m) tiramos las últimas fotos al embalse y la zona de donde venimos, para tras superar la collada para dar vista de nuevo a la cabecera del Esla.




Bajando nos encontramos con un pastor: el Macareno. ¡Toma apodo!. Un tipo de lo más peculiar que nos contó su vida, obra y milagros y del que poco menos que tuvimos que escapar o aún seguiríamos allí de palique y del que aprendimos que lo más cómodo para andar por el monte es …. ir en calzoncillos. Así. Tal cual nos lo encontramos. Un tipo simpático. Raro, pero simpático.

El sendero cruza por los canchales norteños del Yordas y sale a una pista que se interna de nuevo en el hayedo. Otro precioso paseo por medio del bosque.



Cortando las cerradas curvas de la pista, fuimos perdiendo altura por medio del bosque hasta salir a las vegas del fondo del valle.




Allí hay que cruzar de nuevo la verja, pero esta vez la portilla estaba cerrada a cal y canto. Tras recorrer un buen rato la valla no nos quedó más remedio que saltarla como buenamente pudimos, y ya aviso que tendrá unos 2 m de altura, para alcanzar de nuevo la pista por la que habíamos subido por la mañana y que nos devolvería a Liegos.

En la collada entre la Peña Los Canchales y Sola Sierra, tiramos las últimas fotos al Yordas y ya vemos al fondo Liegos...



...que finalmente alcanzariamos atravesando sus eras, cuando más cascaba Lorenzo.



Un saludo
Cienfuegos