lunes, 26 de septiembre de 2011

La Siella por la Canal de Botorru o de la Faya

13/09/2011
Sierra de Sobia
Teverga (Asturias)

Se acaba el verano y yo empiezo con mis escapadas express, como esta, por la Sierra de Sobia, en Teverga, vieja conocida, pero en esta ocasión se trataba de recorrer un acceso diferente a la zona alta. Y es que la Sierra de Sobia es, por su parte tevergana, un murallón calizo en el que los accesos a las vegas de la zona alta son limitados.

Así, y aunque la ruta más habitual de acceso a las vegas de Sobia es desde Carreá por la cómoda pista que sube a la laguna de Sobia, hoy recorrería un antiguo sendero utilizado por los pastores para un acceso rápido a la Vega de Adentro cuando subían sin peso ni ganado: la Canal de Botorru o de la Faya.

Vista desde Los Bígaros en Somiedo o desde Vicenturo en el valle de Taja, en Teverga, así se ve la Sierra y la enorme cicatriz que forma la Canal de Botorru, mal nombrada en los mapas como canal de Faya, nombre que parece que poco a poco va extendiéndose (NOTA: por desgracia yo descubrí el verdadero nombre de la canal después de publicar esta entrada, razón por la que las fotos van etiquetadas con el incorrecto nombre de Canal de la Faya en vez del de Canal de Botorru).



Distancia: 10 Km
Cota mínima: 630 m Sobrevilla
Cota máxima: 1.515 m. Cumbre de La Siella
Desnivel máximo: 985 m
Desnivel acumulado: unos 1.000 m (el GPS se me volvió loco durante un rato)
Tiempos: algo menos de 4 horas
Dificultad: el acceso a la canal presenta en su zona baja pasos de II, protegidos con dos largos de cuerdas fijas.


Cuando aparqué el coche a la entrada de Sobrevilla, pueblo a unos 4 km de La Plaza, la Canal de Botorru estaba envuelta en la niebla. Ya sería raro. No estoy teniendo mucha suerte con la niebla últimamente y desde luego no iba a ser un día para lucirse con la cámara.


Por un momento pienso que hacer. Si meterme allí o no. Pero no creo que la zona alta me de muchos problemas y la zona baja está despejada, así que allá me voy. De manera que salgo del pueblo por la zona alta, por la caleya que me lleva al depósito de aguas y en la que justo antes de este, hay que cruzar una portilla.


Desde el depósito sigue un camino, con rodadas de todoterreno y que se dirige a un repetidor de televisión. Lo seguimos hasta la zona de vegas de Piezcal.lana, bajo la sierra de Sobia, dando vista en todo momento a la entrada a la canal.


Cuando las rodadas giran a la izquierda, un sendero continua de frente, sube una especie de escalón rocoso, y me conduce al pie del pedrero de L.lera Menuda, que cruzo hacia la izquierda, donde está la entrada a la canal.


Y es que el acceso a la canal de Botorru cuenta con un par de tramos de cuerdas fijas instaladas a lo largo de unos 50 o 60 m. Personalmente lo considero excesivo ya que la dificultad no alcanza, o en todo caso no supera, el II. Tampoco se quien ha puesto la cuerda, ni cuanto llevará puesta, pero ahí está. Esperemos que alguien se acuerde de cambiarla algún día o será mejor quitarla cuando la cuerda tenga ya unos años, no vayamos a tener un disgusto donde no debería haber ninguno. En la foto remarcada la parte baja de la cuerda.


Una pena el hecho de haber ido solo, ya que me doy cuenta de que en mis fotos, al no tener la referencia de ningún compañero ascendiendo, no se aprecia la verdadera dimensión y verticalidad del paredón a salvar, como tengo visto en las fotografías de otros compañeros.



Como digo, el tramo no es complicado, tampoco presenta patio, aunque puede atragantarse a gente con vértigo. En la zona alta del murallón, pasamos por el hueco que queda entre un bloque empotrado y la pared.


Una vez superado el escalón rocoso, se entra en la canal como tal, formada por un terreno mixto de piedra y hierba, menos pendiente que el anterior, y donde resulta más cómodo ascender arrimándose a la pared de la derecha. Las vistas empiezana a abrise hacia los valles teverganos. Pena de día.


En este punto espanté una manada de ciervos. Desde lejos y en un primer momento pensé que eran rebecos, hasta que vi aparecer al “cornudo”.



Un poco más arriba la canal se abre, ofreciendo varias salidas a la zona alta. Aquí hay que buscar un picacho, a modo de enorme jito que cierra la canal de la izquierda justo en su punto más alto (flecha). Hay que dirigirse hacia él.


Y es que La Canal se divide en tres subcanales, por así decir, a la derecha, la del Ventanón, que es la que se ve en la foto inferior, la del centro la del Fontarque y la de la izquierda, la de Las Salesas, la más cómoda de ascender.



A mitad de canal empieza a formarse una especie de loma en mitad de la misma, que divide Fontarque de Las Salesas. Primero es casi imperceptible, pero si queremos subir por lo más fácil, debemos fijarnos bien y tomar por su izquierda y no hacer como yo, que entre que se había metido la niebla en la zona alta y no veía el “jito” que comentaba antes y que iba convencido de que las cuevas que estaba viendo arriba, en la pared de la derecha, eran unas sobre las que había leído me metí en la canal del Fontarque. (En las siguientes fotos ya voy mal).



Cuando ya estaba a la altura de la primera de las cuevas miro, y miro, y me digo, “aquí hay algo raro. Tendría que haber un “bujero” en la pared y no lo hay”. Entonces miro a la izquierda y veo esto:


Pues vale. Ya la he cagao. Bueno, no pasa nada. El Boquerón de Cuetu Cantu, que es como se conoce a esta es una especie de ojo de buey - al estilo del que existe en Peña Mea - permite la comunicación entre las dos canales así que no me agobio y ya que estoy aquí me arrimo a inspeccionar las cuevas de la canal derecha y ver como es la salida por Fontarque.


Primero voy hasta la de abajo y luego a la de arriba, a la que se llega con una corta y sencilla trepadilla que cruza el espolón rocoso que se ve entre ellas. Son dos abrigos en donde hay restos de que aquí se refugian habitualmente animales.

Junto la cueva de arriba una vira herbosa a la izquierda (flecha) permite la salida de la canal y ganar la zona alta de la sierra. Le hecho un vistazo. Es una trepada sencilla, aunque tiene un patio de la leche. De todas formas, yo quiero visitar el Boquerón de Cuetu Cantu, así que desciendo hasta la altura de éste y me encamino a él.


A través del boquerón paso a la canal de la izquierda, la de Las Salesas, por la que que quería haber subido. Preciosa la formación rocosa vista desde este lado.


Ya que estoy aquí me acerco a la cueva que se abre justo bajo el ojo a comprobar una cosa. Entro por la cueva inferior, ...


Y veo al fondo y a la derecha una pequeña ventana, ...


Por la que salgo a la canal del Fontarque y vuelvo de nuevo a la de Las Salesas por el Boquerón de Cuetu Cantu. ¡je!. Lo dicho, curiosa formación.


Pues nada. La zona alta se ha despejado un poco ahora y veo el “jito” casi al lado. La salida de la canal ya está cerca. Solo unos metros más hasta ganar el colladín de Cuetu Cantu, desde donde saco una foto de la canal, con el boquerón a la izquierda.


Y otra en la que se ve el "jito" desde arriba.


Toda la zona alta de la Sobia está envuelta en la niebla. Una pena. Lo conozco y se que las vegas de Adentro son preciosas. Desde aquí me encamino hacia la cumbre de La Siella o Siel.la, más que nada porque es el camino más sencillo para iniciar el descenso. No tengo ganas de empezar a dar vueltas en mitad de la niebla por medio de las vegas.


De camino me asomo a la zona alta que apreciaba desde las cuevas de la canal derecha. Si que parece tener salida factible.


Navegando con el GPS, paso bajo Peña L.lana y consigo llegar a la cumbre de La Siel.la, donde solo paro lo justo para sacarme una autofoto en medio de la niebla. El buzón está vacío pero encuentro una tarjeta mojada unos metros por debajo de éste. Es de hace unos días. La dejo en el buzón (nunca recojo las tarjetas de cumbre, porque luego no me acuerdo de enviarlas) y me voy.



Por cierto, que si queréis saber qué se ve desde allí arriba, podéis mirar la entrada que subí cuando hice La Siel.la y Peña Sobia desde Carreá hace un par de años y que conté AQUÍ. De todas formas pongo un par de fotos de esa ocasión.



Desde cumbre recorro entre la espesísima nibla, la cresta que va perdiendo altura hacia el este, para luego ya tomar por un sendero de ganado que me acabará llevando hasta la Laguna de Sobia.




Aún recuerdo cuando la laguna de Sobia era eso: una laguna. Vale que casi se secaba en verano, pero era una verdadera laguna. Un precioso balcón hacia los valles de Teverga. Hoy es un mero depósito de agua. Impermeabilizado. Vallado. Regulado. Feo como él solo. Una bendición para los ganaderos. Una pena para la vista.


Desde la laguna tomo por la pista, de hormigón en su tramo más pendiente, que por Les Envueltes pierde altura rápidamente por la ladera de La Sobia hacia el pueblo de Carreá.



Sin embargo yo en la zona de El Fito y a la cota 970 m aproximadamente tomo por una caleya que sale a la derecha (hay un poste del PR.AS-190 Ruta de Peña Sobia) y que se dirige hacia Sobrevilla.


La caleya se interna al poco en el bosque de La Garba, pasa junto a una preciosa fuente, bajo una peña y pierde altura por una zona realmente guapa.



La fuente está en un cruce de varios caminos. Se continua por el que nada más pasar la fuente, continua por la izquierda.





Por fin sale a una zona de prados y alcanza un pequeño collado, La Rebochá, desde donde se ve perfectamente la entrada a la canal de Botorru. Desde esta perspectiva se aprecia mejor la inclinación de la parte baja de la misma, donde se localizan las cuerdas fijas.


Desde aqui ya veo tambien el pueblo de Sobrevilla.


Una última revuelta del camino por medio de una zona con buenos ejemplares de castaños me devuelve al pueblo.

Recojo el coche y para casa.



PD: En diciembre de 2012 volví a subir por la Canal de Botorru. Teneis más información en esta otra entrada AQUI.

Un saludo
Cienfuegos