lunes, 31 de octubre de 2011

Circular por la Sierra del Gorrión desde Valdemurio

12/10/2011
Sierra del Gorrión
Concejo de Quirós Asturias)

En la cumbre del Pico Mayor o Gorrión ya había estado hacia años, pero subiendo y bajando desde Arrojo. De aquella no sabía de la guapa circular que se le podía hacer, así que cuando me enteré del extraordinario paso que permitía cerrar dicha circular, era cuestión de tiempo que volviera a visitar un pico, por otro lado, tan airoso y con tan buenas vistas.

Distancia: 14 Km
Cota mínima: 335 m. Embalse de Valdemurio
Cota máxima: 1.235 m. Cumbre del Cantutreiru
Desnivel máximo: 900 m
Desnivel acumulado: 1.075 m
Tiempos: 7 horas 


La mayor parte de la gente que asciende al Gorrión sale de Villaorille o de Toriezo, pero a mi se me atecía salir desde el Embalse de Valdemurio, solo un poco más abajo, pero teniendo ya a pie de coche una perfecta vista del objetivo del día. 


De allí salimos Bedia y yo, recorriendo unos metros por la conocida Senda del Oso hasta las instalaciones de piragüismo del embalse y para cruzarlo después por la pasarela de madera que nos permite el acceso a la margen izquierda. 


Guapos reflejos a aquellas horas de la mañana, con los primeros colores del otoño asomando ya en los árboles. 


Al otro lado una ancha y cómoda pista, hermana pequeña de la Senda del Oso, no en vano arranca desde ésta y forma parte de la ya extensísima red de vías verdes de los Valles del Trubia, nos conduce al cercano pueblo de Villaorille o Vil.laoril.le (370 m). 



En Villaorille debemos buscar la caleya que nos llevará a Toriezo, y que sale de mitad del pueblo, ascendiendo hacia la izquierda. Afortunadamente allí hay alguna de las escasas marcas y postes del PR que forma el circuito de hoy. En caso de no dar con ella, también se puede preguntar a alguno de los más escasos parroquianos. 

El mismo poste indica, en dirección contraria y ascendiendo hacia la derecha, otra senda por la que haríamos el ciruito en sentido inverso, o por donde volveríamos en caso de tener que retornar al pueblo. 


El camino es una preciosa senda empedrada que primero entre prados, luego entre bosques y finalmente de nuevo entre fincas, nos conducirá hasta el pueblo de Toriezo o Toriezu. 


En Toriezo (510 m) casi ni se llega a entrar, ya que la caleya por la que vamos desemboca frente a la pequeña Ermita de la Santa Moza. Por encima de ella sube otro camino hacia el depósito de aguas. Es el que debemos tomar y que nos conducirá hasta el collado de Cotrutes (flecha). 



La caleya asciende desde Toriezu buscando la entrada a la Canal Seca, por la que sube con fuerte pendiente. El camino aún conserva el precioso empedrado que da muestra de la importacia que tuvo que tener en otros tiempos. 



Se gana así por fin el Collado Cotrutes (880 m), desde el que se disfruta de una estupenda vista del valle de Quirós. Hasta aquí habremos atravesado un cerrado bosque de avellanos, de manera que mientras subiamos, dió tiempo a llenar los bolsillos con un buen puñado de avellanas. 


Justo enfrente, al otro lado del valle, se ve perfectamente la Airúa Naval, por donde anduce hace solo unas semanas. En realidad casi diría que va a ser la protagonista del día, pues el Gorrión ofrece la mejor posición para observarla. 


Desde el collado el sendero sigue subiendo, pero ahora ya con menor pendiente, hasta salir a las derruidas cabañas de la majada de Chendeneva, a donde llega una buena pista desde el pueblo de Fresnedo. 


En Chendeneva tomamos la citada pista que sube hacia el collado de Quintaneiro, pasando junto a numerosas cabañas, algunas derruidas, pero otras perfectamente conservadas. 



En el collado Quintaneiro (1.238 m) damos vista a la vertiente contraria, hacia el valle de Teverga y las sierras de Gradura, la zona del Maravio y por delante de ellas, Peña Collada y el valle de Mingoyo, donde había estado la semana anterior. Si, es verdad, llevo una temporada que parece que no salgo de esta zona. 


Desde la collada un sendero bordea hacia la derecha y casi en llano toda la sierra. Debemos seguirlo durante unos metros hasta que veamos en la zona alta una especie de collada (flecha). Debemos dirigirnos hacia allí. 


La collada es en realidad una corta canal que nos da paso a la zona alta de la sierra, justo bajo el bosquete que se forma en la collada Ordiales y que separa las dos cumbres principales de la Sierra del Gorrión: el Cantutreiru a la derecha y el Mayor o Gorrión a la izquierda. 

Ya que estamos alli, una cota ascensión, con alguna trepadilla que se puede obviar buscando los mejores pasos, nos deposita en la cumbre del Cantutreiru (1.235 m), el de mayor altura de la sierra, aunque curiosamente siempre suele considerarse como cima principal de la sierra la del Pico Mayor, supongo que por sus mejores vistas. 


Durante un rato, más bien poco por la nube de mosquitos que hay en cumbre, disfrutamos de las vistas sobre la zona alta del valle, y la cercana cumbre del Pico Gorrión. 



Regresamos a la base del Cantutreiru y atravesamos el curioso bosquete, que nos conduce a la collada Ordiales (1.193 m). 


Desde allí ya solo restan unos pocos metros a la cumbre del Pico Mayor o Pico Gorrión (1.234 m). Superar el último resalte requiere de una pequeña trepadilla o cruzar una airosa vira, por la izquierda, con algo de patio. Por la derecha tambien se gana la cumbre, más cómodamente y con algo menos de patio pero por terreno con mucho grijo que no me gusta demasiado. 



Las vistas desde cumbre son realmente espectaculares. Apenas si recordaba la razón por la que este pico merece estar entre las 100 montañas más guapas de Asturias. La vertiginosa caida hasta el Embalse de Valdemurio merece por si sola la ascensión a cumbre. 


La Airúa Naval. Una vez más, y van ...


El Gamoniteiro


La zona de Pico Redondo, Sierra de Gradura y Puertos del Maravio con la Peña Collada delante.


La zona alta del valle de Quirós ...


...y Peña Rueda


Y una panorámica de toda la Sierra del Aramo, con las Sierras de Caranga y Tene por delante.


Allí nos quedamos un rato, disfrutando de las preciosas vistas. El día era perfecto. Buena temperatura, perfecta visibilidad,...


Después de un buen rato nos bajamos. Última foto de cumbre y para abajo, al collado Ordiales a comer algo antes de iniciar el descenso. 


Tras picar algo perdemos altura rápidamente por medio del bosque. Un sendero lo atrviesa digamos que siguiendo la línea de máxima pendiente. No hay pérdida, solo hay que seguir las marcas de pintura que de cuando en cuando aparecen en las piedras o árboles y saber que tenemos que dirigirnos hacia un marcado collado que se ve al noroeste del pico. 


Antes de llegar al collado aprovechamos para echar un último vistazo a la cumbre del Gorrión y al embalse de Valdemurio, que perderemos de vista desde este momento. 



En realidad no hace falta llegar al collado. Unos metros por encima de él empezamos a realizar una travesía hacia la izquierda, para salir a una amplia campera desde la que buscaremos el cordal que por la izquierda de un marcado valle nos llevará la majada de La Enfilera o Filera (flecha). 




La majada de Enfilera es realmente sorprendente. Desde lejos apenas si se vislumbra cabaña alguna, pero de repente, tan pronto nos introduzcamos en el bosque de fresnos que la mantiene oculta, descubirmos no menos de una docena de cabañas de buen tamaño. Alguna se ve en uso aún. Un lugar precioso. 



Salimos de la majada por la derecha buscando el fondo de la vaguada donde hay dos fuentes. La primera estaba seca, pero la segunda mantenía un hilo de agua. 5 minutos para llenar una botella de medio litro, que rellenamos tres veces. 


Desde la fuente hay que andar con ojo, ya que el camino parece perderse. Al menos nosotros lo perdimos. Hay que buscarlo lo más cerca del fondo de la vaguada que podamos. En la zona alta baja por su margen derecha, pero muy pegado al cauce que se va formando de manera que hay que olvidarse de los senderos que veamos que continuan en horizontal sin perder altura. A lo lejos, en el fondo del valle, empezamos a divisar ya la carretera de Quirós e incluso las casas de Caranga de Arriba. 


A medida que vamos bajando el camino va haciéndose más y más evidente hasta formar una buena caleya con su correspondiente empedrado. ¿Cuantos van?. 


Tambien a medida que vamos bajando la senda empieza a separarse del cauce. El camino pierde altura pero con menor rapidez que el valle, por lo que el río va quedando cada vez más abajo mientras que el camino se pega a las espectaculares cortados de la derecha, donde pudimos apreciar varios nidos de buitres. Hasta cerca de 20 ejemplares llegamos a contar. 



De repente el camino se pega totalmente a la peña, llegando a un punto donde parecería imposible su continudad. Es un precioso balcón, pero sobre todo nos reserva una pequeña sorpresa: el túnel. 



El túnel fue excavado por los lugareños hace ya muchos años ensanchando seguramente una cueva anterior para permitir un cómodo paso desde la vertiente de los pueblos de Villaorille o Toriezo a las vegas de las majadas de Enfilera y otras. 

Al poco de cruzarlo daremos vista de nuevo al embalse de Valdemurio. 


El camino, armado en varios puntos continua llaneando hasta una pequeña horcada sobre la que vemos la afilada silueta del Pico Gorrión, de donde venimos. 


Desde ella la senda pierde altura rápidamente con varios tornos, por medio del bosque hasta alcanzar las fincas situadas en su base. 


Desembocamos así en una buena pista que seguimos durante unos metros. La pista se dirige hacia Villaorille, pero si queremos bajar directos a Valdemurio debemos estar atentos y tomar por un estrecho sendero que baja hacia la izqueirda. Una marca del PR en un arbol casi justo en el cruce nos puede servir de orientación. 


La senda baja hasta unas cabañas medio derruidas. Por encima de la de la izquierda continua bajando hacia la izquierda, hasta desembocar en los prados que se situúan ya muy cerca de Valdemurio. 


Salimos al primero de los prados y desde este vamos pasando hacia la derecha de uno a otro (unas cintas de señalización de obra parecen marcar el camino desde la cabaña que hemos dejado más arriba). 


El último prado nos da acceso a la misma pista por la que subimos por la mañana. Ya solo queda cruzar de nuevo el puente sobre el embalse. Así alcanzamos el aparcamiento donde teníamos el coche, justo cuando el sol se ocultaba tras la Sierra del Gorrión, ofreciendo guapos contraluces. 


Cervecita en uno de los bares del embalse y para casa. 



Un saludo
Cienfuegos