domingo, 22 de julio de 2012

Cerrado por vacaciones

Pues lo dicho, que para cuando leyais esto, espero estar tirado en alguna playa turrando, que buena falta me hace después de la primera quincena de julio que hemos tenido, o tomandome una cañita en algún chiringuito que tampoco estaría mal. Intentando desconectar del trabajo, de los cortes, recortes, recontracortes y la madre (o mejor dicho el padre) que los parió. En definitiva, del mundanal ruido, que se suele decir. La música hoy, playera, claro.


Pero como me gusta hacer patria, si alguno es "de fuera" y todavia está indeciso y no sabe a donde irse, que sepa que por aqui por Asturias, también tenemos playas y que no solo de monte vive el hombre. Puede que no tengamos mucho sol, pero a playas yo diría que pocos nos ganan.







Aunque sobre el turisteo y el mundo playero en general, nadie como Forges para sintetizarlo todo en una sola viñeta.



Que descanseis. Yo lo intentaré

Un saludo
Cienfuegos

miércoles, 11 de julio de 2012

Collada Bonita por el Valle de las Moñetas

29/06/2012
Macizo de los Urrieles. Picos de Europa
Concejo de Cabrales (Asturias)

No era esta la ruta programada para el día, pero cuando llegamos a Arenas de Cabrales nubes bajas cubrían el cielo. Llovía por la costa y no parecía que fuera a abrir. La solución pasaba por subir más alto e intentar dejar las nieblas por debajo de nosotros, así que entre las opciones que ya el día antes habíamos manejado, por si acaso, nos acabamos decantando por subir hasta la Collada Bonita, lugar que ninguno conocíamos y que ya tocaba, la verdad. ¿El inconveniente?, pues que iba a ser una paliza. Lo normal en estos casos, vaya.

viernes, 6 de julio de 2012

Peñas Juntas por la Senda de la Cruz

Sierra de Caranga
Concejo de Proaza (Asturias)

Hoy no os traigo una ruta. Como mucho una idea. Y es que el martes por la tarde, después de trabajar, me acerqué a investigar un poco la ladera oeste de la Sierra de Caranga, la que cae sobre el Desfiladero de Peñas Juntas, sitio que me llamaba poderosamente la atención desde que hace ya una buena temporada me descubrieron una senda que lo recorre a media ladera. Cualquiera que conozca el Desfiladero de Peñas Juntas, se sorprenderá al saber de la existencia de una senda que lo recorre de parte a parte a media ladera, muy por encima de la carretera y de la archiconocida Senda del Oso.


La senda es más sorprendente si tenemos en cuenta que antes de que la carretera se abriese paso por las estrecheces de la increible entalladura de Peñas Juntas, el Camino Real, es decir, la comunicación con la parte alta del valle, se hacía por la mucho más amigable ladera este de la Sierra de Caranga, a través la collada de Aciera, ruta de acceso habitual a la cumbre de La Forcada, que yo mismo comenté


De manera que como digo, el martes me acerqué a investigar un poco por la zona e intentar dar con la senda que observada por medio de las ortofotos (SIGPAC), tan clara y marcada se veía. Después de buscar por internet y preguntar aqui y allá, me habían confirmado la existencia de una senda que se llamaba la Senda de la Bobia. La distancia a recorrer no parecía mucha, así que pensando en una ruta sencilla, iluso de mí, dejé el coche en Proaza para volver luego, tranquilamente, por la Senda del Oso desde donde quiera que me llevara la citada Senda de la Bobia. Los 2 km hasta el pueblo de Villamejín, me los ahorro una pareja que me subieron en su furgoneta. Ya en Villamejín pregunté a una vecina que me confirmó la existencia de la Senda de la Bobia y que me dijo que arrancaba del Llano la Bobia, la marcada collada que se ve en la foto y que se destaca por un solitario arbol.

Salí de Villamejín por la parte derecha del pueblo con la vista puesta en la collada del Llano la Bobia. La idea es subir hasta una cabaña en la que se apreciaban unos depósitos de agua (círculo) y luego subir por encima de ella hasta el collado. En la foto el recorrido que finalmene tuve que hacer.

Desde Villamejín una buena pista arranca casi en llano y llega hasta la fuente de La Sinriella. Poco más allá cruza el río que baja de la collada de Aciera y empieza a ganar altura por entre las diferentes fincas.



Alcanzadas las primeras fincas, la caleya pierde entidad, pero sigue siempre en ascenso y con tendencia a la derecha, muy marcada, por entre diferentes prados en los que hay que ir pasando varias portillas.


Llegué así a la cabaña con los depósitos de agua. Por su izquierda continua un ténue sendero que sale del prado y toma hacia la derecha monte arriba.


Aqui empecé a liarla. El sendero está totalmente perdido y apenas se distingue entre la maleza. Empezaron a aparecer las primeras garrapatas. ¡¡Gagontó!!. De todas formas se sube bastante bien. En mi caso hacia la derecha a ganar la zona de piedra del extremo.


Salí a la cresta que cae desde La Forcada, dando vista ya al Desfiladero de Peñas Juntas. Preciosa balconada hacia un lado ....


... y hacia otro. Por cierto el día había empezado a torcerse. Sin embargo aqui ya la acabé de liar. No veía ningún sendero y al mirar el GPS vi que estaba muy alto. Demasiado. Muy por encima de la traza del sendero que quería haber tomado y que yo creia era el de la Bobia. De manera que decidí perder altura.


Desde donde estaba resulta imposible bajar hacia el lado de Peñas Juntas, de manera que empecé a recorrer la cresta hacia el norte. Aunque en la foto no se aprecia por momentos se estrecha mucho y presenta tramos con cierto patio, sobre todo hacia la izquierda.


Como no podía ser de otra manera la cresta acaba en un cortado. ¡Vale!. Destrepé mejor o peor por la vertiente de Villamejín y por entre un bosque de avellanos salí a un marcado sendero (438 m). ¡¡Bien!!. Parece ser el que estaba buscando.


El sendero se dirige hacia el crestón y lo atraviesa por una estrecha horcada, tal y como me habían comentado que sería.


Para dar vista al desfiladero, con la carretera en el fondo del mismo, bajo la mole de Peña Armada o Pico del Castro.


Desde aqui sigue ganando algo de altura y sorteando los cortados que caen desde lo alto de la cresta, internándose en el desfiladero. Mucha maleza en este tramo y las garrapatas ya podían contarse por cientos (y no, no es exageración).


El sendero alcanza un collado a la izquierda de un morro que se eleva sobre el río Trubia


Y da vista a una ladera de fuerte pendiente que se ha de recorrer perdiendo algo de altura. La vegetación era cada vez más espesa. Por tramos el sendero se pierde, aunque en general se percibe su traza. En algún sitio aún se observan armaduras.


Un vistazo atrás.


Superado un nuevo crestón se ve el siguiente tramo. Una primera parte con más roca, fácil de recorrer y una segunda parte totalmente tomada por felechos, cotolles y maleza de todo tipo.


Llegué hasta un canchal, un llerón de piedra, en el que se pierde toda traza del sendero. Por más que lo busqué me resutó imposible dar con él entre la maleza. Hice dos intentos de seguir un poco más, ya que en el siguiente crestón se volvía a ver la traza, pero en el primero me fue imposible avanzar ni 10 m. En el segundo casi me voy abajo al no ver donde pisaba. La vegetación me pasaba por encima de la cabeza. El día se había ido torciendo mucho y amenazaba incluso tormenta. La garrapatas me estaban comiendo vivo. Total, que me di por vencido. 


Regresé por donde fuí hasta donde había salido al sendero. Desde ahí continué por él para ver por donde iba. Hay un tramo muy tomado, pero por el que mal o peor, en ningún caso bien, se pasa. Se sale a unos prados a la derecha (vista desde el pueblo) del de la cuadra con los depósitos. Desde ellos se localizan senderos que bajan al pueblo.

Ya en la fuente paré a refrescarme y charlé un buen rato con otro vecino que según me dijo me había estado observando junto con otros paisanos desde el pueblo. El fue quien me aclaro muchas de las dudas.

En la ladera oeste de la Sierra de Caranga, no existe un sendero sino dos. El más alto es la Senda de la Bobia y arranca de la collada a la que yo salí. Se usaba para dar sevicio a los pastizales que había en la zona alta (por tramos se observan trazas en la ortofoto del SIGPAC). El sendero inferior y que fue el que yo recorrí es la Senda de la Cruz y era la comunicación entre Villamejín y Caranga y por supuesto todo el valle de Teverga. Fue transitado hasta no hace mucho. Más adelante de donde me dí la vuelta, parece pasar bajo una gran cueva, (Cuamexida o algo así, siento no recordar perfectamente el nombre), sale a una zona de castaños ya cerca del final del Desfiladero y pierde altura después hasta acabar saliendo a Caranga de Abajo.

Total, que sin duda una zona para volver a investigar, pero en época de menos vegetación y sobre todo menos garrapatas. Os dejo el track por si le sirve a alguien y por supuesto agradeceré cualquier información sobre estos senderos.



Un saludo

Cienfuegos

NOTA: En enero de 2013, aprovechando la época de menor vegetación, volví a intentar recorrer la Senda de la Cruz. Lo conseguí de forma mucho más sencilla. Hice dos rutas en diferentes días, una recorriendo exclusivamente la senda entre Caranga y Villamejín. Otra ascensidendo a la Forcada desde la citada senda. También localicé diversos itinerarios para enlazar con la senda desde la vertiente de Villamejín, entre ellos el más cómodo desde la carretera de acceso al pueblo. Sobre todo ello teneis otra entrada AQUI.