viernes, 21 de junio de 2013

Circular a las Peñas del Casar

01/06/2013
Sierra de La Canalina
Concejo de Caso (Asturias)

Hace unas semanas di un corto paseo por una senda que partiendo del "Puente Romano" (así entre comillas), de Campo de Caso (El Campu) subía por el precioso Monte Allende. La senda cuenta con algunos paneles explicativos sobre la flora, relieve, etnografía, etc. El caso es que me pareció que esa senda podía llegar a comunicar con el valle de Belerda y alcanzar el mayau de Robligueru, lo que me daría la oportunidad de cerrar una guapa circular alrededor de las Peñas del Casar, a las que siempre había subido desde el pueblo de Belerda. Había que ir a probar.

Inicio/Fin: Campo de Caso
Distancia: 13 Km
Desnivel máximo: 855 m
Desnivel acumulado: 1.050 m
Tiempos: unas 5 horas


Madrugué, ya que tenía que estar pronto en Oviedo, y para Caso. Como digo, dejé el coche junto al viejo puente medieval (560 m), mal llamado romano, que cruza sobre el río Nalón solo unos metros aguas arriba de Campo de Caso, pasando a la margen derecha.



Seguí la buena pista hasta una portilla, donde nada más pasarla, tomé a la derecha, abandonado la que sigue río arriba.


La pista vuelve río abajo, rodeando la vega de Santumis, hasta que cerca de una vaguada, en un nuevo cruce tomamos a la izquierda, por la caleya más trallada que empieza a ganar altura por medio del bosque.


La previsión para el día no era buena y aunque cuando llegué a Campo de Caso amanecía bastante feo, parecía que por arriba iba abriendo poco a poco.


Pasamos junto a un bosquete de abetos y seguimos subiendo por entre las fincas de Anabelli, en medio del bosque. Abajo va quedando Campo de Caso.


Ya habremos pasado junto a varios paneles explicativos cuando alcancemos este preciso rincón, con fuente y banco para descansar. Lo más curioso es que la senda no está balizada, no hay indicadores en los cruces, ni existe panel alguno al inicio junto al puente romano.


Poco después llegamos a un mirador, bastante descuidado, todo hay que decirlo, con lo que parece ser un reloj de sol y todo. Sin duda las vistas son guapas, aunque de momento yo no tenía el mejor día para disfrutar de ellas.


Por arriba las nubes seguían sin querer quitarse del todo. Aún así parecía que el día iría a mejor. Se sale por detrás del mirador y toca ahora cruzar todo el tramo de bosque del Monte Allende, que se ve en la foto, de forma más o menos horizontal.


Guapo el camino en este tramo, por medio del bosque. No hay pérdida posible. En todo momento se muestra evidente el recorrido a seguir.



Llegamos así a una collada con una cabaña de esas que a todos nos gustaría tener para pasar un fin de semana (o un mes) desconectando del mundo. Estamos en Carecea. Aquí el camino que traíamos y sus paneles, parece tirarse abajo en dirección al pueblo de Veneros.


Nosotros tendremos que desandar unos metros desde la cabaña, para localizar una senda, mucho menos evidente que la que traíamos y que sale de esta hacia la izquierda (llegando desde la cabaña). Los primeros metros están muy tomados de maleza, por lo que puede ser mejor avanzar por encima de ella hasta que podamos retomarla. Pueden ser unos 100 m. A partir de entonces se nos mostrara un pequeño sendero, pero muy limpio y marcado que se interna en el hayedo.


De vez en cuando el sendero da paso a alguna finca, la mayoría ya muy abandonadas, que nos permiten disfrutar de las vistas. Como estas sobre la quintana de La Llana.


Pronto veremos el punto al que tenemos que ascender. Una pequeña collada que se abre por encima del hayedo.


Puede que este tramo sea el más guapo de todo el recorrido, por medio de un hayedo precioso. a estas alturas ya había espantado un buen número de venaos (ciervos), lo que pasa que con la vegetación era un visto y no visto.




Alcanzamos por fin la collada que veíamos antes (1.041 m), que da paso a las buenas fincas de Sobrecantu.


Desde la collada damos vista a la zona alta del valle del Nalón. Por desgracia el día no había acabado de clarear y de hecho parecía volver a cerrarse. Entre las brumas podemos intuir, más que ver, el pueblo de Bezanes, en el fondo del valle.


La senda gira a la derecha y entra en el valle de Belerda, el del Regueru Quixaoriu. Enseguida llegamos a las cabañas de Sobrecantu.


Y desde las praderías de Sobrecantu vemos asomar la Sierra de Brañapiñueli, tras el cresterío que cae desde el Visu la Grande.


Por lo pronto toca localizar un sendero en medio del monte de cotolla que se abre tras las cabañas. No me cuesta mucho dar con él. Está bien marcado y sube con varias revueltas con tendencia haica la izquierda.


Una vista del sendero, con el crestón que rodea, en el extremo derecho de la foto. Detrás ya asoma la mole de las Peñas del Casar y en la izquierda de la foto, el Visu la Grande.


El sendero nos conduce así a una preciosa collada que se esconde tras el crestón que comentaba. Estamos en Robligueru (1.149 m), con un par de cabañinas. Esta, abierta y perfectamente equipada. Hasta cama tiene. Allí en su porche me senté un rato, aprovechando su mesa y banco para picar algo.


Por fin, continuo ruta. En un primer momento tomo un sendero que sube por el filo de la cresta, desde la que tengo esta buena vista del colladín de Robligueru, pero desde arriba veo otro sendero, más evidente y marcado, que sale casi a nivel desde las cabañas, así que bajo para continuar por él.


El sendero, muy marcado, sube hasta un nuevo crestón, con el Visu la Grande, siempre al frente.


Una vista atrás, con la cabaña de Robligueru. El día, definitivamente iba a peor.


El sendero desaparece en una pequeña vega, con restos de una cabaña o corro para el ganado, y al pie mismo de las Peñas del Casar. Aquí tuve la cagada (con perdón) del día. Como digo la senda se pierde. No se si tiene continuidad más arriba o más abajo. Yo salí a nivel desde la vega para acabar metiéndome de lleno en un ladera tomada de cotolla.


Por debajo de donde iba se abre una mancha de arbolado. Un pequeño hayedo al que bajé, para librar el cotollal. Podría decir que fue un acierto. El sitio no puede ser más guapo.



Atravieso por medio del hayedo la Llera del Casar, un canchal o pedrero de grandes bloques calizos, solo para volver a meterme en el cotollal. Por suerte ya había librado buena parte de él, aunque aún me costó un buen rato cruzarlo totalmente hasta alcanzar la amplia collada de Incós (1.267 m) que separa las Peñas del Casar del Visu la Grande.

Sinceramente, no se si habría sido más cómodo haber subido directamente a las peñas desde la vega que comentaba o perder más altura aún y cruzar la ladera por debajo del hayedo.


De todas formas acabaremos saliendo a Incós. Desde allí ya resta poco a cumbre. Hay sendero y algunos jitos que nos marcan el ascenso más cómodo hacia la cumbre de La Conyonada, como se denomina en algún sitio a la máxima altitud de las Peñas del Casar.



Llegando al cresterío previo a cumbre. Una trepadilla muy sencilla, donde solo se requiere apoyar las manos en un par de puntos.


Y cumbre (1.415 m). Por desgracia, el día había acabado por cerrarse. Una pena. Aunque es una cumbre que ya conozco, ofrece buenas vistas. Hoy no disfrutaré de ellas.


Una vista hacia la zona alta del valle del Nalón con la cordillera totalmente cubierta. Deberíamos poder ver la zona de La Senda, el Maciédome o Peña Ten, pero hoy nada de nada.


Otra hacia el Visu la Grande y la Siera de Brañapiñueli. Por detrás deberían verse las cumbres de la zona de San Isidro.


Y otra hacia la zona baja del valle del Nalón, con el embalse de Tanes al fondo y las estribaciones del Triguero, en la sierra de Peña Mayor, tras él.


Una panorámica de 180º, abarcando el arco sur de las vistas desde la cumbre de La Conyonada.


No paré mucho en cumbre. Como dije al principio, había programado una ruta corta para volver pronto a Oviedo, así que en seguida para abajo, de vuelta a la Collada Incós.


En la collada Incós, una última vista hacia las Peñas del Casar.


El descenso desde aqui podría hacerlo de varias formas. Lo más cómodo seguramente sería bajar hasta La Collaína, la parte más baja de la amplia collada de Incós, donde una buena pista procedente de Belerda, nos permitiría bajar hasta la Collá Les Fuentes, al pie de la mole caliza de Peña blanca, en la foto. Desde ahí la pista continua al pueblo de La Felguerina. En Les Fuentes habría que buscar la senda que a la derecha, me bajara al valle de La Viciella, por donde quiero hhacer el regreso. Pero no busco lo más cómodo, sino lo más rápido. Así que en vez de eso, desde Incós bajo a derecho, dirigiéndome a las cabañas de Les Pedroses, justo en la vertical de Incós.


Alcanzo las cabañas de Les Pedroses, que ya vieron pasar tiempos mejores. Desde aquí no hay senda clara, pero se baja sin problema ninguno pasando de unas zonas de pasto a otras, cruzando pequeños bosquetes de acebo.


Al frente la amplia collada de Les Fuentes. Yo sigo bajando, con tendencia a la derecha pasando por varias zonas de pasto hasta salir a un marcado sendero.


La senda, con buena caja, baja hacia la derecha, para acabar perdiendo altura hacia el fondo del valle de La Viciecha con un par de amplios zigzags. Sin embargo, se ve que el camino es poco utilizado ya y está muy tomado de cotolla, de manera que a tramos hay que salirse de él y continuar por donde mejor podamos. Ya bastante abajo, corto los zigzags dejándome caer a derecho.


Enseguida llego a la altura de las cabañas de la Cepeda, por las que no llego a pasar, ya que me quedan muy a la izquierda y yo voy buscando la salida del valle, hacia la derecha.


En la zona baja del valle, ya veo el encajonamiento que se produce en el punto donde parecen unirse las calizas de Peña Blanca a la izquierda y las Peñas del Casar a la derecha. El arroyo La Viciecha pasa por medio.


Por fin alcanzo el arroyo y junto a él un marcado sendero.


Sin embargo, tan pronto como puedo, vadeo el arroyo y me paso a la margen izquierda, por donde baja una buena caleya, la que consituye la verdadera comunicación con las fincas de La Cepeda y la que sube hacia la collada Les Fuentes, por donde podría haber bajado. Más cómodo, pero también más largo.


La senda baja junto al arroyo La Viciecha por un tramo muy guapo.


Buen empedrado el que se conserva en este tramo.


Por fin salimos de la zona más encajonada del valle. A la salida de éste pasaremos junto a la fuente de Prao Redondu, con un cobertizo con bancos donde podremos descansar un rato.



Una vista atrás hacia la zona donde el valle más se encañona.


Seguimos bajando. En la zona baja la caleya se convierte en buena pista, y pasaremos junto a lo que queda de la Mina Les Llanes.


Poco después alcanzaremos el pueblo de Les Llanes, saliendo junto a la antigua carretera del puerto de Tarna, hoy bypaseada por el túnel que da acceso a Campo de Caso. Caminando por ella pasremos  junto a la Cueva Deboyu, donde el río Nalón desaparece para reaparecer un par de cientos de metros más aguas abajo.


Ya solo nos queda por recorrer poco más de un killómetro por la carrtera pasando frente a Campo de Caso, en el que no llego ni a entrar.


Y a recoger el coche y para Oviedo, a donde aún llegaría a tiempo para comer. Os dejo el track:


Un saludo
Cienfuegos