viernes, 29 de noviembre de 2013

Peña Arpín y la Foiz Pequeña

03/11/2013
Macizo de Ubiña
Concejo de Quirós (Asturias)

Hace unos meses os contaba AQUI la ascensión a Peña Rueda por el Cuchillar y tras el descenso a los Puertos de Agüeria, el retorno a Lindres por la Foiz Pequeña. El hayedo que se abre bajo la foz me pareció una maravilla, hasta tal punto que me dije que tenía que volver a visitarlo en otoño. Y eso fue lo que hicimos el amigo Bedia y yo este día, completando la jornada con la ascensión a la modesta pero espectacular cumbre de Peña Arpín.

A la hora de salir, coincidimos en Lindes (930 m) con otros dos montañeros, con los que haríamos la primera parte del recorrido hasta los Puertos de Agüeria y que resultaron ser Diego y Raúl del Grupo Xuan de la Borrina. Dos chavales bien majos. Un saludo si leen esto.

Inicio/Fin: Lindes
Distancia: 14,5 Km
Desnivel máximo: 810 m
Desnivel acumulado: 1.005 m
Tiempos: 7 horas


La primera parte es de sobra conocida, ya que se trata del habitual ascenso hacia los Puertos de Agüeria por la Foiz Grande. El día amanecía espectacular y con los bosques de la zona alta, en pleno apogeo otoñal.


Primero por el tramo de senda acondicionada ya hace una temporada y que hace un poco más llevadera esta parte, tan pindia, tras las cabañas de La Coaña.



Luego ya por el sendero de toda la vida, siempre por medio del bosque.


Subimos con calma, parándonos a cada paso a disfrutar de las postales otoñales, que se abren tras cada revuelta del camino.


Llegando al collado la Cándana cruzamos uno de los tramos más guapos de toda la jornada. Aquí el bosque estaba ya espectacular.



Cruzamos la pequeña vega que se abre en el collado La Cándana (1.261 m) e iniciamos el descenso hacia la Foiz Grande con Los Fontanes recortándose ya al fondo del valle.


Y dejando a nuestra izquierda la mole de Peña Arpín, objetivo del día. Desde este lado impresiona, la verdad. Bedia no acababa de creerse que fuéramos a subirnos allá arriba.



Alcanzamos el río que cruzamos por un nuevo y sencillo puente que han instalado. A ver si aguanta las riadas del invierno, que será cuando más se agradezca, aunque se le ve "poquita cosa", la verdad. Aquí alguna vez hubo que darse la vuelta al  no poder vadear el río.


Comenzamos a remontar foz arriba, siempre por la margen derecha del río y en medio de un precioso hayedo.



De vez en cuando podemos ver los murallones de Peña Rueda que encierran la foz por su margen izquierda.


Ya saliendo de la foz, cruzamos el río a la margen izquierda (vadeo). Un vistazo atrás a la Foiz Grande y al collado de La Cándana.


Comenzamos a adentrarnos ya en los Puertos de Agüeria que hoy muestran una variedad de tonos preciosa. Sin embargo nuestro camino hoy no pasa por acercarnos hasta la collada Lingleo, así que aqui nos despedimos de Diego y Raúl que siguen hacia Lingleo, para ascender después a Peña Rueda desde esa vertiente.


Nosotros cruzamos de nuevo el río para empezar a remontar la ladera  hacia el collado que se abre a la derecha de Peña Arpín, que desde aquí empieza a no parecer tan fiera. Para ello, trataremos de evitar el bosque de acebos, que siempre dan guerra cruzarlos, buscando subir por las zonas más despejadas.


A medida que ganamos altura se abren las vistas sobre los Puertos de Agüeria, la collada Lingleo y los murallones calizos del Ranchón y compañía.


Seguimos subiendo. Este tramo se hará más duro de lo que podría parecer en principio y es que desde el cruce del río hay que ganar 200 m sin respiro.


A nuestras espaldas, en todo momento, la inmensidad de Peña Rueda.


Peña Arpín ya muestra su cara más amable. En realidad podríamos haber subido con tendencia mucho más a nuestra izquierda, para salir más cerca de su base, pero es que la idea era otra.


Ganamos el collado (1.580 m) que da entrada a Vega la Cosa, desde el que tiro un par de panorámicas (pinchar en ellas para verlas en grande). Una, al norte, desde los Fontanes, Ranchón, Huertos del Diablo, con Peña Rueda en el centro y hasta Peña Arpín, el objetivo del día.

https://0b9052d5-a-62cb3a1a-s-sites.googlegroups.com/site/pelescleyes2/panoramicas/p_arpin%20%2823%29.jpg?attachauth=ANoY7cqYPDPHE8oYaXtUcS1BjKSmVqgxu0otdw9mOwL3r6bejYRNSQ7jx7pR7utfy2_6ONADQNTd5rHjlIDC8goIIv7O6vvIEVklO2_GlMPlLdN-HSQk-p8GtmuZ8-GTjctHtuYQDvLtVzLHALikiSx3kvJIlSy5rolwij2fh1iEW7kUzLuBw_t1LykjrSFCUp5WSgsGNHcG9kkjxPABbY3QboxHUjdV6YKqWP0Yr48BEYvAwoWNq-U%3D&attredirects=0

Otra, al sur, con la inmensa planicie de Vega la Cosa, cerrada por el Tapinón, Siegalavá, Peña L.lana y Fariñentu.

https://0b9052d5-a-62cb3a1a-s-sites.googlegroups.com/site/pelescleyes2/panoramicas/p_arpin%20%2824%29.jpg?attachauth=ANoY7cqqC8KkrBjfBirrPM5qQXnk3xWsUJTVRVSwwAhIy-bic_iZaHySbKtzG0RfD3k6vSGvKaDnG_AiRvk_DpSeDlY0M7R8apX8IAJe3lcLVKrPwsv-caI1yfNODQ-OxxleSIcA7MKcTn_xohOIwjuBEdDyOmS_QZkMKqrzFZC2bDNujrngg13dnF0OiEPY9N8CqDCfq0RI5i1vJDRVx3DG8cpvp95Q4JJC21o56Cx7ZVGOLghi98w%3D&attredirects=0

Desde aquí, en vez de irnos directamente a Peña Arpín, nos acercamos hasta el L.legu. Esa es la razón de haber subido tan a la derecha del pico. Era una zona que Bedia no conocía y nos pillaba al lado, de manera que alargamos un poco la ruta acercándonos hasta allí. Pese a las lluvias de los últimos días, el lago aún permanecía seco.


Pasamos bajo las cabañas de la majada y bordeamos el lago dirigiéndonos, ahora si, hacia Peña Arpín.


Pasamos sobre la entrada a la Foiz Pequeña, por donde bajaremos más tarde, y seguimos hacia Busdongo, donde se asentaba otra majada, hoy ya totalmente abandonada.


Bajamos a la vega de Busdongo (1.534), con Peña Arpín en el lado contrario y nos vamos hcia el extremo izquierdo.


Ya vemos lo que nos queda hasta Peña Arpín, sobre el bosquete de acebos que bordearemos por su izquierda. Haremos el ascenso por la vira herbosa que se ve subir con tendencia a la derecha para salir a la cresta ya casi en cumbre.


Ganamos la cresta. Esta es espectacular. Estrecha y muy airosa, con unas caídas de vértigo hacia la Foiz Grande.



Vamos recorriendo la cresta hacia el este, pasando sobre las canales que se precipitan hacia el río de la Foiz Grande. Al otro lado Peña Rueda.


Alcanzamos así el extremo este de la cresta, desde donde tenemos la preciosa vista que venimos buscando, la de la garganta de la Foiz Pequeña, la entalladura por donde haremos el descenso. A la derecha la Carba Valseco.


La Foiz Pequeña es un cañón espectacular encajado entre las paredes de Peña Arpín y la zona de la Carba Valseco. Vista desde aqui parece increible que pueda ser transitada.


Tirando de zoom vemos Lindes y casi, casi, que hasta el coche.


Y abusando del zoom - no se ve muy allá - vemos el extremo norte de Oviedo, con el enorme edificio blanco del nuevo Hospital Central de Asturias o las torres azules de Montenuño.


Al lado contrario tenemos frente por frente el Tapinón, Siegalavá y Peña L.lana, a cuyos pies se localiza en L.legu.


Desandamos la cresta, pasando por la cumbre (1.684 m), con un modesto jito de piedras haciendo las veces de buzón. La verdad es que Peña Arpín es una cumbre modesta dentro del macizo de Ubiña y sin embargo ofrece una de las mejores vistas de los Puertos de Agüeria.


Desde cumbre, en vez de bajar directos a la foz, que también podríamos, nos acercamos de nuevo a Busdongo, donde paramos a comer tranquilamente resguardados del viento, y a tomarnos un café caliente - que bien que se agradeció - antes de seguir ruta.


Después de comer empezamos a bajar buscando la entrada a la foz para lo que tendremos que salirnos de la vaguada que se forma bajo Busdondo por la derecha.


Atravesando un espectacular bosque de acebos.



Ya en el valle Fasturián, vamos bajando poco a poco, siempre por la margen derecha buscando la entrada a la foz.


A medida que bajamos el valle se encañona más y más, aunque en este primer tramo, hay senda marcada y no ofrece mayor problema.


Sin embargo poco después la senda se pierde y hay que empezar a buscarse un poco la vida. Cuando pasé por aquí en junio toda esta zona estaba invadida de "floritos" como los llamó un pastor. La vegetación era tal, que literalmente no se veía donde pisabas. Hoy no tendremos tanto problema, aún cuando no es un terreno cómodo para nada.


Tendremos que cruzar el arroyo unas cuatro veces. A tramos observamos traza de paso, que no llamaría senda y varios jitos que nos marcan el mejor trazado.




Poco a poco, la vegetación va cediendo y aún cuando el avance no es cómodo, reencontramos la senda.


Por fin dejamos atrás la foz. El valle se abre en medio del hayedo del Gorbizal de la Foix. Continuaremos bajando a la derecha de la riega, hasta alcanzar el río Lindes, justo donde confluyen los arroyos de la Foiz Grande y de la Foiz Pequeña.



Una vez alcancemos el río, la senda es ya perfectamente clara. Solo tenemos que seguirla. Durante unos metros junto al cauce, aunque luego el río va a ir perdiendo altura, mientras que nuestro camino permanecerá más o menos horizontal, ganado altura sobre el fondo del valle.



Ganamos así un colladín, mientras vamos atravesando el monte Cobarbas.


Poco después de pasar el colladín, cruzaremos el arroyo Faya Caborna y saldremos a una pequeña vega (1.100 m), una pradería en medio del hayedo que nos permite echar un vistazo hacia la Carba Valseco y la zona de las Colladas, a su izquierda.


En la vega parece perderse el sendero, que volvemos a localizar en su extremo izquierdo y poco después cruzaremos el arroyo del Esquil. Salimos ahora a una zona despejada de arbolado y muy tomada de maleza por donde el sendero va a ir ganando poco a poco algo de altura y desde donde podemos ver parte del terreno recorrido.


La foto es horrible, pero en ella se ve Peña Arpín en el centro, con la Foiz Grande a su derecha y la Foiz Pequeña a su izquierda. Por delante de Peña Arpín, a su derecha, se ve el crestón de Sierra Redonda, tras el que se sitúa el collado La Cándana, por donde pasamos por la mañana.


Nos internamos ahora en el hayedo de la Val.linona, para mi el tramo más guapo de todo el descenso, sobre todo con aquella luz.


La senda va horizontal durante un buen tramo, hasta que veamos que da una marcada curva a derechas, internándose en el valle del río Barbeu. Justo al dar esa curva, otra senda, aparentemente menos marcada, pero perfectamente jitada, inicia el descenso hacia el río Lindes.



Comenzamos a bajar. La senda parece perderse por momentos, aún cuando siempre hay jitos. De todas formas, no hay mucho problema. La dirección es clara y el bosque es limpio, pudiendo bajar por donde más se nos apetezca.



Una gozada el descenso por este hayedo, con algunos ejemplares realmente preciosos.



Por fin alcanzamos el río, con una zona con mucho barro y poco después desembocamos en el puente de El Pontón (900 m), por el que cruzamos el río Lindes.


Desde aquí ya solo nos queda remontar un pequeño repecho hasta alcanzar la cota del pueblo.


Por fin ya, salimos entre las fincas que preceden a Lindes, desde las que podemos echar un vistazo hacia delante, con las casas ya a la vista y la Sierra del Aramo como telón de fondo, ...


... y otra hacia atrás, hacia los hayedos recorridos, con la Carba Valseco cerrando el valle.


Por fin llegamos a Lindes, donde nos adecentamos un poco y a falta de bar en Cortes, que estaba cerrado por jubilación, nos acercamos a Santa Marina a tomarnos una merecida cerveza y para casa. Os dejo el track.



Un saludo
Cienfuegos