miércoles, 25 de febrero de 2015

Ruta del Valle de Ponga

24/01/2015
Concejo de Ponga (Asturias)

La visita de Carlos a Asturias fue la disculpa perfecta para reunirnos un buen grupo de amigos y preparar ruta, en esta ocasión por Ponga. La idea original era una raquetada por la zona del Recuencu, pero el día elegido no estaba para muchas alegrías, la verdad. Así que cambio de planes a última hora y no necesariamente para peor, ya que nos permitiría a muchos descubrir una de esas rutas que de otra forma no solemos recorrer, obsesionados casi siempre con las cumbres y las zonas altas de los valles.

lunes, 16 de febrero de 2015

Raqueteando por Lago Valle

Caminando sobre las aguas

27/01/2015
Concejo de Somiendo (Asturias)

La ruta al Lago Valle, es de sobra conocida, ya que sin duda es uno de los PRs más conocidos y recorridos de Asturias, así que no voy aquí a descubrir nada a nadie. Sin embargo, esta vez ibamos a aderezarla con un ingrediente que la convertiría en una experiencia única, la de intentar cruzar el lago de parte a parte. Y no a nado precisamente. Eso si que era nuevo para casi todos. No es de extrañar que a la propuesta de Victor, nos uniéramos un buen grupo de amigos.

domingo, 1 de febrero de 2015

Peña Vigueras desde Alesga

10/01/2015
Concejo de Teverga (Asturias)

La ascensión más cómoda a la modesta, pero vistosa cumbre de Peña Vigueras es, sin duda, desde el pueblo de La Focella o La Foceicha. La más habitual posiblemente sea desde Cueva Huerta, siguiendo el PR.AS-156 Ruta a la Braña de las Navariegas. Sin embargo, a mi no se me apetecía ni la una ni la otra. Retorcido que es uno, que se le va a hacer. Yo saldría desde el pueblo de Alesga, más lejos y desde luego más bajo, pero eso me permitiría conocer el último tramo que se ha habilitado hace una temporada de la Senda del Oso, aprovechando el recorrido del viejo Camino Real de Teverga, ascender a Peña Vigueras y regresar siguiendo el PR.AS-271 Ruta del Castillo Medieval de Alesga. Y si todo iba bien, me daría tiempo a hacerlo en una mañana, volviendo a tiempo para comer en casa, por lo que tocaba madrugar. De hecho madrugué tanto que paré a tomar un café en La Plaza a esperar que amaneciera del todo.