domingo, 27 de marzo de 2011

Peña los Foyos desde Sevares

22/03/2011
Concejo de Piloña (Asturias)

La primavera acababa de entrar y había que estrenarla. Para ello decidí arrimar a conocer un poco más el valle del río Color. Todos esos valles de la zona de Piloña/Parres, me llaman la atención, el río Valle, el Pequeño, el Color, el Tendi o el Mampodre, ofrecen muchas posibilidades y en cambio son muy poco visitados. Apenas si hay información sobre ellos ni en la red ni en cuanta bibliografía he podido consultar. No todos los valles tienen paso fácil por su fondo o los caminos se encuentran prácticamente perdidos. Hoy visitaría el valle del río Color, con ascensión a la Peña los Foyos.

domingo, 13 de marzo de 2011

PR.AS-121 Sierra del Crespon

05/03/2011
Sierra del Crespón. P.N. de Redes
Concejo de Sobrescobio (Asturias)

En principio este sábado no tocaba salir, pero al final pude escaparme unas horas por la mañana, lo justo para volver a comer a Oviedo. De manera que pensando en algo corto y no excesivamente lejos para aprovechar la mañana, me acordé del PR.AS- 121 correspondiente a la Ruta de la Sierra del Crespón que tenía mirada y desde hacía bastante, a la que podría añadirle la cumbre del Fueyu o Argañosu, así que madrugué y para el Parque Natural de Redes bien temprano.

martes, 1 de marzo de 2011

PR.AS-212 De Sellaño al Collado Semeldón

T.M. de Ponga (Asturias)
30/01/2011

Hace unos días contaba aquí el paseo que nos habíamos dado para conocer el Beyu Pen. Pues tal y como comentaba entonces, después de recorrer el beyu aún tuvimos tiempo de realizar otra corta excursión, recorriendo el PR.AS-212 al collado Semeldón, para lo que nos arrimamos hasta el pueblo de Sellaño de donde parte la ruta.

Si bien para el paseo por el Beyu Pen el tiempo nos había respetado, para el del collado Semeldón nos llovió todo el rato, lo que no ayudó ni a disfrutar de la ruta ni a sacar fotografías.

Distancia: 8,5 Km
Desnivel: 220 m
Tiempos: 3 horas


La ruta arranca del mismo pueblo de Sellaño, casi en el cruce de la carretera de Beleño, con la de la collada Moandi y se trata de recorrer la zona baja del valle del río Semeldón aprovechando la inverosímil traza de un antiguo tren maderero, aunque la verdad es que el día no estaba para nada.



Lo de inverosímil lo digo porque a cualquiera que se acerque allí le parecerá prácticamente imposible que por aquel valle discurriera en tiempos un tren. Lo angosto del valle, lo inaccesible de sus laderas, el aislamiento en suma, de toda aquella zona, de la que da fe el hecho de que el único pueblo existente en todo el valle de Semeldón, es el abandonado núcleo de Vallemoru. Ni una sola carretera lo cruza y la única pista existente se ha abierto hace bien poco para permitir el acceso de todoterrenos, que no de turismos, a Vallemoru desde Taranes.

Ya conocíamos la zona media del valle de acercarnos a Vallemoru y la zona alta de las visitas al hayedo de Purupintu y de atravesar la foz de Saholla, pero personalmente tenía muchas ganas de conocer también la zona baja.


El primer tramo desde que se sale de Sellaño es cómodo. Una buena caleya, ancha y sin apenas desnivel nos conduce a un primer puente de madera que salva un afluente del Semeldón. Conocedores de la historia del valle apreciamos en el camino la traza del ferrocarril.


Más arriba alcanzamos un segundo puente, es el Puente Cureñu, bastante rústico y junto a un abandonado molino, que nos conduce a la margen derecha. A ratos la traza del tren se pierde, pero aún se conservan buenos tramos rectos y nivelados, cómodos de andar.







Un tercer puente, el puente la Sota del Cándanu, nos devuelve a la margen izquierda. Aquí el trayecto gana en espectacularidad. El trazado del ferrocarril discurre excavado literalmente en la roca durante gran parte del mismo.






Sin embargo poco más allá todo rastro de la posible existencia de un tren en otros tiempos desaparece. Sin duda la furia del río ha arrasado con cuantas obras, cimentaciones, excavaciones, puentes y demás se hubieran podido construir.

Atrás hemos dejado un cartel que indica "Ruta Peligrosa". No es para tanto, pero si que es cierto que desde aquí el sendero se vuelve más abrupto, debiendo poner un poco de atención en algún que otro punto. Lo mojado del terreno no ayuda demasiado y hay que tener cuidado no nos vayamos a mojar más de la cuenta.





Por fin se alcanza un último puente, este curiosamente y pese a ser el último, mucho mejor conservado, de hecho no tiene nada que ver con los dos anteriores.


Nada más cruzarlo la senda empieza a ganar altura por el valle de El Inobio dirigiéndose hacia el collado Semeldón. Otra ruta continuaría junto al río aguas arriba, pero en un día como hoy no parece apropiado seguirla.



Por fin alcanzamos el collado Semeldón con una solitaria y arruinada cabaña y donde hay una ligerísima capa de nieve. Abajo se ve la vega Semeldón con restos de las instalaciones de la industria que durante años sacaba madera del monte La Llambria bajándolos con un cable hasta Semeldón. Desde allí el tren los conducía a Sellaño donde se localizaba la serrería. Hoy parece increíble que una industria así hubiera podido existir en este lugar.





El día no dio para más. El tiempo no animaba a quedarse en el collado más de lo necesario y la comida en Sellaño nos esperaba, así que volvimos por el mismo lugar, aunque habrá que pensar en volver a dejarse caer por este valle con más y mejor tiempo.

Un saludo
Cienfuegos