martes, 16 de mayo de 2006

Peña Salón y Senda del Cartero

(Publicado en el grupo de noticias es.rec.deportes.aventura en 2003)
Cordal del Ponga
Concejo de Ponga (Asturias)

Pues siguiendo con mi particular visita a la selección de las 100 montañas más guapas de Asturias, este fin de semana escogimos Peña Salón. La previsión del tiempo era muy buena.

Peña Salón tiene 1.244 m de altura y salimos del Desfiladero de los Beyos en el río Sella a unos 250 m, así que el desnivel fue de unos 1.000 m. Acompañé a cinco amigos del Grupo de Montaña Andecha de Oviedo y nos movimos hasta allí en dos coches.



Dejamos un coche en Puente Vidosa y EL otro en Puente Agüera, ambos en el Desfiladero de los Beyos en el río Sella. Desde Puente Vidosa - en realidad unos cientos de metros más arriba - arranca el Camino Degüerra, también llamado Senda del Cartero, que era el camino que el cartero, y le resto de vecinos, debía recorrer para llegar a alguno de los pueblos beyuscos.

La senda sube retorciendose por una inclinada canal, ganando metros rápidamente para, tras cruzar un pedrero hacia su izquiera, salirse de ella tras ganar una tajadura en un crestón gracias a unas armaduras de piedra. Desde allí continua subiendo por una amplia ladera hasta que de repente y sin previo aviso da vista al pequeño valluco donde se asienta el púeblo de Biamón, hoy ya desahitado, pero donde pudimos charlar animadamente con uno de sus últimos vecinos, que vivió durante 73 años en él y que además resultó ser cuñado del último cartero que utilizó la senda. Desde hace ocho años, este hombre vive en Gijón y solo va a pasar pequeñas temporadas. Allí sentado a la sombra de su casa nos llegó incluso a cantar una canción que en tono jocoso, hace un repaso por todos los puebos y majadas de los Beyos.

Desde Biamón, el camino es más tranquilo, hoy existe una cómoda pista que permite a tractores y todoterrenos llegar al pueblo desde el de Casielles, a donde llegamos nosotros tras un pequeño paseo. En realidad se llega a la iglesia de Casielles, situada estratégicamente en una collada en lo más alto del pueblo. Desde allí se puede bajar por una carretera con ¡¡22 revueltas!! hasta salir a la cartretera que llega de Viboli y baja a Puente Agüera, nuestro destino. Sin embargo nosotros aún teniamos que ascender a Peña Salón.

Desde la iglesia tomamos un camino que no tiene pérdida ya que solo se ha de seguir una linea de corriente (no una de alta tensión) que sube perpendicular al campanario de la iglesia. Una estrecha senda se eleva por duros repechos desde allí para entrar en un valle que por cómodos y amplios zigzags nos conduce a una horcadina, muy estrecha, que divide Peña Salón de la Peña Vibolines y que ya da vista a la zona de Víboli y de Viego. La llegada a dicha horcada es espectacular, pues de repente aparece ante nosotros el Tiatordos en todo su esplendor, con el cucharón perfectamente visible. La cumbre queda a pocó más de 10 minutos a la derecha de la horcada. Si bien la llegada a la antecumbre no anticipa una cima memorable, lo cierto es que la cumbre se alarga hacia el oeste acabando en un cortado de los de "a pico" que cae sobre la collada de Baseñu, que divide los valles de Víboli y Viego, con "juracao" incluido. La vista es simplemente maravillosa.

En principio y dado que la previsión del tiempo era muy buena, yo habria preferido subir algún pico más alto para conseguir unas vistas mejores, pero lo cierto es que la modesta altitud de Peña Salón no tiene nada que envidiar a hermanos mayores. Al oeste se ve completo todo el cordal del Ponga, desde Ten y Pileñes al Collau Zorru y el Rasu. Al este el Frailón, Canillín y Valdepino, detrás Peña Beza y Cabroneru y más atras, desde Ordiales y el Cotalba, todo el macizo del Cornión, con Peña Santa y la Torrezuela. Justo debajo nuestro están les Bedules y todo el bosque de la cabecera del valle de Viboli que sube hacia Granceno, tras el que se divisa la parte alta del Bosque de Peloño. Fotos de rigor y para abajo, hacia la horcadina, de la que el camino sale gracias a unas armaduras que sin duda permitieron en su día que el camino fuera apto, no para carros, pero si para patines, esos carros, con una especie de esquies que hasta no hace tanto era relativamente facil de ver.

El camino desciende hacia la collada Baseñu, pero nosotros nos dejamos caer hacia la izquierda bien pegados a la peña, para intentar coger la Senda de les Vibolines. A mitad de descenso, se aprecia en el roquedo de la izquierda un enorme agujero, similar al que existe en Peña Mea, aunque más pequeño. Finalmente no encontramos la Senda de les Vibolines y terminamos por descender al pueblo, donde nos comunicaron que, como es lógico, la Senda de las Vibolinas sale del propio pueblo y no más arriba, ya que era el camino que se utilizaba para comunicar Víboli con Casielles salvando el Desfiladero de los Andamios. La mala suerte fue que se nos había hecho tarde ya que un compañero se había encontrado mal ya en la subida de la Senda del Cartero y de mala manera nos acompañó hasta la iglesia de Casielles, donde lo dejamos para que bajara por carretera hacia Puente Agüera. No nos queremos entretener más pues aún nos quedaban 4 km por carretera hasta allí. Eso sí, la carretera no se hace para nada pesada ya que atraviesa el Desfiladero de los Andamios, tan estrecho que en algunos sitios se podría saltar desde la carretera hasta la otra margen, y con vista a las cascadas Verde y Roja, aunque el sol ya no daba en ellas y les restaba espectacularidad. Llegamos a Puente Agüera aproximadamente cinco horas despues de salir de Puente Vidosa, donde nuestro amigo nos esperaba un poco más recuperado.

Un saludo
Cienfuegos

NOTA: En 2013 repetí la cumbre de Peña Salón, subiendo también por la Senda del Cartero y luego por el espectacular Paso del Toyu. El descenso lo hicimos, esta vez si, por la Senda Les Vibolines. Teneis la descipción de la ruta AQUI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario