domingo, 23 de enero de 2011

Libro Recomendado: Hacia rutas salvajes

Hacia rutas salvajes
Jon Krakauer

Ya cuando vi en 2007 la estupenda película de Sean Penn (Into the wild) me enganchó la historia. De aquella decidí dejar pasar un tiempo antes de leer el libro para no tener tan reciente la película. El tiempo fueron...unos tres años. Pero por fin lo he leido.

El libro es un tanto irregular ya que alterna la propia historia de Chris McCandless, con la de otros “iluminados” o “aventureros” según los valoremos cuyas historias y trágicos finales se asemejan a la de Chris. Tambien el autor del libro Jon Krakauer incorpora vivencias personales al libro. De ahí lo irregular del resultado.




La historia de Chris está bien contada, empezando casi por el final. Ante lo conocido del desenlace, no hay lugar a jugar con la intriga. La historias de Everett Ruess en la Garganta de Davis, aún siendo entretenida, ralentiza la narración de la historia principal, es decir, la de Chris; y las vivencias de Jon Krakauer durante su intento de escalada al Pulgar del Diablo en Alaska, rechinan un tanto y pegarían más en otro tipo de libro. De todas formas empiezo a pensar que es un mal habitual en las narraciones de Jon, el pecar de egocentrismo y contar “su” historia en vez de la que se supone que pretende contar. Con todo las peripecias del joven Chris son tales que todo se perdona y el libro engancha.


Para quien no lo sepa, la historia es la de un joven universitario de clase alta que tras graduarse hace las maletas, coge su viejo coche y tras donar todos sus ahorros a OXFAM America desaparece sin dejar rastro.



Durante casi dos años vagó por la mitad de Estados Unidos, se cambió de nombre, vivió como un vagabundo, trabajó ocasionalmente en una plantación de cereal o en una hamburguesería, pero también descendió el río Colorado hasta el Golfo de California, recorrió el desierto de Anza-Borrego y sobre todo dejó una honda impresión en todos cuantos conoció en esos meses.


Por fin en abril de 1992 se dirigió en autostop a Alaska, regaló su dinero a la última persona que lo vio y se internó solo y con poco e inadecuado material en los bosques del norte del monte McKinley, en Alaska. Dispuesto a vivir “de lo que encontrara en el bosque” durante el verano.

Cuatro meses más tarde unos cazadores encontraron su cadáver en el interior de un antiguo autobús abandonado en mitad del bosque y que en la temporada de caza se utilizaba como refugio.


Alex Supertramp, o lo que es lo mismo, Chris McCandless había muerto de hambre al no poder cazar ni salir del autobús, seguramente debilitado al intoxicarse con alguna planta que había comido, tras haber intentado infructuosamente cruzar el río Teklanika, crecido durante el deshielo de verano, el mismo que a principios de primavera y todavía casi helado le había permitido dejar atrás la sociedad hipócrita y derrochadora que tanto aborrecía, e internarse en la soledad que tanto había anhelado y buscado.

Entretenido libro, y por supuesto, si no habeis visto la película, tambien resulta muy recomendable.



Un saludo
Cienfuegos

7 comentarios:

  1. Que historia!!!, no he visto la película, ni he leído el libro, pero ya tengo una excusa para comprarlo... bufff, una buenísima recomendación. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues precisamente me habían recomendado la película hace unos dias, así que la veré, que ya me he hecho con ella.
    Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  3. ¿La Película? ¡¡¡brutal!!!... buenísima recomendación de mi amigo Villegas hace un año... seguro que la veré alguna vez más... ¿el libro?, creo que con lo que has contado del Krakauer y lo poco que leo últimamente, creo que lo dejaré en la lista de "pendientes", je, je, je... Muchas Gracias por la recomendación!!!... Saludos Esgalleros!!!...

    ResponderEliminar
  4. Bueno chicos, pues os sigo... y yo también voy a verla¡¡¡
    Un saludo¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Yo hice al verrés.
    Primero leí el libro, lo cuál me invitó a ver la peli y, el otro día, me copmpré la banda sonora, de Eddie Vedder. Grande.
    A mí personalmente, lo "irregular" del relato tampoco me importó demasiado, porque la historia me encganchó tanto que hasta me hizo replantearme un poco aquello de: "¿qué estoy haciendo con mi vida si lo que realmente me gusta es andar por el monte?".
    Pero nada, sólo me duró hasta que llegó otra letra de la hipoteca... en fin...

    ResponderEliminar
  6. Tratare de conseguir el libro o la peli,gracias Cienfuegos

    ResponderEliminar
  7. Hacía rutas salvajes...si nos lo recomiendas tú... hay que caleyar para conseguirlo...sea como sea jajaja. Y ver la peli también.

    Abrazotedecisivo desde la lucha...vamos también hacía rutas salvajes...o ya...ni sabemos muy bien hacía donde vamos.

    ResponderEliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.