sábado, 14 de mayo de 2011

Nacimiento del río Cabra

28/04/2011
Concejo de Llanes (Asturias)

Ya conocía varios casos en el oriente de Asturias de ríos que literalmente nacen de una cueva. Sin ir más lejos hace solo unas semanas visité el Oyu la Madre, el nacimiento del río Casaño. Otros casos serían el Purón, el Guadamía o Aguamía, el Güeña, ... , pero hasta hace bien poco no sabía de este otro caso: el del río Cabra.

No me atrevería a calificarlo de ruta montañera. A lo sumo, de paseo. De hecho, de corto paseo. Ideal para abrir las ganas de comer antes de visitar algún restaurante de la zona ya que el descenso hasta el nacimiento no llegará a los 15 o 20 minutos. Otra cosa bien distinta será el tiempo que deseemos quedarnos alli abajo. Para eso podríamos necesitar horas.
 

Para visitarlo tendremos que arrimar hasta el pueblo de La Borbolla, en la sierra plana del mismo nombre, a los pies del Cuera y sobre las playas del oriente de Llanes y occidente de Ribadedeva.

Una vez en el pueblo tenemos que subir a las casas de El Collado, las que se ven a la derecha desde la entrada a éste.

Junto a las últimas casas se ve un pequeño poste que nos indica el camino a tomar. Cuando yo arrimé hasta aquí se estaban poniendo bases de hormigón que tienen toda la pinta de que vayan a sujetar nuevos postes indicadores. Y es que de momento la ruta no está apenas balizada ni publicitada y sabiendo ahora lo guapa que es, no es de extrañar que se la quiera rentabilizar.

Un ancho y buen camino empieza a perder altura buscando el río, por medio de un bosque mixto, con buenos ejemplares de castaños, entremezclados con restos de eucaliptos de repoblación.


Nada más alcanzar el río vemos el primero de los molinos. Perfectamente restaurado. Y en un sitio realmente guapo.

Por detrás del molino continua una estrecha senda junto al río que alcanza el azud de derivación del molino y poco después un segundo molino, este en ruinas.





Un puente nos lleva a la margen derecha y un poco más arriba vemos el tercer molino, también en ruinas.






Justo detrás del molino alcanzamos el verdadero nacimiento del río Cabra. Literalmente sale de una cueva. Una cueva de buen tamaño que parece haber sido recorrida por espeleólogos, a juzgar por la placa que allí hay y que en recuerdo de un compañero del Grupo Esperteyu, nos ofrece una buena reflexión “No os tomeis la vida demasiado en serio, de todas maneras no saldreis vivos de ella”.




El sitio es realmente precioso. La pena es que el día en que yo lo visité no salía demasiada agua. Os pongo dos pares de fotografías unas mias y otras tomadas en febrero por Alberto, quien me descubrió el sitio, en los mismos lugares, para que podáis haceros una idea de la diferencia de caudal que puede llevar la surgencia.





Aguas abajo de los tres molinos que visité se puede continuar junto al río visitando hasta otros siete molinos más hasta alcanzar la desembocadura del río Cabra en la playa de La Franca. Sin duda tendré que volver a hacer el recorrido completo del río. De momento os dejo el enlace a un video que he encontrado donde se ve la ruta completa.


Un saludo
Cienfuegos

14 comentarios:

  1. En muy pocas ocasiones, puede decir que he estado en alguna de las rutas que nos describes pero en este caso si que he tenido la oportunidad de disfrutar de este maravilloso entorno. Una delicia en esta época, además con fotos espléndidas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Un recorrido sencillo y corto pero muy guapo e interesante. Lástima que los molinos se vayan perdiendo poco a poco, ellos que fueron centro de la vida de los pueblos. Si sus paredes hablaran.......!!!!.
    Como bien dices, tras el paseo a disfrutar de la rica y variada gastronomía de la zona en alguno de los múltiples establecimientos. ¿Se puede pedir mas y mejor?.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Precioso sitio Cienfuegos que nos muestras hoy. Tienes razon,¿cuantos sitios hermosos nos quedan por conocer?. Yo creo que por suerte muchisimos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me quedo con una de las frases del principio: "por mucho que caleyemos, nunca acabaremos de conocerlo todo". Y que así sea, y que en cada camino descubramos algo nuevo!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Cienfuegos, una vez más me sorprendes con un recorrido y una zona que desconocía. Precioso de veras, me gustaría conocerlo aunque veo que lo mejor sería hacerlo despues de unas buenas lluvias o deshielo. Saludos y gracias

    ResponderEliminar
  6. Muy buenas Cienfuegos, no conozco esa zona y tiene muy buena pinta, como todos los cursos de esos rios, el verde es el dominante. Asturias tiene rincones que son una auténtica pasada y nos queda un mucho por conocer. Como siempre buenas fotos y un buen reportaje. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. A juzgar por las imágenes, quince minutos que valen más que horas en otras ocasiones.

    Sin duda que habrá que ir en un futuro a disfrutar de ello.

    Enhorabuena por el post

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la naturaleza, tus fotos de maravilla y aunque dices no habia mucha agua se ve que fue una aventura maravillosa pues el molino y el camino son hermosos!!
    besos,

    ResponderEliminar
  9. Precioso el vídeo¡¡ Me encanta¡¡
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Cienfuegos, es de agradecer que nos descubras estos preciosos parajes que, aunque no tengan un largo recorrido, no por ello resultan menos gratificantes. El reportaje es precioso, a buen seguro que un día nos escaparemos a la zona para conocerlo.
    P.D.: El día que fuiste al Hoyu La Madre, no coincidimos de pura casualidad pues nosotros también volvimos ese día ¡¡y ya es la 4ª!!
    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  11. Sea ruta o paseo, es un lugar precioso! Como dices, aunque el camino sea corto, por las imágenes, merece la pena quedarse allí una horas disfrutando de ese maravilloso paraje.

    ResponderEliminar
  12. Pues será un paseo como dices pero el lugar es una preciosidad, tampoco es necesario hacer grandes rutas para acceder a "grandes lugares", o simplemente maravillosos.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  13. Las bases de hormigón que viste supongo que eran las de la señalización de La Ruta de Los Colores (inaugurada este año) Sale de Tresgrandas y pasa por Santa eulalia de Carranzo y la borbolla, y por el nacimiento del río cabra. Sus señales sirven tanto para la ruta como para no perderse si se va solo dese la borbolla al nacimiento del río, aunque la verdad que se llega facilmente.


    Buen post y buen blog.

    ResponderEliminar
  14. Marina, gracias por la aclaración. Así que La Ruta de los Colores. Bonito nombre. No sabía de ella, pero está bien saberlo que por la zona voy a menudo. Gracias por pasarte por aqui

    ResponderEliminar