sábado, 16 de junio de 2012

Cascadas de Friera

03/06/2012
Concejo de Illas (Asturias)

Nuevo paseo con la peque. En esta ocasión por una zona, en principio, poco montañera, como es el concejo de Illas para realizar una ruta en la que visitaríamos una pequeña cascada. Las cascadas de Friera yo ya las conocía, aunque sin hacer el circuito completo, pero cuando me enteré de que además de una ruta sencilla y cómoda, contaba con dos puntos de geocaching, decidí que era perfecta para llevar a Olaya a la búsqueda de los tesoros.



Inicio/Fin: Callezuela
Distancia: unos 5 Km
Desnivel: apenas 150 m
Tiempos: unas 2 horas
Observaciones: las pistas para la localización de los cachés de la ruta los teneis en la página de Geocaching



La ruta parte del núcleo de Callezuela, capital de Illas. Allí junto a la iglesia dejamos el coche y tomamos por el camino Sollovio, que pasando frente al bar "La Tenada" (por cierto, imprescindible arrimarse a comer aqui un día, casi mejor entre semana ya que el menú es "el de todos los días" y hay muchísima menos gente, aunque si está lleno, en el oro bar del pueblo, "El Chigre", diria que se come casi que igual de bien), empieza a perder altura hacia la piscina.



Bordeamos la pequeña área recreativa de Sollovio con piscina y chiringuito y pasamos junto a un molino ubicado junto al arroyo Faxeras. El molino está muy arreglado, de hecho incluso circula agua por su canal.


Desde este punto el camino comienza a tomar altura poco a poco, mientras Callezuela va quedando atrás.


La ruta está perfectamente balizada gracias al desinteresado trabajo de los amigos de ADN Astur.


Continuamos ascendiendo hacia el collado que cierra el pequeño valle por el que vamos, adentrándonos en el tupido bosque de Estrada, mitad autóctono con robles y castaños, principalmente y mitad alóctono, con "ocalitos" de repoblación. La plaga de esta parte de Asturias.



Al fondo ya se intuye el collado del Cerrón. Olaya tenía prisa por llegar.


Alcanzamos el collado del Cerrón, máxima altitud de la ruta, que ahora han pelado a medias, talando los correspondientes ocalitos. Un vistazo atrás nos permite divisar la cercana Sierra de la Degollada con sus molinos de viento. A la salida del collado buscamos, buscamos y damos con el primer caché. La caja está rota y el agua a mojado la libreta de registro, pero da igual. Olaya no se lo pude creer: "está lleno de tesoros". Escogemos uno y dejamos otro, tras firmar mejor o peor en la empapada libreta.


Descendemos por el lado contrario del collado a aquel por el que hemos llegado, dando vista a la redondeada Sierra de Bufarán, con la cumbre del Bufarán o Friera, equivocada y comúnmente llamada Gorfolí, ya que el verdadero Gorfolí, más bajo, quedaría detrás de esta, ya totalmente en tierras del municipio de Llanera.


Seguimos bajando y alcanzamos el arroyo Valbona, el mismo que forma las cascadas de Friera que iremos a ver a continuación. Parece bastante menguado de agua. Una pena. La última vez que estuve aqui llevaba mucha más agua. Las cascadas no estarán tan guapas.


Desde el cruce del arroyo solo queda bajar unos metros hasta la zona conocida como la Pinguera de Abajo, y fijarse bien en la señalización para no saltarnos el cruce que permite visitar las cascadas.



Primero nos asomamos desde arriba. Bueno, no es que lleven mucha agua, pero tampoco está mal. Se trata de dos pequeñas cascadas consecutivas con una poza intermedia. No son demasiado espectaculares, pero el rincón resulta muy atractivo, incluso sorprendente diría yo, en mitad del precioso bosque de Los Cantarinos que, como una isla, aguanta en medio del "ocalital".


Las cascadas de Friera parecen llamarse en realidad, El Cayu la Guelta o Gualta, según nos cuenta el montañero y escritor Victor Villar Pis, y salvan en total unos 10 o 12 m de altura.


El descenso hasta el pie de la cascada no es para nada sencillo. Hay que bajar por la ladera, unos 15 metros, con una inclinadísma pendiente, que además suele estar húmeda, con lo que resbala aún más. Los amigos de ADN Astur han colocado una cuerda, pero en esta ocasión, se ha roto en su enganche inferior y aunque ayuda, tenemos que hacer el descenso con sumo cuidado.




El arroyo baja allí sumamanete encajonado y el rincón es guapo a rabiar. Escondido en algún punto de la base de la cascada localizamos el segundo caché. En esta ocasión la caja está perfectamente sellada y el tesoro está a salvo. De nuevo los nervios y la incertidumbre de Olaya para decidir qué nos llevamos y qué dejamos. Por fin escogemos una cosa y dejamos otra. Firmamos en el libro y para arriba.


Regresamos al camino y lo seguimos hasta salir del bosque a una zona de prados. Si damos vista atrás veremos la biesca en la que se esconde la cascada.


Y hacia el noroeste podremos disfrutar de una buena vista sobre gran parte del pequeño, pequeñísmo en realidad, concejo de Illas.



El camino muere a la entrada del pueblo de Friera, en el lugar llamado Piñeu de Valbona. Aqui salimos a la estrecha carretera por la que tendremos que bajar hasta el cruce de El Xusto, con la carretera AS-321.


Olaya, feliz con sus dos nuevos tesoros iba corriendo delante, buscando las marcas de pintura blanca y amarilla de la ruta y avisándome que seguíamos por el buen camino, no siendo que nos perdieramos justo al final.


Ya por la carretera autonómica bajamos hasta el pueblo de La Barrera, dando vista al Palacio de los Bárcena.


Un último repecho y entramos de nuevo en Callezuela, a reventar de gente a aquellas horas. Sin duda complicado conseguir mesa para comer o incluso tomarse un vermú.


Era una hora prudente, así que rapidito para casa, ducha y a salir a tomar algo antes de comer. Os dejo el track.



Un saludo
Cienfuegos

13 comentarios:

  1. Esta la considero mas asequible Cienfuegos... vaya que hasta me atrevería. Seguro que Olaya anda mas en forma que yo...

    Siempre veo estas rutas me las apunto, pero para el otoño. En primavera-verano pierden atractivo fotografico, al menos en mi opinion.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bucólico paraje. Da gusto ver a los mas peques disfrutando del entorno natural. Por cierto la cascada, bellísima. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Olaya ya es toda una montañera, dentro de poco te llevará con la lengua fuera y sin necesidad de geocaching... preciosas las fotos.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Como bien dices, no es que sean en si muy espectaculares, pero ver ese precioso rincón de bosque autóctono entre tantas hectareas de feo "ocalito" pues parez que lo hace más guapo aún. Muy prestoso eso del geocaching sobre todo para enganchar a los "guajes" a que vengan de monte con nosotros. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Buena forma de aprovechar el poco tiempo por el que últimamente andas por la "tierrina". Guapa ruta que bien sirve para fomentar la afición de los mas peques y tal vez tb el gastronómico de todos. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Que tendrán las cascadas que nos encantan!!!

    ResponderEliminar
  7. Excelente ruta para un ratín de esos que no sabes que hacer. Muy buenas fotos y un buen reportaje. Un enorme saludo Javí.

    ResponderEliminar
  8. Un paraje bonito, cercano, bucólico, perfecto para pasear, y para que los niños se vayan familiarizando con la naturaleza.
    Aunque, como te han comentado, si a la niña le entra el veneno de la montaña, pronto te llevará con la lengua fuera!!, jajaja.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Un bonito paseo para fomentar la afición a la montaña y a la naturaleza. Por la zona de La Degollada algo de geocaching hay también creo...para futuras incursiones. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Joretro, esta es un paseo y si solo entras a ver las cascadas desde el pueblo de Friera, casi, casi ni eso :o). En otoño el bosque estará sin duda más guapo, pero asegúrate de que la cascada va a tener agua. Ya ves que es pequeña y en verano pierde mucho.

    Javier, pues si, a los peques hay que sacarlos de vez en cuando. La cascada es pequeña, pero el lugar es precioso.

    Sarita, pues esperemos que a Olaya le tire la afición y llegue a llevarme con la lengua fuera. De momento vamso poco a poco.

    Jonatan, la verdad es que es un rincón precioso en un sitio que no te esperas. Lo del geocaching lo mismo va a darme mucho juego. Ya veremos.

    Jose, menos mal que ya he terminado con mis viajes y volveré a tener más tiempo libre. Mientras tanto había que quitarse el mono con lo que fuera.

    Jose Luis, pues no se, no se, pero por lo menos a mi me tiran muchísimo, ja, ja, ja

    Carlos, pues tienes toda la razón, Ahí está a poco más de media hora de casa.

    Valentín, pues que más quisiera yo que la cría le entrara mi mismo veneno. Por mi encantado, aunque no se, no se, .... ya veremos.

    D.Nieto, a la zona de la Degollada tengo que ir por ver los restos del Frente del Nalón de la Guerra Civil. Ya veremos.

    Un saludo a todos y grcias por los comentarios.

    ResponderEliminar
  11. Ostras Cienfuegos...
    Todo un descubrimiento... ya se donde llevar a la parienta... que no le gusta demasiado los desniveles pero le encanta patear y sobre todo el agua y las cascadas... Ya tengo una excusa para llevarla por Asturias...
    Un saludo y hasta la próxima actividad.

    ResponderEliminar
  12. Otra joya que descubrimos gracias a ti ;)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Gordonés, no es una ruta especialmente llamativa, pero para los de casa, si que es una pequeña joya quenos queda muy a mano.

    Daniel, ya ves que hay rincones guapos a montones. Solo hay que buscarlos.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.