domingo, 25 de noviembre de 2012

Goladas o Chao do Rozo por la braña Saladín

O como comerse un frente frío enterito.

03/11/2012
Sierras de Seroiro y Valvaler
Concejos de Cangas del Narcea e Ibias (Asturias)
Parque Natural de Fuentes del Narcea

La previsión de tiempo no era buena y aunque conscientes de ello, nos autoconvencimos de que el frente pasaría rápido y que, puesto que daban comenzando a abrir claros a medio día, lo haría antes por el oeste, de manera que nos fuimos al oeste. Muy al oeste. Hasta Ibias ni más ni menos. Cuando llegamos a Cangas del Narcea la carretera estaba seca. Lo que creimos eran buenas noticias no lo eran tanto. En frente aún ni había llegado. De hecho lo hizo en el preciso instante en que aparcábamos a unos 3 Km del alto del Puerto del Pozo de las Mujeres Muertas y dejaría de llover mientras intentábamos calentar nuestros empapados cuerpos con un café en La Riela/La Regla de Perandones. Lo que hubo entre esos dos instantes puede resumirse con una simple palabra: lluvia.

Distancia: 17 Km
Desnivel máximo:  730 m
Desnivel acumulado: 820 m
Tiempos: 5 horas, 40 minutos


Llevaba tiempo queriendo acercarme hasta esta parte de Asturias. Algo conocía ya del valle del río Del Coto y me había gustado, así que ya hacía tiempo que tenía mirada esta ruta, para visitar un par de brañas sobre las que había leido y coronar la cima que cierra el valle y que sirve de límite entre los concejos de Cangas del Narcea e Ibias. Para ello dejamos el coche unos 3 Km por debajo del alto del puerto del Pozo de las Mujeres Muertas, y unos metros por encima del llamado Puente Regalado. Allí una pista pierde altura hacia la izquierda, buscando el fondo del valle.


Unos cientos de metros más allá un puente nos llevará a la margen derecha.


Durante un corto tramo la pista discurre junto a prados para internarse después en una zona de bosque, principalmente de roble.



Llegamos al primer punto de vadeo del río Del Coto, en el Vachín, donde el camino gira para dirigirse al sur. La lluvia que cae ha hecho crecer el río y no nos lo pondrá fácil, pero cruzamos a la margen izquierda.


El camino gana algo de pendiente y cruza varios canchales o "l.leirones", como se les suele llamar por esta zona.


Poco después pasaremos junto a un par de cabañas, en La Bachota.




Alcanzamos así el segundo punto de vadeo del río. Es aún más complicado que el primero, pero a estas alturas la mojadura ya es de las gordas y no nos lo pensamos demasiado.


A pesar del agua que está cayendo disfrutamos de los rincones que ofrece el bosque.


Desde el segundo vadeo, el camino empieza a ganar altura rápidamente sobre el fondo del valle, lo que en ocasiones nos permite vislumbrar el fondo del mismo, cubierto en su zona alta por la niebla.



A falta de mejores vistas, nos entretenemos con fotografíar setas. El camino está plagado de ellas y las hay de todo tipo. La única pega es que la lluvia no permite grandes alardes con la cámara.




Llegamos así a un cruce en el que tomamos a la derecha y tras un último repecho salimos a la preciosa braña Saladín.



La braña, que me había llamado la atención al leer sobre ella en el libro de "32 razones para ir al monte con niños", es efectivamente preciosa. Se asienta en una airosa collada con vistas sobre el Pico Folgueira y cuenta con un buen número de cabañas que aguantan aún en buen estado de conservación. Los tejados son todos de "lousados" y alguna de las cabañas presenta incluso dos alturas.




Por desgracia la lluvia, siempre persistente, no nos deja gozar en exceso del lugar. Por detrás de las cabañas más altas sale un estrecho sendero por el que tomamos.




Tras superar un par de fincas, llegamos a un cruce en el que a pocos metros el sendero principal por el que íbamos, cruza un arroyo. Debemos tomar el que sube hacia la derecha unos metros antes de este. Se trata de un estrecho sendero que se interna en un precioso bosque.




Sin duda el tramo más guapo de la ruta. Por desgracia, de nuevo la lluvia nos impide disfrutar como se debe de su belleza.




Salimos del bosque a un zona despejada y rodeada de rebollo, desde la que damos vista a la zona alta de la Sierra de Valvaler, por la que haremos el regreso, por desgracia toda ella tomada por la niebla.



Tendremos que remontar ahora la ladera despejada, dirigiéndonos con ligera tendencia a la derecha, hacia los árboles superiores.


En el límite superior de los árboles reencontramos el sendero. Una vista atrás nos permite ver la zona despejada de árboles a la que habíamos salido.


Ya solo queda remontar por una zona despejada de arbolado hasta ganar la cumbrera de la Sierra de Seroiro, con algunas charcas en la misma. Las vistas hacia el valle de la Xurbial tienen que ser preciosas, pero por desgracia la niebla nos impide toda visión.


Recorremos hacia el oeste toda la cumbrera de la sierra, pasando por la modesta cima de la Peña El Santón, con una buena muria de piedras.



En una collada situado solo unos metros más allá, cruzamos un marcado sendero, señalizado como GR-203 "Por donde camina el oso". La cumbre del Goladas está cerca. Sabemos que las vistas desde cumbre van a ser nulas, pero ya que estamos aqui,...


Hacemos cumbre por fin, entre la niebla y la lluvia. Esta cima viene recogida en el inventario de vértices del IGN, como Chao do Rozo, aunque el "chao" parece ser una planicie que se extiende al oeste de la cima, que sería en realidad, la del Pico Goladas o Entrecoladas (según el mapa donde se mire). Las vistas deben ser sin duda preciosas, hacia las sierras de Ibias, Allande y Cangas del Narcea, pero hoy no era el mejor día.


En caso de haber tenido más suerte con el día, yo quería haberme acercado hasta la braña del Pedroso, otro sitio que tengo ganas de conocer y que queda al sureste de la cima, pero con aquel día iba a ser tontería, de manera que regresamos al collado anterior y tomamos el GR-203 en dirección al Pozo de las Mujeres Muertas, pasando poco después por lo que queda de la braña de Folgueiras.


Desde aqui se trata de ir recorriendo la zona alta de la Sierra de Valvaler. La mojadura a aquellas horas ya era de las que hacen época y los pies nadaban dentro de las botas. A la cámara, como bien se puede ver en las fotos, no le iba mucho mejor.


Pasamos, sin llegar a ver, junto a la braña de Valvaler y remontamos la ladera del Coladín, que bordeamos por el este y donde entre la niebla perdemos el sendero y casi la liamos, para retomar el buen rumbo poco después.


A la altura del collado del Estaxón, anterior a la cumbre del Pico Folgueira, ya vamos por un buen camino, que pasa a la vertiente norte del pico y lo va bordeando.



Con un par de revueltas el camino pierde altura para acabar saliendo al alto del Pozo de las Mujeres Muertas, puerto de tétrico nombre, pero que según parece, nada tiene que ver con asesinatos, sino con las charcas de aguas estancadas que proliferan por la zona.



Por fin alcanzamos la carretera justo en el mismo alto del puerto. Ya solo quedaría regresar hasta el coche. Durante el descenso tenemos una buena vista (es un decir, claro) del valle por el que habíamos subido solo unas horas antes.


Con todo, aún llegaríamos al coche a tiempo de que nos descargara la última tromba de agua, justo cuando estábamos cambiándonos de ropa. De allí, nos faltó el tiempo justo para buscar el bar más cercano donde parar a tomar algo caliente y para casa.

Con todo, saco varias conclusiones. Tras mi anterior visita a la zona de la Sierra de San Damías y la braña de La Viña, me reafirmo en que el valle Del Coto es precioso y merece dedicarle tiempo. Por otro lado, las comunicaciones ya no son lo que eran, de manera que habrá nuevas visitas. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

13 comentarios:

  1. Precioso día tuvimos... ¿no me digas que no?, la verdad es que fue un lujo descubrir este recorrido pese a la lluvia, a mi me encantó y espero volver a hacer algo de montaña por esa zona. Un abrazo y hasta la próxima moyadura, jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, como os comenté, sobre todo quería arrimar a ver como veiamos la zona y la aproximación con vistas a futuras visitas. Yo, desde luego, di el día por bueno, y además será de estas rutas que no olvidaremos fácilmente, y de las que siempre tendremos algo que contar, ja, ja.

      Eliminar
  2. Hola Cienfuegos.
    Yo también ví la ruta a la braña de Saladín en el libro de rutas con niños y le tengo ganas. Ahora que la veo con tus fotos y explicaciones le tengo más ganas aún, así que ya te contaré que opinan los niños.
    Un saludo y estupenda entrada, como de costumbre.
    Alberto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alberto, no veo tu correo por ningún laddo, mándame un mail y te cuento un par de cosas más de la ruta.

      Eliminar
  3. Una ruta otoñal con todos los ingredientes, Lluvia, niebla y los colores del bosque. Buen día d montaña.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de "buen dia" será broma, ¿no?, ja, ja. Pues la verdad es qeu si, fue un bien de montaña en mejor compañía.

      Eliminar
  4. Muy acertado lo de "comerse un frente frío enterito", la verdad es que a pesar de la lluvia se ven unos parajes muy bonitos.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valentín, si lo hacmeos queriendo no encajamos la ruta mejor en las horas que duró el frente. con todo, como bien dices, pudimos comprobar que la zona en muiy guapa.

      Eliminar
  5. Clásico dia para estar en casa, pero los que estamos enganchados, no nos producen ningún miedo comerse un frente
    frïo con tal de estar caleyando.
    Asi que aunque la cámara fotográfica no tubíera su mejor dia
    imagino que vosotros, si supisteis aprovecharlo.
    Bonito reportaje, el Rio Coto me trae muy buenos recuerdos
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, lo "racional" hubiera sido quedarse en casa, pero , ... ya se sabe. Cuando las ganas pueden, pues pasan cosas como esta. Y aún así, salió una ruta bien guapa.

      Eliminar
  6. Preciosa ruta e imagenes a pesar del tiempo. Un lujo de otoño. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Vaya valor que tuviestis jeje. La verdá ye que'l día que tuviemos per ellí, prestónos bastante conocer parte d'Ibias.

    A ver si somos a volver un pocu pal Occidente que l'Oriente tienmos demasiaos enganchaos.

    Un abrazu

    ResponderEliminar
  8. Mira que a mi me gusta poco esa zona, pero como la describes, me haces verla de otra manera.
    El día no os lo podía poner más complicado, que mojadura, pero como tu me decías en otra ocasión a mi, "no estamos locos, sabemos lo que ......."
    Enhorabuena igualmente por la ruta.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.