jueves, 16 de mayo de 2013

Sierras de Pedroso y Bufarán

13/05/2013
Sierras de Pedroso y Bufarán
Concejos de Candamo y Las Regueras (Asturias)

Escapada express un lunes por la tarde para un recorrido por las Sierras de Pedroso y Bufarán, con dos objetivos muy concretos. De una parte hacer cumbre en las cimas del Pedroso y La Degollada, techos respectivamente de los concejos de Candamo y Las Regueras. De otro, recorrer los tres itinerarios que la asociación ARAMA 36/37 (Asociación para la Recuperación de la Arquitectura Militar Asturiana 1936/37) ha balizado por las sierras de Pedroso y Bufarán, y que permiten visitar gran parte de las trincheras, nidos de ametralladoras, casamatas y otras instalaciones que aún quedan en pie. Vestigios de la Guerra Civil, que tuvo en estas sierras, alguno de los hitos más relevantes en el devenir del Frente Norte.


Inicio/Fin: Área recreativa de La Degollada
Distancia: 18 Km
Desnivel máximo: 145 m
Desnivel positivo acumulado: 495 m
NOTA: El itinerario que yo he realizado recorre prácticamente toda la denominada Ruta 1, completa la Ruta 2 y aproximadamente la mitad de la Ruta 3. No tiene porqué ser el mejor ni el más completo. Dado que la sierra cuenta con gran número de pistas de explotación maderera o servicio del parque eólico, parte de la ruta la hice corriendo, por lo que hoy no pongo los tiempos al no ser representativos. No obstante, la cantidad e interés de los elementos a visitar, especialmente en la Ruta 3, hace que sea recomendable tomarse la visita con calma, pudiendo precisar 5 o 6 horas para una visita adecuada.


Hace aproximadamente un año, me llegó un correo de la Asociación ARAMA, en el que me invitaban a visitar las rutas que habían balizado en las Sierras de Pedroso y Bufarán, y en el que me pedían que si lo hacía, le diese publicidad en el blog. Ni que decir tiene que no solo por el interés montañero, que lo tiene, sino por el verdadero interés histórico de estas sierras y de los vestigios que en ellas podremos visitar, es lo que paso a hacer a continuación, alternado el relato de mi visita, con una mínima narración que ayude a centrar la importancia de estas sierras en la defensa republicana del denominado Frente del Nalón. Por mi parte os invito a visitar la página de ARAMA y descargaros los folletos, mapas y tracks, de las tres rutas existentes y de la historia del Frente del Nalón y todo el Frente Norte.


Subí el coche hasta el Area Recreativa de La Degollada, a la que se accede fácilmente desde el Puente de Peñaflor, sobre el río Nalón, en Grado. En mi caso y con la idea de ruta que llevaba en mente era el mejor sitio para empezar. Allí mismo tomamos contacto con los primeros paneles explicativos de lo que vamos a ver y las primeras marcas y postes que nos guiarán durante el recorrido por la Ruta 3.


Se sale desde el fondo del área hacia la izquierda por una buena y cómoda pista.

"El alzamiento militar contra la República de 1936 no triunfó, en líneas generales, en Asturias, con la excepción de la ciudad de Oviedo y el cuartel de Simancas en Gijón. En la capital los sublevados organizaron una férrea defensa de la ciudad, mientras que los republicanos intentaron por todos los medios, tomar la ciudad. Ello derivó en un cerco que se prolongó durante meses".


Pronto nos internaremos en el pinar que cubre la mayor parte de la sierra. La pista sigue siendo buena, aún cuando de tanto en tanto puede que nos encontremos algún pino tirado en medio de ella.


En un cruce los postes nos indicarán a la derecha y luego la pista girará a la izqueirda alcanzando una collada en medio del bosque. La pista comienza a perder altura por el lado contrario. Un poco antes habremos dejado a la izquierda una senda en la que se indican "Puntos de interés". Si nos la hemos saltado, podemos volver a tomarla poco después con un desvío a la izquierda perfectamente indicado. Una estrecha senda se interna en el pinar.


Enseguida empezaremos a ver las primeras trincheras.

"Aunque en Asturias y Cantabria no había triunfado el alzamiento contra la República, en las vecinas Galicia y León, si. De manera que con objeto de romper el cerco a Oviedo y avanzar por el Frente Norte, los nacionales lanzaron una ofensiva mediante lo que se dio en llamar las Columnas Gallegas. Hasta cinco columnas entraron en Asturias, procedentes de Galicia, por la costa y por el interior".


También empezamos a ver primeros nidos de ametralladoras. Cada elemento que visitamos cuenta con una placa explicativa.


En el interior de los nidos aún son perfectamente visibles los elementos constructivos que servían para apoyar las ametralladoras.


Una nueva excavación para nido de ametralladora, éste sin concluir.

"Ante el empuje de las Columnas Gallegas, los republicanos renunciaron al occidente de Asturias, volaron los puentes sobre el río Nalón y se prepararon para resistir en la margen derecha de éste. Dentro de esa maniobra se englobaría la fortificación de las Sierras de Pedroso y Bufaran".


Toda esata zona de la sierra de Pedroso está literalmente cosida a trincheras, construidas a varios niveles.


La palabra que vino a mi mente desde el interior de ellas fue "angustioso". Aquí hubo jornadas con más de 600 muertos en un solo día.


Completo el círculo y salgo de nuevo a la pista principal por la que iba. Desde ella busco la mejor manera de alcanzar la cumbre de El Pedroso, máxima altitud de la sierra y techo del concejo de Candamo. Un simple jito hace de cruz y buzón de cumbre.


Pese a que el día se presentaba con mucha bruma y a que el propio pinar que cubre la sierra resta visibilidad a la cumbre, sirve para entender el motivo de fortificar la sierra durante la guerra, como esta visión del río Nalón entre Gullos (dcha) y Sandiche (izda).


Y toda la vega del Bajo Nalón hacia San Román de Candamo.


Bajo de la cima de El Pedroso y vuelvo por la misma senda, visitando con calma los distintos nidos de ametralladoras y tramos de trincheras hasta salir una vez más a la pista por la que continua el recorrido de la Ruta 3.

"Los nacionales, reforzados por tropas del Ejercito de Africa, cruzaron el puente de Peñaflor, en Grado, que no había sido volado por los republicanos y avanzaron hacia Oviedo, a donde consiguieron llegar en octubre de 1937, rompiendo el cerco republicano en torno a la ciudad, después de 15 meses".




Bajo por la pista hasta alcanzar un cruce donde la Ruta 3 se divide en dos ramales. Dejo el que de frente se dirige a las posiciones de La Escrita, ya que me pillan muy a desamano para lo que aún quiero hacer, y tomo el de la izquierda.


Alcanzo una nueva zona de trincheras, a menor altitud que las anteriores y que parecen tejer una verdadera red por medio del bosque.

"Ante la pérdida de Oviedo, los republicanos organizaron la defensa de las ciudades costeras, Avilés y Gijón, reforzando el Frente del Nalón, que quedaría estabilizado durante meses, lo que daría pie a fortificar aún más sierras como las de Pedroso y Bufarán".


Restos de abrigos ligeros tipo chabola.


Siguiendo las marcas de la Ruta 3 me voy hacia la izquierda bordeando la sierra del Pedroso, por debajo de la zona que acabo de recorrer.


La Vega de Anzo, con la Autopista Oviedo-Grado. Al fondo entre la bruma debería verse la Sierra del Aramo.


Salgo a la carretera por la que desde Peñaflor subí al Area Recreativa de La Degollada, donde hay más paneles explicativos.


Desde la carretera veo la Sierra de Bufarán, con su parque eólico, verdadera continuación de la Sierra del Pedroso y hacia donde me dirigiré a continuación, tras pasar una vez más por el Area Recreativa de La Degollada.


Recorro por la carreterina el tramo entre el area recreativa y la collada de El Campo la Degollada donde acaba la Ruta 3 y enlazo con la Ruta 2.


Desde el Campo la Degollada empiezo a ganar altura por la Sierra del Bufarán. Hacia atrás voy dejando la Sierra del Pedroso y su máxima altitud, por donde acabo de andar.


Por fin salgo a la zona alta de la sierra, con el parque eólico.


Desde el segundo aerogenerador una estrecha senda me lleva a la cumbre de La Degollada o Pico Grande, máxima altitud de la sierra y techo del concejo de Las Regueras.


Hacia el este se ve la Sierra del Naranco. Detrás de ella quedaría Oviedo, del que solo se intuye una pequeña parte a la derecha de la sierra. A la izquierda los polígonos industtiales de Asipo y Silvota.


Hacia el norte toda la sierra que voy a recorrer, cruzando de parte a parte el parque eólico.


Alcanzo la cumbre del Pico Horreo, con los restos del observatorio militar y nuevas trincheras.

"Aunque los nacionales habían roto el cerco a Oviedo, la ciudad permanecía asediada por los republicanos y unida a la zona controlada por los sublevados, solo por un estrecho pasillo que enlazaba la capital con Grado a través del Desfiladero de Peñaflor. Los republicanos intentarían por todos los medios romper dicho pasillo en su punto más débil, precisamente Peñaflor, en el extremo sur de la Sierra de Pedroso".


La ubicación del observatorio militar aqui es facil de entender, dadas sus vistas. Al norte toda la sierra por donde se distribuían los puestos de artillería, protegidos trás las líneas de trincheras y nidos de ametralladoras.


Hacia el noreste, por ejemplo, se ve la cumbre del Pico Gorfolí, en el extremo izquierdo de la foto. Al fondo del todo lo que se aprecia es Gijón.


Continúo por la pista del parque eólico y bajo a la collada del Alto de los Cañones. Comienzo a subir, pasando junto a la casa de control del parque eólico y un poco más allá, a la derecha, bajo a visitar el atrincheramiento del Pico La Utre.

"En febrero de 1937 los republicanos echaron el resto en una ofensiva para tomar Oviedo y romper el pasillo de Grado, aunque nuevamente sin éxito. Tras la ofensiva, el ejército republicano quedaría muy mermado, cambiando de estrategia y bajo el lema “resistir es vencer” intensificaron la construcción de obras de fábrica para la defensa del Frente del Nalón y el pasillo Oviedo-Grado, entre las que destacan las obras en las Sierras de Pedroso y Bufarán".


Se acaba el parque eólico y bajo hacia una nueva collada, donde termina la Ruta 2 y enlazo con la Ruta 1. Una vista hacia atras, hacia el parque eólico.


Continúo hacia el norte por lo alto de la sierra. La pista de grifo es perfecta para correr. A medias bajo a la derecha a ver el Trincherón al pie de la sierra, una nueva trinchera y luego sigo hacia el extremo norte de la Sierra de Bufarán.


Alcanzo un cruce con una indicación de Puntos de Interés en el extremo norte de la sierra, llegando así a la cumbre de La Linar, marcada por un simple jito y donde se localiza el Trincherón de la Linar.


Buena atalaya La Linar. Una vista al sur, hacia la Sierra de Bufarán.


Una nueva vista hacia la Sierra del Naranco y los polígonos industriales de la zona centro de Asturias.


Justo debajo nuestro los pueblos de La Peral y Callezuela, en Illas, y al fondo Avilés y su ría. El horizonte ya lo forma el mar Cantábrico.


Vuelvo sobre mis pasos hasta el cruce anterior, donde enlazo de nuevo con la Ruta 1.


Bajo por la Ruta 1, perdiendo altura con un par de cortos zigzag y pasando por encima del pueblo de La Reigada.


Alcanzo así la zona del Trincherón de las Fontes.


A lo largo de esta trinchera se abren numerosos huecos que servían de abrigo y zonas de protección a los soldados.

"La última ofensiva en el Frente Norte sería en agosto de 1937 con una última intentona de romper el pasillo de Oviedo–Grado, aunque englobada dentro de una estrategia de mayor alcance, la de distraer a los nacionales, a la espera de una potente ofensiva en Aragón. El resto es historia. La República acabaría por perder el Frente Norte en octubre de 1937".


Toca ahora ganar un poco de altura, y pasar junto a un nuevo nido de ametralladoras en la zona de Las Fontes.


Desde aqui la senda va recorriendo a media ladera la sierra, pasando bajo el paque eólico y por medio, una vez más, de un pinar, cosa que se agrade ya que la tarde había depejado y hacía calor.



Enlazo de nuevo con la Ruta 2, y una vez más en el Alto de los Cañones, observo lo que queda de la posición de una batería de artillería.


Desde ahí ya solo me queda recorrer por carretera la distancia que me separa del área recreativa donde tengo el coche. Para ser carretera, resulta un tramo agradable, llano, a la sombra, y en el que no me cruzo con un solo coche.


Y por fin llego de nuevo al área, donde paro a estirar un poco y comer y beber algo, tras poco más de 3 horas de recorrido por ambas sierras. Habrá que volver para conocer el tramo de la Ruta 3 que me ha quedado pendiente.


Os dejo el track


Un saludo
Cienfuegos

18 comentarios:

  1. Hola, te recomiendo la Escrita, aunque solo sea para verlo, ya que han cortado los arboles y al estar la posición recuperada (con sacos de tierra) esta como en la época.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a la Escrita tendré que ir, porque había visto fotos de las trincheras con los sacos terreros y demás. Es que el día que fui yo estaban trabajando talando el bosque en la zona baja y no era plan meterse por allí. Gracias.

      Eliminar
  2. Hola Javi, guapa ruta, de les que merez la pena patear, aunque solo sea pa conocer los sitios en que tantos de nuestros antepasaos cayeren por un ideal. Un abrazu compañeru.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Jorge, una guerra no tan lejana y que conviene no olvidar. Un saludo

      Eliminar
  3. Fae una temporada que pienso dir a conocer esos llugares y nunca llega'l momentu.
    A ver si con esti prestosu y completu reportaxe m'animo.
    Felicidaes y gracies pol trabayu.
    Un saludu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arturo, como dixe al entamu el reportaxe, ye una ruta que paga la pena nun solo pol so valor montañeru, que lu tien, sino tamién por valor de la hestoria que tien detrás.
      Un saludu

      Eliminar
  4. Interesante y estupendo reportaje, tanto fotografico como historico, has sabido combinar las dos cosas, y te ha quedado simplemente esplendido.
    Creo que has recorrido parte de nuestra historia quiza la mas vergonzosa, pero esta ahí, y es bueno que de vez en cuando la recordemos, con el fin de que no vuelva a pasar nunca mas.
    Lo dicho Javi, un trabajo esplendido.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, una verguenza para este pais, pero precisamente por ello, no deberíamos olvidarlo. Nada mejor que esta ruta para tenerlo muy presente. Un saludo

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho el reportaje, como siempre Javier, pero en ésta ocasión las referencias historicas lo hacen doblemente interesante. Hay que ver lo bien que se conservan aún esas fortificaciones y trincheras... como si hubiese sido ayer mismo.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, también a mi me sorprendió ver las trincheras tna bien conservadas y lo snidos tan limpios. Increible labor la de ARAMA, limpìando y balizando las rutas. Merece la pena ir sin prisa. Un saludo

      Eliminar
  6. Un paseo por Asturias y nuestra historia reciente. Ciertamente llama la atención la cantidad de referencias constructivas de defensa y lo conservadas que aún se encuentran. Una buena lección de historia; Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Javier. Yo ya sabía que esa zona había sido primera linea en la guerra, pero también me llamó la atención. Sobre todo, el número de trincheras que hay y lo bien que se conservan. Un saludo

      Eliminar
  7. Muy guapa Javi, buena parte la hice hace bastantes años en travesía con nuestro grupo de montaña, si que vimos trincheras y algún nido de ametralladora, pero para nada conocíamos lahistorias como ahora tu nos reflejas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monchu, pues si vuelves a hora te encontraras perfectamente balizadas y docmentadas las tres rutas. La verdad es que merece la pena pasarse un rato por allí. Un saludo

      Eliminar
  8. Sí, es bueno ir a la Escrita y conocerlo, allí se da uno cuenta de lo importante que eran las posiciones en las contiendas militares. El reportaje es muy bueno para los que no hayan estado allí, les servirá de ayuda. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Vinada. En sitios como el observatorio te das cuenta del emplazamiento tan estratégico que era esa sierra. Sin duda un sitio que merece la pena ser visitado. Un saludo

      Eliminar
  9. No había visto tu reportaje. Interesante, muy interesante. Una pregunta, los dos últimos bunkers, se puede entrar en ellos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe, si, si. Se podía entrar en todos los que vi. Al menos en los 4 que me arrimé a verlos por dentro. El último tiene un pequeño túnel (unos 5 o 6 m) para acceder a él, porque parece ser que se había hundido el acceso como tal.
      Un saludo

      Eliminar