viernes, 29 de agosto de 2014

Brujuleando por la Mota Cetín

31/07/2014
Sierra de los Montes de Cea y Cetín
Concejos de Piloña, Parres, Amieva y Ponga (Asturias)

Llevaba tiempo con ganas de volver a la Mota Cetín, aunque definitivamente no fui a escoger el mejor día. Niebla por los altos y un día plomizo como pocos por abajo. Sencillamente horrible para tirar fotos. La idea orginal era otra, pero al final hubo que improvisar sobre la marcha para sacar una ruta medianamente decente, en la que a pesar de su escasa longitud, a través de viejas y bastante perdidas sendas, me pasearía hasta por cuatro concejos diferentes.



Inicio/Fin: Collada Moandi (Carretera  AS-339 de Sevares a Sellaño)
Distancia: 10 Km
Desnivel máximo: 530 m
Desnivel acumulado: 625 m
Tiempos: 3 y 3/4 horas


La primera parte de la ruta es la ascensión más cómoda, sencilla y habitual a la Mota Cetín, de la que por cierto teneis otra entrada al blog AQUI, accediendo desde el pueblo de Llerandi. Por lo tanto, dejé el coche en la collada Moandi (665 m), límite de Piloña y Ponga, y tomé por la pista que sube a Fontecha, pista bastante nueva y que hasta no hace tanto no existía.


Ya desde bien abajo veo que la Mota hoy tiene mala cara. No me va a dejar disfrutar de sus vistas.


Subiendo tiro esta foto sin saber aún que acabré bajando por el valle que entra a la derecha, el Valle Cazu.


Al otro lado de la carretera, la Sierra de Tameces, que aparace denominada también como Sierra Furacu, por donde me pasearía solo una semana después, cubierta por las nieblas.


Alcanzado un pequeño colladín, podremos tomar a la derecha una senda que con fuerte pendiente nos lleva directos hasta el Cabezón de Fontecha, evitándonos un largo rodeo por la collada de Fontecha, pero yo tenía que acercarme hasta allí. Las prisas al salir de currar  hicieron que ni me acordara de cargar agua, así que tenía que arrimar hasta la fuente de Fontecha si o si. Y es que cuando no se tiene cabeza hay que tener "pates".


Alcanzo la amplia collada de Fontecha (735 m) que divide los valles del río Tendi, por donde sube la carretera de Moandi, y del río Mampodre, por donde accedí la última vez que arrimé a la Mota.


Por suerte la fuente tenía agua, así que cargué y para arriba. La Mota hoy no se iba a quitar la sábana, pero ya que estaba aqui, ...


Salgo de Fontecha por la pista que sube hacia el Cabezo de Fontecha (vista atrás).


Alcanzo las últimas vegas de Fontecha y debo seguir hasta el final de la última, donde el sendero se interna en el bosque, que atravesará hacia la izquierda ganando algo de altura.


Mucho barro en este trmao. Da igual la época o la sequedad del año. Esta zona siempre rezuma barro.


Buenos "tronchos" por aqui.


Por cierto que todo este tramo está balizado, formando parte del PR AS-275 "Ruta del Bosque de Cea y Cetín". Un recorrido precioso por medio de un bosque impresionante.


Este para hacer palillos.


Por fin saldremos del bosque y poco después ganamos el collado Berroña (922 m). Con mejor día ofrece buenas vistas sobre Fontecha y buena parte de Piloña y Parres, porque a estas alturas ya habremos dejado Piloña y habremos entrado en Parres.


Hacia el lado contrario, las vistas deberían ser más espectaculares aún, sobre Amieva principalmente.


Pues nada. Tengo claro que la niebla va a dejarme sin vistas, pero ya que estamos aqui, habrá que gastarse un poco. Así que para arriba. En este primer tramo subo demasiado a la derecha, de manera que luego tendré que cortar a la izquierda, para buscar la canal de acceso, que mira más bien hacia Fontecha que hacia el collado Berroña.


Abajo queda el collado Berroña. Enfrente, la Peña los Cuadrazales.


En este punto es cuando me doy cuenta de que voy demasiado a la derecha y corto como mejor puedo a salir a la senda que sube hacia la canal de acceso.


Esta es la canal de acceso a la zona alta. A la derecha, por donde se bajaría a Berroña. De frente, con fuerte pendiente, a la Mota.



La canal gana un colladín, desde donde le tiro una foto.


Tras el collado, la senda gira a la izquierda, bordeando un crestón y luego sube superando una serie de cómodas terrazas, directa a cumbre (.134 m).


Y en cumbre, pues ni rastro de sus maravillosas vistas. Allí estuve un buen rato, esperando por si abriera un poco, entreteniéndome en sacar fotos a las lagartijas y demás y comiendo y bebiendo un poco, pero como que no. Si quereis ver alguna de sus vistas, tendreis que ir a la otra entrada al blog sobre la Mota Cetín.


La idea que traía era recorrer la zona alta de la Mota, bajar hasta el collado de Forcau la Gobia e intentar darle la vuelta por el oeste. Cuando la subimos desde Llerandi la bordeamos parcialmente por el este, pero unos pastores nos comentaron la posibilidad de hacerlo tambien por el lado contrario, pero con aquel día tan tristón, no se me apeteció meterme en la zona alta,muy quebrada y mala de andar. Lo poco que veía era la zona alta del valle de Berroña, ...


... y entonces empiezo a pensar en ota posibilidad para volver. Recuerdo haber leido sobre viejas sendas que comunicaban los valles de Berroña, Cuena y Cazu. A saber como estarán esas sendas, pero, ... mentalmente trazo la ruta a seguir hasta el collado de Bodequexu (flecha).


Vuelvo a bajar hasta el collado Berroña por el mismo itinerario de subida.


Me despido definitivamente de Fontecha, ya que al final no volveré por allí.


Y empiezo a bajar por el valle Berroña, entrando de esta forma en Amieva, tercer concejo de hoy. Toda la zona está muy tomada de maleza, pero yo tomo una marcada senda que baja ligeramente a la izquierda del fondo de la vaguada, zigzagueando por entre pequeños bosquetes y felechales.


La senda me lleva hasta una fuente con abrevadero, encima justo del primero de los prados, al que entro y por el que bajo, ya que la intentona de seguir la senda que dicurre por su linde derecha, resulta imposible, tal es el abandono de la misma.


Desde el primero, paso a un segundo prado, desde el que le tiro una última foto a la Mota Cetín, con impresionantes paredones a este lado.


Ya desde el segundo prado localizo el mismo camino, pero un poco mejor conservado y limpio, lo que me permite alcanzar la collada de Bodequexu (545 m), en la que se asientan un par de cabañas.


En la collada, giro a la derecha. Sigo la senda hasta una ruinosa cabaña, pero a partir de ella, de nuevo me resulta imposible seguirla, al haber sido engullida por la maleza.


Así que bajo al prado que queda bajo la cabaña. La collada Bodequexu forma aqui una especie de alargado jou sobre el que se asienta el prado. Lo sigo hacia su extremo sur, donde hay un pequeño sumidero.


Y justo por encima de él, rencuentro una buena senda que va  cruzar un precioso tramo de bosque.


La senda, aún notándose su escaso uso, conserva un buen empedrado y se anda bien, con tan solo el inconveniente de saltar algún cierre hecho para evitar el paso del ganado.


La senda me lleva así al valle Cuena, paralelo al valle Berroña. La zona alta de este valle es una pradería inmensa, con varias cabañas adosadas a las paredes de la sierra de los Cuadrazales. Una vista hacia abajo. La senda llega por la izquierda de la foto.


Remonto la ladera hasta la Collada del Valle (878 m). A la derecha iré dejando la Sierra de los Cuadrazales (1.056 m), a la que acabaré por darle la vuelta.


Y a la izquierda la Peña Salgar (965 m). De haber disfrutado de mejor día, habría intentado subir esta, ya que estoy seguro de que ofrece buenas vistas sobre los valles del Ponga y Vallemoru. Por cierto, que al saltar el cierre existente en la collada, habremos entrado en el concejo de Ponga. Y van cuatro.


Desde la collada, toca bajar ahora el Valle Cazu. Primero cruzo casi en horizontal a la derecha, para luego tomar por una senda que, entre el felechal que se forma en la zona alta, pierde altura hacia la derecha.


Llego a una especie de rellano en la ladera, en la que se conservan restos de una cabaña, a la sombra de un fresno. Parece ser la zona de Argandeñu. Vista atrás, hacia la Collada del Valle.


Desde esta primera cabaña sigo bajando con fuerte pendiente hasta llegar a una segunda cabaña, también en ruinas.


Justo a la altura de esta segunda cabaña me interno en el bosque. Es un precioso hayedo. Casi por el linde del mismo baja una perdida senda con fuerte pendiente.



En la zona baja, el bosque se vuelve más y más incómodo de andar y la senda parece perderse. Sigo bajando hasta alcanzar la ribera del río. Allí bajo hasta el mismo y veo que lo podría cruzar y salir a un prado al otro lado, pero en vez de eso, tomo por una trocha que sigue bajando por la margen derecha. Mala elección. Si volviera a bajar por aqui, cruzaría el río para salir al prado de la margen izquierda, ya que más abajo se pierde totalmente la trocha y tuve que cruzar por donde buenamente pude, para acabar saliendo a una ancha caleya, perfectamente empedrada, que parece venir desde el citado prado. Ya por esta caleya se baja sin problema hasta salir a la carretera de la collada Moandi, justo a la altura de una cerrada curva a derechas (sentido descendente), con un cierre hecho con un viejo somier. Poco más arriba tiro esta foto, en la que se ve el prado al que me refiero.


Y solo unos días más tarde tiraría esta otra foto, en la que se ve el descenso completo por el Valle Cazu, desde la collada del Valle hasta la carretera.


Ya solo me restaba recorrer por la carretera el kilómetro aproximadamente, que me faltaba hasta la collada Moandi donde tenía el coche. Y para casa. Una tarde, triste, fea, plomiza, pero bien aprovechada. Os dejo el track.



Un saludo
Cienfuegos

8 comentarios:

  1. Hola Cienfuegos,
    La niebla no te permitió ver a lo lejos, pero veo que le dio una luz estupenda a tus fotos. Sobre todo a los bosques. Tienes que enseñarme tu técnica.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la luz era horrible para paisaje, pero curiosamente dentro del bosque estaba bien, sin el habitual contraste de los días de sol. La técnica es sencilla: tirar 50 fotos al mismo arbol. Por necesidad, alguna sale bien, ja, ja.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Guapa ruta y fotos. La próxima vez que visite la Mota Cetín, me va a costar decidir por las muchas alternativas que nos vais presentando.
    Ciertamente, esa niebla que os estropeó el tiempo, veo que es generalizada. Nosotros ya la llevamos sufriendo en parte, un par de fines de semana. Al menos, no llueve...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta no es la ruta habitual, desde luego, y requiere algo de fuerza de voluntad para meterse por senderos abandonados. Por contra recorrerás zonas poco habituales y tramos de bosque muy guapos. Pero ya solo la ascensión habitual y descenso por la misma ruta merece la pena. Con buen día la Mota ofrece unas vistas espectaculares.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Bueno, al menos nos has descrito algunas nuevas formas de subir a la Mota, y bien descritas por cierto, asi que hay que apuntarlas, una pena la niebla, pero al menos disfrutaste de lo lindo sacando esas excelentes fotos a pèsar del dia.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, la ruta de regreso no es para nada la habitual, y a juzgar por como estaban las sendas muy poco frecuentada, pero aún así en buena opción para no volver por el mismo sitio y ofrece rincones bien guapos.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Hola Javier, gracias por el track y la descripción de toda la ruta. La hicimos ayer cinco amigos y aunque la meteorología no era la mejor llegamos a la cima y descendimos siguiendo tus pasos. Una ruta muy guapa, corta pero con un ataque a cumbre exigente sobre todo lloviendo. En la bajada, después de Boquetexu, encontramos muchos cierres para el ganado y alambradas y la senda bastante comida por la maleza en algunos puntos. La última campera estaba plagada de narcisos silvestres, todo un espectáculo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que hay Germán. Me alegro que os gustara. El recorrido está, efectivamente, muy perdido. Esas sendas yano las anda nadie y eso que vosotros fuisteis en esta época. Imagínate como estaba aquello cuando fui yo, en agosto. Espero poder ver alguna foto de esos narcisos en el face.
      Saludos

      Eliminar