sábado, 22 de agosto de 2015

Por las canales de Trea y Culiembro

09/07/2015
Macizo del Cornión. Picos de Europa
Concejos de Cabrales y Onís (Asturias) y Posada de Valdeón (León)

Una de las rutas que se quedaron en el tintero el año pasado.Y es que solo hay 52 semanas en el año y bastantes más rutas en la cabeza. La idea inicial era subir la canal de Trea y bajar la de La Raya, pero mis compañeros habían bajado ésta el año anterior y de todas formas hacía tantos años que yo no pasaba por Culiembro, que no me importaba repetirla. Además, el descenso por ella nos permitiría enlazarla con el espectacular - y no apto para todos los públicos - paso del Escaleru de Culiembro.


Inicio/Fin: Poncebos
Distancia: 27 Km
Desnivel máximo: 1.440 m
Desnivel positivo acumulado: 1.790 m
Tiempos: 12 horas
Nota: El Escaleru de Culiembro es un antiguo sendero sin mantenimiento de ningún tipo, en mal estado en algún tramo, con sensasión de patio y donde el peligro radica no solo en la exposición al recorrerlo, sino en la posible caida accidental de piedras sobre la Senda del Cares, con gran afluencia de visitantes.


Total, que bien temprano ya estábamos en Poncebos, donde el Cares nos recibía con sus acostumbrados e irreales colores.


Allí mismo decidimos tomar por la senda inferior, en vez de la habitual senda que supera Los Collaos. A aquellas horas había poco tráfico de gente por arriba y la caida de piedras era poco probable.


Avanzamos río arriba, disfrutando de la siempre espectacular "Garganta Divina".


Al finalizar la senda inferior, lo habitual es tomar el sedo que vuelve a la derecha y sube a ganar la senda del Cares, pero nosotros seguimos aún un poco más río arriba, ...


.. para subir por un pedrero que nos ahorrará unos cientos de metros más de senda, aunque a costa de un mayor esfuerzo, pues el terreno es muy inestable y nos cuesta llegar arriba.


Salimos a la senda del Cares, justo bajo este ojo, foco habitual de las cámaras de fotos. Hoy y en nuestro caso, tampoco iba a ser una excepción.


Después ya solo queda "dejarnos llevar" por la habitual Ruta del Cares, disfrutando como siempre de sus rincones, más aún con la soledad que nos ofrecía la temprana hora.


La impresionante Canal de Sabugo, con el manantial del Farfao escupiendo a base de bien para las fechas en que estábamos.


La Puente Vieya que da acceso a Pando Culiembro y a la canal de Piedra Bellida.


Tras unas dos horas de caminar por la senda, alcanzamos el Puente Bolín.


Junto antes de él, con el Puente Bolín a la vista, se toma la senda de la Canal de Trea. Momento de respirar hondo. En menos de 3 Km de recorrido, acenderíamos más de 1.100 m.


Subimos unos metros y hacemos una breve parada para picar algo. Ya hace horas que hemos desayunado y no habrá más descansos decentes hasta alcanzar el Collado las Cruces. Luego seguimos para internarnos en el pequeño bosque de Cabrerizas.


La senda atraviesa el bosque con poca pendiente, acercándose al fondo de la canal.


Pero una vez alcanzamos el fondo de la misma, la pendiente se agudiza. Ya no dará respiro hasta bien arriba. A nuestras espaldas, se levantan las imponentes torres de los Urrieles, que iremos viendo menguar en altura poco a poco. Muy poco a poco.

A unos 870 m de altura alcanzamos la Fuente del Peyu o de Cuarroble, un buen manantial que nace bajo una peña y en el que conviene abastacerse de agua. No veremos otra fuente tan buena en todo el día.


Después seguimos subiendo, con la senda trazando cortas zetas siempre por el fondo de la vaguada.


Un poco más arriba la canal se ensancha un tanto y la senda se pega al paré de Cuarroble en la margen derecha (sentido de la marcha). Allí alcanzamos y superamos a un nutrido grupo de montañeros que subían a dormir en Ario.


Una nueva vista atrás.


Desde este punto la pendiente se agudiza mucho y cada uno empieza a buscar su ritmo, aquel que le permita sobrellevar mejor el trámite de ascender toda la canal.


Una nueva vista atrás. En la base de la foto se ve a parte de mis compañeros con alguno de los montañeros que habíamos alcanzado. Su pequeñez da idea de la magnitud y la pendiente de Trea.


Un poco más arriba la senda cruza de izquierdas a derechas, pasando bajo la imponente aguja que se ve en la foto, para ascender por el valle que se abre a su derecha.


Puede que sea este el tramo de mayor pendiente. Superar la aguja cuesta lo suyo. A la derecha dejaremos un profundo jou en un punto en el que la senda sube por el filo de la hondonada, para alcanzar poco después los Huertos del Rey, una pendiente planicie herbosa.


Ya estamos a la altura de los cortados que impiden hacer un descenso lineal de Trea desde el collado las Cruces, por lo que la senda se sale de la verdadera canal hacia la derecha para luego hacer una larga travesía sensiblemente más llana, hacia la izquierda. Por encima ya vemos la mole del Jultayu.


Durante esa travesía pasaremos por la cabecera de la Canal de Trea, con el macizo central al fondo y la marcada canal de Dobresengos en el centro.


Por fin alcanzamos un colladín desde el que damos vista al collado las Cruces, verdadero final de la canal, y donde hay un grupo de gente, aunque aún falta un tramo para llegar allí, debiendo perder un poco de altura por la cabecera del Valle Estremeru y posteriomente subir hasta el collado.


Llego a las Cruces cuando Pancho ya lleva un rato allí y me anima a subir al Jultayu, pero yo ya voy maduro de desnivel. Además ya he estado varias veces en el Jultayu. Le digo que tire con el grupo que sube, mientras yo espero al resto de compañeros.


Y mientras espero y descanso, me deleito con las vistas. El esfuerzo ha merecido la pena.



Poco después llegan el resto. Pancho va a tardar un rato, así que tiramos para la Vega de Ario. En el refugio ya nos están esperando un par de cervezas bien frías.


Pero apenas alcanzamos la majada de Ario, yo dejo que mis compañeros sigan hacia el refugio y encaro la ascensión a Cabeza del Covu, subiendo por entre las mismas cabañas.


Y es que ya traía en mente hacer cumbre en esta y en Cabeza Julagua, en vez de hacerlo en el Jultayu, ya que estás dos tachuelas aún no las había subido nunca. Las vistas desde Cabeza del Covu (1.710 m) son magníficas hacia los Urrieles y la cabecera del Valle Estremeru, bajo nuestros pies.


Tampoco son malas hacia las cumbres del Cornión.


El refugio de Ario. Seguro que Yoni, Javi y David ya están dando buena cuenta de la cerveza.


Otra vista hacia el cordal que va del Jascal a Cabeza Llerosos.


No me paro mucho. Sigo la cuerda que separa Cabeza del Covu de Cabeza Julagua, dejando la vega de Ario a mi izquierda.


Y en Cabeza Julagua (1.722 m), pues más fotos. Buenas vistas sobre la Sierra del Cocón, con el Cuetu la Cerralosa en el centro.


Y una panorámica de unos 250º desde la zona del Jascal y Llerosos, a la izquierda, pasando por los Urrieles y acabando con las altas cumbres del Cornión a la derecha (pinchad en ella para verla en grande).

http://3.bp.blogspot.com/-J-mevOBC0x8/VddxJ1xll-I/AAAAAAAAp8U/ttQRy3GTY8o/s1600/trea_cumliembro%2B%252821%2529.jpg

Cabeza del Covu en primer término y detrás el macizo central al completo.


La majada de Ario a vista de pájaro.


Hacia el norte veo la zona por donde pasaremos poco después, la vega de Moandi y más allá Vega Maor.


Y hacia el oeste, la zona de los Lagos de Covadonga y al fondo, muy al fondo, la Sierra del Sueve.


Con los deberes hechos, bajo por fin hasta el refugio, donde me espera una buena cerveza a la sombra, que saboreo disfrutando de las vistas dsobre la vega y los Urrieles. Poco después llega Pancho. Menuda ascensión se ha marcado. Tras descansar, los otros suben hasta Cabeza Julagua. Después charlamos un rato con el guarda y comemos algo.


Y poco después, cargamos algo de agua en la fuente de Ario - poca, la verdad. Apenas si soltaba un hilo - y reemprendemos la marcha. Salimos de la vega justo por detrás del refugio, entrando en un poco marcado valle por el que discurre una ténue senda.


Tras dejar Cabeza las Campanas a nuestra derecha, dejamos la senda que sigue de frente en dirección a Arnaedo, para cortar a la derecha, y entrar en un amplio jou en el que se asienta la majada de Moandi.


Moandi es ciertamente una vega escondida y poco visitada y sin embargo me sorprende al ser mucho mayor de lo que imaginaba y contar con alguna cabaña en perfecto estado. Al fondo se destaca Cabeza Llerosos.


Nos acercamos a la cabaña y nos refugiamos en ella un poco del inclemente sol, que está pegando de narices.


Justo bajo la cabaña, al pie de un crestón nace una pequeña fuente en la que echamos unos tragos de agua. Después cruzamos la vega de parte a parte, para salir por el colladín contrario. Una vista atrás a la vega, bajo Cabeza las Campanas. Nosotros llegamos por la derecha de la foto.


Atravesamos el collado y ya apreciamos al frente la hondonada donde se asienta Vega Maor, bastantes metros aún por debajo nuestro. Al fondo el cordal que va del Jascal a Llerosos.


La senda gira a la derecha y, a través de una estrecha horcada, entra en una alargada canal que nos conducirá al fondo de Vega Maor, debiendo perder por ella unos 200 m de golpe.


Por fin alcanzamos Vega Maor, donde paramos a charlar con un pastor. Nos dice que ya no hay agua en la vega. Si sigue sin llover un par de semanas más, tendrá que bajar el ganado y eso que aún era julio.


Pues nada. No hay agua. Seguimos ruta. A ver si la fuente de Culiembro tiene agua. Se momento toca recorrer toda la vega hasta el collado que nos de entrada al valle la Texa.


La llegada al collado es espectacular, con las agujas del central sobresaliendo al fondo.


Toca ahora bajar por el valle la Texa. Hay que ir atentos, pues solo debemos bajar por él unos 100 m, para luego salirnos a la derecha, hacia la majada de Ostón.


Hacía muchos años que no pasaba por aquí y sin embargo el recuerdo que guardaba de Ostón, como una de las majadas más espectacualres que conozco del Cornión, sin duda era por algo.



Sin embargo, no paramos mucho en Ostón. El sol aprieta y aún nos queda mucho terreno por recorrer. En Ostón, tomamos a la derecha, para entrar así, en la Canal de Culiembro, por la que baja bien marcada la senda.


La canal se estrangula muchísmo en su zona alta, donde la senda traza cortas zetas.


Pasaremos así bajo la espectacular aguja de La Atalaya.


Justo en su base, el valle se abre, al confluir dos canales. La senda cambia hacia la derecha y pasa bajo la impresionante Cueva Posadorio....


... con la preciosa armadura que permitió su aprovechamiento ganadero durante generaciones.


Despues seguimos bajando. La fuente de Culiembro está seca, pero el manantial tiene algo de agua, así que pertrechados de un vaso y estirando bien el brazo, conseguimos echar unos tragos de agua fresca. La canal aúnque más corta que la de Trea se hace larga. Ya bastante abajo, nuestros ojos empiezan a fijarse en una característica aguja a la izquierda de la canal y muy cerca de la Senda del Cares.


Por ella discurre el impresionante paso del Escaleru de Culiembro y aunque no sabemos muy bien donde, ni como se toma, enseguida intuimos su trazado y poco después vemos alguna armadura que nos lo confirma.


De manera que apenas alcanzamos las primeras cabañas de Culiembro, abandonamos la senda que baja hasta la, cercana ya, Ruta del Cares y cortamos hacia la izquierda, sin senda alguna y atravesando un pequeño canchal, hasta una entalladura en la que se localiza una pequeña armadura. Es el acceso al Escaleru.


El Escaleru es exactamente eso, una escalera. Tallada y labrada en la propia roca sube con una pendiente impensable. Por cierto que el sol aquí, era como si nos lo aplicaran a soplete.


El segundo tramo presenta mayor pendiente aún, si cabe. La senda del Cares queda justo en la vertical y varias decenas de metros ya bajo nuestros pies.


Nos vamos aproximando a la aguja que veíamos mientras bajábamos la Canal de Culiembro. La senda va a bordear su base por la derecha.


La foto no da idea de como es el paso y se ve empastada la roca de la aguja que hay que bordear, con las paredes del lado contrario ya del Cares (punteado rojo). Aunque la senda tiene un ancho suficiente, el "patio" aquí es considerable. La gente que transita por la Ruta del Cares parecen hormigas justo bajo nosotros.


La senda bordea la aguja y continúa por una providencial vira entre dos paredes hasta el collado Huergo. Una vista atrás.


El siguiente tramo es el peor. La senda pierde altura por Traslapeña, cruza un pequeño pedrero y sube a ganar una horcada, La Jorcadona, junto a una segunda aguja (flecha). El cruce del pedrero es el punto caliente de la misma. Allí ha desaparecido la senda como tal y el terreno es muy inestable y presenta "patio". No solo hay que poner especial atención para no irse abajo. Es que además, en caso de tirar piedras, estas caerán necesariamente sobre la Senda del Cares, muy concurrida a aquellas horas.


Pero mal que bien lo pasamos sin mayores problemas ni tirar piedras. Una vista atrás. Sin duda un tramo precioso y espectacular.


Toca luego subir a ganar la Jorcadona, junto a la segunda aguja.


Superada esta, se acaban los problemas. La senda pierde altura, cruzando el pedrero de la Riega la Paloma, y pasando sobre el canal justo a la altura del túnel que se ve. Os dejo un enlace a un reportaje de Paco Ballesteros en Foropicos, donde se ve mucho mejor como es el paso del Escaleru, AQUI.


Y ya en la Ruta del Cares, "solo" nos quedaba recorrer la hora y media larga de senda que nos separaba de Poncebos, subiendo - ahora si - por Los Collaos, cuando más calor hacía y aquello estaba a reventar de gente.


Y ya en Pocebos, pues cambio de ropa y a refrescarse con una nueva y hoy si que merecida, cerveza en algún bar de camino a casa. Una dura, pero espectacular jornada. Os dejo el track.



Un saludo
Cienfuegos

13 comentarios:

  1. Espectacular travesía y fotos impresionantes!!
    No conocemos ninguna de las dos canales, aunque si hemos estado en el refugio de Vega de Ario.
    Cuando estuvimos allí, el día no nos permitió disfrutar mucho de las vistas de los Urrieles. Nos lo hemos pasado en grande con tus fotos y en especial con ese zoom a Torrecerredo, al que subimos hace apenas una semana.
    Enhorabuena por tan bonita actividad y tan buen reportaje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vais a tener que volver a Ario para disfrutar de las vistas y, ... bueno, .. la canal de Trea es una opción tan buena como cualquier otra.
      Gracias. y un saludo

      Eliminar
  2. Impresionante el pasu del Escaleru... mui, mui guapu.

    Un abrazu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies Berto. En verdá ye un pasu ablucante y perprestosu.
      Un saludu

      Eliminar
  3. Espectacular en todos los sentidos.Guardo muy buenos recuerdos de la canal de Culiembro, la hice hace unos años desde Los Lagos a Poncebos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lagos-Poncebos por Culiembro es una travesía clásica. Yo también la hice hace años, por eso no me mportó volver a bajar por ella. La verdad es que es una canal muy guapa.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Guapísimo reportaje como siempre. Son dos canales de vértigo aunque Culiembro es más llevadera. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paloma. Y si, Culiembro es más corta y más llevadera. Por eso precisamente preferimos subir que bajar Trea.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Muy buena Javier, dos canales clásicas del Cornión, con cumbres incluidas, Cabeza Julagua y Cabeza Covu.
    Pero lo que más me gustó es esa travesía por el Escaleru, lo único que no conozco. Lo tendré en cuenta
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el Escaleru fue una guinda pervfecta a la ruta. Un sitio a conocer.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Muy guapu el Escaleru,lo único que no conozco.Queda apuntao en la agenda.¿Cuanto tiempo lleva hacerle aproximadamente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco. Pueden ser 20 minutos, pero mucho cuidado al hacerlo. Cuidado con no irse abajo y cuidado con no tirar piedras, ya sabes. Abajo está la senda del Cares.
      Saludos

      Eliminar
  7. Muchas gracias por la información y cuando lo haga máximo cuidado,es mi primera premisa.Saludos.

    ResponderEliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.