martes, 26 de abril de 2016

Libro recomendado. Lecturas de vivac

Lecturas de vivac
Alfredo Iñiguez López
Ediciones Cordillera Cantábrica


Es “Lecturas de vivac” un libro sin duda difícil de catalogar, cuando no directamente inclasificable. Y sin embargo, a mi modo de ver resulta totalmente coherente con la forma de ver e imaginar el mundo de muchos de los montañeros con los que me he cruzado a lo largo de mi vida. Montañeros y escaladores, como lo fue Alfredo. Y es que en el libro se dan cita recuerdos, anécdotas y viviencias, pero también auténticas “pajas mentales” que no desentonan lo más mínimo con el resto. 


Lo primero que llama la atención del libro es su formato. Pequeño. Casi cabe en la palma de la mano. Un tamaño perfecto para el título, ya que sería el típico libro que te llevarías a un vivac. En la portada una acuarela de Pepe García, forero de Foropicos, al que asimismo tan asiduo era el tristemente desaparecido Alfredo. Por el medio, adornando alguno de sus capítulos unos preciosos dibujos de Pilar Gutiérrez.


A lo largo de sus escasas 164 páginas, Alfredo nos trae con un fino sentido del humor sus recuerdos en la escuela de escalada de El Llano, en Quirós, en El Picu o en La Pedriza, en el capítulo "Historias de los 80"; sus reflexiones en "Cuerdas y alianzas"; se pasa a la fábula en "El cuarto del material"; recuerda a las pioneras de la montaña en "Chicas"; nos regala un precioso cuento naturalista en "Ojos grandes"; planea entre la realidad y la ficción en "El vuelo"; vuelve a ejercer de documentalista en "De tricounis y hombres"; se pone poético con "El Picu"; nos pone los dientes largos a quienes creíamos conocer Picos con "La línea Schulze" entre la Torre de Altaiz y La Palanca; se le va la pinza con la ficción surrealista de "El alpinista"; y por fin en un viaje cultural pasa de los pastores a los arrieros y con ellos a los espoliques, con quienes homenajea a los primeros guías de Picos precisamente en "El último espolique".


Un libro quizás pequeño y extraño, pero que en modo alguno debería pasar desapercibido. Un rara avis. Un verdadero regalo. Una maravilla.

Un saludo
Cienfuegos

2 comentarios:

  1. Qué comentario, descripción y crítica más acertados.
    Pepe García

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pepe. Fue toda una sorpresa que devoré con avidez en su primera lectura y degusté como se debe en una segunda.
      Un saludo

      Eliminar