viernes, 8 de abril de 2016

Pelitrón y Champaza desde Salcedo

02/04/2016
Sierra del Aramo
Concejo de Quirós (Asturias)

Compromisos varios echaron por tierra la ruta inicialmente prevista, aunque a última hora ví que quizás podría escaparme unas horas el sábado por la mañana, de manera que tocaba buscar ruta, necesariamente cerca y corta. Tras las últimas nevadas la cota de nieve estaba realmente baja y me acordé de la cresta del Champaza al Pelitrón y del valle de Corrales que baja hacia las Morteras de Salcedo, una zona que siempre me pareció que tenía que ser buena para raquetear.


Inicio/Fin: Carretera de Salcedo a la Ermita del Alba
Distancia: 9 Km
Desnivel máximo: 550 m
Desnivel positivo acumulado: 710 m
Tiempos: 4 y 1/4 horas


Subí el coche por la carretera de Salcedo (1.115 m), que desde la AS-229 alcanza la Ermita del Alba, dejándolo como un kilómetro por encima de Salcedo, en un punto a partir del cual la nieve ya empezaba a ser contínua y con las primeras vistas hacia el Macizo de Ubiña, con la hipnótica presencia de Peña Rueda justo enfrente.


Para el ascenso opté por el viejo camino, muy pendiente, pero más directo que la carretera, a pesar de que era un verdadero río el que bajaba por él


Paso junto a la Fuente Texera y alcanzo  las primeras cabañas, mientras veo a la izquierda la Ermita del Alba, en lo alto de la peña, a la que hoy no me acercaré.



Paso por entre las cabañas de Texera y sigo durante un corto tramo la, hoy enterrada en nieve, carretera que busca la collada.


Y en la collada (1.190 m) se me descubre un pecioso paisaje. El de las Morteras de Salcedo nevadas y rodeadas de las cumbres del Champaza, Pelitrón, Moncuevu y Vallongo que vistas así parecen más agrestes, más altas y afiladas.


A la derecha destaca el Gamoniteiro, techo de la Sierra del Aramo.


Mientras que a mis espaldas voy a ir dejando en todo momento Peña Rueda, que hoy se llevará gran parte de las fotografías.


No traigo una idea preconcebida de la ruta como tal, así que tras calzarme las raquetas me voy dejando llevar, buscando la mejor nieve, que de momento me conduce a descender por una inmaculada ladera de nieve polvo hasta el arroyo  de la Fuente los Ojos (1.120 m).



Después empiezo a remontar la ladera contraria, sin buscar inmediatamente la ladera del Champaza, que dejaré a mi izquierda.


Guapos rincones vistos así, nevados. Posiblemente en otra época ni me fijaría en ellos.


Gano una colladina (1.221 m) desde la que domino la hondonada en la que se asienta el mayáu Covachos, del que se conservan los restos de alguna cabaña que destacan en la nieve. Al fondo el valle de Corrales por donde acabaré bajando, con el Pelitrón ya a la izquierda.


Una vista atrás, al Gamoniteiro y las Morteras de Salcedo, inmensos pastos hoy desiertos. Y es que no veré a nadie en todo la mañana. De hecho fuera de Texera, ni huellas de paso encontraré. 


Peña Rued, ....


... y todo el murallón que cae sobre Vega Llaseiro y los Puertos de Agüeira, desde el Campu Faya a los Fontanes.


Empiezo a subir por la ladera del Champaza y aquí empieza mi calvario. La nieve no está nada transformada y oculta las incontables grietas de la ladera caliza, haciendo que ascender por ella sea un suplicio, aún con raquetas.


Como puedo alcanzo la cresta, algo más venteada, pero solo a tramos, ya que se alternan zonas sin apenas nieve con otras donde el viento ha amontonado mucha.


En el último tramo al Champaza aprovecho la huella de un grupo de caballos que permanecen allí.


Una vista atras, con la Peña del Alba abajo y las Ubiñas al fondo.


Y de esta guisa, consigo hacer cumbre en el Champaza (1.454 m), cuando ya veo lo que me falta al Pelitrón.


La Airúa Naval también parecía tener una buena nevada.


Abajo el valle de Quirós, con el Embalse de Valdemurio en la cerrada formada por las Sierras  del Gorrión y Caranga. Justo en mi vertical el pueblo de Bermiego.


Al lado contrario, una nueva vista hacia el Gamoniteiro.


La cresta por la que he venido subiendo.


Los Bígaros, ya en Somiedo.


Si no me equivoco esta debería ser la zona del Morronegro.


Tapinón, Siegalavá y Peña Rueda


Los Fontanes y el cordal que continúa por el Ranchón y los Huertos del Diablo. Se ve perfectamente el Canalón Cimeru y el Canalón Bajeru, así como la Canal de Rocamuela.


La Sierra de Manteca.


La Lloral y al fondo los parques eólicos de las Sierras de Tineo


Una más hacia el valle de Quirós, con la Sierra de Caanga.


Y autofoto con el Moncuevu al fondo.


Tocaba seguir ruta, cuando el día empezaba a cubrirse, señal de la llegada del anunciado frente de la tarde. De momento el tramo más guapo y el que me había hecho acercarme hasta aquí, la cresta que une el Champaza y el Pelitrón.


Guapa, con unas espectaculares caidas hacia Bermiego, pero me la encontré en muy malas condiciones. La nieve polvo cubría las grietas y había que avanzar extremando las precauciones.


Bermiego abajo del todo.


El Pelitrón parecía estar cerca pero en este tramo fui realmente despacio, tanteando el terreno a cada paso.



Algunos rebecos en la vertiente de Bermiego. Daba vértigo verlos tirarse abajo por aquellas canales.


Alcanzo el punto más bajo de la cresta, en la zona de El Ortigal (1.424 m) y empiezo a ganar metros hacia el Pelitrón. Una vista atrás.


Lo que me restaba a cumbre. La pendiente me había obligado a quitarme las raquetas, lo que no hacía sino empeorar el avance, hundiéndome en algunos puntos casi hasta los "perenguendengues". La alternativa pasó por subir por la vertiente de Bermiego, trepando por las zonas limpias de nieve.


Último tramo, con el Moncuecu ya al fondo.


Y cumbre del Pelitrón (1.562 m). Mucho más sufrida de lo que contaba. Atrás quedan el Champaza y más allá la Peña del Alba, con las Ubiñas ya metidas en nubes.


Nuevas vistas hacia el valle de Quirós.


La Airúa Naval. Detrás la Lloral.


El Gamoniteiro y las Morteras de Salcedo.


Nuevas vistas hacia las Ubiñas y Somiedo.



Apenas si paré en cumbre. La idea que traía era haber seguido hacia el Moncuevu, pero el ascenso hasta el Pelitrón se había hecho eterno y se me hacía tarde para volver a tiempo a Oviedo. Tocaba acortar ruta. De todas formas seguí un tramo más por la cresta en dirección al Trichoriu, para buscar una ladera más amigable por la que descender.


Cuando la pendiente suavizó y afloró menos roca en la nieve empecé a bajar a la derecha, buscando el fondo del valle, por el que bajaría hacia Corrales.


Increible la de nieve que había en este tramo. Aquí el temporal había amontonado ingentes cantidades de nieve polvo que hacía que incluso con las raquetas me hundiera hasta cerca de la rodilla. Con todo, una gozada.


El valle continúa hacia el Moncuevu, ...


... pero yo bajo hasta Corrales (1.325 m), con una pequeña laguna, fuente y por debajo un cercado de ganado, unos "corrales", vaya.


La zona por donde acabo de bajar.


En vez de seguir bajando hacia Covachos, en el fondo del valle, corto a media ladera buscando una salida más directa hacia la collada de Texera.


El Pelitón va quedando atrás. La luz cada vez más plomiza no ayudaba con las fotos. De hecho parecía que incluso amenzaba agua.



Me marco una línea imaginaria, hacia el arbol que se ve en el extrermo izquierdo de la foto, desde el que enlazaré con la pista que se intuye en la ladera de enfrente y que sube hacia Texera.


Justo antes de cruzar de nuevo el arroyo de la Fuente los Ojos (1.150 m), alcanzo el árbol bajo el que por fin, hago una breve parada para picar algo.


Luego tomo por la pista hacia Texera con el Champaza y el Pelitrón y todo el valle de Corrales por donde acabo de bajar, a mi derecha.


Una panorámica de toda la Mortera de Salcedo, rodeada por las cumbres de la Peña del Alba (izda), Champaza, Pelitrón, ,Moncuevu, Vallongo y Gamoniteiro (dcha).


Los meandros del arroyo de la Fuente de los Ojos.


Una última vista sobre el Pelitrón.


Alcanzo las primeras cabañas de Texera (1.190 m), con Peña Podre por detrás, otra a la que espero hacerle una visita dentro de poco.


Regreso a la pista que baja por entre las cabañas de Texera y enlazo con la carretera por la que haré ahora el descenso hasta el coche, más que nada porque así no mancho las botas y me ahorro el tener que lavarlas después.


Llegar al coche y empezar a caer alguna gota, fue todo uno. Y rápido para casa que al final cumpliría el horario previsto por los pelos. Os dejo el track aunque la ruta no lo requiere.



Un saludo
Cienfuegos

14 comentarios:

  1. Guapísima Javier y esos meandros...la verdad es que la nieve incomoda pero embellece el paisaje absolutamente. Siempre un placer ver tus reportajes. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si,la nieve lo cambio todo, el paisaje, la dificultad, ...y los meandros son chulos, si.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Preciosas fotos Javi. Un gran día de nieve por lo que veo. Qué guapa la que se ve Bermiegu y el embalse en el valle, bajo la guapa peña de Caranga. Un valle muy alpino este de Quirós!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, no estuvo mal la escapada antes de comer. Aproveché la mañana.
      Nos vemos

      Eliminar
  3. Espectaculares fotos y paisaje! Tengo una ruta pronto por la zona...con lo que tu reportaje me pone los dientes largos, aunque nosotros la haremos sin nieve...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin nieve también es guapa a rabiar toda esa zona. Seguro que será una gran ruta.
      Saludos

      Eliminar
  4. Que bonitísimo se ve todo Javier, fotazas impresionantes como de costumbre de otro rincón de Asturias que nos acercas...da gusto disfrutar con esta tranquilidad de esos bellezones...la foto del rebeco en inclinación total es brutal...por algo son los señores de las cumbres. Me ha encantado.
    Mi abrazotedecisivo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sara. Lo mejor del Aramo es que te ofrece una montaña brutal, al lado mismo de casa. Y encima desde que reintrodujeron los rebecos, ya si que lo tiene todo.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Guapa ruta con un paisaje esplendido. No me extraña lo de Peña Rueda, siempre omnipresnte. Como dices la nieve lo cambia todo y le dá un toque particular.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Este invierno, por circunstancias varias no había podido pisar la nieve, pero justo el día después de tu ruta, aprovechando la nevada del jueves, decidí raquetear un poco para no pasar el invierno "en blanco", e hicimos una ruta parecida pero subiendo por la Braña la poza, Braña la Vallonga y luego bajando por Corrales donde seguimos el rastro de unas raquetas que me imagino serían las tuyas el día antes. Efectivamente había un cargamento de nieve importante y bajando hacia Corrales las pasamos canutas hundiéndonos hasta la cintura.

    Un saludo y gracias.

    Sergio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que hay Sergio. Ya echaba demenos alguno de tus comentarios, je, je. Pues si, esas huellas serían las mias. En todo el día yo solo vi otras cerca del collado que parecían dirigirse hacia la zona del Gamoniteiro. Por la zona de Corrales estaba impoluto. Ya viste que yo no me metí a lo más profundo de Corrales. Bajando del Pelitrón ya me había costado lo suyo alcanzar la cabecera de Corrales, así que corte a media ladera porque me pareció que en lo más bajo iba a haber muchisima nieve y demasiado blanda. De todas formas, seguro que lo disfrutasteis. Estaba precioso.
      Saludos

      Eliminar