miércoles, 14 de diciembre de 2016

La Forcada por las sendas de la Cruz y la Bobia

30/11/2016
Sierra de Caranga
Concejo de Proaza (Asturias)

Sobre la Senda de la Cruz, la senda que atraviesa el Desfiladero de Peñas Juntas, y la posibilidad de ascender desde ella a la cumbre de La Forcada ya os había contado algo hace tiempo AQUI. Hará algo más  de un año llevé a unos amigos a conocerlo. Aquel día optamos por un descenso alternativo por una canal que nos sacó directos a Caranga de Abajo. Sin embargo, la incertidumbre sobre si la canal tendría salida o si nos quedaríamos enriscados, hizo que no la disfrutáramos como era debido. Con los deberes hechos volvimos, y aprovecharía para enseñarles también la Senda de la Bobia, cerrando una preciosa pero salvaje circular, solo apta para verdaderos jabalíes del monte.



Inicio/Fin: Puente de Perigüela. Desfiladero de Peñas Juntas
Distancia: 10 Km
Desnivel máximo: 880 m
Desnivel acumulado: 950 m
Tiempos: 7 horas
Nota: La Senda de la Cruz es un antiguo camino totalmente perdido y tomado por la maleza que resulta complicado seguir. Además, en el último año ha sufrido un par de desprendimientos que lo complican aún más. Por su parte, la canal de descenso solo puedo recomendarla a gente muy habituada a moverse por el monte en ausencia completa de sendas, ya que presenta serio peligro de enriscarse.


Dejamos los coches en el antiguo puente de la carretera a Quirós, a la salida del Desfiladero de Peñas Juntas. Allí suele descargar siempre un buen manantial, junto al que tomamos la pista que nos conduce a la Senda del Oso.


Y tras recorrer unos escasos metros en dirección a Caranga, dejamos la Senda del Oso para empezar a ganar metros por una marcada senda que sube con fuerte pendiente junto a unos antiguos cargaderos de mineral.


La senda va a ganar la base de un pedrero por el que tendremos que subir, con huella de paso en su extremo izquierdo. La pendiente de este primer tramo es mucha.


Ya a bastante altura tomamos contacto con la Senda de la Cruz, el antiguo camino que unía Villamejín y Caranga de Abajo.


La senda en esta primera parte está muy marcada porque es el acceso habitual a las vías de escalada que se abren en las paredes del Planchón, a nuestra derecha.


Dicen que las paredes del Planchón son buenas para días de lluvia al quedar a cubierto.


Alcanzamos la collada del Cantu Aviao, buen mirador y en la que entramos en el Desfiladero de Peñas Juntas. De toda esta parte no pongo excesivas fotos, que podéis ver en la otra entrada publicada sobre esta senda.



Este tramo está bastante bien conservado y la última vez que pasé por aquí estaba en parte desbrozado (abril 2017). Algo de maleza, pero no excesiva, que en esta época no incomoda en exceso. Al fondo las paredes superiores del Planchón.


El día era espectacular, pero los contrastes de luz eran brutales y las fotos salieron solo regular.


Cruzando un bosquete de encinas, especie que domina buena parte de esta sierra.


Ya habíamos cruzado un primer argayo que había caído sobre el camino, pero poco después llegamos a un segundo desprendimiento que, en esta ocasión se ha llevado por delante la senda. El terreno está húmedo y la caída a la izquierda es considerable.


Hay que poner algo de cuidado para cruzar aquí. El Desfiladero de Peñas Juntas a nuestros pies. Parece mejor intentar cruzarlo justo por encima del desprendimiento, o así lo hice la segunda vez que pasé por aquí (abril 2017).


Después continúa la senda bien trazada.


Unos amiguetes que salieron a darnos los buenos días.


Pasamos bajo el Valle Tresmonte. Este tenemos que buscar día para meterle mano y subimos a la Poisá.


Toca después cruzar una ladera despejada, perdiendo un poco de altura, hacia la Poisá.


Llegando a la horcada de La Poisá, con la carretera de Proaza en el fondo del valle.


Tras la horcada se conserva un tramo sustentado sobre buenas armaduras (foto de una visita anterior).


Poco después alcanzamos el Valle de la Ceniza que culmina en el Llanu Castrión, a la izqueirda del Cantu Castrión. Las últimas veces había ascendido por él, pero hoy vamos a recorrer la Senda de la Cruz entera. Para salir de la Ceniza nos costó mucho dar con la senda. Yo ya no recordaba muy bien por donde iba (alta, por una especie de repisa rocosa) y está tan tomada de maleza que por momentos resulta casi imposible de seguir. Además aquí toda la maleza pincha. Cotoyas, artos, espineras, ... hay que venir dispuesto a sufrir para cruzar este tramo.


Pero poco a poco el terreno mejora un tanto, tampoco mucho, a medida que nos acercamos al punto donde la senda gira, permitiéndonos ver ya la ubicación de la horcada de la Cruz, por la que saldremos de la vertiente de Peñas Juntas para pasar a la de Villamejín.


En este tramo se conserva algún punto con armaduras de madera. La senda pierde unos metros hacia el Llanu Frangola y alcanza a continuación la horcada de la Cruz, una pequeña entalladura en el filo norte de la Sierra de Caranga.


Desde la horcada se pierden unos metros hacia la derecha, hasta dar con un antiguo camino que pasaba por encima de viejas fincas. Este tramo vuelve a estar muy tomado, pero se distingue perfectamente su curso que nos conduce a las fincas de La Corraina.


Abandonamos la senda que baja hacia Villamejín y cruzando hacia la derecha y en horizontal, tres o cuatro prados por sus portillas, nos aproximamos a una cabaña que se distingue porque tiene unos depósitos de agua junto a ella.


Justo por detrás de la cabaña sube una marcada senda, es la Senda de la Bobia, que recorre la ladera oeste de La Forcada. Desde la cabaña gana unos metros ligeramente hacia la izquierda, permitiéndonos disfrutar de las vistas sobre el valle del Trubia, donde ya aparece Proaza.


Los pueblos de Serandi y San Martín, este último aún en sombra.


La senda continúa en horizontal, cortando la base de la montaña, hasta aproximarse a un crestón calizo bajo el que pasa.


Bajo él gira y entra en una ancha y pendiente canal, por la que tendremos que empezar a subir, con la Airúa Naval al otro lado del valle, sobre el pueblo de Villamejín.


La canal culmina en El Colláu, donde damos vista de nuevo a la vertiente de Peñas Juntas, justo sobre el Valle Castrión. Un buen mirador sobre Proaza.


Seguimos subiendo por el lomo del cordal hacia el Llanu Tresmonte, desde el que vemos ahora la parte superior del Valle Tremonte, cuya zona inferior cruzamos hace un rato.


Avanzamos por Cuetu Pardu, una zona sensiblemente llana de pastizal, buscando la entrada a La Rasa, la ladera por la que ascenderemos hacia la cumbre de La Forcada.


La ascensión de La Rasa se hace dura, ya que resta aún un buen desnivel. Pero poco a poco ganamos altura.


Salimos a la zona cimera de La Forcada, justo bajo la Silla, la collada que separa las dos cumbres de La Forcada, un punto que ofrece una de las mejores vistas del valle del Trubia.


Villamejín a vista de pájaro, muchos metros por debajo de La Rasa.


Aquí en vez de ganar directamente la cumbre me desvío unos metros, perdiendo algo de altura por la vertiente de Peñas Juntas, para visitar El Campanario, un llamativo arco en la peña.


No se aprecia del todo bien al quedar algo empastado, pero efectivamente es igual que el campanario de una iglesia.


Luego ya si, me dirijo a cumbre, donde están ya los compañeros que no han esperado para ponerse a comer. Se ve que había hambre.


Un par de panorámicas desde cumbre. Una de las vistas hacia el este, hacia la Sierra del Aramo, con la Airúa Naval por delante.


Y otra al oeste, con la Sierra de Gradura, que al norte continúa por la zona de La Lloral.


A lo lejos, Oviedo, a los pies del Monte Naranco.


En cumbre no paramos más que lo estrictamente necesario para comer algo. Así que al poco reanudamos ruta, dirigiéndonos hacia la collada de La Forcada, en la que nuestra cumbre se separa del resto de la Sierra de Caranga.


A la izquierda vamos a dejar la Canal de la Forcada, vía habitual de acceso a la sierra, con el Aramo sobresaliendo sobre la collada de Aciera, y destacando la nevada cumbre del Moncuevu y a la derecha del todo, la Peña del Alba.


Pero nosotros en la collada empezamos a perder metros por la amplia canal que se abre a la derecha, en la vertiente de Caranga.


Allí, al fondo del valle, podemos ver las vegas de Caranga junto al río Trubia, pero sabemos que llegar hasta ellas no va a ser sencillo. Justo enfrente se abre el valle de Teverga


Empezamos a perder metros por la canal de Llampaseca. Enseguida damos con un senderillo que se va a ir formando y por el bajamos cómodamente, sin más problemas que la fuerte pendiente.


En la línea de agujas que se alzan frente a nosotros se observan algunas "ojos o ventanas".


Las espectaculares paredes que nos empiezan a rodear. Aquí espantamos un pequeño rebaño de venaos (ciervos).


Llegamos al primer estrechamiento, en la Canal del Cirio, a la que le da nombre la llamativa aguja bajo la que pasaremos. Algunos lo hicieron justo bajo ella, pero a mi me parece más cómodo hacerlo casi por el centro de la vaguada.



Una nueva vista atrás.


Pasando bajo la aguja. Terreno muy roto, tapizado de maleza y en el que la pendiente se agudiza, de manera que hay que poner algo de cuidado.


Una vista del primer estrangulamiento que acabamos de cruzar.


Justo después la senda gira a la izquierda saliendo de la que parece la canal de descenso, para alcanzar un pequeño promontorio y pasar a otra canal paralela. Desde ese alto le tiro una foto atrás a la zona por la que estamos bajando (foto de una visita anterior).


Aquí se ve la que sería la canal principal que pasa por la Vega Bustiello y por la que bajaba el viejo camino a Caranga, pero que hoy no va a ser la nuestra. Esa canal tuvo sin duda en otros tiempos un gran aprovechamiento ganadero.


Nosotros vamos a bajar por esta otra que ya se intuye en la foto y que baja directa a las casas de Caranga que ya se ven abajo. Aquí aún seguíamos la senda que la última vez que pasé estába jitada (abril 2017).


La senda se introduce en un espectacular bosque de encinas. Al poco de entrar en él la senda principal gira a la derecha y desciende por una canalina hacia esa mano, facilitando el descenso a la Vega Bustiello. Está jitado el descendo y marcado el punto donde gira para pasar de nuevo a la canal anterior (abril 2017). Pero ersa la dejamos para otro día, ya uqe hoy nuestra intención es descender por esta canal.



De manera que ya sin senda clara y dejando atrás los jitos, seguimos bajando por el bosque que, ya de la anterior visita, lo recordaba como una maravilla.


Llegamos al primer corte. Justo delante de mis compañeros la vaguada se corta. A la derecha se abre un paredón calizo que impide el descenso, pero debajo de él se puede ver que la canal continúa por un pedrero. En la anterior visita forzamos el descenso justo por el centro de la vaguada, agarrándonos a los avellanos. Hoy lo hacemos cruzando a la izquierda de la misma, siguiendo para ello una senda de venados que cruza una especie de vira y que pasando a una vaguada que se abre a esa mano izquierda nos permite bajar cómodamente al fondo de la canal principal.


La foto es mala, pero a la derecha se intuye el pedrero que tapiza el fondo de la canal. Para evitar ir sobre el pedrero, sumamente incómodo, bajamos a la izquierda de él, por medio del bosque, siguiendo un marcado sendero de animales.


Vemos lo que queda de canal. Por un momento parece tener continuidad, pero no es así. Se va a quedar cortada en un segundo punto sin posibilidad de descenso por ella. Tendremos que ir atentos y buscar las sendas de animales bajan por la margen izquierda de la canal sin llegar a tocar el pedrero. Estas sendas de nuevo abandonan la canal principal y pasan a una canal secundaria que se abre a esa mano izqueirda, tapizada de bosque y menos evidente, pero por la que bajaremos de forma relativamente sencilla para luego girar a la derecha, bordeando la base de un crestón calizo y por una zona muy terrosa en medio del bosque, regresar así a la canal principal.


Ya estamos en la canal principal de nuevo. Salimos justo debajo del corte que comentaba. En la anterior visita algún compañero llegó hasta él bajando por la canal, pero no le quedó más remedio que darse la vuelta ya que no ofrecía posibilidad de destrepe.


El resto ya es sencillo. Resta bajar por el pedrero, sumamente inestable, eso si. Lo hacemos por su margen izquierda ...


... ya que sabemos que a esa mano se abren varias cuevas que queremos visitar. La más grande es la primera de ellas. Se ve que en tiempos fue utilizada para guardar ganado.


Por debajo se abren otras oquedades de menor tamaño. Seguimos bajando hasta alcanzar el límite del bosque, un castañar en el que cruzamos a la derecha.


Poco después salimos a una finca en la que entroncamos con su camino de servicio por el que bajamos hasta el depósito de aguas de Caranga de Abajo.


Alcanzando poco después las casas del pueblo.


Ya solo restaba regresar a Perigüela por la Senda del Oso dando un pequeño paseo.


Os dejo una foto tirada desde la carretera de Teverga, en la que se ve la canal de descenso y la ubicación de los dos cortes que hay que sortear.


Os dejo el track, recordándoos las dificultades que entraña la ruta de hoy, por lo abandonado de los senderos y por las complicaciones que conlleva el descenso de la canal.

Powered by Wikiloc

NOTA: Como siempre que me muevo por esta sierra, quiero agradecer a Marga del Hotel Rural La Sinriella de Villamejín, toda la ayuda recibida con la toponimia de la zona.

Un saludo
Cienfuegos

18 comentarios:

  1. Tremenda!!! Vaya valor!!!La verdad es que la senda de subida tiene traminos casi echaos a perder eh? Y la canal de Llampaseca es terrible vista desde arriba...Pero la entrada te ha quedado preciosa, como siempre. Un abrazo para ti y para todos "los gallos" que te acompañaron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la Senda de la Cruz es una pena pero se está perdiendo por momentos. Ya no solo es la maleza, ahora los desprendimientos la dejaron muy tocada. La canal de descenso es una preciosidad, pero de lo más salveaje que yo conozco. Me queda acercarme un día aver la canal paralela, por donde en tiempos iba la senda. Pero si se anima alguno de "estos", quien dijo miedo.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Impresionante reportaje de la no menos impresionante ruta Javier, gracias por invitarme a disfrutarla con vosotros, un saludo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo muy bien , Diego. A ver cuando liamos otra.
      Saludos

      Eliminar
  3. ¡Tremenda ruta! He disfrutado de veras siguiendo al detalle vuestro recorrido. Me ha parecido una ruta tan preciosa como espectacular. He descargado el track y he tomado buena nota de los nombres que incorporas. Precisamente, esta temporada andamos mi compañero y yo sacando los nombres del Aramo y su entorno. Estamos haciendo un buen número de salidas desde Bermiego, Tene, Villamexín, Bárzana, etc y, de momento, hemos recogido y ubicado un sinfín de topónimos de gran valor. En Villamexín charlamos con un ganadero JASP (joven pero suficientemente preparado) (ja, ja). Sabe todos los nombres de esa zona de la sierra de Caranga, es toda una enciclopedia oral. Tomamos nota de algunos de ellos pero tenemos que hablar muchas más veces con él para ir sacando más información. Y, por supuesto, haremos en el futuro muchas rutas por esa sierra. Por ello me ha resultado de gran interés vuestra ruta y os felicito por tan brillante recorrido. Además, el elenco de montañeros era de primera. Un fuerte abrazo y a seguir hollando cimas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Victor. Ya sabes que todos los topónimos están recopilados en la vertiente de Villamexin. En Caranga no acabo de encontrar informador. Tendré que insistir.
      Saludos

      Eliminar
  4. Preciosa aventura jabalinera. Habrá que buscar diversas variantes por la ladera de Caranga y ......debería ser más temprano que tarde que luego........la gente ...enfría......ja ja ja. Repor mu kurrao. Saludos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya vamos hablando para buscar otras alternativas que, efectivamente, hay muchas.
      Saludos

      Eliminar
  5. Imaginamos que está era la opción que nos comentabas en su momento, el acceso desde Caranga.. no desde el Llano como nosotros hicimos en su momento. Una buena integral se puede confeccionar!! Un abrazo y enhorabuena por la jornada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, era esta. Pues mira. Si enlazas la primera mitad vuestra, con la parte de por donde subimos nosotros, te sale la integral entera y completa de la sierra. De hecho se de otra senda que aún te sacaría más al norte, casi a Proaza mismo, con lo que haces una línea perfecta por la crestería de la sierra. Así que ya sabes. Cuando querais volver, hablamos.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Pues estas empeñado en complicarnos la vida, enseñandonos esas rutas salvajes y jabalineras, que tienen una pinta espectacular, despues algunos intentamos hacerlas y nos damos cuenta que a lo mejor no estamos del todo preparados para ellas, pero la unica manera es intentadolo y asi aprendemos.
    Tomo nota de ella Javier esta cerca y para ahora para estas fechas puede ser factible.
    Muy Buen Repor. con mejor compañia aun.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, no te negaré que la ruta es complicada. Bastante más que la del Troméu y que hay que ir dispuesto a pincharese y a bregar con todo tipo de maleza. Hay que estar de ello y saber moverse por este tipo de terrenos, ,pero a cambio disfrutaras de rincones solo alcanzables a unos pocos y guapos a rabiar.
      Saludos

      Eliminar
  7. Cada vez nos incitas mas al ponernolas mas dificiles, quedando el gusanillo. Podre yo hacer eso ?? Ja, ja
    Impresionante y maravillosa ruta. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si Sebastián. Solo hay que proponérselo. Piensa que en casi todo el recorrido, las primeras veces que me metí por ahi iba solo. Hay que intentar minimizar riesgos, pero con cuidado se hace. Quiero decir que tampoco es tan complicado.
      Saludos

      Eliminar
  8. He tenido el privilegio de estar presente en los dos descensos que hemos hecho por esta salvaje variante.No salgo mucho de Somiedo, pero fuera de "mi güertín", esta ruta se ha convertido en mi favorita sin duda. Cuidado con el paso argayado, no admite resbalón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo el privilegio de verte disfrutar como en Somiedo, pero fuera de Somiedo, ja, ja. Y si, ese paso hay que poner un poco de cuidado, sobre todo si estuviera mojado el terreno.

      Eliminar
  9. Mui buena... como controles tola fastera del Trubia. Menudu terrenu d'aventura que tien el cordal de Caranga. Un abrazu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esi cordalín ye un requexu, pero tien dellos llugares perguapos. Terren xabaz abondu, eso si.
      Un abrazu

      Eliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.