miércoles, 14 de marzo de 2018

Invernal al Valmartín, Arenal y Entrepicos

24/02/2018
Cordillera Cantábrica
T.M. de Puebla de Lillo (León)

Con la estación de esquí de Fuentes de Invierno marcando los máximos espesores de nieve en toda la península, había que arrimar a San Isidro a comprobar "in situ" la nevadísima que nos había traído Febrero. Y eso fue lo que hice, arrimar al puerto y realizar una sencilla pero espectacular invernal que me llevaría a visitar el Valmartín, hasta donde hacía años que no iba y recorrer la divisoria entre Asturias y León para coronar también Arenal y Entrepicos, cumbres que - cosas de la vida - aún no conocía. El buen día que disfrutamos puso la guinda en una jornada de las de recordar.


DATOS DE LA RUTA
  • Inicio/Fin: Urbanización de San Isidro
  • Distancia: 12 Km
  • Desnivel máximo: 485 m
  • Desnivel positivo acumulado: 640 m
  • Tiempos: 6 horas
  • Dificultad: Si bien se trata de una invernal sencilla, los crampones resultaron imprescindibles. En estos casos, las condiciones de la nieve pueden variar mucho, modificando radicalmente la dificultad de la ruta.


Dejé el coche en el aparcamiento existente justo en el cruce con el acceso a la estación de esquí de San Isidro, con un día espléndido y "solo" -5º. Nada que ver con los -10º del día anterior. El Toneo ya mostraba una carga de nieve impresionante.


Pero es que el Torres no le iba a la zaga. En realidad todo el entorno del puerto estaba espectacular.


En mi caso ascendí por la loma que va dejando a la derecha el valle de Llagos y que culmina en el Valmartín, el principal objetivo del día. Me había calzado las raquetas a pie de coche, pero pronto vi que el día estaba más para crampones que para raquetas. La nieve estaba helada y en las zonas más venteadas excesivamente dura para las raquetas.


Subí con calma, disfrutando del día y las vistas, buscando las zonas de mejor nieve. El Torres delante...


...y el Toneo detrás.


Aunque los ojos se me iban al Torres.


Desde una loma veo la collada Valmartín, a la izquierda del Pico Valmartín, cuando observo un solitario montañero que va por delante de mi.


A la derecha voy dejando las vistas sobre el Cascayón, la Peña´l Vientu y la Rapaina.


Hacia León y por detrás del Pico San Justo, las vistas se extiende hacia las montañas de Riaño y más allá aún.


Bajo y enseguida alcanzo al montañero. Resulta ser Orlando. No habíamos coincidido nunca, pero nos conocemos a través de facebook. Llevamos una idea similar de ruta e idéntica filosofía de montaña, de ritmo tranquilo para disfrutar del día y sacar fotos a esgalla, así que seguimos juntos. Los brillos en la nieve dejan claro las zonas más heladas.


Antes de alcanzar la collada Valmartín hago el cambio de raquetas por crampones. La arista va a estar helada y se ve una cornisa que puede dar problemas para cruzarla.


Seguimos y, aunque sin grandes problemas, efectivamente la cornisa nos obliga a ganar la collada Valmartín a la izquierda de la misma y en un punto más alto, así que después toca bajar a ella y encarar el ascenso al Valmartín que de momento se muestra solitario.


Ladera tendida por la que se sube bien, aunque efectivamente no está para raquetas. Las vistas se van abriendo y a cada poco nos detenemos a disfrutarlas.


Y cumbre del Valmartín que se alza sobre los Puertos de Contorgán y da vista al Desfiladero de los Arrudos, con el Retriñón a la izquierda.


Buena "bandera" la que había en el buzón. La Sierra del Corteguero estaba espléndida. Totalmente tapizada.


La cordillera sigue al este, hacia el Cascayón. A su derecha la Peña´l Vientu.


Las cornisas del Valmarín, como olas de nieve. La Peña´l Vientu y al fondo los Picos de Europa.


Tirando de zoom, los Picos de Europa.


Pero es que también se veía perfectamente el Espigüete.


El Torres, sencillamente impresionante. La cara norte estaba "redonda" de tanta nieve.


Peña Ubiña y Los Fontanes.


Y un par de panorámicas, una al sur, desde el Cascayón (izda) al Ausente (dcha).


Y otra al oeste, desde el Toneo al Torres.


Una "pose" con el Torres de fondo.


Estuvimos un buen rato en cumbre. Me llamaba la atención que aún no había llegado nadie. Se ve que habíamos madrugado. Al poco tomamos la cuerda de la Cordillera Cantábrica que vamos a seguir, dejando Asturias a la izquierda y León a la derecha.


En el descenso a la Raya Valmartín había algún tramo helado en el que había que clavar bien los pinchos.


Toda la arista este del Valmartín.


Pasamos por la Raya Valmartín donde nos alcanza otro montañero. Resulta ser Victor, con quien hacía mucho que no coincidía.


El Toneo en el centro, con los Picos Cuerna y Redondo a su izquierda y el Agujas a su derecha.


Pasamos por la antecima del Porru Blancu y seguimos al Pico Arenal.


Desde cumbre vemos que ya hay gente en la cima del Valmartín. También se aprecian las cornisas de nieve.


Las vistas similares. Mejores hacia el siguiente tramo a recorrer, hasta el Entrepicos y más allá al Cascayón.


Al sur, el entorno de los puertos de San Isidro.


Al norte, una más al Corteguerón.


Bajamos del Arenal. Puede que fuera el tramo más comprometido por la pendiente y el estado de la nieve, muy dura por momentos y con fuertes caídas hacia Asturias.


Una foto que me tira Orlando, bajando hacia la Raya la Bueya.


En la Raya la Bueya paramos un rato a picar algo. Aquí nos despediríamos de Víctor que se volvía para La Raya.


Una vista atrás a la cara norte del Arenal.


El Retriñón y bajo él, el valle de los Arrudos.


Subo delante y me encuentro con que la arista cimera a la cumbre del Entrepìcos esta inmaculada, sin una sola huella. Preciosa. Orlando me tira una foto cuando ya estoy en la cima. Si os fijáis se ve que los pinchos apenas dejaban huella en la nieve helada.


En Entrepicos me sorprende por sus buenas vistas, en mi opinión mejores que las dos cumbres anteriores, especialmente al norte, a los Puertos de Contorgán, con la laguna Caballuna enterrada en nieve.


El Cascayón


Los Picos de Europa y la inmensa mole de Peña Ten, a la derecha del Friero y las cumbres de Los Urrieles.


La Peña´l Vientu


Tirando de zoom, Peña Ten, de la que ya llevo mucho diciendo que tengo que volver.


El Estorbín (izda), con el Reboqueras asomando y a la derecha Peña Ubiña


Una más al norte, hacia el Retriñón y Los Arrudos


Y una más al torres.


Nueva pose, ahora con el Cascayón y la Peña´l Vientu


Bajando, Orlando me tira una foto en la cresta


Y yo a él otra.


Bajamos a la Becerrera los Fueyos y cruzamos por Los Dientes.


Aquí me despido de Orlando. Él seguía al Cascayón y venía todo el rato tentándome para acompañarlo, pero se me haría tarde. Ganas, no negaré que me dieron.


Así que yo me bajo de la cresta en una de las colladas, donde la pendiente al sur es cómoda y me dirijo a uno de los pocos resaltes rocosos que sobresalen de la nieve.


Y allí, con la vista puesta en la Peña´l Vientu paro a comer y a calentar el cuerpo con un café.



Después bajo por una de las múltiples vaguadas hacia la vega Los Fornos.


Y ya en la vega a buscar la pista Wamba para regresar.


Al alcanzar la pista cambié crampones por raquetas. Ya que las traía,... El sol había hecho su trabajo y la capa superior ya estaba bastante más blanda y formaba zuecos en los crampones.


Me despido del Entrepicos.


Aunque apenas si veo a nadie, la pista estaba trallada del paso de tanta gente. En la collada Acebal debía de haber un buen número de montañeros.


El Arenal al fondo del valle.


Un último vistazo al Cascayón. No, si al final me va a pesar no haber arrimado.


Y para abajo, para el puerto.


La señal de entrada a la pista casi enterrada.


Y ya en la carretera me quedaba por recorrer un tramo de asfalto que intenté evitar siguiendo por la nieve sin quitarme las raquetas hasta muy cerca ya del coche.

Y después para casa. Una jornada preciosa. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

6 comentarios:

  1. Guauu... qué maravilloso estaba todo!! Mira que nos falta a nosotros también esa zona. La nieve tiene un efecto hipnótico y con ese cafetín!
    Preciosa entrada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el día estaba perfecto. En invierno casi siempre me llevo un café, que se agradece meter algo caliente, je,je.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. la zona en sí maravillosa y con esa nevada "virgen" aún se ve más hermosa. Aunque los puertos de Contorgán prefiero verlos sin nieve. La que tienes entre dos cum,bres tb sería guapa foto de perfil...como vamos coincidiendo...besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón en que los puertos son más guapos en primavera. Sobre la foto, ... pues no creas. Para el perfil, no me gustan tan "de cerca".
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Muy guapa Javi, nosotros la hicimos casi igual en diciembre y es la próxima que colgaré en el blog, llevo ciertu retrasu. También disfrutamos de una buena jornada de sol.
    Un abrazu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, casi calcada. Ruta muy agradecida con un buen dia de sol.
      Un abrazo

      Eliminar