lunes, 14 de septiembre de 2020

Torre del Friero y la canal de La Sotín

Entre las grandes cumbres de Picos que me faltaban, la número uno era sin duda la Torre del Friero. Por alguna razón se iba quedando siempre de un año para otro. Angel ya la había ascendido por la vía normal, pero no le hacía ascos a repetirla subiendo por la sur. Bajaríamos por la norte para, tras un cambio de planes sobre la marcha, visitar Llagu Bajeru y descender por la preciosa canal de La Sotín a Cordiñanes. De allí para Posada de Valdeón y a remontar hasta la curva de Cañavedo para acabar cerrando una espectacular circular al Friero.


DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 13/08/2020
  • Zona: Macizo de Los Urrieles. Picos de Europa
  • Municipio: Posada de Valdeón (León)
  • Inicio/Fin: Curva de Cañavedo. Kilómetro 14 del Puerto de Pandetrave
  • Distancia: 19 Km
  • Desnivel máximo: 1.580 m
  • Desnivel acumulado positivo: 1.700 m
  • Tiempos: 9 horas
  • Dificultad: Difícil. El ascenso al Friero por la cara sur presenta trepadas continuas de II y alguna aislada de III. El descenso por la norte cuenta igualmente con destrepes de II y algún tramo muy aéreo.
 

Dejamos el coche en la curva de Cañavedo, hacia el kilómetro 14 de la carretera que sube al puerto de Pandetrave. Allí cruza la senda del Mercadillo, el PR.PNPE-15, que sube al Caben de Remoña, cuando ya tenemos al fondo la vista de la Torre del Friero, a la izquierda del collado de La Chávida.


Nosotros en cambio vamos a subir con tendencia a la izquierda, alejándonos del PR, para ganar metros hacia la solitaria cabaña de Urdías desde la que hay una preciosa vista de la cordillera con el Gildar y el Gabanceda.


Un poco por encima alcanzamos el collado Peranieva en el que damos vista al macizo del Cornión, con el sector de la Bermeja.


Subimos aprovechando sendas, cuando no directamente por la línea de máxima pendiente. Así ganamos la collada que se abre tras el Peñón Chico, con una guapa canal que enmarca la Bermeja.


Ya tenemos el mogote del Friero casi al alcance de la mano, con el amplio collado de La Chávida a su derecha. Nuestra vía asciende por la cara sur a ganar la horcada que se abre entre las dos cumbres del Friero.


Abajo queda el Peñon Chico. Al fondo Peña Gabanceda.


Cuando la caliza empieza a monopolizar el terreno nos vamos a la izquierda, dejando la senda que por la derecha busca el collado de La Chávida. En la arista sur se abren, digamos que tres horcadas. La inferior a la altura del Peñón Chico, la intermedia que será la que nosotros buscaremos y la superior, más alta. Por cualquiera de las tres se podría pasar a la cara sur.


La canal de La Chávida va cogiendo pendiente. La dejamos para empezar a ascender a su izquierda.


Ya casi a la altura del collado de La Chávida. Para acceder a la horcada superior, habría que rodear el peñón que se aprecia en primer término.


Nosotros localizamos una canal que termina en una estrecha horcada, hacia la que subimos, tan solo debiendo apoyar puntualmente las manos.


La horcada nos saca a una pedregosa ladera que cruzamos hacia la izquierda, buscando la entrada a la cara sur, mientras vemos siempre muy marcada la horcada de salida, entre las dos cumbres, que nos marca la dirección a seguir.


Guapas vistas sobre el valle de Valdeón, con Posada de Valdéon al fondo.


Alcanzamos una cresta en la que toca hacer un corto destrepe para acceder ya a la cara sur del Friero. Hay que poner mucho cuidado, ya que la roca está muy descompuesta.


Ganamos unos metros con sencillas trepadas y accedemos a la horcada superior, a la que también podríamos haber llegado ganando mayor altura desde la canal de la Chávida.


Seguimos subiendo, con alguna trepada sencilla, buscando la entrada a la canal sur.


Una vista sobre la citada canal que se precipita hacia el fondo del valle.


Por fin vemos la parte alta de la canal. Sabíamos que aquí tocaba superar un bloque empotrado que era el punto más comprometido, pero que contaba con una cuerda fija. Intuimos la ubicación del bloque (círculo rojo) y trepamos hasta situarnos bajo él. Una vez localizada la cuerda subimos y al llegar arriba nos dimos cuenta de que no había bloque ¿¿¿...???. Ya en casa, revisando fotos y documentación, vimos que en estos momentos (agosto 2020) la cuerda esta instalada a la derecha del bloque (flecha). Se sube por una especie de grieta con un nicho arriba. En mi opinión es más sencillo que el paso del bloque, pero más expuesto y más largo. A mi no me pareció especialmente complejo, puede que un III, pero con bastante patio. En esto, ya se sabe, todo es muy subjetivo.


Muchos apoyos y buena calidad de roca ayudan a superarlo sin tocar cuerda, aunque ésta siempre da una sensación de seguridad.


Ángel me tira una foto desde arriba. Se aprecia la verticalidad y la altura que se gana sobre la canal. Ya digo, sencillo, pero expuesto y mal sitio para soltarse.


La salida se hace junto a un nicho que puede ayudar a situar el acceso llegando desde arriba, al pie de una vertical pared.


Desde aquí ya se sigue hacia la horcada de salida de manera mucho más sencilla.


Y cumbre del Friero. Ganas tenía de fotografiar este buzón.


Y las vistas...pues de escándalo. Para tirarse el día allá arriba. De hecho teníamos la cumbre para nosotros solos y nos lo tomamos con calma. Casi una hora permanecimos allí arriba sin ver a nadie. El valle de Valdeón bajo nosotros.


Posada de Valdeón


El Cornión con Peña/Torre Santa presidiendo



La Palanca y el Llambrión.


El llamativo ojal de la Torre de la Celada


Collado Jermoso


La vega de Liordes con la Torre de Liordes a la derecha. Parecía que desde la vertiente cántabra querían entrar las nubes.


Gabanceda y Gildar, en plena cordillera cantábrica.


Más allá, los Mampodres


Peñas Pintas y Yordas en la montaña de Riaño


Ten y Pileñes, con el Torres sobre éste último.


Abusando del zoom el macizo de las Ubiñas


Tras beber, comer algo, mandar algún que otro mensaje y sobre todo deleitarnos con las vistas, tocaba bajar. Lo haríamos por la vía normal, la norte, así que nos despedimos de la cumbre.


Empezamos a perder metros por la cara norte. Está muy jitado.


Enseguida empiezan los destrepes. Los primeros sencillos, bajando una serie de terrazas.


Viene luego una larga canal muy vertical y en la que hay que buscar los apoyos. Cuenta con una instalación para rapelarla.


Ojo a la salida de esta canal. Nosotros vimos unos jitos que seguían ligeramente a la derecha. Conducen a la cabecera de una segunda canal, también con instalación de rapel. Acaba en un cortado de unos 10 o 12 m que no es posible destrepar. Volviendo a la cabecera de la misma, vimos una segunda línea de jitos que desde la primera canal buscan una nueva canal a la izquierda, no a la derecha. Esa es la correcta. La verdad es que teníamos que haber quitado los jitos que conducen a la canal errónea, porque pueden dar para un susto.


Destrepando la segunda canal. Más sencilla, pero poniendo toda la atención ya que también es muy vertical.


Esta canal nos deposita es una plataforma herbosa desde la que vemos la Aguja María Luisa.


Girando a la derecha damos con el paso más emblemático y característico del Friero, el cruce del hombro sobre el corredor norte. Tiene buen apoyo para pies pero pocos agarres de manos. No es complicado, pero muy expuesto. Mejor no mirar mucho a la espalda.



Una repisa nos lleva a una especie de hombro. Allí queda por destrepar una llambria, con cuidado sobre todo con las posibles piedras sueltas.


Luego ya solo queda ir bajando poco a poco hacia el collado de la Chávida.


En este momento hicimos un cambio de planes absoluto. La idea era cruzar el collado de la Chávida y meternos en las traviesas de Salinas, pero no lo conocíamos, habíamos perdido mucho tiempo en cumbre y habíamos visto que parecían entrar nubes por ese lado desde la vertiente cántabra. Total que decidimos volver por la canal de La Sotín. Un largo recorrido que no obstante nos ofrecía el aliciente de rodear enteramente el Friero.


Así que nos despedimos del Friero, viendo el hombro de salida a la derecha.


Y empezamos a bajar hacia la canal de La Sotín, con la zona del Llambrión al frente.


Bajamos a la canal y cruzando la senda ascendemos unos metros por el lado contrario.


Y es que yo tenía el antojo de arrimar al Llagu Bajeru. Acabaríamos parando a comer aquí. Buen restaurante.


Y después, pues nada, a bajar la canal de La Sotín. La verdad es que paramos poco y la solventamos en mucho menos de lo que esperábamos. Encima, contra todo pronóstico, no veríamos a nadie en todo el recorrido. De hecho aún no habíamos visto a nadie en todo el día y no lo haríamos hasta llegar a Cordiñanes. Para que luego digan que Picos está masificado.


Peña Santa parecía levitar sobre el Cares.



Llegando a la vega de La Sotín


Una vista atrás


Llegando al espectacular flujo de derrubios que corta la cara oeste del Friero como una cicatriz.


Tal parece que hayan metido una excavadora aquí. Esto tuvo que ser impresionante haberlo visto en vivo y en directo. Por cierto que la zona alta del Friero se había cubierto. Parecía que habíamos acertado con el cambio de planes.


Nos introducimos en el hayedo de La Sotín. Agradeceríamos el frescor del bosque.



Al frente a la derecha, la canal de Capozo. Ya empezábamos a ver el fondo del valle del Cares.


Una vista atrás.



Entrando en la Rionda de La Sotín.


Espectacular paso tallado en la roca con el valle del Cares al fondo.




Ya veíamos Cordiñanes abajo en el valle, pero aún quedaba un buen tramo.


En esta parte de La Rionda ahora hay instalada una larga cadena. Ayuda en algún tramo que ya estaba muy lavado por el paso de tanta gente.



Por fin alcanzamos Cordiñanes. Lo peor estaba hecho, o no. Quizás lo peor estaba aún por hacer. De momento tocaba seguir hasta Posada de Valdeón. Optamos por la carretera ya que son poco más de 2 Km, mientras que la alternativa de la pista por la que discurre la ruta del Cares se va a más de 4 Km.


Bordeamos el embalse de Cordiñanes y alcanzamos Posada de Valdeón.


Allí lo más "elegante" habría sido tomar el PR.PNPE-15, pero va muy alto, más de lo que necesitábamos. Así que en su lugar salimos por la vieja carretera hasta Prada de Valdeón, que ofrece un guapo paseo. Luego seguimos ya por la carretera hasta Santa Marina. Un coñazo de otros 3 Km. A la altura de Santa Marina dejamos la carretera para subir, ahora si, por el sendero del PR.PNPE-15 Senda del Mercadillo, que nos llevará directos y recortando un buen tramo de asfalto, a la curva de Cañavedo. A aquellas horas ya ni la cámara llevaba a mano. La foto con el móvil.

Y tras el cambio de ropa, para Posada a tomarse una ¿o fueron dos? cervezas. La ruta había sido larga, pero sobre todo, preciosa y tocaba brindar por ella. Allí si que había gente a patadas. Las terrazas estaban llenas. Y es que ya se sabe. Picos está masificado. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

10 comentarios:

  1. Enhorabuena por esta gran jornada montañera. El Friero ye un coloso entre colosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mar. Si, el Friero es un montañón. No se como tardé tanto en ascenderlo, la verdad. Creo que será de los que repetiré.
      Un abrazu

      Eliminar
    2. Ufff!! K fotos!! Y ke envidia poder hacerlo, yo esperare a ser un poco mas mayor😊es un ascension impresionante cuando paso cerca y lo veo me pasa como el Urriello, me digo lastima mo haber nacido antes. Enhorabuena

      Eliminar
    3. Mercedes, siempre puedes hacerla subiendo por la sur y bajando por la norte y la Chávida. Así no es tanto. Con calma y día bastante por delante,...no será mucho más que esa integral de Peña Remoña que acabais de hacer.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Rutón fantástico. Encantado de compartir gran jornada montañera contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo Angel, en cuanto a lo de rutón y a lo de la compañía. Nos vemos

      Eliminar
  3. Enhorabuena por esa nueva muesca en tu gran historial montañero, además nos dejas a los que lo tenemos pendiente un muy buen detallado reportaje de su ascensión, como siempre , que es de agradecer. Seguro que cuando lo hagamos, con tus descripciones no tendremos pérdida.
    Vistas impresionantes por un paraje extraordinario, lo raro es no encontrar a nadie en estas fechas, en fin el Friero no es cosa de todos seguramente.
    Un saludo Javier y muy buen report..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis. Solo puedo decir que es un montañón precioso como pocos en Picos. A mi me encantó y estoy seguro de que volveré a él. Lo de no encontrar a nadie, es lo que siempre digo. En Picos hay mucha gente en cuatro sitios. Fuera de esos sitios o itinerarios hay muy poca gente.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Nos dejaste la portilla abierta,jjjj, nosotros subimos el día 28 por el canalón de piedra y Las Mojosas.
    Fue también una gran jornada que aún está fresca en mi memoria.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjjj, pues entonces la cerraríais. Ese itinerario por las Mojosas no lo conozco. Ya buscaré info de él, por si cuadra para futuras visitas.
      Un saludo

      Eliminar