jueves, 12 de enero de 2012

Estorbín de Valverde (2.115 m)

29/12/2011
Concejo de Aller (Asturias)

Había que despedir el 2011 a lo grande y también había ganas de pisar nieve. Incluso, o tal vez debido a que este año haya caido tan poca. De manera que lancé el órdago de subir al Estorbín de Valverde con poca esperanza de que se animara mucha gente, la verdad. La sorpresa fue cuando poco a poco se fueron animando algunos de los habituales y otros que no lo eran tanto. Al final Jose de "Nuestras Montañas", Chema de "Rutas con Mostayal", Carlos de "Trabajando por un Sueño", Alberto de "Scarpa Trek", Juan Carlos "Nuberu" y a última hora Monchu de "Monchu x Montaña", que pese a haber realizado la misma ruta solo un par de semanas antes, se animó a acompañarnos y hacer de excelente guía. Todo un encuentro bloguero para cerrar el 2011 y dar la bienvenida al 2012.


La ruta más habitual para ascender al Estorbín suele ser desde el leonés pueblo de Tonín. Más corto y sobre todo con menos desnivel, pero yo tenía el antojo de subirlo desde Asturias y aunque siempre lo había mirado para hacer desde Casomera, la calcetinada que desde allí sale, hizo que al final nos decidiéramos por subir por el valle del río Negro. Con todo saldrían 20 Km, lo que no está mal para haber escogido subirlo en uno de los días más cortos del año.

Distancia: 20 Km
Cota mínima: 798 m. Mina El Escalar
Cota máxima: 2.115 m. Cumbre del Estorbín
Desnivel máximo: 1.315 m
Desnivel acumulado: 1.500 m
Tiempos: 9 horas


La carretera del valle del río Negro llega hasta el pueblo de Santibañez de Murias y continua más o menos hasta el puente del Beyu. Desde allí una buena pista sigue hasta las instalaciones de la antigua mina de El Escalar, donde dejamos los coches y desde donde comenzamos a ascender por las antiguas pistas en sucesivas revueltas con un día que amenazaba niebla, pero que confiábamos que abriera.


Las pistas atraviesan antiguos tajos, cargaderos y demás instalaciones mientras vamos ganando altura poco a poco.


Y de repente se pone a nevar. Bueno. No pasa nada. La previsión era a ir mejorando a lo largo del día. Seguro que arriba abría.


Seguimos ganado altura e internándonos poco a poco en la cabecera del valle. En un cruce veremos una indicación que a la derecha pone "Las Mestas". Por ahí bajaremos si todo va bien. De momento nosotros por la otra que continua ganando altura y que aparece indicada como "Picos de la Liebre".


Atravesamos un pequeño bosque de abedules, totalmente helado por la reciente nevada,...


... y cuando la pista se acaba tomamos por un sendero que entre piornos ....


... nos llevará a ganar el cordal de las Lomas de Cuaña.


En este momento Monchu nos propone recorrer todo el cordal por arriba haciendo cumbre en sus sucesivas cimas y como somos fáciles de convencer ... pues allá que nos vamos. A por la primera del día: el Cantu la Quemaona (1.841 m).


La niebla continúa cerrada a nuestro alrededor. Por lo menos hace un rato que no nieva, aunque el frío es intenso y aún lo sería mucho más, así que no nos entretenemos mucho en cumbre. Bajamos por el lado contrario y encaramos las tres cimas consecutivas de los Picos de la Liebre.


A medida que ganábamos altura el sol empezaba a hacer acto de presencia y ya nos imaginábamos un precioso mar de nubes cuando llegáramos arriba. Al final no íbamos a tener tanta suerte.


Desde el primero de los Picos de la Liebre (1.854 m) vemos los dientes de sierra que forman el cordal y que iremos recorriendo. Las nubes continuaban entrando y saliendo y el viento levantaba la nieve polvo recién caída.



Una vez superados los otros dos Picos de la Liebre (1.873 m) y (1.887 m), iniciamos el ascenso hasta la siguiente cota: el Pico Cotón.


Cumbre del Pico Cotón (1.954 m), con la niebla completamente cerrada y nosotros que ya empezábamos a temernos que no abriría.


Continuamos ascendiendo. Ahora hacia la cumbre del Cuaña, donde ya pasaríamos de los 2.000 de altura y donde el frío ya empezaría a ser intenso.



Y cuando estábamos llegando a la cumbre del Cuaña, el día parece que por fin se decide y abre.


Llegamos a la cumbre del Cuaña o Rañaoriu (2.028 m), el único de la jornada con vértice geodésico, donde nos tiramos una foto de cumbre, aunque aún no se si parecemos los Siete Magníficos o los de Siete Novias para Siete Hermanos. Algunos apuntaban maneras acodados en el mojón, seguramente anticipándose a la siguiente cumbre: el Pico Pub.


Así que continuamos ruta por lo alto del cordal y nos damos con una cruz en un punto ligeramente elevado de éste con una placa que lo identifica como Pico Pub (2.024 m). Curioso nombre. La cruz parece haber sido colocada allí por un grupo de radioaficionados.


La niebla había vuelto a meterse, pero por momentos entre ella vislumbrábamos ya próxima la mole del Estorbín.



Perdemos unos metros hasta la Colladina Valverde (1.989 m), donde las nubes vuelven a abrirse momentáneamente, permitiéndonos ver el valle de Las Mestas por donde descenderemos.


Ya falta poco, el Estorbín nos espera.


Un pequeño descanso para disfrutar del espectáculo de montañas que nos rodean, con todo el cordal que hemos venido recorriendo a la derecha ...


... y el Robequeras a la izquierda.


Seguimos ruta por el filo del cordal,...


... para mi quizás el tramo más guapo del día.


Pudiendo adivinar alguna cumbre hacia el este, que hasta el momento se nos aparecía completamente cubierto.


La última pala del Estorbín estaba muy venteada y asomaban placas completamente heladas, así que a colocarse crampones y sacar piolets y poco a poco para arriba.


Últimos metros,...


Y cima. Cumbre del Estorbín de Valverde (2.115 m). Ha costado, pero ha merecido la pena. Para mi era uno de los grandes de la cordillera que me faltaba. Techo del Concejo de Aller (uno más) y uno de los que me restaban en el libro de "Las 100 montañas más guapas de Asturias".


Monchu en la arista del Estorbín. Guapos cielos en cumbre.


Mientras van llegando el resto de compañeros tiro unas fotos rápidamente. Las nubes han abierto una ventana hacia el este y sur que duraría poco.



Una panorámica hacia ese lado. Por desgracia hacia el oeste no llegó a abrir mientras estuvimos arriba.


Y de repente, Jose (tenía que ser Jose), saca una botella de sidra campanada. Mira que habíamos comentado que se nos había olvidado la botella y Jose sin decir nada. Perfecto colofón a una gran cima.


Aunque la idea era haber comido en cumbre, el frío arriba era difícilmente soportable, así que nos vamos rápidamente para abajo, buscando un sitio más resguardado.


A mitad de ladera, donde el viento pega menos hacemos una parada para picar algo rápidamente y luego seguir bajando. El valle de las Mestas es largo y nos queda un buen trecho que recorrer.



Por arriba el día se había cerrado definitivamente. No parecía que fuera a volver a abrir.


Seguimos bajando y llegamos a las primeras fincas de la Mayá Cuaña.



Poco más abajo localizamos el sendero que zigzaguea entre los piornos a la derecha del arroyo....


... que se descuelga en sucesivas cascadas. La mayor de todas ésta: la del Negriu. Pena de niebla que no permitió verla perfectamente.


Seguimos bajando y disfrutando de las cascadas, siempre por la margen derecha del arroyo.





Al llegar a la primera cabaña saltamos el muro y bajamos por medio de la finca buscando el extremo inferior donde cruzaremos el río a la margen izquierda.




Justo bajo esta cascada, una más, cruzamos el río


Estamos ya en las fincas y cabañas de Mestas


Un estrecho sendero nos conduce por entre fincas primero hasta alcanzar una buena pista poco después ....


... por la que continuaremos bajando, ahora ya pasando junto a numerosas cabañas.


Decididamente el día, lejos de mejorar, parecía haberse cerrado aún más por arriba.


Ya por buena pista continuamos, con la luz menguando, bajando hasta el río que cruzaremos por un buen puente y tras ascender un pequeño repecho (derecha de la foto), llegar al cruce que habíamos pasado por la mañana.


Desde el que ya solo nos quedaría bajar por las pistas mineras de nuevo hasta los coches, a donde llegaríamos cuando ya la luna brillaba en lo alto.


Y de allí a Nembra a dar por concluida una magnífica jornada montañera, tomándonos una merecida cerveza acompañada de unos pinchos de chorizo que me supieron a gloria y un par de polvorones, que después de todo era Navidad.



Un saludo
Cienfuegos

14 comentarios:

  1. Pues sí que había nieve ese día...nada que ver cuando nosotros lo hicimos. Las fotos excelentes; me ha impresionado la del Valle del Cuadro
    Por cierto, el acceso desde Asturias, mucho mas chulo

    ResponderEliminar
  2. Hola Cienfuegos, te quedó guapa la entrada, si señor.
    Nos quedaremos con los buenos recuerdos que nos dejo estas estupenda jornada, además de la ocasión de haberos conocido.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno lo de "siete novias para siete hermanos", pero claro teniendo el pico Pub a tiro piedra, apetecía esa pose... tu reportaje me refresca la preciosidad de ruta pero sobre todo ese día estupendo que fue conoceros a todos vosotros y disfrutar de vuestra compañía. Un enorme saludo y hasta la próxima, que creo será pronto.

    ResponderEliminar
  4. Guapa descripción de una ruta memorable, Cienfuegos. Y las fotos con la que la ilustras, estupendas.
    Un cordial saludo y muchas gracias por despejarme la mente con tan gratos recuerdos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Cienfuegos, Hola a todos
    preciosu el reportaje, que gran dia, de monte y de compañeros, gracies a todos¡¡¡

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Que pasada!!
    Las fotos son alucinantes.
    ¡¡Que bonito!!
    Menudo día más guapo que os hizo, con nieve!!!

    Ufffffffffff
    ¡¡Me has puesto los dientes largossssssss!!

    jajajajajaja me quedo con la frase: "los siete magníficos"
    ¡¡Qué buenos sois!!

    Bssssss

    ResponderEliminar
  7. Muy buena la descripción y una gran pechada para ser invierno con los días tan cortos. Las fotos espectaculares como siempre, como siento no haber podido ir con vosotros.

    ResponderEliminar
  8. L'Esturbín ya lu tengo, pero Cuaña non, asína que paezme la meyor forma de xubilu. Apuntáu queda.

    Un placer veros a toos xuntos.

    Un abrazu

    ResponderEliminar
  9. Eduardo (Riañés)13 de enero de 2012, 10:23

    Hola Cienfuegos, este pico lo he subido por varios sitios desde la parte de León, pero viendo tu reportaje, que por cierto me ha encantado, buscaré un día la forma de hacerlo por Asturias, por lo que este reportaje me vendrá bien.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Impresionante manera de despedir un año ;)

    ResponderEliminar
  11. Nieveeeeee? serás un afortunado este año...pues de momento se resiste...no me extraña que hayas disfrutado tanto.
    y eso que es septiembre... decían los viejos del lugar que iba a ser un invierno de muchas nieves.

    Te dejo mi abrazotedecisivo

    ResponderEliminar
  12. Hola Cienfuegos...
    Joder... pedazo rutaza que os habéis marcado y pedazo de nieve que habéis tenido durante la misma.
    Ese mismo día, mi compañero de montaña Riañés y yo nos fuimos a hacer una ruta... y estuvimos en mangas de camisa durante toda la jornada!!!! y estuvimos en la zona del Puerto Ventana... relativamente cerca de la vuestra y sin embargo nosotros no vimos ni una mota de nieve... en fin...
    Felicitaros por la ascensión y a ver si un día de estos coincidimos por esas montañas, que ya va siendo hora. Un saludo y hasta la próxima actividad.

    ResponderEliminar
  13. Hola Cienfuegos, soy Jorge el padre de Alberto, que os acompañó al Estorbín, tengo que deciros que llegó a casa entusiasmado por la maravillosa salida que realizásteis y mejor compañía que tuvo.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  14. Javier, pues si había si. Había estado nevando justo el día y la noche anterior, de manera que la pillamos recien recien. Pues yo ahora que ya me quitado la espinita de hacerlo desde Asturias, no descarto subir desde León.

    Monchu, por guapa que resultara la ruta, yo creo que lo mejor del día fue sin duda haberos podido conocer a ti, a Carlos y a Alberto.

    Carlos, :oDDD, ya ves que Chema y Jose apuntaban maneras para luego acercarse al "pub". te digo lo mismo que a Monchu.

    Jose, siempre es un placer coincidir con tigo en una ruta. A ver cuando cae la próxima.

    Nuberu, a ver si vas a ser tú el gafe que siempre que vamos juntos pillamos niebla, ja, ja. Un placer compartir ruta.

    Toñi, la verdad es que no dudo que la zona sea guapa, pero la nieve le da un plus.

    Jonatan, no estuvo mal la calcetinada, no, sobre todo para hecerla en uno de los días más cortos del año. A ver cuadno coincidimos otro vez.

    Berto, el Cuaña yo nun lu descartaría facelu dende Casomera, col Cuetu la Boya. En branu, eso si, que la ruta ye llarga abondo. ye solu una idea.

    Eduardo, a mi me pasa lo contrrio, ahora se me apetece subirlo desde León y completarlo con alguno más de la Sierra de Riaño

    Sara, pues is, nieve. Ya ves que no es que no haya, sino que hay que saber donde ir a buscarla, ja, ja. Bueno la verdad que fue suerte, porque este año, nieve.... como que no.

    Gordonés, increible la diferencia de temperatura. Arriba no había quien parara. Tiré hasta pocas fotos en cumbre por no quitarme los guantes más de lo imprescindible. Y tienes razón, a ver si coincidimos un día por arriba.

    Jorge, la verdad es uqe el día fue perfecto, en lo montañero, pero sobre todo en la compañía. Pocas veces he disfrutado tanto saliendo con gente que, al menos en parte, no conocía de nada.

    Un saludo y muchas gracias a todos.

    ResponderEliminar