sábado, 19 de septiembre de 2020

PR.AS-160 De Vega de Poja al Picu Castiellu

Pequeño paseo que, incomprensiblemente, había ido dejando de lado una y otra vez hasta que por fin me decidí a hacerla una mañana de vacaciones con la cría. La senda me sorprendió gratamente por varias razones. En primer lugar porque la ruta atraviesa una preciosa masa boscosa que hace del paseo una delicia. En segundo, porque en estos tiempos en los que los PR están completamente abandonados y dejados a su suerte, este se mantiene limpio, desbrozado y bien señalizado. Además, el conjunto de elementos etnográficos e históricos que permite visitar, hace de ésta, una pequeña joya al lado de casa.

lunes, 14 de septiembre de 2020

Torre del Friero y la canal de La Sotín

Entre las grandes cumbres de Picos que me faltaban, la número uno era sin duda la Torre del Friero. Por alguna razón se iba quedando siempre de un año para otro. Angel ya la había ascendido por la vía normal, pero no le hacía ascos a repetirla subiendo por la sur. Bajaríamos por la norte para, tras un cambio de planes sobre la marcha, visitar Llagu Bajeru y descender por la preciosa canal de La Sotín a Cordiñanes. De allí para Posada de Valdeón y a remontar hasta la curva de Cañavedo para acabar cerrando una espectacular circular al Friero.

domingo, 23 de agosto de 2020

Peña Ten y Peña Mora desde La Uña

Hacía más de 15 años de mi última visita a Peña Ten, razón por la que aún no estaba documentada en el blog, y ya llevaba tiempo con la idea de volver. Pero además tenía yo el antojo de Peña Mora, por dos razones. Una por ser la única cumbre de la cordillera que me faltaba en todo ese sector. Otra, por ser la última cumbre asturiana - compartida con León - de la cordillera. Más al este ya son enteramente leonesas. Así que ya había plan. Además sería la prueba de fuego para la lesión de gemelo antes de irme de vacaciones y el resultado no pudo ser mejor.

sábado, 15 de agosto de 2020

Circular al Gilbo

Era el Gilbo otro incunable de la montaña leonesa pendiente desde hacía mucho. Demasiado. Y la disculpa siempre era la misma. Mucho viaje para tan poca ruta. Gran error. No deberíamos valorar una ruta por su distancia, desnivel o dificultad, sino simple y llanamente, por su belleza y de eso al Gilbo le sobra. La ascensión resulta tan entretenida como preciosa y el entorno es indudablemente de lo más guapo que podemos encontrar en León. Por ponerle un pero diré que parece haberse puesto de moda. La ruta está muy publicitada, es muy accesible y sin duda resulta atractiva, lo que hace que tanto en el recorrido, como la cumbre, puedan verse muy concurridos.

jueves, 6 de agosto de 2020

Brañavalera desde Valle

El confinamiento, las fases de la desescalada y una lesión hicieron que en junio y julio me viera haciendo rutas más propias de marzo. Rutas sencillas, cómodas y sin demasiado desnivel. Sin embargo, como no hay mal que por bien no venga, también sirvió para tachar alguna de esas ideas eternamente pospuestas, como la de la visita al Brañavalera en circular desde el pueblo de Val.le. Una ruta que siempre dejaba de lado porque me imagina que implicaba recorrer muchos kilómetros por insulsas pistas. Al final ni eran tantos los kilómetros, ni tan insulsas las pistas. Una ruta que me pareció preciosa, aunque resultó un poco larga para la aún reciente lesión.

domingo, 12 de julio de 2020

Al Triguero por el Caneyu y el Muradal

Quiero pensar que el confinamiento también tuvo sus cosas buenas. Al menos nos ofreció tiempo. En mi caso, tiempo para leer, sobre todo leer, pero también para ver películas o documentales de montaña que ayudaban a pasar el mono. Tiempo para poner el blog al día, o casi. Y tiempo para trazar planes de futuro. Que hacer, a donde ir... La primera ruta salió de esos planes. Consciente de la necesidad de retomar la actividad con algo suave, durante aquellos días de incipiente primavera yo soñaba con volver a pasear por los bosques del Caneyu y el Muradal, en mis cuarteles de invierno de la Sierra de Peña Mayor. Ruta muy parecida a otra ya publicada en el blog, la principal diferencia radica en la cumbre de la jornada, la del Triguero o mejor dicho, La Triguera, máxima altitud de la sierra.

Libro recomendado: La virtud en la montaña

La virtud en la montaña. 
Vindicación de un alpinismo lento, ilustrado y anticapitalista.
Pablo Batalla Cueto
Trea Ensayos

"Dos montañismos coexisten hoy. El uno sigue buscando el desmayo maravilloso de los síndromes de Stendhal; desde la montaña disintiendo de la troika infame del relog, la velocidad y el consumo... El otro, muy en cambio, es funcional a aquella: un montañismo anhedónico de espantosos hombres útiles, eficientes, competitivos, militarizados, súbditos sumisos del reino de la cantidad... Y lo que es peor, el segundo va ganando terreno al primero".

martes, 26 de mayo de 2020

Cascada de la Maserona

En julio de 2019 os traía AQUÍ, la visita a la que dimos en llamar la cascada de Bolgues, dicho así porque estaba en el río Del Monte muy próxima al lugar de Bolgues. En aquel momento lo que no sabíamos era de la existencia de otra cascada aguas arriba que, esta si, tenía nombre propio y era conocida por los habitantes de la zona, que en otros tiempos incluso acudían a bañarse el ella. Se trata de la cascada de La Maserona. Una de esas tardes previas al confinamiento arrimamos Diego y yo por la zona para visitarla y ya metidos en faena, fuimos bajando, bajando y bajando por el río, de manera que sobre la marcha decidimos intentar enlazar ambas cascadas. Lo que salió de aquella tarde, fue esto.

jueves, 7 de mayo de 2020

Pasarelas del río Vero en Alquezar

Allá por el mes de junio pasé unos días por Huesca en los que dió para hacer un poco de todo. Así, para la última jornada habíamos preparado un día de lo más completo. Visita al Castillo de Monzón, cata de vinos de la D.O. Somontano en Barbastro y visita al precioso pueblo de Alquezar, donde no me resistí a recorrer la ruta habilitada por la Garganta del río Vero, las llamadas Pasarelas de Alquezar. Un itinerario quizás en exceso preparado y de cara más al turista que al senderista, pero que no hay duda que recorre unos lugares increibles y que merecen la pena conocerse y disfrutarse, aunque hacerlo una tarde de verano con más de 30º, igual no fue la mejor idea.