22 octubre 2020

Montihuero y Pena Chana desde Torre de Babia

Volvíamos a Babia con la idea de ascender el Montihuero desde Torre de Babia, recorriendo los Puertos de las Verdes hasta su extremo en el collado del Corisco. Y ya que estábamos allí, no íbamos a dejar de coronar Pena Chana de Babia. Y de camino al Montihuero no nos íbamos a saltar Punta la Sierra, ni la Peña de los Años. Y ya de paso no podíamos olvidarnos de Peña Redonda. Y ya puestos, El Picón pillaba de paso. Al final seis cimas por encima de los 2.000 para cerrar una preciosa circular por una zona que me encontré más solitaria que nunca. Por no haber no había ni rastro de los habituales rebaños de merinas.

DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 31/07/2020
  • Zona: Babia
  • Municipios: Cabrillanes (León)
  • Inicio/Fin: Torre de Babia
  • Distancia: 17,5 Km
  • Desnivel máximo: 980 m
  • Desnivel acumulado positivo: 1.305 m
  • Tiempos: 7 y 1/2 horas
  • Dificultad: Moderada. En líneas generales carece de dificultades reseñables. Tan solo en el descenso desde el Montihuero puede haber que apoyar puntualmente las manos.


Salimos de Torre de Babia con un día espléndido. De momento tomaríamos la pista que asciende por la margen derecha del arroyo de Torre hacia el barrio superior del pueblo, bien arrimado a las laderas de Peña Escrita.


Desde él seguimos ya por una buena pista que va a ir ascendiendo valle arriba, con tan solo un cruce en el que tomamos el ramal de la izquierda y que nos ha de llevar a la majada Las Verdes, cuando vemos al frente la mole de La Cervata mientras dejamos a nuestra derecha las praderías de Treméu.


Poco a poco la pista va a ir girando al oeste, abriéndose las vistas sobre Pena Chana de Babia (izda) y el Chabuezo (centro).


Alcanzamos la majada Las Verdes, recogida vega a los pies de la cara norte del Montihuero, y en la que hay una cabaña y un refugio.


Una vista atrás.


Aquí muere la pista, pero continúa un marcado sendero balizado como parte del PR.LE-73 Ruta al lago de Las Verdes, el PR que estamos siguiendo en esta primera parte del recorrido.



Y alcanzamos la laguna de Las Verdes, precioso paisaje alpino resultado del modelado glaciar que configuró todo el valle de Torre. Allí nos recibe una laguna que permanece gran parte del año cubierta de una exuberante vegetación que colorea su superficie y da explicación a su nombre. Sobre ella se alza La Espadaña, una esbelta aguja.


Si nuestro objetivo se limitara al Montihuero, podríamos acometer directamente el ascenso por la pendiente canal que se abre sobre la laguna, pero nosotros aún queremos alargar un tanto la ruta.


La idea es remontar todo el valle de Torre hasta su extremo final, en el collado Corisco.


Extrañas y llamativas formaciones


Dejamos atrás las Verdes y sobre ella, otra vega en la que en épocas menos agostadas se forma una segunda laguna.


La senda acaba por ganar el collado Corisco, en el que damos vista a la vertiente del río Sil que desciende hacia el pueblo de La Cueta, y con la cónica silueta de Picos Blancos al frente, a los que tengo ascendido desde Somiedo.


Empezamos a ganar metros por la ladera de Pena Chana, a la derecha del collado, aproximándonos a su cresta para ir disfrutando de las vistas sobre los Puertos de Covalancha. Sobre ellos vemos los Picos de la Mortera (izda), el Cuetalbo (centro) y Peña Orniz (dcha).


De forma sencilla alcanzamos la cumbre de Pena Chana. Sin embargo las mejores vistas se obtienen desplazándose un poco más al este, hasta situarnos sobre el corte que cae hacia la laguna Las Verdes.


Damos vista así nuevamente a la laguna y sobre ella el Montihuero. Pena de la posición del sol y de algo de bruma que había.


Peña Orniz y el Morronegro con las Ubiñas al fondo, entre la bruma.


Cuetalbo y Peña Orniz. Al fondo los Albos.


Picos Blancos y por detrás, empastada, la otra Pena Chana, la de Somiedo.


Regresamos al collado Corisco para acometer directamente el ascenso a Punta la Sierra.


Aunque desde abajo no lo parecía, la pendiente en la parte alta es mucha y la ascensión se hace dura. Con todo, poco a poco, vamos ganando metros y ya vemos Pena Chana a nuestra misma altura.


Ganamos el cordal, dando vista al suroeste. Al fondo a la izquierda, se destaca el Muxiven. A la derecha el Cornón, con la caliza silueta de la Penouta, por delante.


Una más a Picos Blancos y Pena Chana, con los Picos de las Morteras a la derecha. Al fondo del todo, en el centro, se destaca Peña Negra, en el Cordal de la Mesa.


Vamos ascendiendo por la cresta, viendo Pena Salgueiro a nuestra derecha.



Hacemos cumbre en Punta la Sierra. Nuevas vistas sobre los Albos, ya en Somiedo.


Pena Chana y Montihuero, escoltando el valle de Torre.


Seguimos recorriendo la cresta que presenta algún que otro corte.


Vamos aproximándonos ahora a la Peña los Años.


Buenas vistas sobre el valle de Torre y la laguna de Las Verdes.



Una vista atrás


Al otro lado del valle tenemos Pena Chana, donde hemos estado hace un rato. Por detrás se alza Peña Orniz.


Tirando de zoom y procesando un poco la imagen, vemos el Cornón (izda) y la Penouta (dcha).


Siguiendo ruta tenemos ahora que descender hacia los pastizales de Los Malvesinos, buenas vegas de merinas encerradas entre las Coloradas, por delante del Montihuero, Peña Redonda (dcha), Peña Salgueiro y Peña los Años.


Las Coloradas (izda) y Peña Redonda (izda).


El Montihuero asomando entre ambas.


Dejamos de lado Peña Salgueiro, ya que uno de los compañeros había estado en ella hacía poco, aunque también se puede ganar fácilmente, y nos vamos directos a Peña Redonda, ascendiendo por su herbosa y monótona ladera. Dejaremos Peña Salgueiro a la derecha.


Peña los Años, de donde venimos, con las praderías de Los Malvesinos.


Solitarios corros de merinas. A estas alturas ya nos habíamos dado cuenta de que, extrañamente, no habíamos visto ni una sola cabeza de ganado en todo el día. Ni una vaca, pero sobre todo, ni una oveja, cuando en esta época (julio) es habitual cruzarse por aquí con extensos rebaños de merinas custodiadas por no pocos mastines.


Como decía, Peña Redonda ofrece al norte una tendida y herbosa ladera, pero al sur, se esculpen verticales paredes calizas.



Recorremos la cresta en un precioso tramo hasta alcanzar su cumbre.


Vistas al sur, con el valle que desciende hacia la Riera de Babia. Al fondo del todo se observa la zona de la Penouta (de Riolago), el Alto la Cañada y el Valgrán.


También vemos lo que nos queda al Montihuero, con el paso previo por El Picón.


En primer término El Picón, que también ascenderemos.



Nuevamente damos vista a la Laguna las Verdes.


Torre Orniz al fondo. El Montihuero cada vez más cerca.


Una vista atrás, con Peña Redonda a la izquierda, ya no tan "redonda" vista desde aquí.


Seguimos ahora una senda que recorre el extremo sur del Montihuero y por la que ganamos unos metros, atravesando algún paraje realmente llamativo.


Y por fin alcanzamos la cumbre del Montihuero, o mejor deberíamos decir, Montigüeiru, que aparece recogido en los mapas del IGN con el nombre de Picos Blancos. Arriba nos reciben una cruz de cumbre y un vértice geodésico, junto a los que pararemos a comer, mientras disfrutamos de las vistas.


Parte de las cumbres de hoy. Peña Redonda a la izquierda con Peña Salgueiro al fondo. Por detrás de Las Coloradas se alza Peña los Años (centro) y a su derecha Punta la Sierra.


Pena Chana de Babia asomando en el extremo izquierdo de la foto. A su derecha Picos Blancos y Pena Chana de Somiedo. Más a la derecha los Picos de la Mortera, y al fondo del todo, en el extremo derecho, Peña Negra, sobre el Camino Real de la Mesa.


Morronegro


Macizo de las Ubiñas


Una panorámica de las vistas desde cumbre.


El descenso lo planteamos por Braña Viecha, por lo que desde cumbre vamos a recorrer el cordal hacia el sureste.



Atrás se queda la cumbre del Montihuero y sus espectaculares cortados al norte, hacia la laguna de Las Verdes.


La cumbrera forma una aplanada meseta de buenos pastizales en los que en tiempos hubo majada, seguramente de merinas.


Nos aproximamos al extremo sureste del cordal. Allí se corta abruptamente, precipitándose hacia el valle de Torre, en cuyo fondo ya podemos ver las casas de Torre de Babia.


Terreno muy pendiente, en el que incluso hay que apoyar puntualmente las manos.



Una vez dejamos atrás la parte más rocosa de la ladera entramos en una zona con algo de monte bajo en la que hay que ir buscando las mejores zonas de bajada. Al fondo ya vemos las vegas de Braña Viecha.


Una vista atrás al tramo ya descendido.


Esta parte se hace larga. Durante un buen rato vamos a ir viendo las fincas de Braña Viecha, pero parece que no acabamos por llegar a ellas.


Aunque finalmente las alcanzamos. Allí hay un refugio de pastores, como en el resto de la ruta, ni rastro de ovejas. No solo eso, en todo el recorrido solo vimos un grupo de montañeros subiendo hacia la laguna. En las cumbres, nadie.


Al fondo el extremo sureste del Montihuero, de donde veníamos. Comentábamos que hacer la ruta en sentido inverso, subiendo por aquí, era sin duda mucho más duro.


Salimos de Braña Viecha por su sendero de acceso, que baja haciendo varias zetas hacia el fondo del valle de Torre. Acabaríamos por salir a la pista de por la mañana, justo al lado de una estupenda fuente.


En los últimos metros, variamos el recorrido para regresar ahora por la pista que desciende por la margen izquierda del arroyo de Torre, en vez de hacerlo por la que subimos de mañana. Y ya junto al coche, lavado de "pinreles" en el arroyo de Torre, cambio de ropa y a por la correspondiente cerveza, que tomaríamos ya de camino a casa. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

2 comentarios:

  1. Bonito reportaje con una serie de cumbres importanres de la zona. La laguna de Las Verdes me pirria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mar. No me extraña que te guste. La zona es una pasada.

      Eliminar