domingo, 13 de abril de 2008

Ruta circular a Peña Subes

13/04/2008
Concejo de Ponga (Asturias)

Despues de un mes y pico en dique seco por una operación de miopia (adios a las gafas) nos fuimos a Los Beyos en la carretera de Cangas de Onís al Puerto Pontón. Dejamos el coche en Puente Agüera en plena carretera del Pontón, en el cruce con la carretera a Viboli, la que sube por el Desfiladero de los Andamios y anduvimos Sella arriba unos 4 Km hasta Puente Vaguardo.



Ahí comienza el camino a Tolivia. Hace años el Sella se llevó el viejo puente pero ahora hay uno nuevo de madera muy guapo. Cruzas el puente y tomas el camino muy marcado de Tolivia que va a llevarnos hasta la entrada del valle del río Mojizo, río frente al que habremos pasado al subir por la carretera.

Entrada al valle Mojizo desde la carretera del Pontón


Puente sobre el río Sella


Ya la llegada hasta el valle del Mojizo es espectacular. El camino busca los recovecos de las rocas para pasar por el mejor sitio, siempre bajo los paredones del Desfiladero de los Beyos. En la foto la Plana, tambien conocida como el Frailón y bajo él., las Monjinas



La entrada al valle del Mojizo es sencillamente acojonante, con perdón. Un puente metálico cruza el río, de una anchura de unos 5 o 6 m, pero a una altura de más de 15 m. Es un cañon estrechisimo y los restos del viejo puente de madera (conservados bajo el nuevo) dan a entender que cruzar por alli antaño debía de ser cosa de valientes.





El camino empieza a subir con varias revueltas ganando altura sobre el valle hasta el Jorcáu, que como su propio nombre indica, es un estrecho paso entre las rocas.



Desde ese punto el camino pierde inclinación y se interna en el valle hasta llegar a Tolivia en unos
50 minutos desde la carretera.

Vistas hacia la zona alta del valle




y hacia abajo, a la carretera del Pontón


Tolivia es un pueblo abandonado, tomado e invadido totalmente por la maleza. Poco queda de lo que fue y desde luego poco que nos de una idea de como era la vida aquí, salvo que tenía que ser aislada, muy aislada. Apenas si se ven las casas ya, pero aún queda en pie un horreo beyusco, de los de "a dos aguas" y la vieja capilla, así como un par de casas que aún pueden visitarse. Una pena. Incluso la fuente ya ha pasado a mejor vida. Un par de fotos de la desolación....






Tras la visita etnográfica de rigor, volvimos a la entrada del pueblo, donde estaba la iglesia. Desde ahí se sube hacia una collada que se ve en lo alto. Es el collado Torbeñu. Aunque parece estar cerca, nos lleva una hora alcanzarlo y es que Tolivia está a 700 y el collado a 1.125 m.



Las vistas desde el collado son preciosas. Al sur la mole del Niajo y sus caidas sobre el río Mojizo. Al norte el pueblo colgado de Casielles y Peña Salón.

Mole del Niajo


El equipo completo, equipo Comansi posando. Andrés, Diego, Bedia y yo mismo


En el collado tomamos a la izquierda para dar la vuelta por Cuesta Ceñal y salir al collado del mismo nombre a unos 1.300 m. Desde éste ya se ve la cumbre de Peña Subes, aunque desde aqui cogimos algo de nieve y nos llevó bastante alcanzar la cumbre a 1.476 m.

Abajo el collado Torbeñu


Diego engolandose a una peña


Cruz de cumbre


Andrés, Diego y yo mismo posando en la cumbre


Peña Subes está unida por una estrecha cresta que algún día habrá que recorrer, con el Sen de los Mulos, pico que había visitado no hacia mucho.



Cae sobre el pueblo de Viboli y tiene unas vistas geniales sobre todo el cordal de Colláu Zorru.

Peña Salón y Carria



Valle de Sajambre con la Pica de Ten en medio


Collau Zorru, nevado y con algo de niebla aún


De la que llegamos estaba cubierto, pero al poco despejó y las vistas hacia Picos de Europa son realmente buenas.




Requexón, al que subí todavía este verano pasado





o Peña Santa


Fotos de rigor y para abajo a comer en el colláu Torbeñu. Desde aquí tomamos directos para abajo en dirección norte por medio de un hayedo, bajando por el valle Yorgosu. Lo que no sabiamos era que el camino bueno iba por la margen izquierda del arroyo y nosotros bajamos por la derecha. Encontramos una senda que se perdía a ratos pero que (con algún susto de resbalar y casi irse valle abajo, por la cantidad de barro que había) nos llevó hasta abajo. Ya cerca de la carretera de Viboli se pasa a la margen buena y se sale a la carretera en el cruce de la que sube a Casielles. Desde ahí, carretera abajo para pasar por la Foz de los Andamios y salir justo al lado del coche, que habíamos dejado estrategicamente delante del bar de puente Agüera, donde nos tomamos un par de merecidas cervezas.

Subir nos llevó unas tres horas desde la carretera, más otros 40 minutos por la carretera del Pontón y otro tanto de visita en Tolivia. Bajar algo más de dos horas.

Un saludo
Cienfuegos

No hay comentarios:

Publicar un comentario