miércoles, 10 de febrero de 2010

Película: Marco, étoile filante

Marco, étoile filante

Director: Bertrand Delapierre
Pais: Francia  
Año: 2006
Idioma: frances
Duración: 52 min

El 8 de septiembre de 2002, Marco Siffredi alcanzaba por segunda vez la cumbre del Everest. Allí se cambió la máscara de oxígeno, se montó en su tabla de snowboard y comenzó el descenso por el corredor Hornbein. A los 8.500 m de altitud se perdió su pista. Ya nadie volvería a verlo.



Marco Siffredi. se había convertido con solo 22 años en uno de los grandes del esquí extremo. Natural de Chamoníx seguramente nació pegado a una tabla, no lo sé, pero a medida que los Alpes se le fueron quedando pequeños, empezó a realizar descensos más y más osados en los Andes y también el Himalaya.




Efectuó el descenso en snowboard del Cho Oyu y alcanzo la cumbre del Shisha Pangma, aunque no pudo efectuar el ansiado descenso. En el Everest había descendido por el corredor Norton, en lo que fue el primer descenso en snowboard, aunque sobre esto he leido que solo un par de días antes lo habría efectuado otro esquiador y que Marco no habría efectuado un descenso “integral” al tener que rapelar algún tramo, no se, en cualquier caso impresionante.

Quizás por eso o por cualquier otra razón en 2002 quiso intentarlo de nuevo, descendiendo esta vez por el corredor Hornbein, un corredor de unos 3,000 m de longitud y una pendiente muy sostenida de hasta 45º en tramos largos. Parece que Marco había llegado a cumbre muy cansado, pero aún así inició el descenso. Desde el campo base solo se podía divisar la parte alta del corredor. Cuando los dos sherpas que le habían acompañado hasta la cumbre se pusieron en contacto con el campo base informaron de que Marco se había desviado del corredor principal y le habían perdido la pista.


Los compañeros de expedición se acercaron hasta la parte inferior del corredor donde habían instalado una tienda para que Marco la usara para descansar, pero no encontraron ni rastro de él. Finalmente se observaron las huellas de su descenso, que se perdían a unos 8,500 m de altura.

Marco Siffredi era un esquiador ajeno al mundo de la competición y alejado de los sponsors, que se pagaba sus expediciones con el dinero que conseguía ahorrar trabajando en el camping de su familia en Chamonix.

La película es un homenaje al esquiador, con unas imágenes impresionantes, yo no esquío y mucho menos hago snowboard, pero no importa, la película merece la pena. Paisajes de miedo, descensos de infarto, saltos imposibles, velocidades de vértigo. La mejor imagen el fundido de Marco descendiendo a una velocidad realmente increíble, con el vuelo de un reactor en el cielo. Sencillamente impresionante.


3 comentarios:

  1. Si señor, im-preionante, ese tío bajaba por sitios que yo no bajaría ni rapelando...y eso que esquío...jajaja...magnífico homenaje Cienfuegos.
    Gracias por la info, un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Otro gran descubrimiento para mí en este rincón, Muchas Gracias compañero Cienfuegos!!!... a Marco Siffredi si que le conocía y había oído hablar de sus impresionantes hazañas, pero no sabía que hubiera una película sobre él... habrá que agenciársela para verla!!!... Saludos Esgalleros!!!

    ResponderEliminar
  3. Espeluznantes los descensos de este chico. Como todo a este nivel, un sólo fallo es el último que uno comete en su vida. Y si hubiera descendido el Hornbein, ya tendría en mente otro descenso aún más complejo, y aún más peligroso. Llegará el día en que veamos a algún otro intentando descender la cara sur del Lhotse o la vertiente del Kangshung del Everest. Recuerdo de cuando yo era joven a Jean Marc Boivin, que para la época bajaba por sitios que parecían imposibles, pero que no eran ni la mitad de lo que ha bajado este chico.

    ResponderEliminar