sábado, 3 de diciembre de 2011

El Tabayón del Mongallu

12/11/2011
Parque Natural de Redes
Concejo de Caso (Asturias)

Seguramente las tres rutas senderistas más habituales y conocidas dentro del Parque Natural de Redes sean la Ruta del Alba, el Desfiladero de los Arrudos y el Tabayón del Mongayu y por eso precisamente también tenía bemoles que yo no conociera aún ésta última, pero siempre me había dicho que para ir hasta el Tabayón había que escoger el día. Tenía que haber garantía de que la cascada iba a tener agua, lo que excluía el verano y para pillar el bosque bien guapo lo mejor era principios de primavera o pleno otoño.

Por fin hace un par de semanas me decidí. La fecha parecía propicia para la visita a la cascada y a la vez pillar el hayedo del Monte Saperu en pleno esplendor otoñal y vaya si lo fue.

Inicio/Fin: Tarna
Distancia: 12,3 Km
Punto de salida: Tarna
Cota más alta: 1.280 m. Llanu´l Toru
Cota más baja: 880 m. Cruce del río Nalón
Desnivel acumulado: 630 m
Tiempos: 4 horas y media


Salimos de Oviedo, Bedia y yo cuando aún estaba amaneciendo y la verdad es que los cielos ya hacían presagiar un buen día.


La ruta como tal parte del pueblo de Tarna, en la carretera del puerto del mismo nombre. A la entrada del pueblo un par de paneles explicativos nos ponen en el buen camino.


No nos habíamos equivocado de fecha. El monte estaba precioso, como tendríamos sobrada ocasión de comprobar a lo largo de la jornada.


La verdad es que la ruta no tiene mucho misterio. Está perfectamente balizada y el camino es ancho y cómodo en todo momento, incluso demasiado, me atrevería a decir y es que no acabo de entender esa manía, tan de moda en los últimos tiempos, de urbanizar el monte, de incorporar hormigón en sitios donde no hacen falta, en donde la  disculpa de ayudar al ganadero no tiene cabida por ubicación o por solución. En concreto a lo largo de la ruta hasta la cascada podremos ver tramos hormigonados, donde la explicación no es la alta pendiente, sino al menos en apariencia, simple y llanamente evitar al senderista zonas de barro ¿¿??.


Cuando llevemos poco más de un kilómetro de recorrido llegaremos a un cruce donde podremos tomar a la izquierda y subir a visitar los carbayos del Llanu´l Toru. Personalmente creo que merece la pena alargar la ruta para hacer la visita aunque pudimos comprobar que la inmensa mayoría de la gente opta con dirigirse directamente hacia la cascada. De hecho esa mañana creo que fuimos los únicos en subir hasta allí.


El camino continua con buena traza hasta una pequeña vega. Luego un estrecho sendero se interna en el bosque en el tramo más guapo sin duda.



Se alcanza así el LLanu´l Toru, una especie de collada en medio del hayedo en el que destacan varios robles, sobremanera dos, por su espectacular envergadura. El primero que nos encontramos.




Espectaculares fayas también merecen ser fotografiadas.


Y el segundo roble, situado unos metros por encima del primero. Aunque pueda parecer lo contrario, estos ejemplares están vivos y aún conservaban hojas, con los colores propios del otoño, en su copa.


Tras la visita al lugar regresamos tranquilamente al camino principal que continua hacia la cascada.





Poco después cruzaremos el arroyo de la Requexada por un precioso puente.




Seguimos camino disfrutando de los colores que nos ofrece el bosque. A aquellas horas ya empezabamos a encontrar gente por la ruta, algunos por delante que parecían habernos adelantado durante nuestra visita al Llanu´l Toru y otros por detrás, que avanzaban con más ritmo que nosotros o disfrutando menos del hayedo.




Y es que no le daba tregua a la cámara. A cada recodo del camino parecía encontrar un encuadre más espectacular que los anteriores.



Un poco más adelante y con el cambio de orientación del sendero damos vista a las cumbres del Cuetu Negru y el Cantu´l Osu.



Un nuevo puente nos permite cruzar un segundo arroyo y poco después desembocamos en las vegas de la majada La Campona desde donde tenemos la primera visión del objetivo del día.



El Tabayón del Mongallu, es decir, la cascada (tabayón) del río Mongallu, que nace en la Sierra del Mongallu, con su mayor cota en la cumbre del Remelende. Hace unos años habíamos cruzado la cabecera de ese valle desde Vegapociello al Remelende. Un sitio precioso, sin duda.




Cruzamos la majada y perdiendo un poco de altura nos acercamos al río Mongallu que cruzaremos como y por donde mejor podamos.


Ya solo nos separan unos metros de la base de la cascada.


Allí estuvimos un buen rato. Ni se las fotografías que tiré. Picamos algo y disfrutamos del lugar. Aunque cuando llegamos no había nadie, al rato aquello se fue llenando poco a poco de gente.






Nos despedimos con una última foto hacia la cascada y otro par de ellas hacia las vistas que desde allí se contemplan y desandamos el camino hasta la majada La Campona.




Al llegar a las vegas de la majada, con un último vistazo hacia el fondo del valle, tomamos un sendero que nos permitirá cerrar un guapo circuito, en vez de regresar por el mismo itinerario.


Para ello tomamos un sendero, balizado pero menos evidente en sus primeros metros, que el que traíamos hasta aqui y que por debajo de los prados de la majada se mete en el valle del río Mongallu, bajo las laderas del Cuetu Negru.


El sendero pronto se convierte en ancho camino y sigue valle abajo, por medio del bosque, buscando la salida hacia el valle de la Ablanosa en la majada Rebollau, un pequeño claro en mitad del bosque.



En la majada Rebollau el sendero gira bruscamente hacia la izquierda. Buena atalaya para disfrutar de las vistas sobre el Cantu´l Osu.


El siguiente tramo hasta el cruce del río Nalón, puede que resultara de lo más guapo de la ruta con el bosque ofreciendo una gama infinita de marrones, ocres y amarillos.




Por fin alcanzamos el Nalón, que se cruza por un buen puente, aunque un poco más allá el río se ha salido de su cauce y ocupa el camino.


Mira que yo estaba preparado para la foto, pero al final no se cayó.


El camino sube unos metros y sale a la caretera del Puerto de Tarna, pero apenas 20 m más allá un sendero desciende ligeramente a la derecha, entre el río y la carretera. Tomamos por él para ahorrarnos el asfalto.


Y así, pasando por entre fincas alcanzamos de nuevo el pueblo de Tarna, saliendo justo a la entrada del mismo, en el punto donde habíamos comenzado la ruta unas horas antes.


Según lo previsto, cerramos la jornada con una estupenda comida en el restaurante La Carasca, en Orlé. Os dejo un pequeño video ...



... y el track.



Un saludo
Cienfuegos

9 comentarios:

  1. Preciosa actividad sin lugar a dudas, el Parque Natural de Redes es uno de los emblemáticos de la Cantábrica pero para nosotros es un gran desconocido... otro más para la lista de pendientes aunque ahora nos pilla "un poquito más lejos"...

    Las imágenes del hayedo son espectaculares y qué decir de la cascada, una maravilla... no me extraña que no parases de hacer fotos...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Redes; vaya ejemplares de robles!!!, la cascada espectacular. La próxima vez que vaya por la zona, no dudaré en visitar este paraje

    ResponderEliminar
  3. Que buenos recuerdos me traen tus fotos. Caminé bastante por esta zona en mis inicios montañeros ya que soy natural de Bueres, en el mismo concejo.
    Un saludo. MONTEJUAN

    ResponderEliminar
  4. Esta vez si que pillaste el bosque en pleno apogéo. Increibles las fotos.... un recorrido de lo más recomendable para la gente que le guste el senderismo y que no quiera excesivas complicaciones ni desniveles. Este mismo circuito lo hice hace varios años y pienso volver a repetirlo a poder ser el próximo otoño.
    Saludos caleyeros.

    ResponderEliminar
  5. Una pasada de reportaje.
    Y no creas que eres el último que llegas a conocer la cascada del Tambayón, yo aun no las conozco.
    Será que lo estoy dejando para mi próxima etapa, cuando no pueda ascender a las cumbres? como quiera que sea, felicidades por el report, muy bien comentado y con unas fotos fantásticas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Elegisteis buen día, el bosque estaba espectacular, yo hace tiempo que no voy pero voy a esperar para hacerla con nieve. Las fotos muy buenas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen reportaje de una zona que he comenzado a conocer este otoño de mano de Serbal. La cascada la he visto subiendo al Maciédome y al Tiatordos, pero no he estado en el lugar, al que espero ir pronto y disfrutar un rato junto a ella y del hermoso hayedo que nos lleva hasta ella.
    Un saludo y enhorabuena por darnos a conocer tu tierra.

    ResponderEliminar
  8. Sin duda escogiste el día apropiado ;)

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡Guauuuuuu, ésa primera foto!!!
    Menudo cielo más bonito.

    Como bien dices, el monte está para "COMÉRSELO", Precioso, Otoñal, lleno de Color!!!

    Esa cascada es simplemente IMPRESIONANTE!!
    ¿Cuantos metros tendrá?

    Menudo día GUAPO cogisteis!!

    Me ha encantado la entrada.
    Y me han encantado tus fotos... ¡¡que buenas!!

    Un besazo.

    ResponderEliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.