martes, 23 de septiembre de 2014

Las Tres Marías desde Casares de Arbas

06/09/2014
Alto Bernesga
T.M. de Villamanín (León)

No había yo programado nada para esta semana, pero cuando Ana me avisó que iban a acercarse hasta Las Tres Marías, por si quería acompañarlos, tampoco lo dudé demasiado, la verdad. Ana sabía bien las ganas que les tenía y, bueno, la ocasión la pinta calva. Así que quedamos en vernos en Casa Ezequiel para tomarnos un café y decidir como programaríamos la ruta.





Inicio/Fin: Casares de Arbas
Distancia: 9,5 Km
Desnivel máximo: 665 m
Desnivel acumulado: 880 m
Tiempos: 7 horas, con toooooda la calma del mundo, que incluso a alguno le dió tiempo de echarse una siesta después de comer.
Observaciones: No he encontrado catalogación sobre la dificultad del Palero, pero presenta pasos de II y II+. Puede dar sensación de aereo en el último tercio de la ascensión.


Aunque barajamos la opción de Viadangos de Arbas, al final acabamos saliendo desde Casares de Arbas, para hacer la que es la ruta más habitual. Para la tarde daban tormentas, así que también decidimos empezar por El Palero, la más complicada de las Tres Marías, por si nos agarraba el agua más tarde, aunque de momento el día era espléndido. Ya a pié de coche (1.320 m) se veían así de guapas las Tres Marías, con el Palero a la derecha.


De momento tocaba remontar el valle del arroyo Casares.


Subimos por la pista hasta que alcanzamos un punto donde bajo ella, vemos un sencillo puente que nos permite cruzar el arroyo, momento en que la abandonamos.


Remontamos la ladera, en la que tendremos que saltar un cierre de alambre, hasta lo alto de la loma, desde donde vemos lo que será el siguiente tramo hasta la base del Palero.


A medida que el Palero va afilándose, vemos por donde subiremos (trazo rojo) y el descenso y posterior ascenso a la Maria de Enmedio (punteado rojo). Ya desde aquí parecía que la zona alta del Palero "picaba" para arriba de narices.


Seguimos subiendo y el Palero que sigue afilándose.


Una vista atrás, con la pista ya muy abajo.


Alcanzamos la línea de cresta que cae desde cumbre, asomádonos a la cara norte de la sierra que conforman las Tres Marías, la que ofrece los cortados más espectaculares.


A partir de este punto, comienza la verdadera ascesión. Vamos a ir subiendo unos metros a la izquierda de la cresta y por debajo de ella, por lo que la sensación de patio es casi inexistente. La primera mitad no ofrece mayores dificultades. Se trata de ir superando las sucesivas terrazas, con mucha vegetación, donde solo hay que ir apoyando las manos de vez en cuando.


Las vistas se abren. Por desgracia el día se presentaba con mucha bruma, curiosamente más hacia León que hacia Asturias. A medida que el día iba a ir estropeándose con la llegada del frente, limpiaría parcialmente la bruma.


A mitad de ascensión, volvemos a aproximarnos a la cresta. Es a partir de este punto donde el Palero empieza a ponerse más bravo. Aqui Ana amaga con no subir, pero todos la animamos y Agus casi que la amenza, así que al final no le quedó más remedio que subir.


La ladera empieza a ganar pendiente, aunque sigue sin haber sensación de aereo.


Sin embargo el último tercio es donde aquello se pone más interesante. La trepada es sencilla. La calidad de la roca es en general buena y hay multitud de apoyos para manos y pies, pero la pendiente es innegable y aqui sí que podría dar sensación de aereo a según quien. A mi me pareció sencillo y muy entretenido.



La salida de esta parte se hace aproximándose al corte de la cara norte. Las caidas desde aqui son impresionantes.



Para ganar la cresta cimera tenemos que pasar por una estrecha horcadina. La salida es el único punto donde la sensción de patio es alta, sobre todo bajando, donde hay que poner especial cuidado por la cantidad de grava que tiene.


Agus nos tira esta foto en el mismo punto durante el descenso. Es el sitio donde mayor atención hay que poner, ya que es una escupidera perfecta hacia el refugio que se ve abajo en la vega. Aunque en la foto no se aprecie del bien, justo tras mi espalda se abre un precipio de unos 300 m completamente verticales.


Lo que resta es sencillo. La cresta pierde verticalidad y se sube sin problemas.


Peña Muezca tras nosotros. Al fondo se intuye el Fontún o Machacao entre la bruma.


Y cumbre (1.881 m). La primera vista hacia la segunda y primera Marías, empastadas, una tras otra.


El embalse de Casares y el pueblo de de Casares de Arbas.


Las Ubiñas, por detrás de la línea de la cordillera


Cuetu Negru y los remontes superiores de la Estación de Esquí de Valgrande-Pajares


El Cellón, una de las montañas que más odio, la que más veces me ha rechazado y en la que más frío he llegado a pasar. Solo una vez alcancé su cumbre y no pude ver nada, en medio de la ventisca. Juré no volver. Aunque dicen que el tiempo todo lo cura.


Nos hemos tomado con calma la ascensión. En realidad nos vamos a tomar con mucha calma toda la ruta. Esta es corta y no tenemos prisa, así que tiramos fotos, comemos y disfrutamos de las vistas. Pero al final toca bajar, siempre toca bajar, así que foto de cumbre y para abajo.


Bajando el tramo de mayor pendiente, el único en donde destrepamos de cara a la pared.


La posición de Javi, da buena muestra de la pendiente de esta parte. Son unos 20 o 30 metros.


No queremos tener que bajar todo el Palero y bordearlo entero, así que buscamos una canal en su cara sur, por la que bajar y ahorrarnos parte del descenso. Me adelanto a mis compañeros y localizo esta por la que bajamos. Tiene bastante pendiente y la salida es por unas llambrias bastante lisas, pero con muy buena adherencia.


Luego bordeamos la base del Palero.


Guapas vistas sobre Casares de Arbas. Parece que el día va limpiando de bruma.


Y toca ahora remontar hacia la collada que separa el Palero de la María de Enmedio.



Llegando a la collada (1.788 m), en la que lo que se ve, ...


... es esto.


A la izquierda la entrada a la segunda María. Tendremos que alcanzar la canal marcada (flecha)


Y a la derecha, bueno, a la derecha el PALERO, así, en mayúsculas.


Impresiona este pico desde su cara occidental. Una peña preciosa, sin duda. Nosotros vamos remontando la ladera poco a poco.


La última parte "pica" de narices. Desde abajo no se le apreciaba tanta pendiente. Pero alcanzamos la entrada a la canal.


La canal es corta, pero tiene una salida rara, yo diría que un paso de III, pero con pocos o ningún apoyo para los pies. Se sale por oposicón. Sencilla, pero rara. Incómoda. Tiene pinta de ser peor aún en descenso.


La cumbre de la María de Enmedio ya está al lado (1.907 m).


La primera foto al Palero, como no.


La Sierra del Aramo, ya en Asturias.


Ahora se ve mejor el Fontún o Machacao. Los del fondo, pues ni puñetera idea. Si es que en montaña leonesa soy un ignorante, que le vamos a hacer, pero a la izquierda, muy ténue, se intuye una pirámide, que no podía ser otro que el Espigüete.


La zona del Estorbín


El Cirbanal


El embalse de Casares, ahora ya con mucha mejor luz.


Nos vamos a por la primer María, o la tercera, según como se mire, para lo que recorreremos la arista de la María de Enmedio. Se anda muy bien. Curiosamente aqui, nadie se acordó de sacar foto de cumbre.


Bajamos a la collada que separa la primera y segunda María (1.941 m) y tras bordear unos escasos metros la última María por su cara norte, empezamos a ganar metros por la ladera. Esta zona está jitada y nos va llevar haciendo una travesía de la ladera hacia la derecha.


Ana acaba de pasar el único punto donde hay que poner un poco más de cuidado. Desde aqui seguimos subiendo, pasando de una terraza a otra.


Ya en la cresta, que se anda bien.


Y cumbre (1.957 m) de la María de los Corros, la más alta de las tres. Vista desde aquí la cresta de la segunda María impone y en cambio una vez puestos sobre ella, no nos pareció que tuviera ningún problema.


Fotaca de cumbre, que aquí si que nos acordamos.


Y ya que estábamos aqui y el día parecía aguantar, decidimos seguir hasta la cercana Peña Esquina o Peña Ortegal, para lo que seguimos cresteando hacia el oeste.


Collado intermedio (1.941 m)


Y cumbre de Peña Esquina (1.951 m). Guapas vistas sobre La Brazosa, con la Barragana y Peña Meloita asomando por detrás.


Pues aquí ya está todo el pescado vendido y además ya va siendo hora de comer. Por arriba tiraba aire, así que decidimos perder metros y buscar algo más resguardado, así que tocaba bajar hasta el collado de Carrió que vemos abajo (1.777 m). Al fondo Cuetu Negru y detrás el Cellón. En medio estaría el Puerto Pajares, claro.


Nos despedimos de las Ubiñas, donde parece que se va formar tormenta.


Haremos el descenso por la cara norte de la sierra de las Tres Marías, por lo que en todo momento los ojos se nos van hacia el Palero.


Las Tres Marías vistas desde el norte.



Una vista atrás a la collada de donde venimos.


Una más al Palero, si es que es guapo, guapo.


Ya vemos el pequeño refugio donde vamos a parar a comer.


El refugio está ordenado y limpio. Comemos fuera, con estas preciosas vistas y nos lo tomamos con calam. Charleta y hasta siesta hubo.


Cuatro gotas mal contadas nos hacen, por fin, levantar el campamento. Parece que amenaza tormenta.


Junto al refugio enlazamos con una pista. Es la misma por la que subimos por la mañana y por ella alcanzamos el pequeño puente en que la abandonamos hace unas horas.


Nos despedimos de las Tres Marías.


Y para el pueblo. Junto al coche, nos lavamos un poco y cambiamos de ropa. Después tocaba irnos de nuevo hasta Casa Ezequiel, en Villamanín, a tomarnos una buena cerveza acompañada, como no, de un mejor plato de embutido. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

PD: Meses después de publicar este reportaje, un amigo me hizo un comentario sobre la errónea utilización del nombre de Arbás, en vez del correcto Arbas, como bien queda documentado en este enlace AQUI, así que lo he corregido.

16 comentarios:

  1. Una ruta completa y que yo tengo muchas ganas de hacer y aún está en la sección de pendientes. A ver si con tu entrada me animo para este año, o le toca para el siguiente, ya veremos...lo que me va a venir bien va a ser los tiempos que indicas y los pasos para ir más directos
    Precisamente estuve en el Cellón hace unos días... y hacía frío!! Al menos logramos subir y en parte, nos dejó alguna vista que otra, y sobretodo, no nos tocó tormenta

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piensa que nosotros nos lo tomamos con muchísima calma. Esta misma ruta, puede hacerse un cinco horas perfectamente. Ahora me quedé con las ganas de seguir la sierra hacia la Barragana o Peña Meloita. Aunque las Tres Marías sean las más "bravas" por decirlo de alguna manera, toda la sierra que sigue al oeste tiene una pinta estupenda.
      Lo del Cellón, bueno, ya lo leiste, ¿no?, ja, ja. Que malos recuerdos me trae ese pico. Pensé que perdía un par de dedos allá arriba.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Ese mismo recorrido lo hice junto a los Sres. González hace varios años.
    Tiempo atrás cuando no conocíamos el paso a la tercera María, descendíamos por la canal este hasta el punto donde la podíamos rodear, y luego subámos por la oeste. Menuda paliza!!!!
    Un reportaje de primera.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe el reportaje de Javier fue uno de los que miré antes de irnos. Sus fotos y las tuyas, claro. Ahora me quedé con ganas de seguir la sierra hacia el oeste. La Barragana y demás, tienen una pinta estupenda también. ¿Sabes si el descenso al collado situado al norte de la Barragana es cómodo, llegando desde la zona de la Brazosa?. Ya vi en el blog de Javier como es esa arita Barragan - Peña Negra. Preciosa.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Pendiente la tenemos nosotros tambien, estuvimos hace poco en el Fontun, y la habiamos apuntado, pero como siempre casi oolvidada estaba, ahora con tu entrada y descripciones a lo mejor nos animamos enseguida.
    Habra que tomar nota con eso de la " siesta " suena bien jajaja.
    Excelente reportaje como siempre.
    UN Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jem, je, la ruta es corta y da tiempo a siesta, si. El Fontún lo tengo pendiente. Siempre digo que para una escapada expres, peor ahí se queda el pobre.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Mui guapa... tenía referencies de ser una xornada corta y mui completa. Gracies por contalo, tien pinta de ser una actividá estupenda.

    Un abrazu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Berto, ye curtia, nun ye pa echar 7 hores como nosotros, pero ficímosla sele y esfrutandola abondo, amás del pigazu nel refuxiu. Ser ye perguapa y prestosa asgalla.
      Un saludo

      Eliminar
  5. El descenso es cómodo, no tiene problema. Sin duda toda la arista merece mucho la pena hasta llegar a Peñas del Prado. La arista de Peña Negra, preciosa. Enhorabuena por el reportaje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier, esa impresión tenía, pero mejor confirmar. Pues nada. A ver cuando volvemos por la zona y acabamos la sierra, al menos hasta Peña Negra, que ya vi tus fotos y esa cresta tiene una pinta estupenda.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Sin duda son las cumbres más bonitas de la zona, por la subida y las vistas, una jornada para disfrutar de verdad de la montaña, buen reportaje

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel. Conocía poco por la zona y si que me ha gustado. De hecho, como casi siempre ocure en estos casos, para lo que sirvió fue para meterte en ganas de volver para hacer más cosas por ahí.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Muy guapa ruta Javi, la hicimos varias veces y la teníamos en mente para este verano, pero se ve que no encontramos el momento. Otra vez será.
    Por lo que se ve, librasteis la tormenta, estupendo.
    Dices que el Cellón lo tienes como atragantado. No te extrañe, es una cumbre muy engañosa, puede ser francamente fácil o a poco que se enfosque el tiempo se vuelve muy complicada. Pero te digo esto, para que le levante el veto, vale la pena y sus vistas -con buen tiempo- son estupendas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que me vas a contar del Cellón. Fue varias veces y no pude subir por niebla o agua. Al final lo hice en invernal, con muy mal día. Llegando arriba me agarró una ventisca, que puede que sea mi peor experiencia en montaña. Iba solo y te juro que llegué a pasar miedo. No había tenido tal sensación de frío nunca en mi vida. Ya se que las vistas son espectacualres, pero no se si volveré. Por lo menos en unos años, va a ser que no, je, je.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Las Tres Marías son una pasada, son una preciosidad, en especial El Palero, que aunque no ofrece grandes dificultades más vale no darse un resbalón.

    Las cumbres que aparecen por ahí, a los lados del Fontún, son el Pico de Machamedia y el Bodón de Cármenes, también parece verse el Correcillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, el Palero es mal sitio para un tropezón tonto. El Bodón de Cármenes me parecía que era, aunque no estaba seguro, los otros pues no me daba cuenta de ellos. Gracias Valentín.
      Un saludo

      Eliminar