lunes, 6 de octubre de 2014

Integral del Espigüete. Aristas E y NO

12/09/2014
Macizo de Fuentes Carrionas
T.M. de Velilla del Río Carrión (Palencia)

Por fin pude quitarme la espinita del Espigüete y además a lo grande, con una ruta espectacular que nos preparó Eduardo a la carta, a un buen grupo de amigos: la integral del Espigüete, subiendo por la preciosa e interminable arista este, de cerca de 4 km de longitud, y bajando por la arista noroeste, impresionante, complicada y disfrutona a partes iguales. Una ruta de las de enmarcar y que si para algo sirvió fue para abrir las ganas de conocer más y mejor la montaña palentina.


Inicio/Fin: Aparcamiento de Pino Llano. Carretera de Cardaño de Abajo a Cardaño de Arriba
Distancia: 11 Km
Desnivel máximo: 1.100 m
Desnivel acumulado: 1.200 m
Tiempos: 8 horas.
Observaciones: La dificultad de la arista este aparece catalogada en diversa bibliografía como PD, mientras que la de la arista noroeste sería de AD. En mi opinión me parece excesivo ese nivel de dificultad, al menos para una ascensión en verano, y lo rebajaría algo. De todas formas en una y en otra se presentan pasos de II, II+ y hasta III en la arista noroeste.


De la que nos aproximamos a Cardaño de Abajo, le tiro una foto al Espigüete desde el coche y con el móvil - de ahí la calidad de la foto, claro - en la que se ve la espectacular arista este por la que vamos a subir.


Pues dejamos los coches en el aparcamiento de Pino Llano (1.340 m) y allí mismo, así, sin dar tiempo ni a calentar, comienza la arista este. Que es bajarte del coche y te subes ella y ya no la dejas hasta que llegues a la cima este del Espigüete, 4 kilómetros más allá.


Lo dicho, aún ajustándose las cinchas de la mochila y ya "to tieso", para arriba.


Y casi que nada más empezar, comienzan las primeras trepadillas. Muy sencillas, eso si, pero que van a  animar la ascensión durante todo el rato.


Desde los primeros metros de la arista ya tenemos una buena vista del valle de Mazobre, por el que haremos el descenso por la tarde, con el refugio a la izquierda de la foto.


Más trepadas, siempre muy sencillas.


Al fondo asoma ya la cumbre este del Espigüete, aunque muy lejos aún.


El Pico Murcia en sombras, con el refugio de la majada del Espigüete justo debajo de nosotros.


Una parada para contemplar el paisaje. A estas alturas uno de los compañeros ya había abandonado la ascensión. No tenía su mejor día - tal vez la paliza de coche le había pasado factura - y prefirió darse la vuelta. Otro le acompañaría en el descenso y subirían después por el valle de Mazobre hasta la cascada con la idea de reunirnos todos alli, por la tarde.


Empieza a vislumbrase el Circo Norte del Espigüete, tras la Panda los Rebecos.


El aparcamiento y la carretera de Cardaño de Arriba, ya han quedado muy abajo. Al otro lado del valle ya destaca la oscura mole del Curavacas


Continuamos subiendo. Durante un tramo y a pesar de que la pendiente no da tregua en ningún momento, la ascensión se muestra más cómoda.


Pero poco a poco vamos acercándonos al tramo más comprometido - por decir algo, ya que en líneas generales es una cresta bastante sencilla - de la arista este.


Llegamos a lo que Edu llama "el paso del jabón". Un corto y sencillo destrepe, que no obstante puede complicarse bastante en mojado, al estar la roca bastante pulida.


Toda la ruta por la arista este está perfectamente jitada con numerosos y bien colocados jitos.


Llegamos a un punto donde la arista se afila bastante, en uno de los tramos más espectaculares de la ascensión, con fuertes caídas a ambos lados, sobre todo hacia el sur. Es el único tramo, a mi modo de ver, donde puede haber cierta sensación de patio.



Justo tras el tramo afilado, toca solventar una inclinadas llambrias, que no obstante presentan muy buena adherencia. Posiblemente haya manera de evitarlas, al menos parcialmente, por su derecha.


Ya queda poco. Casi desde la cumbre este les tiro una foto a mis compañeros, con la arista prácticamente en toda su extensión.


Y cumbre este del Espigüete (2.441 m). Aún queda tajo hasta la cumbre principal, pero merece la pena pararse aquí a disfrutar de las vistas.


Pico Murcia y detrás Peñas Malas.


Peña Prieta y Tres Provincias, sobre la hoya del Pozo las Lomas, un perfecto circo glaciar.


Y una panorámica de todo el arco de Fuentes Carrionas, desde el Espigüete a la izquierda, a Peña Prieta al fondo y el Curavacas, en el extremo derecho de la foto. Pues no me queda nada por patear aún por aquí.

https://0b9052d5-a-62cb3a1a-s-sites.googlegroups.com/site/pelescleyes2/panoramicas/p_espiguete%20%2824%29.jpg?attachauth=ANoY7crTKZinHRpnPJQ68ANimoa3BNNgatZY6guUkOou-_UzYSSZaYd06m8BJ7mLNFv_KeTR3RmthYvULEfQcTyy0ZqMM8p0ed-yEWtwbi3898seZnEmN20VGpPcqSaVFNA5W6c7tEkmLW1ulq2c8297RLqpHZxtP5ojIGOYhxe4TjR5oc04oKMAhdIFVPQpJxDBJftwKE3tPKQYbDRSs7oW10eOjHaEaDCCbecl_SPEnK1OGo-4kD2wZ4jH6DToP48uFSEtV91Y&attredirects=0

Seguimos ruta hacia la cumbre principal del Espigüete y es que aunque una vez alcanzada la cumbre este, pueda parecer que ya está todo el pescado vendido, aún falta un buen tramo.


Además es un tramo complejo, con continuos trepes y destrepes, en general sencillos, pero que obligan a ir atentos. Pasaremos así por otra de las cumbres centrales del Espigüete (2.443 m).


El circo norte. Menudo cascajal. A la izquierda se ve la senda que baja por él. Al fondo del Pico Murcia a Peña Prieta.


Y cumbre principal del Espigüete (2.451 m). Las ganas que tenía de esta foto. Nos ha llevado unas 3 horas y media de tranquilo ascenso. El día ha ido cambiando y parece que para la tarde se prepararán tormentas.


Toca sentarse y disfrutar. Comer algo, beber, charlar con los compañeros y pensar en los que no han subido, intentar reconocer cumbres, tan distintas a nuestros ojos, vistas desde aqui. El día tampoco ayuda mucho, muy metido en nubes, tapándonos los Picos de Europa.


Aunque si que logramos ver la Torre del Friero, por ejemplo.


Una más hacia el Tres Provincias y Peña Prieta.


Y otra panorámica de Fuentes Carrionas.


El embalse de Camporredondo y Cardaño de Abajo, donde unas horas más tarde nos tomaremos la correspondiente cerveza.


Una vista hacia Velilla de Carrión, en donde se distinguen las torres de su central térmica.


Y por supuesto el Embalse de Riaño con su puente, escoltado por Peñas Pintas (izda) y el Yordas (dcha), entre otras muchas.


La Cascada de Mazobre, a donde nos acercaremos más tarde.


Fotaca de cumbre del grupo, que le tomo prestada a Clemen, ya que en las mías no se nos veía bien a todos.


Y tras un buen rato en cumbre, tocaba empezar a bajar. Eduardo nos había preparado el descenso por la arista noroeste. Nos la vendió como ruta muy sencilla, con "un solo paso complicado". Al final, y en mi opinión, no es una vía técnicamente complicada, ya que incluso los pasos más comprometidos son relativamente sencillos, si se está medianamente acostumbrado a trepar en caliza, eso se da por supuesto, pero sí que me pareció extremadamente compleja, por cuanto obliga a ir muy atento en todo momento para dar con los pasos que enlazan los diferentes tramos. En caso de no dar con la vía correcta de descenso, el riesgo de enriscarse es alta. Además y a pesar de ser relativamente sencilla, no te puedes relajar en ningún momento. Existe sensación de patio durante gran parte de la misma y mucha piedra suelta, donde un traspies puede ser fatal. No pretendo meter el miedo en el cuerpo a nadie, pero tampoco quiero dar una falsa sensación de sencillez.



De manera que recorremos la arista cimera hacia el oeste, buscando la cumbre más occidental del Espigüete (2.434 m).


Desde ella, los primeros metros de la arista noroeste son muy comprometidos, por lo que lo mejor es empezar a bajar por la arista oeste, más a nuestra izquierda.


Tras unos metros bajando por ella, veremos a nuestra derecha una estrecha canal por la que tenemos que descender.


No saqué ninguna foto en este tramo. Es una corta canal con mucha pendiente, que se deja bajar bien, con mucho cuidado, eso si, por la piedra suelta.


La canal nos deposita en una plataforma, en la que arranca, a la derecha, una espectacular vira que corta en horizontal la cara oeste del Espiguete y que nos encamina directamente a la arista noroeste.


Llegamos así a un hombro colgado sobre el circo norte. Por encima nuestro quedan las verticales paredes que impedían el descenso directo hasta aquí desde la cumbre oeste.


Toca bajar ahora un tramo por el filo de la arista noroeste, con el vertical tajo del circo norte a nuestra derecha.


Alcanzamos a continuación una nueva canal, en la que se entra con un corto destrepe y de la que se sale con otro similar.



Una vista hacia arriba de la canal.


Seguimos bajando, ahora por un tramo ligeramente más cómodo.


El espectacular circo norte en todo momento a nuestra derecha.


Poco después tendremos que perder altura por la ladera, separándonos poco a poco del tajo sobre el circo norte.


Puede parecer un tramo cómodo, y sin embargo, más en descenso, es de lo peor de toda la vía. La pendiente es muy acusada y la cantidad de piedra suelta que hay obliga a ir con mucho cuidado. Un tropezón o un resbalón tonto aqui y te vas abajo. Muy abajo.



Alcanzamos así un punto que parece dirigirnos hacia una estrecha y pendiente canal. Es el momento de girar a la derecha y buscar el paso de la "V".


El paso de la V, es el punto clave de la vía de la arista noroeste. Esta arista presenta un marcado tajo, en forma de V, que no se puede atravesar. Por eso, tuvimos que separarnos de la cresta durante el descenso y toca ahora cruzar bajo esa misma brecha. Es un paso con buenos apoyos para los pies, pero en el que hay que poner toda la atención.


Algún compañero cruzó por la inclinada llambria que se ve arriba, un paso de confianza, pero el resto lo hicimos por la grieta que se ve bajo ella.


Atrás se queda el paso de la V. Lo peor había pasado, pero aún quedaba mucho terreno por bajar.


De momento, en vez de bajar, toca subir. Hay que remontar unos metros por una herbosa canal y luego cortar en horizontal hacia la izquierda.


Ahora si que ya estamos en la pala final. Lo que queda es bajar toda esta ladera, en la que la dificultad la pone, una vez más, la cantidad de piedra suelta que obliga a no pisar en falso.


Ya vemos abajo el Collado de Arra a donde tenemos que llegar.


Y ya desde el collado una vista a la ladera noroeste por la que hemos bajado. Acabamos de firmar la integral del Espigüete. No es mal estreno en esta montaña, la verdad.


En las proximidades del collado de Arra (1.991 m) paramos por fin a comer, con la satisfacción de haber "finalizado el trabajo". Aunque aún quedaba descender todo el valle de Mazobre.


Primero toca bordear la base del circo norte, justo por el límite del pedrero.


Para entrar así en el valle de Mazobre como tal. La tarde había seguido amenazando tormenta, pero nos había aguantado sin llover.


Así que decidimos acercarnos hasta la cascada de Mazobre, que pilla muy cerca.


Guapo el sitio. Apetecía pegarse un baño, la verdad.



Luego ya solo queda ir bajando por la pista del valle de Mazobre, justo cuando comenzaban a caer las primeras gotas de la tormenta.



En mi caso apuré un poco el paso y dejando a mis compañeros me acerqué hasta el refugio de la majada del Espigüete (1.560 m) para ver como era y como estaba. Nunca se sabe cuando vas a venir a dormir aquí.


Y luego ya, corriendo para los coches que parecía que se ponía a llover con ganas. Por suerte, al final serían cuatro gotas. Cambio de ropa y a celebrarlo a Cardaño de Abajo, en un bar decorado con fotos del "esgallero" Vidal, a quién por cierto, tengo que agradecer la información sobre el Espi, para catalogar la dificultad de las aristas recorridas. Después aún nos quedarían tres horas de coche, pero la cara de satisfacción no se nos borraría en todo el viaje. Os dejo el track.



Un saludo
Cienfuegos

16 comentarios:

  1. Joer, joder y joder que pasada de ruta, con las ganas que tengo yo de conocer esta cumbre, que envidia me das coño, espectacular en todos los sentidos, espero poder hacerla algún día, un saludo.
    Pablo Lara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, es una ruta de esas de enmarcar, pero incluso cualquier otra que sirva para hacer cumbre en el Espi será buena, porque es un montañón precioso y con unas vistsa de escándalo.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Menuda bajadita os echasteis... me parece bien complicada!!! Menos mal que te sirvió para quitarte la espinita. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Paloma, la ruta de descenso no es la más sencilla que digamos y menos aún en bajada, pero uno del grupo ya la conocía y si se está de trepar un poco, puede hacerse bien.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Un ruton....si señor.... Le tengo muchas ganas,a ver el próximo año....
    Se agradecen las advertencias, q nunca están de mas para darse cuenta del tipo de terreno antes de entrar en ellas con dudas.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que la arista este es bastante asequible, pero la noroeste tiene su miga y el riesgo de enrisque es alto. Prefiero ponerlo un poco crudo a que alguien se meta allí y luego se acuerde de toda mi familia, ja ja.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Rutón de los buenos, una integral en una cumbre como el Espiguete son palabras mayores ya, pero como bien dices al menos, los que aun no hemos ido, nos hacemos un idea de lo que nos espera , trepes y destrepes a maza, pero ya tenemos una idea de ello, gracias a tu reportaje.
    Lo unico que me daa.... pufff esas tres horas de viaje, para los que nos pasamos toda la semana metidos en coche por nuestro curre, se hace muy cuesta arriba, pero habra que irrr algun dia.
    Excelente reportaje .
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que las 3 horas de viaje, para los asturianos resultan un problema importante. Fue una de las razones de que se retrasara tanto el conocerlo, pero créeme si te digo que merece la pena.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Muy guapa la ruta Cienfuegos y esa bajada espectacular, es la única cara del Espigüete que aun no conozco, habrá que tenerla en cuenta para el futuro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ves, yo me estrené en ella, ja ,ja. La verdad es que esa arista noroeste resulta muy entretenida. Además vosotros, no vais a tener ningún problema.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Recuerdo un comentario tuyo sobre la necesidad de ir acompañado para que las aristas queden más realzadas en las fotos. Esta vez tu has tenido más suerte. Cuando subí esa arista iba solo y mis fotos quedaron la mar de sosas.
    Esa bajada parece muy pindia.
    Como siempre un excelente reportaje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Pepe, lo tengo comprobado muchas veces cuando voy solo, luego llegas a casa, miras las fotos y no dan idea de como es realmente el sitio, ni de la magnitud, ni de la pendiente. Uno de los casos más claros en el blog es la ascensión por la Canal de Faya a la Sierra de Sobia. La primera vez fui solo y la pared de acceso a la canal parece un corto muro sin apenas pendiente, pero en las de la segunda visita, con gente, ahí si que se ve el tamaño de la pared y la inclinación que tiene.
      Y ya te digo que la bajada es pindia, pindia de "cohone", ja, ja.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Le tengo un especial cariño al Espigüete, la ruta que has realizado es espectacular, con ambiente de alta montaña impresionante.

    Tiene muchos rincones que explorar esta montaña, muchas opciones d esubida fuera de los recorridos más conocidos, habrá que explorarlos, aunque me parece que con este otoño tan lluvioso que llevamos por esta vertiente, deberemos esperar al próximo verano.


    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valentín, pues si que debe tener multitud de rincones guapos. Menudo montañón. Joer. Volví encantado y ya con ganas de volver por allí a seguir conociendo accesos diferentes, aunque yo creo que la próxima visita por Fuentes Carrionas, será para subir el Curavacas. Pero ya será, como pronto, para el verano que viene.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Fantástica ruta por el Espigüete. Me ha resultado de gran interés vuestro descenso por la arista NO la cual no conozco pues la única vez que estuve en esta mítica cima bajamos por la canal Norte. Ahora me hago una idea de lo que me puedo encontrar si algún día vuelvo por la zona. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Victor, si el descenso por el circo norte, es bastante más habitual. La arista noroeste no parece especialmente visitada, pero resulta de lo más entretenida. Con todo, la próxima visita me gustaría conocer el descenso por esa cara norte, para ir viéndole todas sus caras. Es una montaña que parece dar muchísimo juego en ese sentido.
      Un saludo

      Eliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.