lunes, 1 de febrero de 2016

Cabeza Juralisa desde La Robellada

08/01/2016
Sierra de Ibéu
Concejos de Onís y Llanes (Asturias)

Había ganas de estrenar el 2016, aunque el tiempo acababa de dar una tregua. tota, que tocaba aprovechar una pequeña ventana de buen tiempo entre el paso de un frente y la llegada del siguiente, una pequeña tregua, de poco tiempo tal vez, pero que sería suficiente para una ruta corta, mejor cuanto más al oriente. Así que desempolvé esta vieja idea de un recorrido por la Sierra de Ibéu que ya llevaba tiempo esperando su turno.



Inicio/Fin: La Robellada
Distancia: 14 Km
Desnivel máximo: 520 m
Desnivel acumulado positivo: 880 m
Tiempos: 5 horas
Nota: Antes de nada agradecer a Julio Galguera, así como a Victor Manuel Delgado (Pindio Pindio), por su ayuda en la recopilación de topónimos para elaborar el reportaje.


Dejé el coche en el amplio aparcamiento (320 m) existente junto a una quesería que se localiza entre los barrios de La Candanosa y El Regueru, en la zona alta del pueblo de La Robellada. Allí mismo arranca una pista que sube junto a la Riega la Collada, precisamente hacia La Collada, el amplio collado que se abre sobre el pueblo.


La pista sube hasta un par de amplias cuadras bastante nuevas, construidas en La Collada (404 m).


A poca altura que ganemos, las vistas empiezan a ser espectaculares hacia el macizo del Cornión de los Picos de Europa


Desde la collada otra pista de menor entidad sigue subiendo. Parece haberse construido para la colocación de las torres de alta tensión que cruzan esta parte de la sierra.


Alcanzo así una colladina (460 m) desde la que tengo una buena vista de los Picos, con La Collada ya bastante abajo.


Al otro lado, obtengo las primeras vistas sobre el valle del río Las Cabras, que baja hacia Meré y Posada de Llanes.


Aquí la pista gira y sigue subiendo por la vertiente de Onís, aunque yo tomo una senda que continúa por la vertiente de Llanes, bordeando el Cantu Bostuteru, para ahorrarme en la medida de lo posible la pista.


En realidad casi que no tiene cuenta. La senda va muy baja y tengo que subir por terreno bastante tomado para salir a una collada (516 m) por la que pasa la misma pista. En ella la abandono definitivamente. La pista muere solo un poco más allá y yo tomo por el filo del cordal, siguiendo marcados senderos.


A la izquierda la pista llegando a la citada collada. Abajo, el pueblo de La Robellada, de donde vengo. Al fondo el macizo de Llerosos y el Cornión.


El día había amanecido cubierto pero iba limpiando por el oeste poco a poco, gracias al fuerte viento que soplaba, lo que me permitía disfrutar de las vistas sobre el Tiatordos, Pierzu o Campigüeños.


La senda que sigo sube por lo alto de la sierra pasando por sucesivos collados, en lo que en los planos denomina Los Llaninos.


A la derecha voy a ir dejando el valle de Ilcéu, cuyas casas veo al otro lado.


Y a la izquierda el valle del río Güeña, aunque las vistas alcanzan mucho más allá, hasta la Sierra de Peña Mayor, por ejemplo.


Sigo subiendo y al fondo ya empiezo a divisar la zona alta de la Sierra de ibéu, con la Cabeza Juralisa asomando ya a la izquierda. A la derecha, también alcanzo a ver ya las cabañas de El Colláu.


Y por fin,  a la altura de Cabeza la Gallina (640 m), alcanzo la altura suficiente para poder ver ya las cimas del macizo central de Picos, con la inconfundible silueta del Urriellu.


Continúo hasta la modesta cima de Cabeza Bustiellu (675 m), sobre la marcada collada de La Muezca Ibéu, con Cabeza Tebia al otro lado. A la izquierda la pista por donde bajaré más tarde. Al fondo Cabeza Juralisa, el objetivo de hoy.


Bajo hasta la Muezca Ibéu (624 m), donde tomo la senda que continúa en llano por el valle del ríu Los Cubezos, cruzando la cabecera de la riega el Cándanu.


La senda continúa por la Cuesta las Llanas, hacia la collada del fondo, entrada a la vega de Ibéu.


Aunque primero me acerco a la Fuente La Raíz, verdadero nacimiento del ríu Los Cubezos


Desde aquí veo el valle Estelleru, a la izquierda de la Peña Mermecín, por donde subiré más tarde. Y es que no voy directo a Cabeza Juralisa. Antes recorreré parte de la sierra.


Después si, subo a la collada y entro en la vega de Ibéu (575 m), amplia, llana, con las cabañas a la derecha y el arroyo de El Regueru, con bastante agua en estas fechas, trazando pequeños meandros en su centro.


Me acerco a las cabañas de la majada de Ibéu, que están en ruinas.


Desde ellas sigo hasta el sumidero de El Regueru, en la base de una peña con varias oquedades. A su izquierda sube una senda que gana el Colladín de la Cueva.


Desde el colladín sigo al frente para seguir subiendo por el valle Estelleru y con tendencia a  la derecha gano una collada en la que se localiza el cercado Prau Cima y a su lado la cabaña Don Diego (665 m), bien conservada.


Por debajo de ella hubo otra, ahora en ruinas, que era la del Práu del Cura. Al frente, al otro lado ya del valle del ríu Las Cabras, veo el extremo oeste de la Sierra del Cuera, con las cumbres de Cabeza Bubena o el Tiedu.


Desde la cabaña Don Diego, cambio el sentido de la marcha. Ahora voy a recorrer la zona alta de la sierra hacia Cabeza Juralisa. Primero me dirijo a los árboles de la derecha, bajo el Cuetu las Grallas


Voy a ir pasando sobre la vega de Ibéu.


Ls cabañas de las Grayas están en ruinas. Paso junto a ellas y sigo hacia la siguiente collada...



...aunque antes, subo un poco a la derecha hasta alcanzar La Muesca (701 m), una marcada horcada por donde desciende hacia la vertiente de Ardisana el camín de los Malatos y desde la que tengo una buena visión de la rasa costera de la zona de Niembru y Celoriu.


Después sigo hacia la siguiente collada, la de l´Ablanu, con un par de cabañas adosadas, una en ruinas y la otra en buen estado. Al fondo el Tiatordos empezaba a cubrirse, mientras que a mi, el viento empezaba a azotarme a base de bien.


Desde el colláu l´Ablanu sigo hacia los Joyos Primeros, a la izquierda de la parte cimera de la sierra.


Abajo la vega de Ibéu con un par de lagunillas.


La Peña Llabres, a la derecha de la foto, sobresale sobre la rasa costera.


Una vista atrás, hacia las sucesivas colladas recorridas, con el Cuera al fondo.


Continúo por los Joyos Madalena, para empezar a subir hacia la doble cima de Cabeza Juralisa.


Y alcanzo así la cima oriental (870 m), ligeramente más baja que la principal, ambas marcadas por sendos jitos de gran tamaño. En cumbre me sorprende un fortísimo viento que sopla con increíble fuerza. No contaba con ello ya que aunque en las colladas soplaba fuerte, el resto de la ascensión había venido mucho más protegido.


Desde la primera cumbre tengo una mejor vista de la vega de Ibéu y del extremo occidental de la Sierra de Cuera, con las cumbres de Peña Blanca y Cabeza Bubena.


Abajo las Llanas de Ibéu por donde regresaré y todo el valle del Güeña que sube hacia la zona de Pandescura.


Benia de Onís a vista de pájaro.


Después cresteo hasta la cima principal (873 m), con buzón de cumbre y la Sierra del Sueve de fondo.


No se le pueden negar a esta modesta cumbre unas vistas increíbles en todas direcciones. Mofrechu, Joyudongu y a su derecha el Alto Teyadera.


Enfrente justo tenemos la alargada sierra del Benzúa, que enmarca, junto con la Peña Llabres, la salida al Cantábrico del valle del río Bedón.


Niembro, Posada de Llanes, y los acantilados de la zona de Barro.


Hacia el oeste, la Sierra de Peña Mayor. Parece mentira lo perfilada que se ve desde aquí.


El Vízcares.


Tiatordos, metido en niebla. Pierzu por delante de él y a la derecha el Campigüeños.


Pileñes, Colláu Zorru y a la derecha, asomando la afilada cumbre del Recuencu.


Y por supuesto Picos. El Cornión, desde las Peñas Santas al Requexón, Poyones, Canal Vaquera y Cotalba.


Torre de Santa María. La Peña Santa aparecía metida entre las nubes.


Y los Urrieles, desde el Picu a los Albos, y lo que creo sea el Neverón y la Párdida, y a la derecha la zona de Cabrones y Torrecerredo empastados.


La Sierra de Cocón con el Cuetu la Cerralosa y Peña Vigueras a la izquierda. Por detrás, asoma lo que creo que es la zona de Peña Sagra.


No paro demasiado en cumbre. No hay quien aguante allí con aquel viento, así que enseguida bajo. La idea que traía en mente era haber recorrido toda la cresta hacia el extremo oeste de la sierra y volver después por su cara sur, pasando por las sucesivas colladas, pero el viento lo hace imposible. De todas formas, continúo un tramo a media ladera, bajando hacia el cercano collado Pozabal, mientras veo las cicatrices de los terribles incendios que asolaron media Asturias y que aquí arrasaron completamente el valle que baja hacia Sirviella.


Me acerco al collado Pozabal (761 m), por donde una senda cruza la sierra.


Bajo por la cara norte. La razón de acercarme al menos hasta aquí es la de visitar una curiosa aguja que en Ardisana llaman "La Muyerina".


Desde el lado contrario, la forma de la muyerina, se aprecia mejor.


Es un tramo bien guapo este. La senda baja por entre afiladas agujas y verticales paredes hacia el cercano collado Carcavón desde el que podría seguir bajando hacia Ardisana. Sin embargo mi camino hoy no me lleva por ahí, así que en este punto doy la vuelta.


Vuelvo a subir hasta el collado Pozabal. El viento vuelve a azotarme y definitivamente hecha por tierra la idea de seguir recorriendo la cresta, aunque el desolador aspecto de la sierra hoy tampoco anima demasiado.


Así que bajo unos metros hasta enlazar con una senda que recorre la cara sur de la sierra, pasando de un collado al siguiente.


Paso así por los Joyos de Pozabal (743 m), en los que se asienta una pequeña balsa de agua.


Desde ella bajo hacia las Llanas de Ibéu, hasta donde llega la pista que sube desde La Robellada, con la cumbre de Cabeza Tebia al frente y una nueva vista de la zona de Cabeza Bubena.


En las Llanas de Ibéu paso junto a un cercado para el ganado (649 m), mientras voy dejando ya atrás Cabeza Juralisa.


Un último vistazo a la escondida vega de Ibéu



Y ya por la pista para abajo, de vuelta a buscar el coche, con un último vistazo a Cabeza Juralisa.


Suelo huir de las pistas. No me gusta. Aunque esta no es de las peores. Atraviesa algunos bosquetes de roble, pasando por encima de alguna finca en las que se conservan cabañas, como en la zona de Recipáu.


Y mientras bajo voy disfrutando de las preciosas vistas sobre el Urriellu y los Albos.


O el Cornión, donde el día definitivamente se ha cerrado e incluso parecía amenazar tormenta. Por delante, la línea de cumbres de Cabeza la Xatera, Cabeza Dubia y Cabeza Pandescura, que recorrí hace tiempo subiendo también desde La Robellada y que os conté AQUI.



Paso sobre el pueblo de El Pedrosu, donde por cierto había fiesta y no paraban de tirar voladores (cohetes).


Por fin tras un descenso cómodo, la pista da una cerrada curva y encara un fuerte descenso hacia el barrio de La Candanosa, cuyas casas veo ya.


Paso junto a una cuadra y salgo a la carretera que va hacia El Pedrosu. Allí arranca la ruta habitual de ascenso a Ibéu, como bien indica el letrero.


Ya solo quedaba bajar por la carretera hasta el coche, a donde llegaría aún temprano, así que busqué un buen sitio para comer al sol y después me acerqué a Benia a tomarme un café. Os dejo el track.



Un saludo
Cienfuegos

18 comentarios:

  1. Buffff! Qué pasada!! Me encanta el Ibéu aunque nunca lo había subido por ahí. Desde la cabaña de Don Diego, que pones que se ve Peña Blanca y Bubena , se observan perfectamente a la derecha el Valle de Terviña y un crestón que baja de Bubena que lo separa de la Jermosa ( hay muchas divisiones de prados) . Esos son dos maravillas que recorrimos con JUlio y José Carlos.
    El reportaje como siempre maravilloso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa zona es territorio de Julio. Pues para la próxima que visiteis la cumbre, ya sabeis. Desde La Robellada también sale un circuito guapo.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Como nos gusta por descubrir gracias a tus entradas, cuantas cosas nos quedan por hacer en cotas más bajas!!
    Unas vistas espectaculares en todas las direcciones y unos rincones mágicos con sus pequeñas lagunas y majadas!
    Anotada queda para futuras salidas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni en diez vidas lo conoceríamos todo. Es una ruta muy, muy sencilla, pero era justo lo que buscaba este día y en cambio ya veis que vistas más espectaculares ofrece.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Muy buena la aportación de información...ya tenía en lista esta Sierra desde hace tiempo y no me decidía como atacarla y siempre buscado su cara norte. Después de este reportaje ya se como hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el valle de Ardisana también salen circuitos muy guapos, pero a mi se me apetecía hacerla desde La Robellada. La verdad es que ya solo por las vistas desde la zona alta, merece la pena, vayas desde donde vayas.
      Saludos

      Eliminar
  4. Menudo reportaje de lujazo, al más puro estilo Cienfuegos...¡fotazas! y es que Javi, Asturias es un Paraiso total, y de Asturias el título de PARAISO con mayúsculas lo tienen LLanes y Onís jajajaja...y Quirós, y Ponga, y Redes y Somiedo y....jajajajaja. Yo siempre fiel a mi LLanes del alma, pero ya voy teniendo el corazón partido ehhhhh. Mi abrazotedecisivo, y sigue descubriéndonos rincones maravillosos de nuestra Asturias del alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara, pues esta la tienes al lado mismo de Llanes y es muy sencilla, pero las vistsa, ... que vistas!! Te iba a gustar.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Hola Javier
    Precisamente acabo de hacer el Hibeo este sábado pasado desde Ardisana, subiendo por el valle de Orticeda y bajando por el Camín de los Malatos, ya que desde La Robellada ya lo conocía de varias veces anteriores, Desde cualquiera de los sitios es una cumbre muy agradecida.
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo acabo de ver. Si que parece que la mayor parte de los reportajes publicados son desde la vertiente de Ardisana, pero en esta ocasión a mi se me apetecía hacerlo desde Onís. Y si que es una cumbre muy agradecida, si.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Hola Javier. Acabamos de hacer esta preciosa ruta que describes con tanta precisión. La habíamos hecho desde Ardisana pero esta variante nos ha parecido una maravilla. Quisiéramos agradecerte la generosidad de compartir los tracks, gracias a ellos podemos visitar todos estos lugares con total seguridad.
    Un abrazo
    Rebeca y Fernando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rebeca, Fernando, me alegro que os gustara. Ya llevaba tiempo con la idea de subirlo desde la vertiente de Onís y la verdad es que es una ruta cómoda, pero muy agracedida.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Guapa ruta y muy resultona para esta época del año. Estuvimos en el Hibeo haz sobre un año, y nos pareció espectacular las vistas que deja!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón en que es una cumbre perfecta, para hacerla ahora en invierno, sin complicarse lo más mínimo. Además esta época suelel regalarnos cielos limpios que son perfectos para disfrutar de las vistas que regala.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Javi: excelente reportaje (como siempre). Encantado con su contemplación. P.D.: a tu pregunta sobre Peña Sagra (2046 m). En efecto, es la zona que señalas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viti, gracias por tu comentario y por tu confirmación. No estaba seguro si era la zona de Peña Sagra. Me parecía, pero cokmo siempre que ves esas zonas tan alejadas y poco frecuentadas, me entra la duda.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Muy guapa Javier, las fotos y la descripción estupendas. Me gustaron muchas fotos, pero especialmente la de las dos cabañas de l'Ablanu.
    Haz años que no voy a esta cumbre y siempre lo hice desde El Pedroso. Tendré en cuenta esta opción.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias monchu. Desde El Pedrosu es más directo si vas a cumbre. Yo en realidad lo que quería era recorrer la mayor parte de la sierra. Al final todavía me quedó el extremo occidental. Para otra ocasión, quizás entrando desde la vertiente de Ardisana.
      Saludos

      Eliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.