martes, 24 de mayo de 2016

Sierra y cascadas de Buanga y las Minas de La Parva

30/04/2016
Sierra de Buanga
Concejos de Oviedo y Santo Adriano (Asturias)

La previsión era de lluvia hasta media mañana, así que programamos una ruta en la que saldríamos tarde. Buscando algo cerca y no excesivamente complicado, me pareció que era tiempo de volver a visitar las cascadas de Guanga o de Buanga y enseñárselas a Bedia, que aún no las conocía. De paso ascenderíamos a la cumbre del Plantón, máxima altitud de la Sierra de Buanga y recorreríamos las antiguas minas de La Parva en Castañéu´l Monte, antes de regresar por la conocida Senda del Oso, cerrando así una guapa circular, como quién dice al lado de casa.

Inicio/Fin: San Andrés de Trubia
Distancia: 19,5 Km
Desnivel máximo: 725 m
Desnivel positivo acumulado: 850 m
Tiempos: 6 y 1/2 horas


Las cascadas de Buanga son viejas conocidas en el blog y en él tenéis un par de entradas, una con la visita a la cascada superior AQUI y otra con la visita a todas las cascadas AQUI. En la primera parte de la ruta, repetiríamos esta última, por lo que dejamos el coche junto al lavadero de San Andrés de Trubia para tomar por la carretera de Castañéu´l Monte.


El día de momento se mostraba fresco pero despejado, mientras veíamos el valle de Buanga por el que íbamos a subir.


En la primera y cerrada curva a izquierdas de la carretera, nos metemos a la derecha por una difusa senda que corta el bosque en llano hasta unas antiguas instalaciones hidráulicas.


El valle se estrecha y la senda cruza un pequeño crestón, aproximándose al río.


Salimos así sobre la primera de las cascadas que hoy no vemos muy bien. La primavera está aquí bastante adelantada y las hojas impiden una mejor visión.


Justo por encima de esta primera cascada se localiza un pequeño azud o presa, sobre el que hay que pasar.


Justo encima del azud, toca vadear el río y pasar a la margen izquierda, por donde la senda sube con fortísima pendiente. Ahora hacía tiempo que no venía por aquí. Recuerdo que la primera vez que recorrí esta ruta apenas había senda y tocaba pegarse con la maleza, pero esto ahora está muy trallado de gente. Se ve que las cascadas de Buanga se han puesto de moda.


Alcanzamos la siguiente cascada, una preciosa cola de caballo.


La ruta de hoy es larga y no me he traído el trípode, así que sintiéndolo mucho, hoy las cascadas se fotografían "al vuelo", sin pararnos demasiado.


Bajo unos metros a sacar la cascada desde abajo, ya que en realidad se trata de una doble cascada.




Seguimos subiendo y poco más arriba, nos acercamos de nuevo al cauce pasando junto a lo que queda de una antigua cabaña.


Otra cascada queda bajo nosotros. Hoy no bajamos hasta ella.



Una nueva cascada, también doble. ¿La cuarta? todo depende de cuantos metros de salto necesitemos para dar por bueno el término "cascada".


La zona superior de esta.


Poco después la senda se separa del río, subiendo hacia la derecha, para pasar la siguiente cascada por encima, ya que hasta esta es más complicado acercarse. La vemos desde arriba, escondida y encajada entre las paredes que comprimen el valle.


Pasamos junto a los restos de los molinos de Buanga y alcanzamos la cascada superior, la última y la más visitada. Para ser principios de primavera el río no trae excesiva agua, pero es la justa para que las cascadas se vean bien guapas.


Se ve que Bedia tenía ganas de ducharse.


Damos por concluida la visita a las cascadas, pero ya que estamos aquí, antes de seguir ruta, se me apetece acercarme hasta la Peña Castiellu, así que subimos hasta el collado por donde discurre la Ruta del Oso, el balizado sendero que sube desde San Andrés y que continúa hacia Perlavia.


En escasos 5 minutos nos situamos en la cima de la modesta Peña el Castiellu, lugar donde se alzaba uno de los castillos del Conde Gonzalo Peláez, a caballo entre los siglos XIII y XIV y hoy coronada por una cruz. Lo que sin duda conserva son sus excelentes vistas sobre el fondo del valle del Trubia.


San Andrés bajo nosotros


Las nubes arremolinándose sobre la Sierra del Aramo. En realidad no se quitarían en todo el día.


Hacia Trubia, en la zona baja del valle, el día aparecía mucho más despejado


Tras la visita, seguimos ruta. Descendemos al collado y en el cruce de caminos, dejamos a la derecha el que continúa a Perlavia, para tomar el que hacia la izquierda corta en llano, acercándose de nuevo al río y pasando así sobre la última de las cascadas.


Tocará vadear una vez más el río, pasando a la margen derecha.


Dejamos abajo a nuestra derecha el caserío de Buanga, a donde no hace falta acercarse, y tomamos la senda que va a ir recorriendo el alargado valle de Buanga, subiendo sin excesiva pendiente, pero sin dar apenas respiro.


Poco a poco la senda va alzándose sobre el fondo del valle, pasando bajo la dentada sierra de Buanga. Algunas casas desperdigadas en la ladera de enfrente a las que parece llegarse desde Sama de Grao.


El día se puso feo de narices mientras subíamos. Incluso chispeaba algo de agua. Dejo de lado la idea de recorrer la sierra por arriba, demasiado dentada y quebrada para meternos en mojado y seguimos subiendo por la senda que atraviesa pequeñas vegas, bastante abandonadas.



Dejamos una cabaña a la izquierda, justo bajo la cumbre del Plantón, cuando ya vemos al fondo la collada de Triapradera que es la salida del valle de Buanga a la vertiente del valle de Trubia. Al fondo a la derecha la cumbre del Grandamiana.


En Triapradera volvemos a ver el valle de Trubia y al frente la Sierra del Aramo, que sigue metida en nubes. La carretera que sube de Castañéu´l Monte a Llinares, pasa a escasos metros bajo nosotros.


Desde la collada acometemos el ascenso al Plantón, recorriendo el filo del cordal, con el Grandamiana a nuestras espaldas.


Últimos metros al Plantón.


Y cumbre del Plantón, con llamativo buzón y vértice geodésico. Una cumbre amplia, no especialmente guapa, pero con buenas vistas.


Al sur vemos al fondo a la derecha, al Sierra de Begega, casi en el centro la cumbre del Buey Muertu sobre el abandonado pueblo de Santo Adriano del Monte. A su izquierda en sombra La Lloral y por delante de éste el Grandamiana.


Precisamente tan solo unos días después daría otro paseo por la zona con la cría y nos acercaríamos a la cumbre del Grandamiana, techo del concejo de Santo Adriano, subiendo por una pista que sale desde la entrada del pueblo de Llinares y recorriendo por un estrecho sendero la cumbrera hasta alcanzar su cruz de cumbres.


Las vistas hacia la Sierra del Aramo desde el Plantón o desde el Grandamiana son similares, aunque tuve más suerte con el día durante la visita a este último.


Volviendo al Plantón, buena vista sobre la Sierra de Caranga, encima de Proaza, con Villamexín bajo ella. Al fondo se divisan las Ubiñas, con la zona de los Güertos del Diablo.


Al norte la Sierra del Naranco y Oviedo a sus pies.


Al oeste se divisaba parte de Grao, al pie de la Sierra de Sollera.


Para cuando hicimos cumbre, el día había estabilizado bastante, así que comimos allí arriba, disfrutando de las vistas, aunque sin pararnos mucho, que aún quedaba trabajo. Una última mirada al Grandamiana y La Lloral y para abajo.


Desde cumbre bajamos directos por la ladera del Llanu la Osa este hacia un cercado de ganado hasta el que llega una pista desde la carretera que comunica Castañéu´l Monte, cuyas casas ya veíamos desde cumbre, con Llinares.


En vez de bajar por la carretera, tomamos por la caleya que pasa junto al depósito de aguas para llegar a Castañéu por el barrio de La Mayada, ahorrándonos así un poco de asfalto.


Y en la plaza de Castañéu, tras charlar con unas vecinas, decidimos acercarnos hasta las Minas de La Parva, saliendo desde la plaza donde se localiza la Iglesia Parroquial del Arcángel San Gabriel, por la estrecha carretera que llega hasta el barrio de Los Niseros, pasando antes junto a  las viejas casas de La Higada. Nisos (prunos), higos, .... será por fruta.


Desde Los Niseros sigue una buena caleya, balizada cada poco con postes que indican claramente "Mina". En un momento dado alcanzaremos un cruce con postes indicando en ambas direcciones. la visita está programada para efectuar un recorrido circular. Personalmente creo que es mejor empezar por abajo y volver por arriba.


La buena caleya sigue en llano adentrándose en el valle de Trasarco por donde discurre el arroyo que baja hacia Sabadíe.


Ya empezamos a ver el fondo del valle. No hará falta llegar hasta su final.


De repente, vemos aparecer a nuestra derecha la primera de las bocaminas. Se trata del nivel inferior de las Minas de La Parva o de San Gabrial, de las que se extraía mineral de hierro que se llevaba a la cercana siderurgia de Trubia.


Poco más adelante junto al cauce encontramos la segunda galería. El entorno de las minas está totalmente recuperado y las bocaminas se abren en medio de un precioso bosque mixto.


Unos metros más atrás unas escaleras nos permiten ir subiendo a los niveles más altos.


Alcanzamos así la tercera galería. Como las otras dos están valladas y no se puede entrar en ellas más allá de un par de metros.


Un nuevo tramo de escaleras nos deposita en otra pista que cruza el valle a un nivel superior.


Por encima de ella se abren una serie de bocaminas, como pequeñas calicatas alineadas a lo largo de una trinchera, sin duda siguiendo el filón del mineral.


Pueden ser 10 o 12 galerías, pequeñas como gateras, algunas comunicadas entre si por estrechos transversales.


No dudamos en meternos en ellas, entrando por unas y saliendo por otras.


Tras la curiosa y entretenida visita seguimos ruta. Regresamos por el camino superior hasta el cruce anterior, desde el que desandamos la carretera hasta Castañéu´l Monte.


A la izquierda vemos el pueblo de Castañéu, colgado literalmente sobre el valle de Trasarco por el que vamos a bajar, que se estrangula en una pequeña foz antes de alcanzar las casas de Sabadía. Nuestro camino, sin embargo, saldrá de él, cruzando la ladera de la derecha,


A la izquierda de la iglesia tomamos por una caleya que baja con fuerte pendiente, saliendo del pueblo. Allí nos encontramos con lo peor de la cultura popular. Plásticos, latas, botes, maderas, basura de todo tipo son arrojados al camino. La disculpa suele ser que el agua se encargará de llevarlos más abajo. Es una costumbre que no alcanzo a entender como sigue dándose en estos tiempos de contenedores y recogida de basuras casi diaria. Por suerte es un tramo corto.


Más adelante salimos a un camino de mayor entidad que llega desde la carretera de Castañéu. Es la comunicación con Villanueva de Santo Adriano, a donde nos dirigimos, dejando a la izquierda las fincas de So la Llucia, una vega al abrigo de la pequeña cresta de Les Garraes.


La senda pierde altura con fuerza buscando el arroyo de Trasarco ...


.. que acabaremos cruzando.


Ya en la margen contraria, la senda gana entidad, convirtiéndose en pista que continúa en llano y desde donde vemos arriba, muy arriba, el colgado pueblo de Castañéu´l Monte.


La pista va excavada en la roca durante un buen tramo, doblando en el Cantu Castiellu, la pequeña Sierra de la Pedrisca y saliendo ya al valle del río Trubia por el que empieza a perder altura.


Pasaremos sobre una finca con una buena quintana que parece haber sido rehabilitada como hotel rural.


Desde ella el viejo empedrado del camino ha sido sustituido por hormigón. La pista baja por Cericéu hacia Villanueva, con la Sierra de Caranga al frente.


Entramos en Villanueva por el barrio de Arcillá, saliendo justo a la altura del puente sobre el río Trubia.


Y en Villanueva enlazamos con la Senda del Oso. Desde aquí nos quedarían aún unos 7 Km de regreso hasta San Andrés donde teníamos el coche, pero ya habíamos previsto como solventar ese "inconveniente".


Tan solo había que dejarse llevar disfrutando de la siempre guapa Senda del Oso y recorriendo además uno de los tramos menos frecuentados y solitarios, el que une Tuñón con San Andrés.


El río Trubia siempre a nuestro lado.



Y justo a la altura de San Andrés volvemos a tener una buena vista del tramo donde el río de Buanga se descuelga en varias cascadas y por donde subimos unas horas antes, con la Peña el Castiellu a la derecha y la Sierra de Buanga a la izquierda.


Y después a tomarse una cerveza, en esta ocasión una artesanal producida en el mismo valle de Trubia y de apropiado nombre: "Cotoya" y pensar ya en la próxima ruta. Os dejo el track.

Powered by Wikiloc

Un saludo
Cienfuegos

15 comentarios:

  1. Excelente reportaje Javier, las minas precisamente las conocí en una ruta hace poco, las cascadas una pasada y al lado de casa las tenemos, una zona conocida pero no por ello menos atractiva....un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es una zona que no era muy frecuentada pero que ahora ya es my conocida. No es de extrañar, por poder se puede ir incluso en el autobus urbano desde Oviedo.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Anda que no le sacaste partido a la ruta...precioso recorrido y las fotos siempre de escándalo. A mi lo de las minas me pareció una pasada total.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, las minas son una pasada. Tal es así que solo unos días despues volví con Olaya para visitarlas con mas calma.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Pues mira que hemos estado por las cascadas, pero de las minas nada sabía, así que ya hay disculpa para volver , muy guapas fotos a pesar de que el día no era el más apropiado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, ya teneis disculpa y esto pilla al lado de casa.
      Saludos

      Eliminar
  4. Qué maravilla de saltos de agua!! Pero que deje ya de llover!! Por lo menos los fines de semana... jjajjaa!!
    Nos gusta mucho tu propuesta y es muy curioso lo de las minas.
    Nos la apuntamos.
    Excelente reportaje como siempre Javi!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, que deje de llover y estabilice el tiempo que a mi me va a dar un pampurrio como siga así. Este año llevo poquísimas salidas y eso se nota en el fondo, que no lo hay, vaya, ja, ja.
      Saludos

      Eliminar
  5. Y pensar que eran unas auténticas desconocidas, por lo menos para mi. Hasta que nuestro amigo Santos nos las mostró en su blog hace unos años. El circuito muy completo y muy interesante las minas que para mi son desconocidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, fue Santos el primero en enseñarnos la cascada superior. De las otras yo me enteré más tarde gracias a un vecino de Perlavia. Había visto tu reportaje de la sierra y quería haberla hecho por arriba, pero no tuvimos mucha suerte con el día. Se pudo a llover justo en ese tramo.
      Saludos

      Eliminar
  6. Guapa ruta Javi, solo conozco las cascadas y el castiel.lu, pero sin duda habrá que plantearse un dia esa circular y a ver si la aderezamos con esa sierra dentada y quebrada que nos anuncias.
    Tanto el Grandamiana como el Plantón también los conozco de haz años pero sin esi Buzón montañeru tan llamativu en el Plantón.
    A tener en cuenta para una futura visita a las cascadas de Buanga.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El buzón no parece que tenga mucho tiempo, Monchu. La sierra tiene muy biena pinta para hacerla por arriba, pero mejor con buen dia y seco.
      Saludos

      Eliminar
  7. Hola, me ha encantado la ruta. Lo malo es que vamos con un niño se 7 años y todo lo tememos q adaptar a su ritmo. Me gustaría hacerte dos preguntitas:
    Llegar hasta las cacascadas es complicado para el peque?
    Después de ver las cascadas, recomiendas que sigamos o nos damos la vuelta?
    Ni que decir tiene que haríamos la ruta completa, pero....pensando en nuestro hijo....no se. Que recomiendas?
    Bueno, al final han sido tres preguntas, jajajaj.
    Gracias por la información, me ha encantado leer tu post.

    Un saludo
    Alicia de Trotajoches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas. A ver que esto siempre es complicado. Todo depende de lo acostumbrado que esté el crío a andar. Después de la presa que comento que hay sobre el río, hay que vadear el arroyo y hay que subir por una ladera con mucha, mucha pendiente. No es complicado, pero es muy pendiente y si está un poco húmedo resbala bastante. Daros cuenta que en los primeros dos kilómetros se ganan 400 m de desnivel de repente. Una alternativa sería subir por la senda de la Ruta del Oso. el desnivel es el mismo, pero es más llevadera. Esa senda os deposita en la cascada superior. el resto de la ruta no es complicada, aunque a mi me parece un poco larga para el crío. El descenso desde la cumbre del Plantón por donde nosotros lo hicimos tiene algo de cotoya, de árgoma, que al crío le puede resultar incómoda. En ese caso, os recomiendo vovler a bajar al collado anterior y llegar a Castañedo del Monte por la carretera. Si te digo la verdad y la dividiría. Haría por un lado la visiyta a las minas y el descenso a Villanueva (os obliga a dos coches) y por otro lado las cascadas con la cumbre del Castiellu. En esta última al ser tan corta (unos 5 Km), el tema del desnivel se llevará mejor. De todas formas, vosotros mejor que nadie sabreis si el crío está acostumbrado. Yo que suelo sacar de vez en cuendo a mi hija de monte, y cuando tenía 7 años no la hubiera metido allí. Demasiada pendiente y un tanto incómoda la ruta, pero se de otros críos que la hubieran hecho sin problema. Si quereris ver las ruytas que tengo hecho yo con mi hija, en el cuadro de búsqueda poner "Olaya". Os saldrán todas. Para los críos y el monte siempre recomiendo el tema de geocaching. Además con 7 años es la edad perfecta.
      Saludos

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tu respuesta y tus consejos que seguiremos al pie de la letra.
      Nosotros hemos hecho algunas rutas con el peque, pero todas muy acorde con su edad. El Camin Encantao, Ruta del Alba, Lagos de Somiedo....todas de ese tipo. Miraré las que has hecho con tu hija para ver cual nos viene mejor.
      De nuevo muchas gracias.
      Un saludo,
      Alicia de Trotajoches.

      Eliminar

Deja un comentario. Un blog se alimenta de ellos. Gracias.