domingo, 16 de abril de 2017

Peña Maín por el Seu l´Arrudu

15/03/2017
Sierra de Peña Maín
Macizo de los Urrieles. Picos de Europa
Concejo de Cabrales (Asturias)

Mensaje de Pancho a ver si me podía pillar el miércoles, ya que tenía en mente un par de rutas. Yo le tenía especial gana a otro par. Una de ellas coincide que es la misma. Pocas veces se planifica una ruta de forma tan fácil. Además nos acompañaría Le Professeur. Recorreríamos la Sierra de Peña Maín accediendo desde Poncebos por Bulnes y ascendiendo por el Seu l´Arrudu. El descenso lo haríamos por Vierru y Tielve para regresar por el camino de la Canal de la Rumiada. 


Inicio/Fin: Poncebos
Distancia: 21 Km
Desnivel máximo: 1.405 m
Desnivel positivo acumulado: 1.675 m (el GPS grabó mal hasta cerca de Bulnes, y tuve que arreglarlo en casa. El desnivel que devuelve el track tiene un error de unos 175 m de desnivel acumulado)
Tiempos: 9 horas
Nota: El ascenso por el Seu l´Arrudu requiere una trepada corta y sencilla (II), pero con bastante patio, sobre todo si se realiza en descenso.


Dejamos el coche en Puente Poncebos, casi a la altura de la Central Hidroeléctrica, porque si toda iba bien, sería justo a donde llegaríamos, cuando el día empezaba a quitarse las legañas de las nieblas matinales y todo hacía presagiar un día de sol espléndido.


Recorrimos por carretera el corto tramo que nos separa del punto de donde arranca la senda de Bulnes, teniendo que bajar unos metros a cruzar el Puente la Jaya, sobre el río Cares,


Entramos en la comúnmente llamada Canal del Texu, si bien para los de Bulnes fue toda la vida, las Salidas de Bulnes, por donde discurre el río Bulnes que cruzamos por el puente El Zardu.


Acometemos el repecho que nos alza al Cuetu Codiya, buen mirador sobre Camarmeña, para tras perder unos metros ascender por las Vueltas del Pardu internándonos en la zona más estrecha del desfiladero, la Voluga los Muertos.


Abajo vemos el viejo camino que subía por La Zorea y que actualmente no se utiliza. Era un camino peligroso, en el que se recuerdan accidentes que costaron vidas.


En el tramo más espectacular de la senda.


Un poco más arriba ya veremos el barrio de El Castillo. Dejando a la derecha la senda que cruzando el Puente Colines sube directa a él, seguimos la que sube río arriba, pasando frente a la estación superior del funicular, hasta alcanzar el barrio de La Villa.


Hoy Bulnes es un pueblo casi diría que de juguete, de cartón piedra. Sumamente cuidado y arreglado. Dedicado por entero al turismo.


Paramos poco. Salimos por la senda que sube a Pandébano y que gana altura con fuerza.


A la altura del mirador de La Prida tendremos la primera vista del Urriellu de hoy. La primera de muchas. El Picu sobresale sobre el valle de Balcosín que desagua por la Voluga Cantuxierra, por donde discurre el viejo camino de Cambureru.


Seguimos subiendo. Guapo el camino. Empedrado en muchos de sus tramos. Ahora hacía años que no pasaba por él. Desde que subí a Urriellu por Cambureru y bajé por aquí, ruta que os conté AQUI.


Desde más arriba volvemos a ver Bulnes y sobre él la Peña El Tornu, con la entrada de la Canal de Amuesa a su izquierda.



Poco más arriba dejamos el camino que sigue a Pandébano para empezar a subir por los prados hacia la majada de Arnandes, localizada bajo la muralla que por este lado defiende Peña Maín y que vemos al fondo, alcanzando enseguida las primeras cabañas.


Aún tendremos mejores miradores para disfrutar de las vistas sobre el Urriellu, pero este ya es de los buenos.


Subimos hasta Arnandes que cuenta con un buen puñado de cabañas grandes y en uso. Por encima de las últimas cabañas tomamos una senda que sigue subiendo hacia la derecha. Se dirige a una marcada collada bajo los paredones de Peña Maín. Desde cerca de la collada tiro una foto atrás a la majada de Arnandes, con la Canal de Amuesa al fondo y los Albos a la izquierda.


Y una más al Picu.


Casi a la altura de la collada empezamos a ganar metros hacia la base de las paredes que cierran la zona alta de la Sierra de Peña Maín. Vamos ascendiendo con tendencia a la izquierda, a buscar la entrada del llamado Seu l´Arrudu para lo que tendremos que situarnos bajo una característica aguja en cuya base se dibuja un corredor (punteado rojo).


Abajo la collada hasta la que casi hemos llegado desde Arnandes, con una finca muriada. Detrás los amplios pastos de Pandébano, hoy nevados. Y es que la cota de nieve estaba más baja de lo que esperábamos.


La aguja que marca la entrada al Seu l´Arrudu. Desde abajo parecía tener paso por su derecha, pero ahora vemos que no. Hay que subir el corredor que la bordea por la izquierda.


Ya estamos muy altos sobre Arnandes, cuyas cabañas vemos abajo. Las vistas desde aquí ya son de escándalo.


El corredor se sube sin problema, apoyando puntualmente la mano.


Estamos en la entrada al Seu l´Arrudo. Hacemos una parada para picar algo mientras vemos las cabañas de Arnandes bajo nosotros y las de La Jabariega al otro lado del valle, bajo Pandébano.


Después nos metemos en el sedo. Se sube por una grieta en cuya base hay un montón de piedras a modo de peldaños. Requiere una corta y sencilla trepada (II), pero resulta aérea, más en descenso, por lo que requiere atención.


Angel me tira una foto con las cabañas de Arnandes una buena pila de metros bajo mis pies. Mal sitio para caerse.


Desde la salida del Arrudu subimos por una canga herbosa, que nosotros pillamos ya cubierta de nieve y que con tendencia clara hacia la izquierda nos encamina a un pequeño hayedo por el que subiremos. El Seu l´Arrudo era un acceso rápido hacia las majadas de Maín, pero también se usaba para bajar madera precisamente de este hayedo hacia las majadas inferiores.


El hayedo del Monte Joscuru se asienta en una marcada vaguada por cuyo centro subimos. De vez en cuando vemos algún jito, pero desconozco si hay senda como tal marcada, ya que como os comento, nosotros lo pillamos cubierto de una nevada reciente.


Las vistas a nuestras espaldas son espectaculares. La salida del hayedo nos conduce ligeramente a la derecha, buscando la cercana majada de Argandobín.


Alcanzamos la planicie de Argandobín, que hoy encontramos inmaculada y con los Albos presidiendo la vega.


Salimos de Argandobín por el extremo contrario. En la nieve perdemos la senda, pero con algún pequeño rodeo, conseguimos dar con ella. Gana metros sobre la majada que poco a poco queda bajo nosotros.


Alcanzamos la siguiente majada, la de Jucarrera, situada bajo Cabeza Jucarrera a donde por un momento valoramos ascender, aunque al final no nos decidimos.


Salimos de Jucarrera al norte, siguiendo la senda, pero esta pierde metros por la cara norte de la sierra para dirigirse a la majada La Poza. Nosotros no queremos perder altura, así que justo cuando la senda empieza a descender, la dejamos continuando hacia la derecha para bordear Cabeza Jucarrera por el norte, sin senda alguna.


Muy abajo vemos la majada de Vierru y la mole del Cuetu Vierru. Por ahí pasaremos más tarde.


Dejamos atrás Cabeza Jucarrera y alcanzamos los restos de varias cabañas de otra antigua majada de la que no consigo dar con el nombre.


Al fondo ya se divisa Cabecina Quemada, nuestro objetivo, pero primero deberemos subir la vaguada que se observa al frente, para lo que bordearemos esta zona previa por la derecha, para después casi subir hasta Cabeza Grayerón.


Y cumbre en Cabecina Quemada, máxima altitud de la Sierra de Peña Maín, un mirador de excepción del macizo de los Urrieles...


... y evidentemente de El Picu.


Varias fotos en 360º. Las estribaciones norteñas del macizo de Ándara, con la pirámide del Samelar en el centro ...


... Sotres, ...


... Ándara, ...


... la Pica´l Jierru y la Morra Lechugales, ...


... Peña Santa, Torre de Enmedio, Traviesos, Torre de Santa María, ...


... Cabezu Llerosos y El Cuetón, ...


... la Sierra de Portudera y detrás de ella, la Sierra del Cuera, ...


... Peña Vigueras y a la derecha la Sierra de Cocón, ...


Una panorámica de los Picos de Europa.


Comimos en cumbre. Hacía buena temperatura y no tiraba nada de aire. Se estaba bien. Después tocaba bajar, pues la ruta era larga. Foto con la Peña Castil, Urriellu, Neverón de Urriellu y Albos y para abajo.


Descendemos por la ladera norte para seguir bajando hacia la derecha, buscando la senda que proveniente de la majada La Poza, pasa por la Colladina de les Cuerres de Arriba.


Cruzamos un pequeño jou y seguimos bajando hacia la derecha, hacia el cercano hayedo que cubre el Monte la Arandanera.


Nos internamos en el hayedo. La zona alta estaba un tanto venteada, pero aquí encontramos mucha nieve recién caída que tapa la senda. Ésta se muestra bastante evidente y está jitada, pero el track puede no seguirla fielmente.


Guapo el hayedo, más con la nieve y el día tan espléndido que nos tocó.


A la altura de la majada de Trijuerda la senda gana una collada y gira al oeste, dejando las cabañas algo apartadas a nuestra derecha, sin llegar a pasar por ellas.


La senda pierde ahora altura con fuerza, buscando el collado Bernil por medio de una zona tapizada de hayedo joven, muy densa y donde nos cuesta dar con la senda y por la que bajamos por donde mejor vemos.


A la altura del collado Bernil, la nieve por fin empieza a ceder. La fuente está seca. Tendremos que bajar aún un poco más para dar con agua. En el collado giramos a la derecha y bajamos un tramo muy tomado hasta reencontrar la senda más abajo.


Y es que desde Vierru la senda no gana directamente el collado Bernil por donde hemos bajado nosotros, sino que bordea por el norte y oeste el Cuetu Bernil. Salimos a la senda principal más abajo.


Alcanzamos por fin las amplias praderías de Vierru, sobre las que sobresale, imponente, el Cuetu Vierru, desafiante visto desde esta cara sur. Por fin salimos de la nieve. A uno más, a otro menos, las botas nos han calado a los tres y ya teníamos ganas de dejarla atrás.



Bajamos hasta las cabañas de Vierru. No vemos fuente, aunque tampoco la buscamos demasiado.


Al frente la escarpada cara sur de la Sierra de Portudera. Bajamos por las fincas hasta las cabañas inferiores donde localizamos la pista que ha de conducirnos a Tielve.



A mitad de pista damos por fin con un manantial donde cargamos algo de agua antes de seguir bajando por los Invernales de Calmor y La Tayada.


La pista nos deposita en la carretera de Sotres casi a la entrada de Tielve. Cruzamos sobre el río Duje por el viejo puente de piedra, junto a la antigua central hidroeléctrica.


Junto enfrente entra una pista hacia una cuadra de nueva construcción. Por encima de ella discurre una senda que nos saca al viejo camino de la Rumiada, la antigua senda que comunicada Poncebos con Tielve y Sotres, por la que haremos el resto del descenso, dejando tras nuestro Tielve, a donde ni llegamos a entrar.


La senda de la Rumiada es un ancestral camino que aún se conserva en casi perfecto estado. Es una preciosidad y apenas requiere esfuerzo ya que discurre en llano o en leve descenso. No pongo muchas fotos ya que tenéis otra entrada sobre él en el blog, de cuando lo recorrí junto con la Senda de Caoru y que os conté AQUI.


Atraviesa los Invernales de Pertecéu ....


... y pierde metros hacia los de Los Pozos.


Al otro lado del valle vamos a ir viendo en todo momento el Cuetu Vierru, junto al que pasamos hace un rato.


La senda conserva unas espectaculares armaduras en prácticamente todo el recorrido, lo que da muestra de la importancia del camino en otros tiempos.



Cerca del collado Carancoba la senda pierde metros con un par de zetas para librar así parte del murallón que desciende de Portudera y vuelve a remontar después.


La carretera de Sotres va siempre bajo nosotros, próxima al Duje.


Por fin la senda alcanza una especie de mirador sobre Poncebos, justo sobre el aparcamiento de la estación inferior del Funicular de Bulnes.


Ya solo quedaba por descender la Canal de la Rumiada que le da nombre a la senda. Lo hace con un buen número de zetas. La Central Hidroeléctrica de Poncebos queda justo debajo.


La senda nos deposita en la carretera de Arenas a Poncebos, justo a la altura de donde habíamos dejado el coche, cerrando así una preciosa circular. Os dejo el track.

Powered by Wikiloc

Un saludo
Cienfuegos

12 comentarios:

  1. Perfectamente redactado y documentado Javi. Una jornada montañera inolvidable. Saludos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Professeur. Una ruta calicera, una ruta con glamour, ja, ja.
      Nos vemos

      Eliminar
  2. Espectacular reportaje Javi! Seguro que una jornada muy especial en semejante entorno! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que Peña Main es un balcón privilegiado, y encima lo pillamos con esa nevaduca que le acabó de dar el toque perfecto. Una ruta muy, muy guapa.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Preciosa ruta y no menos reportaje, una pasada verlo, un saludo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diego. Fue una pasada de ruta. Muy recomendable.
      Saludos

      Eliminar
  4. Impecable, como siempre. Me encanta ver las viejas majadas que encuentras por tus rutas. Feliz primavera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Belén. En esta sierra hay majadas preciosas. Una pena ver como se van perdiendo la mayoría, pero a veces te encuentras sorpresas, como esas de Arnandes, aún en uso y en buen estado.
      Saludos

      Eliminar
  5. Una kilometrica y pindia ruta por su desnivel, que tiene una pinta extraordinaria, aunque imagino que el esfuerzo tambien ha sido de altura.
    Enhorabuena por el repor que tambien es de altura en cuanto a fotos y descripciones.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tengo que reconocer, que igual porque es muy larga, el desnivel se hace bastante llevadero. De todas formas el entorno lo compensa, sobre todo si la haces con un día como el nuestro.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Una opción bien guapa la que nos planteas para subir a Peña Maín, y eso que mira que le tenemos un recuerdo amargo por un problemilla con unas pulgas...jajajaja. Son de esas cimas que no olvidaremos!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arrg. Pues os va a pasar como a mi con la majada de Las Bobias, subiendo a Ario, que paso por allí a toda leche y apartándome de las cabañas precisamente por lo mismo, ja, ja.
      Saludos

      Eliminar