martes, 13 de junio de 2017

Del Canalón Oscuru al Fariñentu

24/05/2017
Macizo de las Ubiñas
Concejo de Lena (Asturias)

La cuerda del Canalón Oscuru al Práu del Albo llevaba tiempo ya esperando para hacerse y no tuvimos mejor idea que intentarla una tarde en la que cuando aparcamos en Tuiza de Arriba, el coche marcaba 28ºC. Normal que subiendo hacia el Meicín y sobre todo hacia la Forqueta del Portillín fuera literalmente "deslomao". Eso y que el ritmo de Alberto no ayudó precisamente a rebajar el esfuerzo. Aún así y pese a la amenaza de tormenta, aún seguimos hasta el Fariñentu, a donde ya hacía años que no me acercaba. Una tarde muy bien aprovechada.

Inicio/Fin: Tuiza de Arriba
Distancia: 10,5 Km
Desnivel máximo: 955 m
Desnivel positivo acumulado: 1.215 m
Tiempos: 4 y 1/2 horas (a un ritmo bastante alto)


Aparcábamos en Tuiza de Arriba (1.215 m) a eso de las 15:30 con una tarde de bochorno y las primeras nubes que amenazaban tormenta, asomando por detrás del Portillín. Charlamos un poco con unos compañeros que nos encontramos allí de regreso de ruta y tras cargar agua, tomamos el camino del Meicín.


El camino del Meicín es viejo conocido y lo solventamos rápidamente sin una sola parada y pocas fotos. La primavera es buena época para acercarse por las Ubiñas, con un verde eléctrico en sus prados y nieve aún en las alturas.


Clásica visión de Peña Ubiña desde La Portillera.


Una vista atrás al valle del Meicín, con el Siegalavá presidiendo a la izquierda.


Por fin llegamos al circo del Meicín (1.550 m). No importa las veces que vengas hasta aquí. Siempre impresiona ese perfecto semicírculo de cumbres, Cerreos, Ubiña, Cuetu les Cabres, Puerta de Arco, Castillines, Portillines, Canalón Oscuru, ...


Breve parada contemplativa a Peña Ubiña, sobre la collada Terreos, ....


... y sin dilación a por el tramo más pesado de la ruta, la ascensión a la Forqueta del Portillín, entre el Portillín (izda) y el Canalón Oscuru (dcha). Algo más de 500 m desde la vega, que solventaremos con una breve parada en la fuente el Bachao para echar un trago.


Poco a poco vamos ganando altura sobre la vega, dejando a nuestras espaldas Peña Cerreos.


Atrás se queda el refugio, por el que no llegamos ni a pasar.


Yo voy literalmente fundido. Le echo la culpa al calor y a que no voy fino pero luego me daría cuenta que en realidad no es que vaya mal, de hecho voy bien, lo que pasa es que sencillamente no aguanto el ritmo que hoy me impone Alberto.


Por suerte en la zona alta sopla algo de viento y hay menos temperatura, lo que me ayuda a coger algo de ritmo.


Las duras rampas finales de la Forqueta.


Cruzamos la Forqueta del Portillín (2.064 m) y damos vista a las impresionantes paredes de los Fontanes sobre los Joyos de Cueva Palacios y a la afilada cresta que conduce al Crestón de Pasu Malu que crucé el año anterior y que os conté AQUI.


Hacemos una parada en la Forqueta. Hemos subido realmente rápido y el Canalón Oscuru ya está al lado. Hay quien lo sube a pura cresta desde este lado, pero nosotros lo bordearemos por la izquierda para entrarle desde atrás.


Perdemos unos metros por la vertiente de Cueva Palacios, cruzando un par de neveros en la base del Canalón.


Hasta que localizamos una herbosa y pendiente canal que culmina en una horcada, dejando la cumbre a la derecha.


Una última pala de hierba con muchísima pendiente en la que literalmente hay que echar mano, nos iza hasta la cumbre del Canalón Oscuru (2.146 m).


Guapas vistas las de esta cumbre. Cerreos, Ubiña la Pequeña y Ubiña la Grande.


Al este la cresta que vamos a seguir a continuación, pasando por La Palazana, el Alto los Camisos y el Prau del Albo hasta llegar al Fariñentu, en el centro de la foto. A su izquierda la mole de Peña Rueda.


Bajo la cumbre, al sur, el valle del Meicín se descuelga hacia el valle del Huerna. Al otro lado de este las cumbres de La Tesa, La Mesa y La Almagrera.


Una panorámica de las altas cimas de las Ubiñas, desde Peña Ubiña, a los Portillines, Castillines, Siete, Crestón de Pasu Malu y Fontanes.


Bajamos de cumbre. Se ve la pendiente de la ladera que lleva a ella. Bordeamos por la izquierda un gendarme y entramos en una nueva canal, más pendiente si cabe, donde no queda más remedio que ayudarse de las manos.


No llego a sacar ninguna foto de esta segunda canal, pero desemboca en la cresta que lleva a la cumbre de La Palazana, con gran "ambiente" hacia el Canalón Oscuru.


Cumbre de La Palazana (2.130 m). Vemos el siguiente tramo a recorrer. Bordearemos las afiladas agujas del Alto la Llera por la derecha, para seguir directos al Alto los Camisos. Al fondo el Prau del Albo (dcha) y el Fariñentu (izda).


Preciosas vistas sobre Peña Rueda, alzándose sobre los Puertos de Agüeria.


El descenso de La Palazana por su vertiente este es, sin embargo, cómodo y sencillo y nos deposita en la collada anterior a las paredes del Alto la Llera, cuya base bordeamos por la derecha.


Atrás se queda la cumbre de La Palazana.


Ascendemos por una zona muy quebrada para ganar de nuevo la cresta entre el Alto la Llera (en la foto) y el Alto los Camisos.


Y hacemos cumbre en el Alto los Camisos (2.078 m). Toda esta cumbre está sembrada de restos de la Guerra Civil, trincheras, nidos de ametralladora,... la tarde está cambiando rápidamente y las nubes de tormenta empiezan a tomar el macizo. Dudamos sobre si libraremos la tormenta y si tendremos que recortar ruta, dejando de lado el Fariñentu. Hacia atrás vemos las cumbres del Canalón Oscuru, La Palazana y el Alto la Llera.


Una ventana en uno de los nidos de ametralladora enmarca las dos Ubiñas, la Pequeña y la Grande.


Y desde el mismo punto vemos como sigue la cuerda hacia el cercano Prau del Albo, aunque no acometeremos su ascensión por la cresta, sino que seguiremos una senda que la bordea por la ladera derecha.



La senda llanea un tramo para luego ganar algo de altura, cortando la cabecera del Camiso de Enmedio, la pendiente canal que se precipita hacia el fondo del valle del Meicín.


La senda gana un hombro en el cordal que desciende desde la cumbre y que al trasponerlo nos sacaría al valle de Corrales. Justo antes de entrar en él, dejamos la senda para ascender a la izquierda.


Ganamos de esta forma la cumbre del Prau del Albo (2.128 m), con nuevos restos de trincheras.


Las vistas similares a las anteriores cimas, quizás mejores hacia el Cerreos y las dos Ubiñas.


La tormenta ya está sobre los Fontanes, pero de momento no se oyen truenos ni vemos cortinas de agua. De todas formas, va a tocar correr un poco.


Los Puertos de Agüeria, entre la cuerda del Ranchón-Güertos del Diablu y la Peña Rueda.


El Fariñentu ya está cerca. Por medio tenemos la quebrada arista del Pie Ferreru, que nos saltaremos perdiendo altura por la cabecera del valle de Corrales. Al fondo, a la derecha, Peña Llana y el Siegalavá.


Recorremos la cuerda por arriba hasta un punto donde bajamos a una marcada collada. Desde aquí la arista que asciende al Pie Ferreru se complica. La dejamos perdiendo unos metros por la derecha.


Una nueva vista al Alto los Camisos, La Palazana y el Canalón Oscuru. Las nubes rápidamente van a más.


Bajo el Pie Ferreru damos con una senda que corta la ladera en horizontal y que asciende luego a cruzar la arista que separa los valles de Corrales y de Retertoriu, en un tramo donde hace falta apoyar puntualmente la mano.


Poco después damos con una franja herbosa que nos saca a la arista cimera, por la que recorremos los últimos metros a cumbre, dejando a nuestra izquierda las impresionantes caídas sobre el valle que culmina en los Joyos de Cueva Palacios.


Y cumbre del Fariñentu (2.174 m), a donde ahora hacía años que no venía. Allí sigue su guapo buzón. Llegamos a él justo cuando vemos caer las primeras cortinas de agua por detrás de los Fontanes, sobre Torrebarrio.


Nada más llegar a cumbre, el sol queda oculto tras las nubes de tormenta, tiñendo de azules el macizo. Paramos lo justo para picar algo rápidamente, mientras tiro unas pocas fotos. Una más hacia Peña Ubiña.


Las cumbres del día, o mejor dicho, de la tarde, por delante de las máximas altitudes del macizo.


Nosotros ya estamos en sombra, bajo la tormenta, pero en La Mesa aún da el sol.


Una panorámica, un tanto deslucida por la mala luz.


Fotaca de cumbre, que aún no habíamos hecho ninguna y con esta eran cinco, ...


... y para abajo, descendiendo por la ladera que nos conduce a Cheturbiu, o Lago Turbiu, bajo Peña Llana, en la cabecera del valle de Retertoriu.



El valle de Retertoriu que desciende hacia el Chegu y Vega la Cosa, con Peña Arpín en el centro.


Las nubes ya están alcanzando la cumbre del Fariñentu.


Nosotros seguimos bajo la alomada cumbre del Güertu los Pioyos, hacia la cercana collada del Bocarón, bajo Peña Llana, que vemos al frente.


Llegando al Bocarón asoma el Siegalavá tras Peña Llana.


Nos despedimos de Cheturbio, con Peña Rueda al fondo.


Trasponemos el Bocarón (1.886 m) y encaramos el descenso por el valle Las Estacas, por el que tendremos que perder más de 600 m hasta Tuiza de Arriba.


Tras unos primeros metros de descenso, la senda gira a la derecha, entrando en La Cuenllona.


Muy guapo el paso tallado de La Cuenllona, donde la senda dobla la cresta que separa el valle de las Estacas y el valle de Corrales.


Después ya solo queda dejarse bajar y lo hacemos a buen ritmo.



Una vista atrás, desde la zona baja del valle Corrales.


En la zona baja la senda se difumina mucho y bajamos por donde mejor nos parece. Tomamos un ramal que vuelve a entrar en el valle del Meicín, en lo que parece sea dar un pequeño rodeo, pero que nos reserva una pequeña sorpresa, una aguja con una ventana y una última y preciosa vista de Peña Ubiña.


Ya solo restaban unos metros para entrar en Tuiza de Arriba. Al final libraríamos la tormenta y volvíamos para casa con una preciosa ruta que habíamos hecho en bastante menos tiempo del previsto. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

20 comentarios:

  1. Cómo me presta ver un reportaje por la zona de las Ubiñas...y ye que ya hace tiempo que no vamos por allí.
    Vuestra ruta fue prácticamente tal cual la habíamos preparao nosotros hace unos años y tuvimos que abandonarla tras subir el Prao del Albo por una tormenta que amenazaba seriamente.
    Te quedó muy guapa y detallada como siempre!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser es una clásica, aunque yo no la había hecho entera nunca. Y por lo que veo, lo de las tormentas en Ubiña, también es un clasico, je, je.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Vaya ruta guapa que ya hice un par de veces y con alguna variante; no descarto una tercera en breve. Pero a esi ritmo no jejeje.
    Precioso el reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, lo que teníamos que hacer era retomar aquella ide del Canalón Cimeru del año pasado.

      Eliminar
    2. Hombre, no estaría mal no, que esa ye muy espectacular; aunque no sé yo si esti añu tendré la forma adecuada pa semejante xatada jejeje

      Eliminar
    3. Pues mira a ver de salir menos el friday night y más el saturday morning, ja, ja, que tenemos un par de meses por delante para prepararla.

      Eliminar
  3. Qué bonito repor!! Cómo nos gustan las Ubiñas y como disfrutamos recordando nuestros pasos por ellas! Ahora todavía están esplendorosas!! Vaya ritmo, se nota que estáis muy en forma!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el entorno es precioso y nunca defrauda. Da igual las veces que vayas, siempre salen rutas muy disfrutonas. Lo de la forma, algunos más que otros, no creas.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Un reportaje precioso Javier, la zona de Las Ubiñas da para mucho y es bien chula, un saludo y a seguir deleitándonos con esas fotografías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diego. las fotos son chulas si el entorno lo es, ya sabes.
      Nos vemos

      Eliminar
  5. Siempre guapo reportaje y siendo de Ubiñas un éxito asegurado. Vaya tela te metes últimamente...UN abracín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me quejo, Paloma. Esta primavera estoy saliendo bastante y haciendo cosillass chulas.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Que guapa ruta, nosotros la hicimos hace ya bastantes años y me trae muy buienos recuerdos.
    Menudo compañero te echaste, que te marcó tan buen ritmo y encima hasta librasteis la tormenta, no me extraña, corriendo tanto!!! Fuera bromas, para hacerla a esas horas y con ese calor, chapó
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por tiempo no había problema. En esta época las tardes son largas. Lo del calor no contábamos con él, la verdad y con la tormenta tampoco. Menos mal que la libramos y dió para hacer el recorrido entero.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Pues mira por donde este sabado pasado, la tuvimos nosotros para hacer hasta el ultimo momento, luego el tiempo que teniamos tasado para regresar temprano nos impido realizarla, y la cambiamos por la Ubiña Pequeña. pero la tenemos para la siguiente, mas despues de ver tu repor. Aunque no llevaremos esa liebre Juerrrr. menudo tute te dio jejejej. Te copio el recorrido.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os va a gustar, ya vereis. Es muy, muy guapa. Si vais con tiempo, mirar de hacer el Alto la Llera, que nosotros nos lo dejamos.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Para los que se paran en cualquier recodo detrás de bichos, todo esto es excepcional ¡sois unos valientes!, vaya pasada de sitios que gracias a ti no voy a perderme. Lo más guapo de Asturias es que siempre quedará un rincón por conocer al final del camino.¡Mil gracias, muchachote!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Belén. Ni en dos vidas acabaríamos por visitar tantos y tantos rincones preciosos de Asturias.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Pues esta ruta en principio tenemos prevista hacerla este mes de julio, aunque nosotros la haremos a otro ritmo.

    Saldremos de Tuiza a última hora de la tarde para dormir en el Meicín, y a la mañana siguiente, a las 7.30 la mañana para el Portillín, que a mi me pica mucho la mosca y no soporto las prisas.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que merece la pena hacerse con calma, Valentín. Pero algunos curramos, ya sabes, ja, ja y tenemos que aprovechar los ratos libres que tenemos. Benditas escapadas exprés, que si no fuera por ellas, no se lo que saldría de monte. Yendo con tiempo, merece la pena alargarla un poco más y ascender también Peña Llana.
      Saludos

      Eliminar