jueves, 22 de junio de 2017

Alto las Cruces desde Valle de Lago

20/05/2017
Sierra de la Viḷḷa
Concejo de Somiedo (Asturias)

Cuando nos acercamos al somedano pueblo de Valle de Lago puede que nos llamen la atención los verticales paredones que se alzan sobre él. Se trata de la escarpada ladera sur de la Sierra de la Viḷḷa y pese a lo que pueda parecer, en ella se abren esforzados pero interesantes recorridos, muy montañeros, que Victor "Orbayu" está recopilando para su nuevo libro sobre Somiedo, parte de los cuales nos iba a mostrar en esta jornada en la que alcanzaríamos las cumbres de Pena Blanca de Valdelautre y del Alto las Cruces.


Inicio/Fin: Valle de Lago
Distancia: 7,5 Km
Desnivel máximo: 555 m
Desnivel máximo acumulado: 760 m
Tiempos: 6 y 1/2 horas
Nota: El ascenso a la Pena Blanca por nuestro itinerario requiere una trepada corta y sencilla, pero con cierta exposición. Lo mismo puede decirse del ascenso por la Fana´l Ríu, extremadamente pendiente y donde la caída de piedras pudiera dar algún susto. También el acceso a la Cueva Sidoro debe acometerse con cuidado.



Aparcábamos en Valle de Lago con un día espectacular y los bosques con un verde rabioso, aún cuando eran visibles los efectos de las últimas heladas en gran parte de sus fayas.


De todas formas hoy nuestro destino no eran los densos hayedos somedanos, sino las escarpadas laderas de la Sierra de la Viḷḷa, que se alza sobre el pueblo de Vaḷḷe de Lago. Desde la carretera ya vemos la Pena el Cueto, el torreón anaranjado que se alza del centro de la foto y que íbamos a bordear por detrás.


De momento retrocedimos unos metros para empezar a ascender por la hormigonada pista que sube hacia el depósito de aguas.


El pueblo, aún en sombras, va quedando poco a poco abajo.


Enseguida dejamos la pista para seguir a la derecha una marcada senda que va a ir remontando ladera arriba, atravesando una zona de grandes bloques procedentes de viejos derrumbes. La Pena el Cueto ya se ve más cerca.


Por encima de la zona de bloques la senda gira a la izquierda. Poco a poco se abren las vistas sobre el valle de Lago.


Un precioso paso a través de una estrecha entalladura en la peña.


Nos aproximamos a una destacada oquedad. Se trata de Cueva Pingona que, como su nombre indica, rezuma algo de agua.


Pasamos bajo Cueva Pingona y seguimos con tendencia a la izquierda.


Sin embargo un poco más allá, en el Chanu L´Auteirón, vamos a abandonar la senda que traemos. Esta se dirige a la Entrecampos, pasando por entre el Ḷḷan de Cabaḷḷos y la Pena Blanca y da acceso a la braña de Bustieḷḷu. Nosotros vamos a ascender hacia la derecha, pegados a la base de unos paredones, sin senda clara.


Un primer tramo muy pendiente nos deja en una ladera más tendida, con la Pena el Cueto ya bien visible a nuestra derecha. Su pared anaranjada, cortada a cuchillo, ejerce de faro marcándonos la dirección.


Seguimos subiendo hacia la derecha, buscando una senda que ha de pasar por encima y detrás de la Pena el Cueto y denominada precisamente la Senda la Pena el Cueto.


Una corta, pero espectacular vira permite el paso. Se trata de un punto donde debe ponerse algo de atención.


La caída desde aquí es mucha, aunque a Santiago parece no importarle.


Pasamos así tras la Pena el Cueto, en un punto que constituye un precioso balcón sobre el valle de Lago, con Penachana enfrente.


Justo bajo nosotros, Valle de Lago y el embalse de la central de La Malva.


Justo por encima de la Pena el Cueto toca remontar, entrando en un "puexu", una pendiente canal que va a ir cerrándose en su zona alta.


Canal muy, muy inclinada, en la que toca ayudarse algo de las manos. Vista desde aquí parece que no tendrá salida, pero se sale de ella al pie del paredón final, hacia la derecha.


Se aprecia la pendiente que tiene.


La salida de la canal nos depara otra sorpresa. Enfrente tenemos un precioso ojal. No hace falta ir hasta él, ya que debemos seguir subiendo canal arriba, pero no nos resistimos a acercarnos, debiendo poner algo de atención en el cruce sobre el embudo que se abre a la derecha.


Merece la pena acercarse hasta aquí para sacar una espectacular foto del barrio de L´Auteiru enmarcado por el ojal, con Penachana al fondo.


Desde el ojal debemos regresar al punto anterior, para seguir remontando la canal. En el cruce sobre el embudo inferior vemos que la salida de éste se hace por un arco de piedra. Este arco lo visitaremos más tarde desde abajo.


De vuelta a la canal, seguimos ascendiendo por ella. Ya no dará respiro hasta cumbre.



Hacia la mitad se cruza un precioso paso, una vira que hace una especie de zeta, primero a izquierdas y luego a derechas.


Tras la vira viene el paso más comprometido, ya que hay que superar un muro de unos 3 m, con una corta y sencilla trepada en la que no obstante hay que poner cuidado (yo lo catalogaría de II+).


Por fin alcanzamos la collada que marca la salida. La cumbre de Pena Blanca queda a solo unos metros a la derecha.


A estos los pillamos por la retaguardia. No se esperaban a nadie subiendo por donde nosotros lo acabamos de hacer.


Y cumbre en la Pena Blanca de Valdelautre (1.787 m), que en la mayoría de los planos aparece como Peña La Estaca, nombre con que se conoce a toda esta parte de la sierra. Justo bajo nosotros tenemos el pueblo de Valle de Lago.


Al otro lado, el valle de Campos de Gobia, en el Cordal del Tarambicu, con la Peña Negra al fondo a la izquierda.


Vistas al noroeste, hacia aguas abajo del valle de Somiedo.


Y la perfecta cubeta del valle de Lago, cerrado en su zona alta por las paredes de Orniz.


Una panorámica desde cumbre.


No paramos demasiado en cumbre. Desde ésta bajamos a una repisa que se forma en la ladera sur y que recorremos hacia el este. Luego veríamos que también podríamos haber bajado a pura cresta.


Después ya solo queda descender por la ladera este de la Pena Blanca hacia la cercana collada que forma la Boca Mostachéu. Al otro lado de esta vemos la siguiente cima a visitar, la del Alto las Cruces.


Pasamos por Boca Mostachéu (1.633 m) y empezamos a ganar metros por la ladera del Alto las Cruces, desde donde tiro una foto a la Pena Blanca, de donde venimos.


Sin embargo a mitad de ladera cruzamos a la derecha, buscando la cara sur de la sierra. En ella se abre una nueva repisa herbosa por la que avanzamos, cruzando varios cuetos.


Desde ella toca perder unos metros (vista atrás).


De esta forma vamos aproximándonos a una marcada canal, una perfecta hendidura que parece partir en dos la sierra, justo a la altura de la cumbre del Alto las Cruces.


Se trata de la Fana´l Ríu, una pronunciada canal que arranca justo bajo cumbre y llega hasta el fondo del valle. Sería factible recorrerla íntegramente. Hoy nosotros vamos a remontar aproximadamente su tercio superior.


Decir que presenta mucha pendiente, sería quedarme corto. En muchos momentos se hace necesario ayudarse de las manos.


Técnicamente no es difícil en absoluto, aunque debe tenerse mucho cuidado con la caida de piedras, ya que en según que zonas no se librarían.



La zona alta es sencillamente espectacular. La canal discurre profundamente encajada entre altas paredes. Al otro lado del valle, nos acompaña en todo momento la visión de la Penachana.



En la zona alta debemos buscar la salida a la derecha, dejando de lado las posibles salidas de la izquierda.


Por fin, la canal alcanza la horcada de salida.


Solo unos metros por encima tenemos la cumbre del Alto las Cruces (1.796 m), con la cima de la Pena Blanca donde acabamos de estar, bien cerca.


Es esta cumbre la máxima altitud de la sierra y aquí si que paramos un buen rato, para comer y beber tranquilamente mientras disfrutamos de las vistas. La primera, hacia Penachana.


Al fondo, por encima del Cordal del Tarambicu, la Peña Michu a la izquierda y Peña Negra, a la derecha.


Desde aquí tenemos mejores vistas aún, sobre la zona alta del valle, perfecto ejemplo de modelado glaciar.


Tirando de zoom, al lago Valle.


Las vegas de Veigarrionda y Fuentes, con el Tarambicu a la izquierda.


Tras un buen rato, iniciamos el descenso, bajando ahora por la mucho más amigable cara norte y bordeando la base del Alto las Cruces hacia la izquierda, regresando así a Boca Mostachéu.


Cruzamos Boca Mostachéu e iniciamos el descenso por la marcada senda que se dirige hacia Valle de Lago.


Sin embargo una vez dejemos atrás la zona más escarpada, cuando la ladera se muestra algo más tendida, la dejamos para cortar en horizontal, sin senda alguna, hacia la derecha. Y es que Víctor aún nos guarda alguna sorpresa en la ruta de hoy.


Mientras cruzamos hacia la derecha bajo las altas paredes que defienden la zona alta de la sierra, pasaremos bajo una primera oquedad. Se trata de Cueva Rubia, hasta la que no llegamos a acercarnos.


Poco más allá llegamos a una segunda oquedad. Estamos en la Cueva las Palomas.


Más que una cueva se trata de un abrigo, pero de gran tamaño. El nombre parece venir de la gran cantidad de pájaros que anidan en sus paredes, aunque no se trata de palomas, sino de golondrinas.


Precioso lugar que enmarca una espléndida visión de Penachana y la Sierra del Robezu.


Salimos de la cueva hacia la derecha. Allí dejamos las mochilas para remontar una canal que con fortísima pendiente, en la que debemos ayudarnos de las manos, nos lleva a una nueva oquedad, la de Cueva Sidoro, junto a la que vemos un arco de piedra, el mismo que vimos desde arriba hace solo unas horas.


Cueva Sidoro tiene más fondo que la Cueva las Palomas. En ella gotea bastante agua y presenta algunas columnas y ojales hacia la canal lateral que la hacen realmente interesante.


Pasamos bajo el arco de piedra y vemos que sería posible remontar la canal hasta el punto por donde pasamos hace un trato, si bien requiere una corta trepada sobre un muro que se presenta húmedo.


Tras la visita regresamos a la Cueva las Palomas y retomamos el descenso, con tendencia a la izquierda.


De bajada visitamos una nueva cueva, más pequeña que las anteriores, Cueva Ḷḷadrona. Se trata de una cueva que, pese a su cercanía ya a las casas del pueblo, está tan escondida que incluso a Víctor, que ya la conocía, le costó trabajo dar con ella.


Dejamos atrás la cueva y seguimos bajando, de nuevo sin senda clara y con tendencia a la izquierda, buscando el punto donde podamos descender de la plataforma en la que nos encontramos y que queda colgada sobre el fondo del valle, sustentada sobre altas y verticales paredes.


Por fin damos con una especie de ancha canal en la que se observa un tenue sendero que zigzaguea ladera abajo, pasando junto a varios manantiales en Los Fontaninos, hasta cruzar bajo un crestón con un par de oquedades, en lo que se denomina Los Cobaḷḷinos.


La pista del lago Valle ya está cerca y solo queda bajar hasta ella, entrando en Valle de Lago por el barrio de L´Auteiru.


Y finalizada la ruta, cambio de ropa y a tomarse una merecida cerveza por la zona en compañía de un buen grupo de amigos, ¿que mejor manera de cerrar tan estupenda jornada?


Os dejo el track, aunque aviso que dado lo escarpado del terreno, en gran parte de la ruta, no creo que sea de mucha utilidad.


Un saludo
Cienfuegos

6 comentarios:

  1. La ruta es preciosa pero el repor se sale. Vaya fotos preciosas , esa subida por La Peña el Cuetu es un bombazo. Te da la sensación desde abajo que es imposible y ...como campeones, eso sí pindia bastante. Una delicia seguirte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvimos mucha surete con el día, había una luminosidad perfecta. De hecho allí mismo comentábamos que alguno igual decía algo de un exceso de saturación en los verdes, pero es que estaban así de rabiosos. La ruta es de 10. Espectacular es poco.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Menuda nomenclatura de descripciones tan perfectas que nos enseñas en este estupendo repor. conozco la zona, pero nunca esta variante a la Peña Blanca, muy entretenido y disfruton por las fotos, lo bueno es llevar tambien ese guia en esa zona para el que no hay secretos. Esperaremos su nuevo libro.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca había subido por este lado, pero como bien dices, es la suerte de tener a Victor como guía, siempre dispuesto a enseñarnos este tipo de sitios.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Cómo hemos disfrutado Javi viendo el repor!! Qué canalucas y qué increíbles cuevas!!Muy interesante sí señor!! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una ruta muy entretenida con esas trepaducas y las cuevas. Muy, muy recomendable.
      Un abrazo

      Eliminar