jueves, 13 de julio de 2017

Cueto Cabañas y Bodón

03/06/2017
Alto Curueño
T.M. de Valdelugueros (León)

Segundo día de actividades por Cerulleda, tras la ruta de la Cascada de Valdorria y el Bosque de las Hadas que os conté AQUI. Para esta jornada teníamos prevista la ascensión a las cumbres del Cueto Cabañas y del Bodón, cimas que se me apetecía mucho conocer, especialmente la segunda, ya que tratándose de una de las montañas más típicas y míticas de León, empezaba a ser penoso que yo aun no la hubiera ascendido. La idea era una travesía entre el Collado de Valdeteja y el propio Curueño, al que bajaríamos por la impresionante canal de El Canalón.


Inicio: Collado de Valdeteja
Fin: Km 14+400 de la carretera LE-321
Distancia: 8 Km
Desnivel máximo: 800 m
Desnivel positivo acumulado: 955 m
Desnivel negativo acumulado: 1.155 m
Tiempos: 5 horas


Amanecíamos en Cerulleda con un día bastante plomizo y amenazando agua, pero no por ello íbamos a dejar de intentar la ruta programada.


Tras dejar unos coches en el punto por donde esperábamos bajar, subimos con el resto hasta la collada Valdeteja (1.374 m), donde nos reunimos con varios compañeros que venían para  compartir solo esta jornada. El Cueto Cabañas se escondía entre las nubes.


Dejamos los coches y empezamos a ascender por la ladera, de forma perpendicular a la carretera, con la Sierra de Sancenas al otro lado de la collada.


Hacia el este el valle de Valdeteja desciende suavemente hacia el pueblo homónimo, para a partir de él comprimirse en su salida al Curueño.


Hacia el oeste ocurre otro tanto con el valle de Valverdín en su descenso hacia el Torío. En el centro destacando, la Peña la Corona.


Pasamos las fincas de Los Pedrosos y nos vamos ligeramente a la izquierda. La idea es ganar la cresta cimera desde este lado.



En la zona alta la pendiente "pica", haciendo que el grupo se estire, mientras buscamos alguna de las canalucas que nos permitan ascender entre las peñas y alcanzar la cresta.


Una vista atrás, con el valle de Valverdín y el pueblo de Genicera en el centro.


La collada Valdeteja ya queda muy abajo. Enfrente, las cumbres de Sancenas se mantenían en el límite de la niebla.


Ganamos la cresta, ...


.. y damos vista a la vertiente contraria, a la del valle de Labias, con el pueblo de Redilluera bajo la Sierra de la Portilla, muy metida en nieblas.


En la zona alta ascendemos por una canal herbosa, protegida entre un doble crestón hasta ganar una collada. Algunos compañeros lo hacen a pura cresta.


Alcanzada la collada, damos vista a la cumbre del Cueto Cabañas, ya muy próxima y por suerte despejada de niebla.


Algunos compañeros ya están en la cima.


Y cumbre del Cueto Cabañas (1.909 m), con un bonito buzón.


La primera foto solo podía ser para el Bodón, de preciosa estampa visto desde este lado y del que nos separa una larga cuerda que tendremos que recorrer.


Cuatro fotos en redondo, una al sureste con Peña Valdorria al fondo.


Otra al suroeste, hacia la Sierra de Sancenas y el valle de Valverdín.


Una más al noroeste con el pueblo de Redilluera bajo la Sierra de la Portilla, que no acababa de librarse de la niebla.


Y la última al noreste, hacia el pueblo de Lugueros, ya a orillas del Curueño.


No hubo opción a muchas vistas más y el día seguía amenazando agua, así que no nos entretuvimos demasiado en cumbre. Foto de grupo (con alguno cortado o directamente fuera de encuadre) y para abajo.


De momento tocaba perder altura por la vertiente contraria, hacia el Collado de Valverde, unos 235 m más abajo.




En el descenso nos alcanza la nube y caen unas gotas. Por un momento pensamos que se nos va a estropear el día, pero afortunadamente duró poco.


Pasamos por el collado de Valverde (1.674 m) y empezamos a remontar en dirección al Bodón.



Al norte vamos dando vista en todo momento al valle de Labias con los pueblos de Redilluera (izda) y Llamazares (dcha).


Una vista atrás al Cueto Cabañas, sobre el collado de Valverde.


La senda, muy marcada en todo momento, pasa a la vertiente norte, por donde va a ir en todo momento hasta la cima.


Tirando de zoom, la Peña Constante.


Muy guapo este tramo, en donde la senda busca los mejores pasos entre los diferentes crestones y gendarmes de la peña.



Toca perder unos metros. Al frente ya vemos asomar la cima por detrás de una primera cota que bordearemos por su izquierda.


Abajo el pueblo de Lugueros, una vez más. Por encima de él y a lo lejos deberíamos poder ver las cimas de San Isidro, pero hoy no es el día.


Seguimos un continuo sube y baja a lo largo de la cara norte del Bodón, hasta que vemos asomar la negra oquedad de La Cuevona, próxima a la cima.


algunos compañeros no pasaran por la cueva, cresteando por encima de ella. Otros, en cambio, ya que es nuestra primera vez en esta montaña, queremos visitarla, lo que requiere un corto y sencillo destrepe.


Accedemos a la cueva, que sorprende por su tamaño.



Saliendo de la cueva, se remontan unos metros a su derecha y ganamos sin más complicaciones la cima del Bodón (1.957 m)...


...desde donde saco la foto inversa a la de hace un rato, el Cueto Cabañas desde el Bodón.


Bajo la cumbre, Lugueros y Tolivia de Abajo. Ni rastro de las cumbres de San Isidro.


Cueto Cabañas y valle de Labias.


A la derecha Valdeteja con la Peña La Verde a su izquierda. Al fondo Peña Valdorria. A la izquierda de la foto Cueto Ancino.


Una panorámica desde la cima...


.. y foto de cumbre. Esta vez el equipo al completo. Allí nos habíamos reunido asturianos, leoneses y vallisoletanos.


Nos despedimos del valle de Valdeteja, con el pueblo del mismo nombre a la izquierda y Valverde de Curueño a la derecha. Entre ambos, la Peña Sañoral.


Bajamos de cumbre por el lado contrario y perdemos unos metros cortando la ladera norteña del extremo oriental del Bodón.


Alcanzamos así una marcada canal, con Tolivia de Abajo a orillas del Curueño, bajo nosotros, si bien el descenso no va a ser tan rápido y sencillo.


La zona alta de la canal presenta muchísima pendiente, por lo que bajamos unos metros por la ladera izquierda. Luego toca buscar el lugar menos malo para bajar a la canal.


Ya metidos en ella tendremos que perder una buena pila de metros, si bien no hasta abajo, ya que no es esta la canal que buscamos.


Se aprecia la pendiente de la canal en su zona alta.


Cuando la canal se abre, la cortamos hacia la derecha, buscando una canaluca que asciende a esa mano y que nos permitirá el paso a una segunda canal (flecha).


Una vista atrás. Se aprecian, como simples puntos, los compañeros bajando a diferente altura.


Toca ascender por la canaluca hasta su salida en la horcada superior. Durante el trayecto fuimos jitando (colocando hitos) en toda la bajada desde la cima.


Desde la horcada vemos la primera canal de bajada.


Damos vista a la segunda canal. Se trata de El Canalón. En un primer momento puede haber dudas de si esta llegará hasta abajo o habrá que buscar una tercera.



Pero enseguida vemos la carretera que discurre junto al Curueño abajo. Solo queda dejarse bajar.


Aunque no es sencillo. Con la primera canal se pierden unos 250 m. Con esta, otros 550 m con una fortísima pendiente y un terreno no siempre cómodo o sencillo. Ya vemos nuestors coches abajo.


Una vista atrás. La última parte se baja mejor por la margen derecha.


Pero todo se acaba, incluso El Canalón, que nos deposita en la carretera a la altura del Puente Tolivia, sobre el Pozo Ciego, en el río Curueño.


Algunos compañeros ya habían llegado. Allí esperaríamos al resto que, como si de hormigas se trataran, veíamos desperdigados todo a lo largo de la canal de descenso.


Y ya junto a los coches tocaba cambio de ropa e ir a recoger los vehículos de la collada de Valdeteja. En mi caso tocaba despedirme de todo el mundo, pues regresaba para Oviedo. Otros aún se quedarían hasta el domingo para una nueva ruta por la zona. Sin duda un gran fin de semana. Os dejo el track


Un saludo
Cienfuegos

7 comentarios:

  1. Hace un par de años estuvimos haciendo los dos picos en otoño y guardamos un gran recuerdo. Toda esta zona del Curueño es muy interesante. Bonita entrada y jornada entre amigos! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Ruta con una pinta estupenda, por una zona que nos falta bastante por caminar. Buen grupo de gente muy montañera!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Esta zona a mi me encanta, en otoño hay un colorido además muy especial. Me alegro que hayas disfrutado por el Curueño, una de mis zonas preferidas de León

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Te quedó muy guapa Javi, lástima de día que no estaba para la fotografía, aun así muy buenas y mejor descripción.
    Un abrazu

    ResponderEliminar
  5. ¡Impresionante "producción"!, me encanta perderme por tus entradas, siempre aprendiendo de ti. Gracias, muchachote.

    ResponderEliminar