lunes, 4 de septiembre de 2017

Cueto San Mateo desde Pola de Gordón

09/08/2017
Alto Bernesga
Pola de Gordón (León)

Escapando de la lluvia, dejábamos Asturias para buscar el sol y esperábamos encontrarlo en León, donde la buena previsión meteorológica de Babia,... no se cumplió. Tocó seguir huyendo de la niebla y de la lluvia. Así que de nuevo buscando el sol, acabamos en Pola de Gordón. Más al sur había más garantías de sol, pero más al sur, no había más montañas. Tocaba tirar de improvisación y sobre todo de memoria y así recordé el PRC.LE-38 con la ascensión al Cueto San Mateo que nos serviría para no dar el día por perdido. De hecho, nos sorprendió con una ruta corta y sencilla, pero con una cumbre preciosa y un sendero de regreso entre encinas, rebollos y pinos, que sencillamente nos encantó.

Inicio/Fin: Piscinas municipales de Pola de Gordón 
Distancia: 10,5 Km
Desnivel máximo: 595 m
Desnivel positivo acumulado: 620 m
Tiempos: 4 horas


Tras las vueltas realizadas, por fin, cerca ya de las 11 de la mañana, aparcábamos junto a las piscinas de Pola de Gordón (1.019 m), en donde recordaba que se iniciaba el PR. Allí, paralela al camping, asciende una pista que se introduce en el valle de Santas Martas.


Y allí mismo encontramos un panel explicativo de la ruta, que en nuestro caso nos vendría de perlas para saber lo que nos esperaba, ya que al haber tenido que improvisar la ruta, no teníamos ni idea de la distancia, el desnivel o la necesaria orientación de la misma.


Tomamos por la pista que en poco tiempo alcanza una pequeña área recreativa con mesas y fuente, junto a un depósito de aguas (1.055 m).


Enseguida vemos al frente el objetivo de hoy, la redondeada cumbre del Cueto San Mateo. El día no estaba para muchas alegrías e incluso caía alguna gota, pero esperábamos que mejorase.



El valle de Santas Martas está tapizado por un denso bosque de rebollo.


Una vista atrás, con el cielo que poco a poco parecía ir abriendo. No hacía calor, pero la pendiente ayudaba a arrancar a sudar.


A medida que ganamos altura el bosque ralea, hasta que salimos de él, llegando al refugio de Llanolespín (1.225 m). Está limpio y cuidado y serviría para resguardarse de una tormenta o incluso pasar una noche.


La pista parece dirigirse a la collada la Muria, a la derecha del Cueto San Mateo, pero no será así. Enseguida gira a la izquierda, cortando la cabecera del valle de Cerezales.


Valle de Cerezales. Al fondo, ya al otro lado del valle del Bernesga, el Alto del Bustillo, encima de Barrios de Gordón.


Seguimos la pista pasando junto a una fuente, hasta auparnos en una collada (1.305 m) al oeste de la cumbre. Es el punto habitual de ascenso al Cueto San Mateo.


La ruta está perfectamente balizada en todo momento. En la ascensión también. Aunque la multitud de trochas de ganado hace que podamos despistarnos, la dirección es clara. Hay que ganar la base del murallón calizo para acceder a la vira que se aprecia ascender de derechas a izquierdas.


Poco a poco ganamos altura y ya vemos Pola de Gordón, bajo el Pico Bustillo.


Nos aproximamos a la entrada a la canal en la que ya se ve la oquedad de la Cueva de San Mateo.


Abajo, totalmente agostado, el collado de donde venimos y por donde pasa la pista por la que discurre el PR que estamos siguiendo.


En la canal la senda, muy marcada, sube con tendencia a la izquierda. Pese a que parece que va a seguir por el centro de la canal, enseguida se sale de ella a la izquierda.



La Cueva de San Mateo.


Una vista atrás, con la collada de La Muria y el Alto Fornosilla.


A la izquierda de Pola de Gordón se aprecian las obras de la plataforma del del AVE que cruzará la cordillera en su viaje hacia Asturias.


Tras remontar la corta cresta que nos separa de la cima, ganamos la cumbre del Cueto San Mateo (1.603 m) coronada por una gran cruz.


La primera vista es al sur, hacia La Robla, tras la que se abren los horizontes en la inabarcable meseta leonesa.


Al este vemos el enorme agujero de la mina de Santa Lucia. Tras él se destaca la cumbre del Correcillas o Polvoreda.


Pola de Gordón y el Pico Bustillo. A la derecha deberíamos poder ver la zona de las Ubiñas, pero el día no acaba de levantar. De hecho por momentos parece empeorar.



De hecho hacia Villamanín, camino del Puerto Pajares, se ven caer cortinas de agua. Por malo que esté el día aquí, aún lo está peor más al norte.


Vuelvo la vista hacia la mina e intento distinguir algunas cimas. No conozco demasiado bien la zona, pero algo creía intuir.


Por ejemplo el Fontún y el Machamedio por donde había andado tan solo unas semanas antes y desde el que le había tirado una foto a donde hoy me encuentro, tal y como os conté AQUI.


Una más al Correcillas. Al fondo a su derecha la Peña Valdorria.


Podría ser la doble cima de Peña Galicia, aunque no estoy seguro.


Y a la derecha lo que creo es Peñacorada. A su izquierda ya debería ser la montaña de Riaño.


Lo que si se veía perfectamente era la central térmica de La Robla, claro.


... y tras ella, entre las brumas, se apreciaba León.


En cumbre tiraba muchísimo viento y no se estaba para nada a gusto, así que no paramos demasiado. Un par de fotos más, con una panorámica al norte y para abajo.



Recorremos la cresta que nos conduce de nuevo a la canal de ascenso.



Y para abajo hacia la canal.


Haríamos una fugaz visita a la Cueva de San Mateo, en la que inexplicablemente no llegué a tirar ninguna foto. Cosa rara en mi.


Y de nuevo hacia la collada donde enlazaríamos de nuevo con el PR.


La pista gana unos metros hasta alcanzar una nueva collada (1.308 m), situada al norte.


Tras ella damos con un cruce que resulta ser el único punto de la ruta que no está bien balizado. Las marcas parecen seguir a la derecha, pero se trata del ramal que se dirige a Santa Lucía, mientras que nosotros debemos tomar el de la izquierda que va a recorrer el lomo del cordal que forma el Alto del Rasón.


Todo el cordal está tapizado por un bosque de rebollo.


Pasamos por la collada El Fresno (1.243 m), punto más bajo del cordal y seguimos hasta un cruce. En él continuamos de frente, siguiendo las indicaciones del PR.


La pista se convierte en sendero, muy bien balizado en todo momento.


Una vista atrás al Cueto San Mateo y el cordal que hemos recorrido hasta aquí.


A la izquierda vemos el valle de Santas Martas por donde subimos hace un rato. Al fondo las obras del AVE y sobre ellas el Pico Fontañán.


La senda va a ir recorriendo el Chano de Luteiro. Buen nombre, ya que aquí la sierra se convierte en una amplia planicie orientada al sur, y que se presenta tapizada de un tupido bosque de encinas.


Para mi este resulta ser el tramo más guapo de toda la ruta.


Cruzando el denso bosque de encinas. Por suerte la senda está muy marcada y sigue bien balizada.


Poco después vemos una zona repoblada de altos pinos. La senda va a perder altura e internarse entre ellos.


Salimos así a una pista en la que tomamos a la izquierda, solo unos metros...


...ya que enseguida una senda la abandona y empieza a perder altura internándose en un nuevo bosque, este de robles.



Guapo también este tramo.


Por fin alcanzamos la pista que sube por el valle de Santas Martas, la misma por la que subimos hace un rato, saliendo a ella un poco por encima del área recreativa y desde donde le echamos un último vistazo al Cueto San Mateo.


Ya solo quedaba bajar por la pista de nuevo hasta las piscinas, donde teníamos el coche y aprovechar para comer allí mismo en el bar, disfrutando del sol que, tras unas horas de incertidumbre, le había ganado finalmente la batalla a las nubes. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos.

12 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¿Que mapa? ¿El de arriba del todo de cada entrada?. Cargo el track en la página del Iberpìx y hago un copia y pega de la pantalla, para tratarlo como una imagen más.

      Eliminar
  2. Pues no veo que os mojarais.Yo en la última agarré una buena chupa.
    Una ruta muy guapa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. Tuvimos suerte. En Babia llovía con ganas, pero aquí solo unas gotas al empezar. Luego amenazó parte de la ruta, pero aguantó y al final salió el sol. De hecho acabamos comiendo en la terraza del bar, tomando el sol.
      Un slaudo

      Eliminar
  3. Para ser una ruta improvisada, os ha quedado fenomenal y ademas es muy guapa. Y al final sin lluvia. Que más se puede pedir. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si. La verdad es que nos sorprendió porque es muy guapa y la cumbre merece la pena. No era lo previsto, ni parecido, pero mereció la pena.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Excelente improvisacion, te salio una ruta muy chula, mis commpañeros ya estuvieron en el Cueto San Mateo, pero yo no ese dia no pude salir. asi que tendre que hacerlo en una expres cualquier dia.
    UN Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada. Ya sabes que siempre está bien saber de rutas por sitios por donde no sueles ir, porque cualquier día, caes por allí sin contar con ello y, oye, pues eso que llevas adelantado.
      Un saludo

      Eliminar

  5. Beautiful photos! They are so clear and detailed, love checking out your blog!
    Gregg

    ResponderEliminar
  6. Iba a decirte que podría ir con los ojos cerrados por ahí, pero transitar por estos caminos con los ojos cerrados sería un pecado mortal...es tan precioso todo, y recurrimos a esta zona (en casita) tantas veces...esos días que no apetece marchar lejos o que apetece llenarte de naturaleza preciosa, aquí encontramos en este espacio relativamente pequeño, mucha montaña y magia en los bosques. Me encanta que te gustase y lo disfrutases de esa manera...para otra vez cuando vuelvas a estar tan cerca de nosotros, y no me avises, te corro por el puerto pajares abajo jajajaja.Precioso tu reportaje, me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos gustó, nos guistó. Y no solo eso. Ya vi otro par de cosillas por la zona a las que no le haría ascos, así que ahí quedan, en la memoria, para otro día como este, en el que haya que buscar algo que hacer por "tu tierrina".
      Un abrazo

      Eliminar