miércoles, 20 de septiembre de 2017

Edes, Untuje y Somajía. Las traviesas lebaniegas de Ándara

05/07/2017
Macizo de Andara. Picos de Europa
Camaleño (Cantabria)

Llevaba tiempo Pancho con la idea de recorrer la vertiente meridional del macizo de Ándara, cruzando la Canal de Untuje y las Traviesas de Somajía. Acabamos de liarla cuando vimos que era factible enlazar también el Puerto Edes, lo que nos permitiría recorrer a media ladera todo el macizo entre el San Carlos y el Jisu cortando las canales de Las Arredondas y Lechugales. Así que, aunque el viaje hasta Brez nos tiraba un poco para atrás, preparamos una ruta en la nos acompañaría David. Ruta larga. Y más que debería haberlo sido de no ser por el intenso calor que, después de todo, nos animó a recortarla.

Inicio/Fin: Brez
Distancia: 21,5 Km
Desnivel máximo: 965 m
Desnivel positivo acumulado: 1.705 m
Tiempos: 9 y 3/4 horas
Nota: Sobre esta zona os recomiendo visitar el blog de Pucavi 
AQUI, o mejor aún descargaros su estupendo libro "La vertiente lebaniega del Macizo Oriental de los Picos de Europa, de Victor Puente Cantero" que ofrece desinteresadamente AQUI y que a mi me ha servido para poner nombre a gran parte de los lugares recorridos.


Madrugamos para salir pronto de Brez, pequeño pueblo de Camaleño que ofrece guapos rincones, con buenas vistas sobre el Coriscao, cerrando el valle al fondo.


Salimos de Brez por la pista que se dirige al noreste y que va a ir internándose en el valle de Burón en el que se asienta el pueblo de Lon. Este tramo está balizado como parte del PR.PNPE-27 "Brez - Canal de las Arredondas".


Cuando la pista gira al norte, bordeando las laderas del Alto los Cabezos y buscando la cabecera del valle, podemos disfrutar de las vistas sobre algunas de las cimas de Ándara, la Silla de Caballu Cimeru, La Rasa, La Junciana o el San Carlos, con la Canal de las Arredondas al fondo. Precisamente los tres que hoy nos reunimos, hicimos el verano anterior una preciosa circular por el macizo, coronando varias de esas cimas, tal y como os conté AQUI.


La pista alterna tramos entre praderías con zonas de cerrado bosque en el que destacan magníficos ejemplares de roble. Varias fuentes jalonan el recorrido.


Próximos a alcanzar la riega que baja de Las Arredondas dejamos nuestra pista para tomar otra pista que desciende a la derecha y que indica dirección Lon, para poco después abandonar esta también y seguir por otra que entra a la izquierda.


Lo que buscamos es una senda que tras cruzar el Río las Blancas, al que se ha unido la Canal de las Arredondas, va a cruzar en horizontal la cabecera del valle de Burón hacia el este, pasando sobre las fincas de Los Navares, con alguna cabaña.


Poco más adelante salimos a una nueva pista proveniente de Lon por la que seguimos ascendiendo hacia el paraje de Andalubia, donde destaca una original y decorada cabaña. Junto a la fuente charlamos un rato con su propietario, un alemán enamorado de Liébana de esa gente que siempre pienso que "parecen vivir del aire".


Un poco más arriba tendremos una buena vista del recorrido efectuado hasta ahora para darle la vuelta al valle de Burón, pasando bajo el Alto los Cabezos, la cumbre que se destaca en el cordal que desciende desde la zona de Untuje.


Desde Andalubia la pista pierde entidad, pero continúa ganando altura, aproximándonos a la Cuesta los Raxos de Lon.


Buena vista sobre las cumbres de Ándara. Nuestro recorrido nos llevará a cortar a media ladera todo ese sector, pasando por debajo de las laderas de Argomusu.


Una vez muere la pista, continúa un marcado sendero que asciende con tendencia a la izquierda, buscando la entrada a la Canal de los Tornos.


Abajo queda Andalubia. Más allá el pueblo de Lon. Al fondo las dos cumbres que se ven en el centro creo que son el Corcina (izda) y Bistruey (dcha).


La senda gana una repisa que corta en horizontal hacia la izquierda, hacia la Canal de los Tornos. Y de hecho, en la ladera de enfrente, bajo las paredes de los Picos del Pandillu vemos el primero de los tornos, el Tornu el Haya. En esa pared, aprovechando dos viras herbosas, se abren las Sendas del Gatu bajeru y cimeru.


Entramos en la Canal de Los Tornos, entre los Picos del Pandillu (izda) y los Picos de Mañimoco (dcha). Se deja subir bien gracias precisamente a los tornos con que cuenta y que son restos del viejo camino minero por el que bajaban las carretas con el mineral de las Minas de Viaje, en la Canal Jonfría. Por esta canal alcanzaremos el vergel del Puerto Edes, que se oculta tras las Peñas del Redondal y se asienta bajo las agujas de las Peñas de Sebey.


Con todo, el desnivel a salvar es el que es, más de 400 m desde Andalubia, y aunque era temprano el calor ya empezaba a apretar. Así que paciencia y parar de vez en cuando para disfrutar de las vistas sobre el Coriscao, Peña Prieta o el Bistruey, entre otros.


Alcanzamos Puerto Edes. La senda sale por la izquierda, hacia el collado del Pandillu, pero nosotros queremos recorrer Edes, así que subimos hacia la derecha, hacia Mañimoco.


Por debajo queda el embudo de la Canal de los Tornos. En el centro de la foto, el Alto los Cabezos, bajo el que hemos pasado hace un rato.


Dejamos Mañimoco bajo nosotros y ganamos algo de altura para alcanzar directamente las camperas de Santolaja, tras las peñas del mismo nombre, en la zona alta de Edes.


Desde Santolaja dominamos el Puerto Edes, con la campera del Pandillu y sobre ella la Lomba Edes. Al fondo vemos el collado de Untuje de Lon, próximo punto de paso, aunque para eso aún faltaba mucho.


Ascendemos hasta entroncar con un sendero que corta transversalmente Edes y nos dirigimos a la Lomba Edes.


Nos acercamos así hasta el nacimiento de la Fuente Cortinas, la que forma el arroyo que desciende por la Canal de los Tornos, desde donde vemos Santolaja y las Peñas de Sebey.


Al otro lado de la Lomba Edes damos vista a la vertiente que cae hacia el Río las Blancas y la Canal de las Arredondas, con la Silla de Caballo Cimeru destacando entre el resto de cimas. A la izquierda el marcado collado de Untuje de Lon que deberemos de alcanzar.


En la Lomba Edes dejamos a la derecha el Sendero las Buscas, continuación de Los Tornos, que asciende a las Minas del Viaje, para descender a la campera del Pandillu y desde ella empezar a perder metros siguiendo la marcada Senda de Somajía, que baja a internarse en el pequeño hayedo del Monte Peñalba.



A la salida del hayedo perdimos la senda, que parece bajar por la linde de éste. Nosotros nos metimos a su derecha en un terreno bastante tomado, debiendo bajar como pudimos a reencontrarlo más abajo, mientras vamos viendo en todo momento la Canal de Untuje de Lon y temiéndonos ya lo que nos iba a hacer sudar.


Perdimos altura y cruzamos por donde mejor vimos la pedregosa canal que se forma por debajo de la unión del Río las Blancas y el Río la Arena.


Una vez alcanzamos nuevamente el Sendero de Somajía, toca remontar unos metros hasta la campera de Somajía, ubicada en un hombro entre las canales de Las Blancas y Las Arredondas.


En Somajía aprovechamos para hacer un descanso y picar algo mientras veíamos al frente el inminente cruce de la canal de Las Arredondas y los pastizales de Cabañas de Lon, justo a la entrada de la Canal de Untuje de Lon.


Sigue la senda casi en llano hasta cruzar la Canal de las Arredondas. Una vista hacia abajo, ...


...y otra hacia arriba.


Poco después alcanzamos una zona de pastos en el lugar denominado Cabañas de Lon, ubicación de una antigua majada de la que no queda ni rastro y desde donde echamos la vista atrás, al hombro donde se asienta Somajía y más allá a la Lomba Edes y el Pandillu.


Los pastizales de Cabañas de Lon se localizan a la entrada misma de la Canal de Untuje de Lon.


La canal supone superar 300 m de desnivel, cuando el calor ya empezaba a hacer mella...


... y aunque la ascensión nos iba a hacer sudar lo suyo, no hay duda que el paraje no puede ser más espectacular.


En el tercio intermedio de la canal, la pendiente se agudiza. Nosotros subimos por el fondo mismo de la canal, aprovechando el punto donde empieza a manar agua para echar un trago y refrescarnos un poco.


En la parte final, la canal se abre y tumba, permitiendo ascender sobre hierba, aunque no supone una mejora sustancial. En el círculo rojo se ve a un compañero, para dar idea de la dimensión de la canal.


Por fin coronamos la canal en el collado superior, el Pando de Untuje de Lon, dejando a la izquierda los Picos de Parvolín y las Corredorias y dando vista al siguiente collado, el Pando de Tanarrio, a la derecha del Picu Prao la Llampa. Ambas colladas encierran el embudo de Trambospandos.


La senda recorre el Pando de Untuje de Lon por el filo para acceder a Trambospandos. Detrás, el Picu las Corredorias y tras él, el Picu Parvolín.


La perfecta cubeta de Trambospandos entre el Picu las Corredorias (izda) y el Picu Prao la Llampa (dcha) que se descuelga por la Canal Ranchón.


En Trambospandos nos aguardaba una de las sorpresa del día, una estupenda fuente que no dudamos en catar.


Alcanzamos la siguiente collada, el Pando de Tanarrio, desde donde vemos el Pando de Lon y el Picu las Corredorias.


A la vertiente contraria se nos abren las vistas sobre el siguiente tramo a recorrer. Deberemos bajar hasta alcanzar las Traviesas de Somajía, por las que nos acercaremos a la canal por la que ascenderemos al Collado de Cámara, al fondo.


Primero debemos bajar unos metros por la izquierda de la Canal de Untuje de Tanarrio, ...


... para luego girar a la derecha y, buscando el fondo de la canal, bajar por donde mejor lo veamos, siempre con muchísima pendiente y dejando a nuestra izquierda las paredes de Los Negros. Desde aquí ya vemos las Traviesas de Somajía, formadas por una serie de colladinas que habremos de cruzar mientras nos aproximamos al collado de Cámara, al fondo.


Tras perder una buena pila de metros - que para nuestra desesperación, luego habrá que recuperar - alcanzamos las Traviesas de Somajía, donde damos con un marcado sendero. Sin embargo, deberemos ir atentos, porque en la primera parte se trata de la senda de acceso a la Canal de Lechugales y deberemos de abandonarla.

 
Por debajo de la Canal de Lechugales el terreno se comprime en La Campa, buscando la salida hacia el valle de Tanarrio.


Alcanzamos el primer collado de las Traviesas de Somajía. Atrás vemos la Canal de Untuje de Tanarrio por donde acabamos de bajar.


Las sucesivas colladas se ven separadas por pequeños canchales, mientras vamos ganando altura una vez más, poco a poco.


Por fin entramos en la ladera que ha de conducirnos al Collado Cámara, a la hora en que el sol castiga con más fuerza. Una nueva vista atrás desde las inmediaciones de un manantial en el que saciamos nuestra sed.


Un último esfuerzo nos hace coronar la canal y ya vemos al frente el Collado de Cámara, situado a la derecha del Picu del Corvu, que nos tapa la vista sobre las Cumbres Avenas.


Por fin alcanzamos el Collado de Cámara, puerta de entrada a la inmensidad de los Puertos de Áliva, con el macizo de los Urrieles al frente.


Tirando de zoom vemos Peña Vieja,

 
El Hotel-Refugio de Áliva.


El Chalet Real.


A nuestra izquierda quedan las Cumbres Avenas. La idea era haberlas coronado, pero hemos subestimado la ruta, con mucho desnivel, y aunque parecen estar cerca, recorrer el cordal nos llevaría un tiempo que no tenemos. Además el calor ha acabado por fundirnos en el último ascenso. Se quedarán para otro día.


Comemos tranquilamente en el collado, disfrutando de las vistas sobre Áliva y después iniciamos el regreso, primero desandando un tramo en el que pasamos bajo El Jisu.


Después volvemos a descender por la canal, pero hacia su mitad, abandonamos el sendero de las Traviesas de Somajia para tomar el que pierde altura hacia la derecha, para tras atravesar un pequeño bosquete y cortar hacia La Campa.


La pendiente es acusadísima. La senda está marcada y bien jitada y busca la salida por el estrangulamiento del valle.


Atravesando el bosque.


Saliendo del bosquete, cortamos hacia La Campa. Casi al alcanzar el fondo de la vaguada llegaremos a un cruce. Una senda pierde altura directamente por la margen derecha. Es la que se dirige a Tanarrio.


Nosotros tomamos la senda que a la izquierda cruza la pedregosa canal, justo en el nacimiento de la Fuente el Gatu, pegándose a las paredes rocosas que defienden la mole de Piedras Negras.


La senda corta bajo las paredes en un tramo con algo de exposición, en el que hay que poner atención, es el Senderu El Gatu (no confundir con las sendas de igual nombre en la zona de Puerto Edes).


La senda atraviesa a continuación el pequeño bosque de Somanedi por la zona alta del mismo,...


... para tras confluir con otras sendas que llegan a menor altura, continuar hacia Los Oteros.


Los Oteros se identifica fácilmente por ser una campera que esta sembrada literalmente de bloques calizos de grandes dimensiones. En esta zona el bochorno era ya insoportable y la humedad de la maleza no ayudaba a mitigarlo precisamente.


Un poco más allá atravesamos los pastos de La Merendina, tras los que la senda desciende a cruzar una marcada valleja, poblada de avellanos.


En ella localizamos una estupenda fuente en la que no dudamos en beber y refrescarnos mientras disfrutábamos de la agradable sombra.


Siguiendo ruta, enseguida alcanzamos Brañes. Desde aquí vemos donde se localiza Trambospandos, sobre la Canal de Ranchón, y por donde pasamos hace unas horas.


Desde  Brañes parte una buena pista por la que bajamos, atravesando un bosque de robles.



La pista alcanza los invernales de Rojes y poco después llegamos a un cruce. A la izquierda un ramal permite un acceso directo a la Canal de las Arredondas. A la derecha continúa bajando la pista hacia el cercano ya, pueblo de Brez.


Y por fin, entramos en él pasando junto a su cementerio y su preciosa iglesia dedicada a San Cipriano.


Ya solo quedaba lavarnos un poco en la fuente y llegar al coche. Allí, cambio de ropa, y con la satisfacción de una preciosa ruta por una zona poco frecuentada, emprenderíamos el viaje de regreso, con la necesaria parada para tomarse la correspondiente cerveza. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos.

14 comentarios:

  1. Mi más sincera enhorabuena tanto por lo espectacular de la ruta como del excelente reportaje correspondiente, muy descriptivo y currado al máximo. Desde luego, el libro de Víctor Puente es toda una referencia, imprescindible para conocer al detalle esa zona y sus nombres. He disfrutado siguiendo vuestros pasos pues es un paraje totalmente desconocido por mí. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Victor. La verdad es que Pucavi nos lo da "mascao" para conocer y entender esa zona, con todos sus caminos y nombres. Además el entorno es sobrecogedor y guapo a rabiar. La pena es que nos pille un poco lejos desde aquí.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Muy guapo e impresionante. Ya me gustaría acompañarnos. Algún día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo harás, Nuberu. A ver cuando nos vemos.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Una zona que nunca hemos pateado y un descubrimiento muy interesante conocer a Pucavi y su obra.
    Esplendoroso reportaje como siempre Javi! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una zona preciosa. Recortando un poco al inicio, sería una opción espectaculr para coronar las Cumbres Avenas, que por cierto yo tengo pendientes.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Como me gusta el reportaje, me servirá de guía en el futuro. Esa canal de Untuje ya la tenía controlada, me gusto mucho cuando la vi el día que subí la canal de Lechugales y baje por las Arredondas. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ya tengo visto las palizas que os teneis pegado por Las Arredondas y Lechugales. Pues ya ves lo que te vas dejando a ambos lados cuando subes o bajas. No hay grandes cimas, pero el terreno a cruzar es de lo más guapo.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Esa zona de Picos es preciosa, y mira que visitamos poco Liébana, a lo mejor, si en octubre tenemos unos días de buen tiempo, nos acercamos por ahí que tenemos trabajo pendiente.
    La ruta es de las que hacen afición, una maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es guapa, si. La pena es que a nosotros nos pilla un poco lejos, pero habrá nuevas visitas en septiembre y no descarto alguna más en octubre yo tampoco.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Tiene una pinta estupenda. Para nosotros esa vertiente ye totalmente nueva. Algún día tocará conocer esos bonitos lugares.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una pasada toda esa ladera, con rincones espectaculares. Para otra ocasión tengo que volver a recorrer alguno de los hayedos que siempre que voy por ahí me llaman mucho la atención.
      Saludos

      Eliminar
  7. Como bien dices aunque no hay cimas importantes es un recorrido precioso, y con un día de calor se debió hacer bastante exigente, por la duración y la distancia. Pero seguro que mereció la pena , y que verde aún tenemos a pesar del verano seco.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es una ruta dura, pero el entorno lo compensa con creces. Sobre el verde, piensa que la ruta la hicimos a primeros de julio.
      Un saludo

      Eliminar