domingo, 15 de abril de 2018

El Mofrechu desde Santianes

27/03/2018
Sierra de Escapa
Concejo de Ribadesella (Asturias)

El Mofrechu es una de las cumbres más conocidas y visitadas de las sierras costeras del oriente asturiano. Sin embargo el acceso a la misma suele partir casi siempre de su cara sur, de Santianes de Ola o en la mayoría de los casos, desde el collado de Igena, ascendiendo por una cómoda pista que nos alza a las praderías que tapizan su cara sur, como yo mismo os conté AQUI. La cara norte por el contrario muestra un relieve mucho más agreste. A la acusada pendiente se une un terreno muy incómodo de denso bosque y monte bajo que, no obstante, iba a ser el que nosotros elegiríamos para visitar una vez más esta cumbre, cerrando una circular desde Santianes del Agua no demasiado habitual y que solo recomiendo a quien guste de este tipo de monte y a poder ser en invierno, cuando la maleza se muestre más benébola.

DATOS DE LA RUTA
  • Inicio/Fin: Santianes del Agua
  • Distancia: 13 Km
  • Desnivel máximo: 890 m
  • Desnivel positivo acumulado: 1.100 m
  • Tiempos: 4 y 1/2 horas
  • Dificultad: Dificil. El ascenso al Mofrechu tal y como nosotros lo hicimos, es muy sucio y exige cruzar un tramo de denso bosque en ausencia de sendas y atravesar una zona de cerrada maleza que nos puso las cosas difíciles. El descenso desde el Cantu la Jorcada pese a estar balizado, puede complicarse en las épocas de más maleza.


Aparcamos a la entrada de Santianes del Agua, donde hay una fuente con varios paneles que nos hablan de Enriqueta González Rubín, poetisa en asturiano que nació en este peublo en 1832, a la que se le ha dedicado la denominada Ruta Literaria de Santianes que vamos a seguir en el primer tramo de la jornada. Ya desde aquí vemos al fondo el Cantu Arriundu, por cuya cima pasaremos.


De momento tomamos por la pista que discurre valle arriba acompañando al arroyo Santianes.


Tras pasar una depuradora de aguas alcanzamos un cruce. El ramal de la izquierda se dirige al collado La Tabla y la vega de Peme. Nosotros tomamos por el de la derecha.


Cruzaremos nuevamente el arroyo de Santianes para empezar a ganar altura con varias revuertas por su margen izquierda.


Las vistas van a ir abriéndose a medida que ascendamos.


Una vista hacia el collado La Tabla.


Mientras recorremos la pista pasaremos junto a alguno de los paneles de la Ruta Literaria de Santianes, con  textos de Enriqueta González. Esta ruta parece que fue inaugurada en 2009. A día de hoy está en completo abandono con la mayor parte de los indicadores y paneles rotos o desaparecidos.


Al fondo vemos la Sierra de Escapa con el Mofrechu a la izquierda y el collado de Escapa en el centro.


Las vistas continúan abriéndose hacia la cabecera del valle de Santianes y ya se empieza a ver el extremo occidental de la Sierra de Cueva Negra.


Y la vega del Sella.


Nosotros a lo nuestro. Vamos estudiando la cara norte del Mofrechu ya que no tenemos claro por donde subirlo. Traemos dos tracks diferentes, pero va a tocar improvisar un tanto. De momento vemos que la ladera que nos permitirá acercarnos a su base está recien quemada.


Tras una cerrada curva la pista se aproxima lo suficiente a la cumbrera del cordal como para poder izarnos a él. De hecho un poste es lo que queda de la indicación de que por aquí continuaba la Ruta Literaria.


Nos aupamos al cordal por el que vamos a seguir un buen tramo.


Pasamos junto a los restos de una vieja cabaña, junto a lo que queda de una finca.


Una vista atrás de la cumbrera por la que vamos subiendo.


Lo bueno de encontrar este tramo recien quemado es que nos libramos de las cotoyas (tojos o ericas). Lo malo, que vamos a llegar arriba como auténticos carboneros. Por fin alcanzamos una marcada senda que corta en horizontal la base del Mofrechu y por la que tomamos.


La senda atraviesa zonas despejadas donde la maleza la vuelve incómoda, con otras donde cruza bosque.


Aunque se ve que la senda está en completo abandono, en tiempos tuvo que ser un camino muy utilizado. Mantiene una buena caja  y discurre sin apenas desnivel. Habría que volver con tiempo a recorrerla, ya que parece dirigirse al collado de Escapa.


Nosotros la seguimos hasta un punto de cerrado bosque donde parece diluirse. La abandonamos en ese punto y empezamos a ganar metros en su vertical. Al fondo vemos el Cantu Arriundu por el que pasaremos más tarde.


Tras ganar unos metros por zona más despejada observamos a la derecha un espolón calizo. Habíamos trazado la ruta subiendo a su derecha así que cortamos a esa mano para cruzarlo por debajo y entrar en una marcada canal que se abre junto a él y por la que continuamos subiendo, con muchísima pendiente y terreno resbaladizo.


A partir de aquí poco más puedo contar.  No lo hicimos bien. Dejamos la canal para seguir subiendo con tendencia a la derecha y no creo que fuera buena idea. Ascendimos por un terreno súmamente incómodo que nos sacó a un cerradísimo bosque de avellano joven que fue una encerrona y del que salimos a duras penas y eso que en esta época aún no tenía hoja. No puedo recomendar seguir nuestro camino en esta parte. Posiblemente sea mejor continuar por el centro de la canal y pegados al espolón calizo tanto como se pueda, saliendo más bien a la izquierda.


Por encima del bosque de avellano volvemos a la cotoya, que de nuevo está recien quemada. El terreno presenta una pendiente extrema y toca incluso ayudarse puntualmente de las manos para ir superando las sucesivas terrazas hasta alcanzar la zona alta de la sierra, donde por fin salimos a terreno más tendido y sencillo.


Alcanzamos la zona alta al oeste de la cumbre, cerca del Jou Grande, desde donde ya vemos la cumbre del Mofrechu en el extremo contrario del jou.


Y por fin alcanzamos la cima del Mofrechu. Una ascensión por cara norte que ambos comentábamos que no repetiríamos, aunque tan solo unos minutos después y mientras picábamos algo en cumbre, ya observábamos otros itinerarios más al este del nuestro que parecían más factibles. Así que ... nunca digas, nunca jamás.


Menos mal que la recompensa es la de unas vistas preciosas, las que siempre regala el Mofrechu, la primera a la desembocadura del Sella y Ribadesella.



Al este la Sierra de Escapa continúa hacia el Joyadondu, con la Sierra de Cueva Negra, que recorrí hace tiempo como os conté AQUI, a su izquierda.


A la izquierda Cabeza Ubena, en la Sierra del Cuera y a su derecha la Sierra de Ibéu, con Cabeza Juralisa. Por detrás, al fondo del todo y en el centro de la foto, la Sierra de Cocón sobre Tresviso.


Al sur los Picos de Europa en toda su extensión, con una nevada de las de recordar.


Tirando de zoom, a la izquierda Neverón de Urriellu y La Párdida, en el centro Torrecerredo y a la derecha el Llambrión.


y abusando del zoom, el Torrecerredo por detrás de Cabrones.


Peña Santa entre nubes, con la Torre de Santa María destacando a la derecha.


De izquierda a derecha, Requexón, Poyones, Torre de la Canal Vaquera y Cotalba.


Cantu Cabroneru (izda) y Porra de Valdepino (dcha).

El Tiatordos a la izquierda, con la Llambria a su derecha y el Campigüeños asomando en el centro.


La Sierra de Escapa continúa al oeste, hacia el Cantu Arriundu, a donde iremos a continuación. Por detrás se levanta la Sierra del Sueve. No hay duda de que el Mofrechu es un mirador excepcional.


Una panorámica de las vistas al norte.


No paramos mucho en cumbre. La tarde avanza y nos tememos que el descenso no sea mucho mejor que el ascenso, así que tras picar algo seguimos ruta, de momento toca descender hacia el collado de Escapa.


En todo momento disfrutamos de las vistas sobre la vega del Sella, con sus meandros y su desembocadura.


Vamos aproximándonos a la base del Cantu Arriundu.


La vertiente oriental del Cantu Arriundu es muy agreste y aunque es factible acometerla de frente, nosotros tomaremos en la collada inmediatamente anterior por un sendero que pierde metros por su cara norte, para luego ascender por una corta y pendiente canal hasta alcanzar el solitario arbol que se divisa en su cresta.


Una vista atrás. Estamos atravesando la parte más escarpada de la Sierra de Escapa.


Profundas canales caen vertiginosas por su cara norte.


Alcanzamos el árbol. Desde él la senda aún llanea unos metros pero se pierde al poco. Ascenderemos casi en su vertical a ganar la cresta ya muy cerca de cumbre.


El Mofrechu desde cerca de la cumbre del Cantu Arriundu.


Una nueva vista sobre los Picos de Europa.


Y otra vista, una más, hacia Ribadesella.


Aquí cometemos la "gambada" del día. Alcanzamos la cumbre e incomprensiblemente creemos que el Cantu Arriundu es el que vemos al frente, de manera que ni paramos. De hecho, dejamos la verdadera cumbre a escasos 2 m por encima nuestro, a la izquierda. Lo que estamos viendo al frente es ya el Cantu la Jorcada.


La cresta se afila entre los dos "cantos".


Hacemos cumbre en el Cantu la Jorcada, donde nos damos cuenta de nuestro error. Una foto atrás, al Cantu Arriundu y tras él, el Mofrechu, cuando el sol ya estaba muy bajo.


Mala vista a aquellas horas al oeste, hacia el Sueve.


Toca empezar a bajarse de la sierra. Cortamos la ladera norte del Cantu la Jorcada, perdiendo metros al oeste por la vega La Teya.


Un último zoom a Ribadesella.


Después empezamos a bajar directamente en la vertical por terreno de momento bastante despejado, aunque muy pendiente.


La idea es alcanzar el collado La Cerezal, que intuimos en nuestra vertical y del que nos separa una zona de cerrado bosque que esperamos no nos de muchos problemas.


Nada más internarnos en él, vemos las primeras tiras de plástico atadas a las ramas. Luego nos fijamos en que también hay marcas de pintura en algunos troncos. El descenso está bien balizado, de manera que solo tenemos que preocuparnos por lo resbaladizo que está el terreno y por su pendiente, muy acusada por momentos, para intentar no dar con el culo en el suelo.


Alcanzamos el collado La Cerezal. En él debemos girar a la derecha.


Alcanzamos una vieja finca en medio del bosque, ya medio hecha monte y con ruinas de una cabaña en su zona baja. Al fondo el Mofrechu.


Justo en la vertical de lo que queda de la cabaña seguimos bajando por medio del bosque. Siguen las marcas, aunque no parece que la senda que le dió servicio a la finca discurriera por aquí. Quizás más a nuestra izquierda.


Por fin salimos a una pista en la que tomamos a la derecha y que nos lleva a la parte superior de las fincas de Cuetu Pardu.


Bajamos por una senda que bordea las fincas por su izquierda hasta salir a otra pista inferior, que es la que les da servicio.


Desde aquí ya no hay pérdida, solo queda seguir la pista.


Desde un colladín y antes de iniciar el descenso hacia Santianes, tenemos una última vista de la Sierra de Escapa que hemos recorrido, con el Mofrechu recibiendo los últimos rayos de sol y el Cantu Arriundu a la derecha.


Después ya solo quedaría bajar por la pista que con fuerte pendiente busca las produndidades del valle, llevándonos directos a Santianes del Agua, mientras seguiamos disfrutando de las vistas sobre el Sella y Ribadesella.


Entramos en Santianes por el barrio de La Collada, con un buen número de hórreos.


Ya solo quedaba arrimarnos a la fuente a lavarnos un poco y regresar a casa. Una tarde bien aprovechada. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

8 comentarios:

  1. Viciu, pa mi que ya ye viciu lo del modo jabalí; no sé qué tien que engancha jajaja.
    Me gustó mucho la variante que hicísteis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja, ja, ja, si macho. Si es que no sale una limpia. Ni con la cria me libro de meterme en un cotoyal. Ya si encima vas con Pancho, que te voy a contar. Ser es una circular chula. Hay que comerse ese tramo de subida tan gocho, eso si.

      Eliminar
  2. Nosotros sólo hemos realizado la clásica desde Igena, ya hace muchos años, pero esta circular pese a lo "enmaturrangada" que está, tiene mucho más atractivo visual.. Luego las vistas de la cumbre, como siempre espléndidas!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para no liarla en nuestro ascenso, si alguna vez os da por conocer la cara norte, sería mejor opción subir por donde nosotros bajamos y recorrer la sierra entera hasta el extremo oriental, en el Joyadondu y bajar desde él hacia el collado La Tabla, mucho más limpio.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Te quedo un reportaje como siempre genial Javi, rutaza, nos vemos.....

    ResponderEliminar
  4. Vaya, pues nunca pense que una subida al Mofrechu se puidera catalogar como muy dificil,pero viendo tu repor. veo que todo es posible en , la Montaña. Como casi todo el mundo nosotros lo conocemos desde Igema.y creo que esta no te la voy a copiar Javier, por lo que dices no dan muchas ganas de repetirla, asi que la daremos por conocida en tus fotos.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo niego, no es un ascenso cómodo, pero sale una circular muy chula y como le comento a más gente, si en vez de subir directo al Mofrecgu, se hace la sierra hasta el Joyadongu, es más limpio y te sale la integral de la sierra.
      Un saludo

      Eliminar