lunes, 3 de septiembre de 2018

Torre Blanca por la Jenduda y el Hachero

10/08/2018
Macizo de los Urrieles. Picos de Europa
T.M. de Camaleño (Cantabria)

En 1994 había ascendido por primera y única vez a la cumbre de la Torre Blanca, el techo de Cantabria. Hacía ya 24 años de aquello y tocaba volver. En esta ocasión lo haría además aprovechando para conocer la Canal de la Jenduda por la que subiríamos y la Senda del Hachero por la que bajaríamos, cerrando de esta forma una ruta sin duda dura por la distancia y sobre todo el desnivel, pero que son de esas jornadas que guardarás en la memoria durante mucho tiempo, quien sabe si otros 24 años.


DATOS DE LA RUTA
  • Inicio/Fin: Fuente Dé
  • Distancia: 21,30 Km
  • Desnivel máximo: 1.530 m
  • Desnivel positivo acumulado: 1.820 m
  • Tiempos:  10h 30´
  • Dificultad: Moderada. La canal de La Jenduda tiene un paso de II equipado con una cuerda fija. La senda del Hachero aún siendo sencilla puede resultar un tanto aérea en algún tramo. Por su parte, la ascensión a la Torre Blanca está catalogada como F+ con pasos aislados de II, si bien dependiendo de la cantidad de nieve, como en nuestro caso, la ascensión por las vías habituales puede no ser factible, con lo que el ascenso puede complicarse con trepadas de mayor dificultad o exposición.


Tocaba madrugar para no llegar a Fuente Dé muy tarde. A pie de aparcamiento ya veíamos la aparentemente inexpugnable pared que defiende el acceso a El Cable y en la que no obstante se abren varios itinerarios. Hoy ascenderíamos por la Canal de la Jenduda (remarcada en negro y con su acceso en rojo) y descenderíamos por la Senda del Hachero (trazo amarillo).


Salimos de Fuente Dé tomando por el ancho camino que conduce a los Tornos de Liordes cuya canal acabaremos por dejar a nuestra izquierda.


Para seguir por la marcada Senda del Hachero, con la estación de El Cable al frente y sobre nuestras cabezas, mientras veíamos pasar las cabinas del teleférico y la megafonía atronaba el valle avisando de los números de los pasajeros a subir.


Fuente Dé iba quedando abajo. Al fondo el Coriscao.


La senda va a trazar una especie de zeta. Justo en la curva a derechas deberemos fijarnos que sale otra senda menos marcada que asciende con fuerte pendiente. Es el acceso a la Jenduda.


La pendiente es fortísima en todo momento. Abajo la traza de la Senda del Hachero.


La senda se diluye en la zona alta, al cruce de un amplio canchal aunque está bien balizada con jitos.


Alcanzamos una plataforma herbosa al pie de la canal donde hacemos un alto para disfrutar de las vistas y recuperar el resuello.


La entrada a la Jenduda se abre cual acceso al averno. Un impresionante tajo al que solo te anima a entrar la seguridad de que tiene paso franco.



Enseguida llegamos al paso clave de la cuerda fija. Una serie de bloques empotrados impiden la continuidad por la canal y hay que trepar por su derecha.


Son unos 4 o 5 m. Sencillo gracias a la cuerda ya que la roca está muy lavada.


Después se sigue trepando muy encajonado sobre grandes bloques.


Y salimos nuevamente al centro de la canal en la parte más angosta y espectacular.



La zona alta está muy descarnada y húmeda lo que la vuelve inestable y un tanto incómoda. Allí tuvimos un cruce simpático con un rebeco al que parecía que le estorbábamos para bajar.


Sin duda uno de los accesos al macizo más espectaculares que conozco.


Por fin salimos de la Jenduda, accediendo a un jou que se cruza a lo largo.


Una vista atrás.


Salimos a la derecha y nos damos de frente con Peña Olvidada. Allí, con los primeros 800 m de desnivel ya ganados, paramos a picar algo.


Nos incorporamos al camino habitual de La Vueltona, a aquellas horas tomado por riadas de gente que subían desde el teleférico. Los Hoyos de Lloroza parece que este año no se van a llegar a secar.


Pocas fotos en el tramo hasta Cabaña Verónica. Al fondo del todo, la última cumbre de la derecha, es la nuestra, la Torre Blanca.



Pasando bajo Horcados Rojos. Ya vemos claramente Torre Blanca que presentaba aún grandes neveros.


Solo un par de semanas antes me habían asegurado que se necesitaban crampones y piolet para acceder a la Torre Blanca, pero tras unos días de mucho calor esperábamos poder subir ya sin ellos.


Nos acercamos a Cabaña Verónica, muy animada de gente, donde paramos un rato.


El guarda nos aseguró que si buscábamos bien el paso, se podía subir sin pisar nieve. La mesa no estaba en mi última visita, hace ya unos años y es todo un puntazo tomarse algo allí sentado.


Salimos por encima del refugio en dirección a Collada Blanca, sin senda pero bien jitado, dejando a nuestras espaldas Horcados Rojos, Picos de Santa Ana y Peña Vieja.


Ya asomaba el Urriellu por encima del collado de Horcados Rojos.


Aquí nos cruzamos con un montañero que ya venía de cumbre y que nos confirmó que se podía subir sin pisar nieve, pero no desde el lado de Collada Blanca, sino llegando desde Hoyos Sengros, así que sobre la marcha cambiamos de rumbo.


Toca cruzar sobre una especie de alargado cordal que separa Hoyos Sengros del Jou Sin Tierra, con Torre Blanca siempre al frente.



Hacia Liébana, con el Curavacas asomando a la derecha del todo.


A medida que nos aproximamos a la base del Torre Blanca, trazamos una línea imaginaria que nos permitirá librar la nieve. Exigirá trepar más a la izquierda de la ruta habitual, pero sin grandes complicaciones.


Bajo nosotros dejamos Hoyos Sengros, con el Tesorero al otro lado.


Enlazamos cortas trepadas y alguna rimaya para ganar la collada situada bajo la cumbre, donde salimos a una de las rutas de acceso, bien pisada y jitada.


La ascensión final requiere una corta trepada por una especie de canalizo, sencillo, hasta un hombro desde el que ya se ve la cumbre. Desde él Xoserra me tira una foto ya en la cima.


Y cumbre de Torre Blanca, techo de Cantabria con sus 2.617 m ajenos a la polémica sobre si el honor recae o no en Peña Vieja, 4 m más baja aunque íntegramente dentro de la comunidad cántabra. Ya tenía yo ganas de volver a ver sus buzones.



Paramos un buen rato en cumbre, aprovechando para comer mientras disfrutábamos de las vistas. Bajo nosotros la vega de Liordes cerrada por la línea de cumbres de Peña Remoña, Alcacero, Regaliz y Pedabejo. Al fondo el Espigüete.


Torre de Salinas. Aún no lo sabía, pero solo un par de semanas después visitaría su cumbre. A su lado la Torre del Hoyo de Liordes y a la derecha el Friero.


Tiro Tirso y a su derecha el Llambrión.


Torrecerredo, Bermeja y Coello. A la derecha medio empastadas la Párdida y el Neverón de Urriellu.


Urriellu


Santa Ana y Peña Vieja.


Un par de panorámicas desde cumbre.



Después de hacer mil fotos en los buzones tocaba bajar. Empezaban a entrar nubes y mejor pillar la posible niebla más abajo.


En la hombro bajo cumbre, a punto de destrepar el canalizo.


Bajando por él, con una exposición menor de la que aparenta la foto, aún cuando es de esos sitios en los que es mejor no caerse, claro.


Las nubes ya estaban llegando a la Vueltona.


Bajamos manos o menos por donde subimos. A veces aprovechando alguna rimaya, ...


... y otras, con destrepes sencillos para no meternos en los neveros, ya que la nieve se conservaba muy dura pese al sol y el calor.


La niebla iba subiendo poco a poco.


Un último vistazo a Torre Blanca.


Y para Cabaña Verónica, atravesando nuevamente el cordal entre Hoyos Sengros y el Jou Sin tierra, con algunas caídas realmente espectaculares.




Al poco de llegar a Cabaña Verónica aquello se vació de gente, así que nos quedamos un buen rato a tomarnos una cerveza y charlar un poco con el guarda.


Y después para El Cable. La niebla seguía subiendo, pero a partir de aquí ya no nos preocupaba.


Poca gente por arriba ya a aquellas horas y los rebecos a sus anchas.


Un último vistazo a Horcados Rojos antes de sumergirnos en la niebla.


El Cable estaba hasta los topes. Hasta dos horas de espera había para bajar. Ya me acuerdo de porque no suelo venir por aquí en agosto. Aunque a nosotros no nos afectaba ya que justo a la derecha del primer edificio bajamos unos metros junto a una vieja tubería para salir a una zona con mucho escombro, por debajo de la cual dimos con la Senda del Hachero, muy marcada y sin posibilidad de pérdida.


Una pena la niebla en la zona alta ya que nos quedamos sin las, sin duda, impresionantes vistas sobre el valle del Deva. Nada más tomar la senda hay un tramo donde puede haber que apoyar puntualmente las manos. Le sigue un tramo muy pendiente y descarnado, pero que se baja bastante bien.


Cado poco oíamos pasar sobre nosotros las cabinas del teleférico. Por suerte poco más abajo empezamos a salir de la línea de nieblas, justo cuando la senda pasa sobre la cabecera de una canal que se abre a Fuente Dé.



La senda gana unos metros para seguir bajando a continuación y tras girar a la derecha dirigirse hacia un hombro.


Desde él damos vista a la vieja mina "Ya Salió", en la que se explotaba un yacimiento de esfalerita o blenda durante la primera mitad del siglo XX. La ubicación de la mina no deja indiferente, colgada en mitad de la pared que separa El Cable de las praderías de Fuente Dé en un lugar aparentemente inaccesible.


Allí quedan tres bocaminas y la cabecera del teleférico con el que se bajaba el mineral. La senda continúa literalmente excavada en la roca.


Fuente Dé acercándose poco a poco. Muy poco a poco.


Pasamos frente a las bocaminas mientras las cabinas del teleférico continuaban subiendo y bajando sobre nosotros.



Aún toca ganar unos últimos metros para salir de la canal en la que se abre la mina.



Un vistazo atrás en el que se ve la traza de la senda desde el hombro que antes comentaba. Un camino sin duda precioso que merece la pena conocerse y recorrerse y al que volveré espero que con mejor día.


Poco después enlazábamos con el recorrido de la mañana y a continuación con el camino de los Tornos de Liordes por el que regresaríamos a la explanada de Fuente Dé.


Y tras el cambio de ropa aun quedaba la "pechada" de regresar en coche hasta casa, a donde llegaríamos ya de noche cerrada.  Buena y aprovechada jornada. Os dejo el track.


Un saludo
Cienfuegos

10 comentarios:

  1. Espectacular. Este año me quedé din la veraniega visita a Picos. Ya veremos si la recupero el próximo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que eché en falta tu hjabitual paseo por Vega Huerta. Yo igual me acerco este mes. Si quieres hablamos.
      Nos vemos

      Eliminar
  2. Anda que no te prestó a pesar de la dureza.... las fotos siempre escandalosas . Este verano te pusiste las botas ... qué bien! Besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, ja, ja. Esta era de las rutas programadas para hacer este verano y salió redonda.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Qué chula esa Jenduda y cuánto aliciente le dan a la ruta estos dos canales! Pues el banquín lo debieron poner hace nada, porque tampoco lo recordamos, debe ser que llegó con el nuevo guarda. Pena al final la niebla en el Hachero, pero por arriba vaya privilegio! Un rutón! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que empezar la ruta en Fuente Dé le da un plus de dureza, pero sobre todo de espectacularidad. Y si, el banco parece nuevo. Quedar, queda genial.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Todo un rutón. Menudas vistas. La canal de La Jenduda y el paso por el Hachero, toda una gozada. Lastima de niebla al final. Aunque veo, que disfrutaste bastante. Felicidades por ello. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que disfruté Sebas, era una de las rutas que quería hacer este años, si o si y me dejó un grandisimo sabor de boca.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Ruta no, rutón, pero no me das envidia esta vez, hace una semana subimos a Horcados Rojos y bajamos por el Hachero.
    Torre Blanca lo hicimos hace tres años con bastante más nieve en el mes de julio.
    Te dejo el enlace.
    Un saludo.

    http://lacuevadeltasugo.blogspot.com/2015/07/subida-al-torre-blanca.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de mirar tu entrada (simpática la foto de las ovejas). Si que había más nieve, aunque este año también queda mucha. Pues si duro te pareció subir al Torre Blanca, imagínate añadirle la Jenduda. Por cierto que si te fijas, han pintado el buzón del "Moulin rouge", je, je. Como bien dices, rutón.
      Un saludo

      Eliminar