jueves, 8 de noviembre de 2018

La Silla por la Boyariza y la Hoz de Meleros

23/10/2018
Alto Bernesga
La Pola de Gordón (León)

Apenas si habíamos empezado a disfrutar del otoño y ya teníamos en puertas la primera invernada del año que amenazaba con borrar de un plumazo todo el color otoñal. Carpe Diem. Había que aprovechar la que sería la última tarde libre antes del cambio de hora para intentar disfrutar un poco de los ocres y amarillos. Para ello visitaríamos los hayedos de La Boyariza y Palanco, en Gerás, con una incursión rápida a la Hoz de Meleros, y digo rápida porque a aquellas horas no nos daría tiempo a recorrer el río completo. La cumbre de La Silla vendría un poco sobre la marcha.


DATOS DE LA RUTA
  • Inicio/Fin: Gerás
  • Distancia: 9,5 Km
  • Desnivel máximo: 720 m
  • Desnivel positivo acumulado: 750 m
  • Tiempos:  4 horas
  • Dificultad: Moderada. En el acceso a la Hoz de Meleros hay que superar una cascada mediante una escala de cadena, sencillo, pero que no deja de exigir precaución. El ascenso a La Silla lo hicimos por medio del hayedo, sin senda alguna, teniendo que atravesar algún tramo incómodo por la maleza o los bloques calizos que recubren la ladera.


Dejamos el coche unos metros por encima del puente que nos permite cruzar sobre el río Casares, en un  punto donde el valle se estrangula entre altas paredes calizas, formando el desfiladero de Las Puertas.


Accedemos de esta forma al valle por donde desagua el arroyo de La Boyariza. El camino, ancho y armado, cruza una corta hoz.


Entramos así en el valle de La Boyariza como tal. En él, las laderas norteñas aparecen tapizadas de un denso hayedo, el Faedo de La Boyariza. Aguas arriba vemos un valle que entra a la izquierda, es el del arroyo de Meleros y va a ser nuestra puerta de acceso a la cumbre de La Silla.


Habíamos escogido bien el día para venir a visitar la zona. Los bosques mostraban sus mejores galas. Por desgracia, lo tardío de la hora haría que disfrutáramos de poca luz para sacar buenas fotos.


Al poco de empezar a remontar el valle de La Boyariza dejamos el buen camino que sube por él para tomar una estrecha senda que a la izquierda entra en el bosque buscando la cercanía del arroyo de Meleros.



Seguimos después por el propio cauce del arroyo, en un tramo algún en el que no sería posible continuar si el arroyo viniera muy crecido.


Alcanzamos así un punto que a priori parece inaccesible. El arroyo se descuelga en una cascada con pulidas paredes a ambos lados.



Pero allí hay instalada una escala de cadena que permite el paso. Lo más delicado es precisamente acceder a ella, sobre todo si la roca está húmeda.



Una vista desde arriba. Sin duda se trata de un paso espectacular.


Desde aquí, y si el río no viene muy crecido, es posible continuar remontando el arroyo de Meleros, pero lleva su tiempo, tiempo que nosotros hoy no tenemos.


Así que junto a una marcada canal, empezamos a ascender por la margen izquierda del valle, subiendo sin senda alguna por medio del hayedo, que mostraba todo su colorido otoñal.



Superado un primer tramo de bosque salimos a una zona un tanto despejada antes de internarnos de nuevo en el hayedo. Esta segunda parte presenta un tramo un tanto incómodo, pues el hayedo no resulta totalmente limpio y en algunas zonas el suelo está formado por grandes bloques calizos desprendidos de la cresta, debiendo prestar atención a donde pisamos, ya que las hojas o maleza pueden tapar huecos y grietas.



Con todo resulta un trayecto precioso y poco a poco vamos ascendiendo, siempre con tendencia a la derecha.


Finalmente ganamos la cresta, saliendo a ella justo donde está forma un afilado crestón.


Desde aquí vemos ya el embalse de Casares.


Sin embargo a esta altura la cresta aún está recubierta por mucha vegetación, así que volvemos al hayedo.



Aunque finalmente volvemos a ella, dando vista al sur a la vega de Peñasillada.


Al norte  ya no solo vemos el embalse de Casares, sino también el propio pueblo de Gerás.


Desde este punto ya no abandonaremos la cresta que vamos a ir negociando como podemos, ya que resulta un tanto incómoda.


Las Tres Marías.


Las vistas se van abriendo al este, con el Correcillas o Polvoredo destacándose en el centro de la foto.


La Silla presenta fuertes caídas al norte, hacia el faedo de La Boyariza, y sin embargo será por esa cara por la que bajaremos después.


La cumbre ya muy cerca.


Por fin hacemos cima en La Silla, bien señalizada con un enorme hito. Allí pararemos un rato a picar algo mientras disfrutamos de las vistas.


La cumbrera de La Silla sigue al oeste, donde se localiza una cima secundaria, también marcada con un enorme hito. Tras ella se destaca el Pico Pedroso.


Bajo la cumbre vemos la entrada a la hoz de Palanco por la que regresaremos. Las vistas se abren al noroeste, hacia el Cirbanal y las Tres Marías.


La alargada crestería del Cirbanal. Tras ella sobresale levemente el macizo de Ubiña. Por delante, Peña Meloita (izda), Peña Negra (centro) y Peña Barragana (dcha).


Peña Esquina y las Tres Marías.


Al norte, Gerás y el embalse de Casares. Al fondo del todo, en el centro, como el más elevado de la cuerda se ve el Brañacaballo.




Tirando de zoom vemos el Fontún (izda) y a su derecha el Cueto Cabañas y el Bodón (dcha). En el centro y al fondo, los Mampodres.


Mirando al este vemos sobresalir las calcáreas moles del Correcillas (izda) y el Cueto San Mateo (dcha). Entre ambas y sobre el horizonte se perfila Peña Corada.


Tirando de zoom, el Polvoredo o Correcillas.


Y al sureste la zona del Amargones.


El día se nos escapaba y había que apurar, así que al poco iniciamos el descenso y lo haríamos directamente al norte, bajando por la pendiente ladera directos a la collada de Collarriondo que vemos bajo nosotros.


Hay que buscar un poco el mejor itinerario de bajada. Un poco a la derecha de la cumbre se abre una poco marcada canal que permite el descenso y que con una especie se zeta evita los cortados de la pared.


Luego ya solo resta bajar por la ladera hasta entrar en el Faedo de la Boyariza.




Alcanzamos la collada Collarriondo cuando el sol ya está muy bajo y el hayedo ya aparece en sombra. A la derecha la afilada Sierra de Peña la Cueva.



Una pena la falta de luz, pues el hayedo estaba precioso. Al fondo el Pico Pedroso.


Nos despedimos de La Silla, donde aún daba el sol.



Y tomamos la senda que se introduce en la Hoz de Palanco, angosta y sombría, pero espectacular.




El camino es ancho, y conserva su buena hechura, con grandes armaduras y perfecto empedrado en algún tramo.



La cara norte de la hoz está tapizada por un pequeño hayedo, el Faedo de Palanco.



Nuevamente echo pestes de la hora y de la falta de luz. El trayecto por el Palanco es más guapo de lo que me esperaba y merece la pena recorrerse con calma y buena luz para sacarle todo el partido.





Las espineras estaban llenas de escaramujos, gordos como pocas veces los tengo visto.


Finalmente nos acercamos a la salida de la Hoz de Palanco.


En la salida del valle el camino va soportado sobre grandes armaduras que lo elevan sobre el arroyo, que se descuelga en pequeñas cascadas.



Una vista atrás a la Hoz de Palanco, un itinerario que me ha encantado y sorprendido a partes iguales. No lo imaginaba tan guapo.


El pueblo ya está cerca y el sol ya se ha puesto tras las montañas. Aquí la liaríamos un poco, ya que en vez de seguir la pista que lleva a la carretera casi a la entrada de Gerás, quisimos acortar por un sendero que discurre por entre las fincas pensando que nos llevaría más directo al pueblo, pero al final resulta más engorroso y no merece la pena.


Atrás se queda la cumbre de La Silla, elevándose sobre el faedo de La Boyariza.


Y ya con las últimas luces cruzaríamos Gerás para seguir por la carretera hasta el punto donde teníamos el coche, pasando antes junto a la Ermita del Cristo.

Cambio de ropa ya para casa ya de noche cerrada. La tarde no dio para más y aún así, dio para mucho. Os dejo el track.


Saludos
Cienfuegos

16 comentarios:

  1. Ke preciosidad de ruta, me la apunto, no la conocemos, las fotos espectaculares!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La zona da mucho juego. Por ahí volveré que me gustaría hacer el río entero y ascender el Pedroso.
      Saludos

      Eliminar
  2. Muy guapa ruta de la que yo disfrute hace poco. Es una pena que no hayas tenido suficiente tiempo, para disfrutar de la Foz de Meleros. Toda una pasada.
    B ueno decirte, que el nombre de los picos, segun el mapa que mires, lo que tu nombras como silla, figura como Carda (( Carba )) y al reves. Como siempre un lio. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, ya lo se que ye una pena, pero ibamos muy justos de tiempo de luz. Habrá que volver. Lo de los nombres también me había fijado.
      Un abrazo, Sebas.

      Eliminar
  3. Muy buenas fotos por un entorno espectacular. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Una incursión por la Foz de Polanco , fué de las primeras rutas que Golfo realizó con nosotros y fué también en otoño. Un reportaje precioso JAvier...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vi un reportaje de unos que subieron con perro y todo por la haz de Meleros. Como subió el perro la escala, ni idea, ja, ja.

      Eliminar
  5. Un saludo amigo. Conocí tu blog desde G+, y he de decir que es exquisito. Esta propuesta tiene todas las de ganar, por mi parte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Muy bonita y no parece complicada. Estaba el arbolado en su punto, y has sabido darle ese punto exquisito , también al repor, porque como dice el compañero el blog ya lo tiene siempre. Besín

    ResponderEliminar
  7. Qué casualidad, estuvimos hace unos días estudiando la ruta, precisamente vimos la que subían con perro y nos planteábamos la misma duda en la escalera, pues la queremos hacer con Dardo. Qué ganas de bosques, habrá que hacerla!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora igual os toca esperar. El acceso a la hoz con un caudal alto del río no es posible o se complica muchísimo, más para llevar a Dardo. Pero no os olvideis de ella. Os va a gustar.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Guapo reportaje y zona desconocida para nosotros, habrá que apuntarla para la primavera por lo de la escala, pero ya nos has metido en ganas, así que caerá.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escoger bien la fecha para que el río no baje con mucha agua, que dificulta mucho entrar a la foz.
      Un saludo

      Eliminar