sábado, 27 de octubre de 2018

Punta Extremera, Cotalbín y la Canal de Capozo

22/09/2018
Macizo del Cornión
Posada de Valdeón (León)

Segundo día de mi estancia en Vega Huerta en el que aprovecharía para tachar alguna de esas cumbres "menores" que no solemos visitar, como las del  Cuetalbo, Punta Extremera, las Torres de Cotalbín o El Picón. Cumbres modestas quizás en altitud, pero grandes en vistas como pude comprobar en todas y cada una de ellas. El regreso a Posada de Valdeón lo haría por la Canal de Capozo, que aún no conocía y que pese a resultar espectacular, acabó por resultarme excesivamente larga. Supongo que el calor tampoco ayudó a hacerla más llevadera.


DATOS DE LA RUTA
  • Inicio: Refugio de Vega Huerta
  • Fin: Posada de Valdeón
  • Distancia: 20 Km
  • Desnivel máximo: 1.350 m
  • Desnivel positivo acumulado: 820 m 
  • Desnivel negativo acumulado: 1.950 m 
  • Tiempos:  8h 45´ 
  • Dificultad: Moderada. No destacaría ninguna dificultad en concreto, si bien acercarse a Punta Extremera exige recorrer un karst de mal andar en una de las zonas menos visitadas del Cornión.



Si la tarde anterior tocó disfrutar de la puesta de sol, esta jornada tocaba madrugar para ver amanecer sobre el macizo central de los Picos de Europa.






Desayuné mientras el sol empezaba a dar en Peña Santa. Por allí andarían ya los gallegos que habían madrugado bastante más que yo. El compañero francés aún remoloneaba un poco más en la cama.


Mi primer objetivo era Punta Extremera, donde ya daban los primeros rayos del sol a la izquierda de La Duernona. Dejé la mochila en el refugio y cogí lo imprescindible para un par de horas. Me despedí del francés, que continuaba su periplo por Picos con la travesía hasta Ario, y yo tomé por el Camino del Burro.


Hoy Peña Bermeja si que se mostraba completamente despejada, a diferencia de la jugada que me había gastado el día anterior.


Sigo el camino un buen tramo, hasta un punto donde éste corta el pequeño cordal que forman el Cuetalbo y Punta Extremera, en una zona en la que me parece que ganaré de forma sencilla su zona alta.


El día amanecía espléndido y las vistas hacia el occidente mostraban un paisaje de montañas sin fin y ni una sola nube.


Atrás dejo Peña Santa y las Torres de Cotalbín (dcha), a donde iría más tarde.


Gano la cumbre del Cuetalbo, bastante anodina. Pese a que la zona alta del cordal pueda parecer sensiblemente llana, lo cierto es que es un rompepiernas que obliga a subir y bajar sucesivas cotas teniendo que apoyar puntualmente la mano en alguno de los pasos.


Desde el Cuetalbo hay que perder bastante altura antes de acometer el ascenso a Punta Extremera.


Y cumbre en Punta Extremera. Al otro lado de La Duernona veo el Torco, las Tres Marías, .. y por delante y a la izquierda, los Estribos, la Cabra Blanca, Garita Cimera, ...


Una nueva vista sobre Peña Santa. Menuda escupidera presenta hacia La Duernona la parte final de Punta Extremera.


Pero la "gracia" de Punta Extremera es que, como su propio nombre parece indicar, si sitúa en el extremo mismo del macizo, alzándose sobre las profundidades del Dobra, en la cabecera del valle de Valdecarombo y con la majada de Carombo 800 m por debajo, con una privilegiada vista sobre Peña Beza y el Cantu Cabroneru.


La montaña de Riaño, con el Yordas y a su derecha Peñas Pintas y Llerenes.


Al fondo los Mampodres, con el Jario en primer término a la izquierda. A su derecha, la Vega de Abaño (Vegabaño)


Zoom a Vegabaño.


Peña Ten y Pileñes por detrás del Niajo.


Y el omnipresente Tiatordos.


Abusando del zoom de la cámara y procesando un poco las fotos en casa, veo el Pico Torres, sobre el Puerto de San Isidro, por detrás de lo que creo es el Cantu´l Osu.


Y el Macizo de las Ubiñas, con la Ubiña Pequeña, la Grande, los Castillines y los Fontanes.


Una nueva vista sobre Torre Bermeja y los Moledizos, por donde había andado el día anterior.


Regreso al Camino del Burro. Hago un intento de salir más directo a la base de las Torres de Cotalbín, cruzando la cara norte del Cuetalbo pero es un infierno, un lapiáz plagado de profundas grietas, canales y jous que hace que al final opte por regresar a la zona alta.


El sol ya había levantado bastante y ya se veían los Urrieles mucho mejor.


Vuelvo por el Camino del Burro hasta la base de las Torres de Cotalbín y empiezo a subir hacia la cumbre principal, la más occidental de ellas.


Las vistas desde la cumbre de las Torres de Cotalbín hacen que merezcan por si mismas el esfuerzo de venirse hasta aquí. Toda la cara sur de Peña Santa justo enfrente.


Vega Huerta a mis pies.


Las cumbres menores del Cotalbín siguen hacia el este, apuntando hacia la Torre de Los Cabritos y El Picón, hasta donde me acercaría después.


Una última vista sobre Torre Bermeja y Los Moledizos.


Y Punta Extremera sobre la Duernona, de donde vengo.


Me tomé la cumbre con calma. Tenía todo el día por delante y se estaba genial allá arriba.


Para cuando volví a Vega Huerta el refugio estaba desierto y en la vega pacían amigablemente las vacas y los rebecos.


Recogí mis cosas, cargué algo de agua - poca, como para mi desgracia vería más tarde - y aún paré un rato a picar algo mientras tomaba el sol disfrutando de tan solitario lugar.


Y después, a seguir ruta. Mi próxima parada era El Picón, por lo que tomé la senda que se dirige a los Puerto de Cuba, pasando bajo las paredes de Peña Santa y cruzando la Pedriza Carbanal.


Una autofo de camino con los Urrieles y la entrada a la Canal de Capozo, por donde bajaría, detrás de mi.


Al otro lado de los Hoyos de Caballo Cimero veo las cumbres que ayer se me quedaron en el tintero, las Torres Pardo y Pardo Pescuezo. Habrá que volver.


Alcanzo los Puertos de Cuba y doy vista al Hoyo Verde, un enorme "agujero" colgado sobre el Cares, con la Torre de los Cabritos a la derecha.


Subo en una carrera a El Picón, modesta cota, pero que ofrece unas preciosas vistas, sin ir más lejos sobre la propia Torre de Los Cabritos.


El extremo oriental de Peña Santa


La doble cumbre de Piedraluenga (dcha) con la Torre del Alba detrás (izda)


La Robliza (izda), Cuvicente (centro) y Jultayu (dcha).


A la derecha del Jultayu veo Cabezo Llerosos y el Cuetón y al fondo del todo, la Sierra del Cuera y la línea del Cantábrico.


Bajo El Picón se abre la Canal de Capozo que busca las profundidades del Cares. Al otro lado de éste, los Urrieles con el Torrecerredo, el sector del Llambrión y a la derecha el Friero.


Me despido de los Puertos de Cuba y vuelvo sobre mis pasos.


Sin embargo ahora dejo por encima y a la derecha la senda por la que había venido, para tomar otra más baja, que busca el fondo de la vega, por la Cerra del Rayo. El descenso directo a Capozo no es posible desde aquí y hay que remontar un buen tramo, casi hasta la cabecera misma de la canal.


Por fin una corta, aunque pendiente, canal me permite el descenso a la cabecera de la Canal de Capozo, alcanzando enseguida una pequeña vega en la que se localiza una fuente, la única de toda la canal. Para mi desgracia descubro que está seca. ¡¡Cagada!! En Vega Huerta había cargado agua, pero no mucha, confiando en cargar más aquí. El sol ya aprieta fuerte y mucho me temo que voy a pasar sed.


Encaro el descenso. Desde aquí son unos 900 m los que tengo que perder si voy hacia Cordiñanes. Otros 250 m más si fuera hacia Caín.


La senda baja por la margen izquierda, a media ladera y bastante por encima del fondo pedregoso de la canal.


Sin embargo, justo cuando la canal se descuelga hacia el Cares, debemos evitar la tendencia natural a seguir bajando, ya que la senda cruza a la derecha, asciende un pequeño promontorio y entra en una ladera herbosa.


Una vista atrás hacia la parte alta de Capozo.


Por suerte había leído algo sobre la Cueva del Agua, así que bajo atento y cuando la senda se aproxima a unas paredes cubiertas por bastante vegetación, pero en las que parece haber alguna oquedad, me fijo en un llamativo jito colocado estratégicamente en una cerrada curva. Es la orientación para dar con la Cueva del Agua, una cueva que me sorprende por su tamaño y por las aberturas que tiene a modo de ventanas. En su fondo hay un pilón de cemento en el que se recoge un hilo de agua. La suficiente para permitirme echar unos tragos y cargar algo la cantimplora.


Sigo bajando. La senda cruzará una banda caliza en los Cavidos Cimeros, en un tramo en el que parece ir literalmente excavada en la roca.


Viene después la parte más incómoda de toda la canal. Durante un buen tramo bajaremos por una especie de valle tomado de avellanos que poco a poco se van comiendo la senda, hasta el extremo de que en algún punto hay que fijarse bien para dar con el camino. El calor y la vegetación acentuaban la sensación de bochorno.


Entrando en una estrecha canal por la que la senda bajará trazando zetas, bien pegada a la pared y en la que las fayas toman el relevo a los avellanos. Todo un alivio.



En la zona baja la Canal de Capozo se abre en el Monte Corona, un amplio valle tapizado de hayedo que desciende hacia el río Cares y en cuyas orillas se localizan las fincas de Las Vegas. Desde este punto la senda va a ir abandonando la canal para trazar una larga diagonal con tendencia a la derecha.


En los Cavidos la senda se pega a los paredones calizos en uno de los tramos más espectaculares de toda la canal, un punto con unas espléndidas vistas sobre el Monte Corona.


Por fin entro en el Monte Corona. El día es realmente caluroso y agradezco su frescura. Además ya hacía rato que venía con ganas de parar a comer, pero esperaba alcanzar el hayedo para hacerlo, así que allí mismo, en medio de la senda y en la profundidad del bosque paro a comer, disfrutando de su sombra, olores y sonidos.



Después sigo ruta. En las inmediaciones de la surgencia de la Farfada la senda sale del hayedo durante un corto tramo, para cruzar sobre una zona de pastizales. Al otro lado del Cares se eleva el macizo de Los Urrieles.


La senda baja de forma inverosímil por una escondida repisa en los contrafuertes calizos.


Al otro lado del Monte Corona se alza la impresionante silueta de Cueto Agudo, que separa el valle de Capozo del de Caín.


La senda vuelve a sumergirse en el hayedo, mientras gana metros en su aproximación a Cordiñanes. Es un tramo que acabará por hacérseme pesado y es que la Canal de Capozo es muy larga o así me lo pareció. A diferencia de otras canales que acaban a orillas del Cares tras un pronunciado descenso, la senda de Capozo desciende tanto o más, pero cuando ya crees que estás próximo al río y que su final estará cerca, si tu destino es Cordiñanes, gira a derechas y asciende, mientras aún te queda por delante un largo trayecto hasta el Mirador del Tombo.



En su parte final la senda sale del bosque, mientras continúa por su linde superior, lo que permite hacer más llevadero el camino, disfrutando de las vistas sobre el Friero y la Canal de La Sotín (Asotín).


Una vista atrás, hacia el valle que desciende hacia Caín y la entalladura de la Garganta del Cares.


Por fin alcanzo el Mirador del Tombo (abajo a la izquierda) y Cordiñanes, aunque en realidad no llegaré hasta ellos. En la carretera tomo a la derecha.


Solo serán unos cientos de metros, pues en seguida la dejo para ascender un duro repecho por la pista que me llevará a Posada de Valdeón siguiendo el PR.PNPE-3 "Ruta del Cares".


Y por él regreso a Posada de Valdeón de donde había salido y donde no dudaré en celebrar las dos estupendas jornadas pasadas por Vega Huerta con un cerveza bien fría, mientras sentado en una terraza vuelvo a ver la Canal de Pambuches y la Torre Bermeja.


Os dejo un único track con el recorrido de las dos jornadas, la que os conté AQUÍ y esta.


Un saludo
Cienfuegos

14 comentarios:

  1. Ese panorama desde la Punta Extremera...cómo te pusiste de ver cosas guapas...Tienes imágenes increíbles , un álbum para no olvidar. Felicidades .Un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paloma, la verdad es que Punta Extremera es una cumbre que ofrece un mar de cumbres frente a ella. Saqué muchísimas fotos. Obviamente no podía subirlas todas al blog, pero se ve media Asturias y medio León y con calma vas identificando sierras o cimas que no me imaginaba que podía llegar a ver desde allí.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Eso sí que me gusta...es una pasada!!!

      Eliminar
    3. También a mi. Me gusta intentar identificarlas en cumbre y luego ya en casa repasar las fotos, a ver que más se ve.

      Eliminar
    4. Somos unos viciosucos eh? 😂😂😂 pero de lo bueno !!! 😘😘😘

      Eliminar
  2. Buen par de jornadas montañeras, me imagino que habras matado el gusanillo para unos cuantos dias ya, ademas en solitario, yo no me atreveria. pena del primer dia que no te acompaño la meteo. pero al menos en esta si te has resarcido.
    Enhorabuena, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En principio era la despedida de Picos por este año, aunque al final aún volveria la semana siguiente. Aún tengo que subir el reportaje. Pero si, fueron dos jornadas estupendas. En cuanto a lo de ir solo, no es una zona muy comprometida y de vez en cuando me gusta escaparme asi, solo. Raro que es uno.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Emocionante reportaje. Me has hecho recordar, algunos momentos vividos por mi en aquellos lares. Fantástica descripción, la que has aportado en este documento. Muchísimas felicidades Javi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Viti. Creo recordar un reportaje tuyo en el que subisteis Capozo y bajasteis Mesones. ¿Puede ser?
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Guapísimu reportaxe como siempre. La canal de Capozu la xubí y la baxé y personalmente, gústame muncho, anque como dices con calor si que pudiera facese pesadona. Un abrazu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies Berto. Capuzu ser ye perguapa, pero faese llarga abondu y mira que préstanme a mi los fayeos, pero baxaba con un calor de la virxen y unes ganes de llegar y echar una cerveza pol gargüelu abaxo que nun te imaxines, je, je.
      Un abrazu

      Eliminar
  5. Vaya rutaza que te has marcado. Vaya como has aprovechado los dos dias. Los reportajes excelentes, asi como todo el paisaje que has plasmado y nos has permitido disfruta.
    Un saludo. Ah, me gustado mucho la foto de la cerveza. Ja, ja,ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sebas. Pues foto de la cerveza final no siempre la hay, pero cerveza, ya te digo yo que si. Es la guinda, ja, ja.
      Un abrazo

      Eliminar