lunes, 14 de enero de 2019

Fotografias 2019

Y casi sin darnos cuienta, llegaron las Navidades. Otra vez
Así que nada, felices fiestas, próspero año... Lo de siempre.
O no. Este año, un árbol diferente.
Y para el año que viene, salud, dinero, amor,...montaña, ...y más libros.
Otra cosa será donde meterlos.



Soledad. Absoluta y sobrecogedora soledad.
Silencio. Solo roto por el sonido de las puntas de mis crampones.
Frío. Los dedos ateridos que apenas si consiguen apretar el disparador de la cámara.
Cansancio. Que tira de mis pies hacia abajo como si fueran de plomo.
Y pese a todo, o gracias a ello, el disfrute es brutal.

"Un extraño encanto se desprende de la montaña que, al atardecer, tiene la belleza del otoño"
Gaston Rébuffat 
 
Ábrese el Pozu Pispillón como la entrada a l´infiernu.
Una boca espantible onde los glayíos de los páxaros que ellí aniden,
resuenen como demonios, esperando que baxemos. Pero non, nun será güei.

No lo puedo evitar. 
Cada vez que veo un mirador con la escultura de un oso, de un salmón, de un corzo, ...
lo que se me viene a la cabeza es que ojala nuestra sociedad dedicara más tiempo a ver osos, salmones y corzos, ...de verdad,
a vivir en contacto con la naturaleza ...real,
a disfrutar y a defender por igual el medio ambiente.
A tiempo completo.
No solo los viernes para subir las fotos, de lo "güay" que somos, a instagram.

"No atiborres tu espíritu con pensamientos inútiles. 
¿Para qué dar vueltas al pasado o anticipar el futuro?
Permanece en la sencillez del momento presente".
Guru Rinpoche

Alborecía el día y les cases esnalaben pentes les ñubes.
Alborecía y ya taba yo na peña, güeyando´l mundiu.
Ensimismau nos mios pensamientos.
Nes mies coses.
Alborecía, y el día yera ya vieyu.

Muchas veces me dicen que estoy en las nubes.
Por una vez fue verdad. En las nubes. Entre las nubes. Sobre las nubes.
Cabalgando a lomos de un globo de levante a "poniente".
Disfrutando como un enano, la verdad.

Ría de Viveiro. Ría do Barqueiro. Rías Altas.
Rías en las que en pleno verano, supimos y pudimos escapar del jaleo, del bullicio, de los barullos, de los mogollones, del ruido, del postureo, del "y yo más y mejor",
... de la estomagante, esofagante y pulmonante Mochufa.

Desciende al cráter del Yocul de Sneffels 
que la sombra del Scartaris acaricia 
antes de las calendas de Julio, audaz viajero, 
y llegarás al centro de la tierra, 
como he llegado yo. 
Arne Saknussemm

No somos nosotros de barullos, la verdad.
Nunca lo fuimos y no vamos a empezar a estas alturas.
No nos busquéis en playas masificadas, ni en playas urbanas.
Lo nuestro son calas tranquilas. Sin chiringuitos. A veces incluso con mal acceso.
Pero pocas veces ocurre lo de encontrar una playa tan guapa como la de este verano.
Y toda para nosotros solos.
Desconexión total. Desconexión brutal.

Que tu camino este lleno de montañas.
Que ningún nombre te sea ajeno.
Que la tierra te sea leve, Julio.

Lo bien fecho, bien parez.
Como estes escaleres.
Cencielles y prestoses.
Ensin fierro, ni hormigón.
Comu si llevaren ellí, toa la vida.

Asturies, paraiso restrinxíu.
Paraisu pa los osos,
qu´atopámoslos ya hasta nos árboles.

Como Alí Babá y los 40 ladrones.
Como fugaos. Como escapaos.
Así nos sentimos por un momento en aquella cueva.
Fuera del mundo.

Y en primavera, volvemos a nuestros bosques.
Volvemos a perdernos por perdidos rincones.
Volvemos a disfrutar de los verdes eléctricos de las fayas renaciendo.

Esta semana sale a la venta el nuevo libro del amigo Victor "Orbayu"
"Somiedo. Rumbo a lo desconocido".
Así que una foto de Somiedo para celebrarlo. 
De su mano seguiremos recorriendo tan incomparables paisajes.

La xana engalábase embaxu´l tabayón.
Elli esperaba con un filu d´oru pol su enamoráu.
El que diba llibrala del encantamientu.
El que, ensin sabelo, diba acabar encantáu.
Xunto a la xana.

Yera la foz de Caviyera un d´esos llugares a los que tenía munches ganes dir.
Nun foi una ruta perllarga, por mor de tornar prontu,
pero pa pilla-y´l tastu, valió. Coño si valió.
Con ganes ya de que se quite la ñeve no fondero la foz 
y colar p´alli otra vegada.


A  veces la superficie no es sufiente.
Es entonces cuando buscamos caminos en las profundidades.
Y si no se pueden andar, los nadamos.

A veces los caminos no son tales.
En ocasiones toca inventarlos, imaginarlos.
Aunque para nosotros sean reales. "Camín real".
A veces nos creemos rebecos, 
...o lo intentamos.


Un año más. O un año menos
En todo caso, un nuevo año.
Un nuevo ciclo.
Aunque de momento toca descansar.
Como nuestros bosques. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario