martes, 26 de mayo de 2020

Cascada de la Maserona

En julio de 2019 os traía AQUÍ, la visita a la que dimos en llamar la cascada de Bolgues, dicho así porque estaba en el río Del Monte muy próxima al lugar de Bolgues. En aquel momento lo que no sabíamos era de la existencia de otra cascada aguas arriba que, esta si, tenía nombre propio y era conocida por los habitantes de la zona, que en otros tiempos incluso acudían a bañarse el ella. Se trata de la cascada de La Maserona. Una de esas tardes previas al confinamiento arrimamos Diego y yo por la zona para visitarla y ya metidos en faena, fuimos bajando, bajando y bajando por el río, de manera que sobre la marcha decidimos intentar enlazar ambas cascadas. Lo que salió de aquella tarde, fue esto.


DATOS DE LA RUTA
  • Fecha: 10/03/2020
  • Concejo: Las Regueras (Asturias)
  • Inicio/Fin: Soto
  • Distancia: 10 Km
  • Desnivel máximo: 230 m
  • Desnivel acumulado positivo: 460 m
  • Tiempos: 4 horas 
  • Nota: No se trata de una ruta balizada ni señalizada, careciendo de señales y/o paneles.
  • Dificultad: Moderada hasta la cascada de La Maserona. Difícil desde ésta hasta alcanzar la cascada de Bolgues.


Salimos de la iglesia de Soto, muy cerca del restaurante La Manduca, pasando al barrio de Pereda, desde el que una ancha pista asciende hacia el Alto de Pereda. Ojo que en las últimas casas que hay un "perru muy gafu".


La pista va a ir subiendo hacia la collada que separa el valle de Soto, del que salimos, y el del río Puerma o Del Monte, a donde queremos llegar.



En la collada hay un cruce de pistas. Debemos empezar a bajar por la del centro que nos acabara por llevar a orillas del río Del Monte o Puerma. Al llegar a la vera del mismo, veremos que aguas abajo hay unas instalaciones para la captación de aguas del manantial La Mofosa. Tenemos que acercarnos a ellas.


Dejando atrás la captación de aguas no hay muchas más indicaciones que dar. Tan solo se trata de intentar seguir el curso de aguas. La primera parte se hace por la margen derecha debiendo cruzar una amplia zona que parece estar encharcada de forma permanente.


Vamos a ir bajando junto al cauce en todo momento, disfrutando de pequeños saltos.




Hay que venir preparados ya que aunque en un primer momento intentábamos evitar mojarnos, se hace necesario vadear el río varias veces y no siempre resultará sencillo. Vamos, que al final nos dejamos de "pijadas" y nos metimos al río.



Por fin un rumor sordo empieza a crecer, anticipando la proximidad de la cascada de La Maserona. Alcanzamos la cabecera de la misma, aunque no es posible bajar de forma directa. Hay que retroceder unos metros y buscar una senda que, alejándose un poco del cauce, baja por la margen derecha.


Llegamos así al pie de la cascada. Muy guapa. Más alta de la impresión que da en las fotos. De hecho comentábamos que tenía que haberse quedado uno arriba para dar una idea de su tamaño real.



Y efectivamente descarga en una hoya perfecta, como una masera o mejor, una "maserona". Sin duda de ahí su nombre. Un buen sitio para bañarse si el agua estuviera limpia.


Y lo dicho. El río estaba guapo y el bosque de ribera es una preciosidad. Así que decidimos seguir bajando un poco más por si hubiera alguna otra cascada.


Los vadeos se suceden en alrededor de una veintena. Curiosamente están marcados los mejores puntos de vadeo con pintura naranja en los troncos y siempre es visible una tenue senda que va por una u otra orilla.



Con todo insisto en que hay que venir dispuesto a mojarse y por tanto, con ropa y calzado adecuado.


Alguno de los saltos de agua que vamos a ir viendo.




La tarde decaía y empezaba a ser complicado tirar fotos con buena luz.



A estas alturas ya habíamos visto que estábamos cerca de la cascada de Bolgues y la idea había pasado a ser la de intentar llegar a ella. Por tanto, la vuelta no la haríamos ya remontando el río, sino por otra pista por la ladera derecha.



En un momento dado vimos que las marcas naranjas indican salirse del cauce por la margen derecha. Seguimos un poco más aguas abajo y comprendimos la explicación. El río alcanza una nueva poza que no podremos cruzar sin meternos literalmente hasta el cuello. Desde ella parece descolgarse en la que creemos que es ya la cascada de Bolgues. No tengo ni una foto decente del punto.


Así que retrocedemos al punto marcado y empezamos a ascender ladera arriba. En cuanto abandonamos la cercanía del río entramos en un pinar de repoblación. Este tramo resulta muy engorroso y se pierden (o perdimos) las marcas de pintura. Mucha maleza y mal pisar.


Bordeamos la cabecera de una vaguada y cuando lo vemos factible volvemos a perder metros hacia el río. Es entonces cuando nos damos cuanta de que lo que creíamos que era la cascada de Bolgues es en realidad solo la primera de una serie de cascadas. No hay manera de tomar una foto en condiciones, y arriesgarse a aproximarse más al borde es peligroso. El terreno es inestable, la pendiente es mucha y acaba en un corte a mucha altura sobre el cauce. Se aprecia la cascada a la izquierda de la foto.


Otro par de fotos de la serie de cascadas. La verdad es que el río aquí pierde una buena pila de metros.



Vamos un poco más hacia aguas abajo hasta alcanzar el tramo de pinar por el que habíamos bajado durante nuestra anterior visita a la cascada de Bolgues. Os ahorro la aproximación.


Poca luz ya a aquellas horas y menos en el fondo del cañón, pero bueno.



La cascada de Bolgues. Ahora sabemos que es solo la inferior de toda una serie de ellas.




Damos por acabada la visita y subimos ladera arriba hasta alcanzar la pista que corta la ladera en la que tomamos a la derecha, valle arriba.


Tras un tramo por la pista, alcanzaremos un cruce en el que tomamos a la derecha otra pista de menor entidad que desciende hacia el río, justo aguas arriba de la captación de aguas que comentaba. Ya solo quedaba regresar por la misma pista de unas horas antes, mientras la tarde decaía.

En la foto y de izquierda a derecha, Monsacro, Aramo y Airúa Naval, desde una perspectiva a la que no estoy acostumbrado.



Y en el barrio de Pereda aún tuvimos tiempo de visitar una curiosa panera con una impresionante escalera de acceso.


Daríamos por acabada la tarde junto a la iglesia de Soto.


Otra tarde bien aprovechada. Os dejo el track.


Saludos
Cienfuegos

12 comentarios:

  1. Nunca oí que ese río se llamara Río Bolgues. Más bien, Río Puerma (porque nace en Puerma de Sotu) o Río San Miguel, porque desemboca en el Río Sotu a la altura del paraje conocido como San Miguel...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues gracias por el aporte, Feliciano. Lo voy a añadir a la entrada. Río Bolgues es como aparece en la cartografía del IGN, de ahí el haberlo llamado así, pero ahora que lo miro, en la cartografía 5000 del Principado aparece la zona baja como Río del Monte y la zona alta como Río Puerma

      Eliminar
  2. Guapo reportaje Javi.
    Aprovechamos la tarde, quien nos iba a decir ese día lo que vendría después.
    Un saludo y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo. No sabes las veces que me acordé de aquel "la cerveza la tomamos el próximo día". Habrá que hacer poor tomarla. Aquella y otra más para celebrar.
      Nos vemos

      Eliminar
  3. Ese río tiene varios nombre, río de Bolgues, Río del Monte, Río Puerma, depende de la cartografía, sirve de límite en una parte de su recorrido entre las parroquias de Soto de Las Regueras y Valduno. Yo que he recorrido muchas veces esa zona desconocía, aunque sospechaba, la existencia de saltos de agua y cascadas, ya que el río se encajona poco antes de su desembocadura formando un abrupto desfiladero al que se puede entrar también desde Bolgues por una pista a la derecha, pasado el lavadero y antes del área recreativa y llegar a la captación de agua de Bolgues, para enlazar con la pista por la que regresasteis. Desde aquí tiene menos desnivel. Este verano intentaré llegar a la cascada inferior subiendo por esta otra ruta a ver si lo consigo. El Río de Bolgues creo que es uno de los rincones escondidos del paraíso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ya se la pista que dices, una que pasa cerca del depósito de aguas de Bolgues debe ser. Si, por ahí también se podría acceder. Pues te animo a visitarlas, sobre todo conociendo ya la zona. La verdad es que con poco trabajo se podría habilitar una senda para poder visitar alguna de estas cascadas que además pillan cerca de áreas recreativas. Son sitios con mucho tirón.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Una preciosidad de reportaje, a ver cuando podemos volver a tierras asturianas, a nosotros nos pilló el lío del confinamiento en el Valle de Boí y de momento aquí seguimos, hemos exprimido bien lo que nos han dejado hacer desde la fase 0.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mercedes. Pues no es mal sitio el Valle de Boí para pasar un confinamiento. A ver si poco a poco volvemos a recuperar una cierta normalidad. Nosotros, ya en fase II, podemos por fin volver a salir de monte. Yo me re-estrené este sábado, aunque habrá que ir paso a paso, que el fondo físico no es ni de lejos el anterior al confinamiento.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Bueno Javier pues otro sitio que descubro gracias a tu buen report. Será cuestión de visitarlo ya que lo tenemos casi al lado de casa, aunque habrá que esperar a que el rio baje un poco de caudal, no me gusta mucho tener que mojar las botas jajaj. Y por lo que veo va a ser casi imposible que no jejej.
    Un saludo Javi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sin mojar las botas, yo creo que no la haces, Luis. A la que se puede llegar sn mojarse es a la de arriba, y merece la pena.
      un saludo

      Eliminar