jueves, 4 de agosto de 2011

Neverón de Urriellu y Torre de la Párdida

22/07/2011
Picos de Europa. Macizo Central
Concejo de Cabrales (Asturias)

Con esta mierda de verano que nos está tocando está claro que si quieres ver el sol no puedes quedarte a esperar. Tienes que ir a buscarlo. Subir lo bastante alto como para sobrepasar el manto de nubes y eso, poco más o menos, fue lo que hicimos este día el amigo Jose (Nuestras Montañas) y un servidor. Así que a lo largo de la semana intercambiamos unos correos. Había ganas de monte. Especialmente de visitar Picos y no costó mucho ponerse de acuerdo sobre la cumbre a visitar: el Neverón de Urriellu. El resto vendría un poco sobre la marcha.

Inicio/Fin: Collado Pandébano
Distancia: 21 Km
Desnivel máximo: 1.500 m
Desnivel acumulado: 1.720 m
Tiempos: 10 horas y media
Nota: La dificultad del ascenso al Neverón de Urriellu por la arista ONO es de PD y el descenso por el Jou de la Párdida está catalogado como PD inf. Por su parte, la dificultad de la Párdida se ha catalogado como F.


Salimos de Pandébano (1.100 m) a eso de las 9 de la mañana con un día bastante feo, pero con la esperanza de que por arriba estuviera mejor.






La verdad es que mientras subíamos el día no parecía mejorar demasiado. En el Collado Vallejo (1.540 m) ni rastro del Urriellu. Una pena.



Pero lo que tenía de malo, lo tenía de bueno. Al menos nos íbamos a meter los primeros 850 m de desnivel del día a la sombra, lo que era de agradecer, al menos para mi, que ya conocía la subida al refugio de Urriellu. Para Jose, que era la primera vez, seguro que hubiera sido más guapa con un día despejado y disfrutando de la vista del Picu ya desde bien abajo.



Llegamos al refugio (1.953 m) y allí seguía la niebla metida, aunque nos dijeron que por arriba parecía estar bueno. Paramos a picar algo y hacer un poco de tiempo a ver si levantaba la niebla. Mientras yo me dedico a fotografiar pajarillos. Va a ser una constante todo el día.


Al poco vemos venir un grupo por el sendero de la Corona del Rasu.
  • “Coñe, esos vienen en manga corta”
  • “¿Qué tal día hace por arriba?”
  • “Un día precioso”
Pues nada. Para arriba.

Nos despedimos del refugio y por el sendero de la Corona del Rasu arriba. A ratos la niebla se metía bastante, pero por fin, llegando a la base de la canal de la Corona del Rasu, la niebla empieza a clarear e incluso a ratos se ven los paredones del Neverón.


Por delante va un grupo. Los oímos subiendo la canal y exclamar al llegar arriba “Vaya pasada”. Perfecto, parece que abre.


Nos metemos en la canal. Es corta y facilona. Bastante tendida y con muchos y buenos agarres. La salida arriba es de escándalo.


En la Corona del Rasu (2.253 m) disfrutamos de un espectáculo espléndido. Pocas veces he visto un mar de nubes tan guapo. Nos tomamos nuestro tiempo para disfrutar del paisaje. Urriellu, Neverón y el grupo de los Albos destacan por encima de las nubes y llaman poderosamente la atención.




Las chovas empiezan a dejarse ver y parecen empeñadas en salir en todas las fotos.


No nos resistimos a fotografiarnos con el Urriellu de fondo. A lo largo del día serán innumerables las fotos que tiraremos en esa dirección.


Pues visto desde aqui tampoco parece tan alto,...


Seguimos camino y nos dirigimos a la Horcada Arenera dejando los últios jirones de niebla detrás nuestro.



Por fin alcanzamos la Horcada Arenera (2.283 m) encerrada entre el Neverón y la Torre Arenera.


Alcanzamos de nuevo al grupo que iba delante. Alli el grupo se divide. Unos van a Torrecerredo. Otros a Cabrones. Al poco nosotros nos dirigimos hacia nuestro objetivo del día: el Neverón de Urriellu.


Desde la Horcada Arenera tomamos de frente por una zona de llambrias bastante tumbadas, de frente hacia los escarpes del Neverón. Se alcanza así la base de un primer contrafuerte, que se bordea hacia la derecha y seguimos subiendo hacia una marcada horcada que lo separa de la mole del Neverón.




Justo bajo la horcada tomamos por unas viras que, casi en horizontal, inician un flanqueo del Neverón hacia la derecha. No es una zona complicada, pero mejor no tropezar aquí.



Un poco más adelante se atraviesa una canal que baja desde bien arriba y continuamos unos metros hasta alcanzar una marcada y profunda segunda canal. Sin bajar a ella empezamos a ganar altura digamos que por la panza que se forma entre las dos canales, alternando terrazas con alguna llambria. Aquí cuidado sobre todo con la gravilla suelta que hay.


El paso más complicado que nos encontramos fue una llambria bastante inclinada y sin apenas agarres, que puede sea un II+, que se pasa por adherencia pura. Mirando después es posible que se suba mejor a su izquierda, pero no lo aseguro.



En los últimos metros nos metemos en la cabecera de la canal derecha y alcanzamos una horcadina que da paso a la cresta del Neverón. Desde este punto parece posible ganar la cumbre (a la izquierda), pero no lo vemos claro. En la zona alta se aprecia un muro un tanto expuesto.

Unos metros por debajo de la horcada vemos unos jitos a nuestra izquierda por lo que perdemos un poco de altura, hacemos un flanqueo a la izquierda por unas llambrias y ganamos la zona alta pasando por varias terrazas por un terreno que parece mucho más cómodo que el anterior, hasta salir a la cresta cimera.


Por fin alcanzamos la cumbre del Neverón de Urriellu (2.559 m). La ascensión no ha sido complicada, con todo hay que tener cuidado con la piedra suelta, sobre todo en la zona alta y pensar que sin tener mayores dificultades técnicas, la ascensión es de las que no perdonarían un tropezón.


Las vistas desde cumbre sencillamente increíbles y más en un día como el que estamos teniendo la suerte de disfrutar. La cámara no parará de trabajar en un buen rato.






Y unas panorámicas desde cumbre




Tras un buen rato en cumbre, iniciamos el descenso, para lo que descendemos unos metros y nos vamos de nuevo a la horcadina a la que habíamos salido antes, en la cabecera de la canal y que da acceso a la cresta del Neverón. La horcada da paso a una estrecha canal por la que tenemos que destrepar. A la entrada hay una instalación de rápel pero con cuidado, sobre todo por lo roto de la roca, se baja bien. En cuanto se abre la canal tomamos a la izquierda para ir pasando por unas llambrias a ganar la cresta.


La cresta del Neverón es preciosa. En mi opinión de lo mejor del día. No tiene ninguna complicación y solo en un par de sitios puede tener cierta sensación de aérea. Con todo, lógicamente, no es sitio para meter a gente con vértigo. Las caidas a ambos lados, especialmente hacia la zona de Urriellu son espectaculares.



Se avanza por ella hasta la cumbre Sur del Neverón de Urriellu (2.548 m). Unos metros más adelante la cresta empieza a perder altura y se descuelga hacia la Horcada del Neverón, previa a la Torre de la Padiorna.


Durante unos instantes, la niebla se abre permitiendonos ver, a lo lejos, la brillante silueta del refugio de Cabaña Verónica.


En el extremo final de la cresta se abre una especie de canaluca a la derecha por la que se puede bajar. Empezamos el destrepe con más miedo que vergüenza porque desde arriba no se ve la salida y no sabemos como será. Hay que bajar con cuidado porque en la zona alta está la roca muy rota. Lo peor puede que sea el cruce hacia la izquierda de una llambria bastante lisa que hay justo bajo la canal, pero con cuidado,se pasa bien. Una vez pasada ésta, se acaban las complicaciones.



Bajamos hastsa la Horcada del Neverón (2.475 m), pasa asomarnos a esta preciosa ventana,...


... y empezamos a ganar altura por la ladera de la Torre de la Párdida, que no tiene mayor misterio que ir buscando el sitio más cómodo hasta ganar la cumbre, máxima altitud del día (2.596 m).


La cumbre de la Torre de la Párdida no es que sea especialmente guapa en si, pero su situación en pleno centro del Macizo Central hace que las vistas sean increibles, mejores incluso que desde el Neverón, quizás no tanto hacia Urriellu, pero si hacia el resto del macizo, especialmente la zona de Torrecerredo, justo enfrente. Alli nos quedamos casi una hora comiendo tranquilamente y disfrutando de las vistas. No soplaba nada de aire y se estaba de miedo en cumbre.



Desde aqui se aprecia perfectaemnte la cresta del Neverón. Vista desde aqui no parece tan guapa, pero lo es, vaya si lo es.


Fotos sacamos a barullo, claro. Pero mejor subo unas panorámicas.




Y la típica "foto de cumbre". Que no se diga.


Y las chovas que también querían salir. Esta con la Morra de Lechugales, ya en el Macizo de Andara, de fondo.


Paña Vieja, que desde el Neverón no se veía, y los Picos de Santa Ana. Anda que no hace años ni nada que los subí.


La zona de Horcados Rojos, con la Cordillera de telón de fondo.


Y hacia el Llambrión, me gran asignatura pendiente en Picos.


Y para acabar un pequeño video de las vistas en 360º desde cumbre


Pero como todo se acaba, tocaba recoger e inicar el largo camino de regreso. Descendimos de la Párdida y bajamos al fondo del jou, pasando bajo el Neverón a salir al camino que desde la Horcada Arenera conduce a Torrecerredo.


Un último vistazo hacia la Torre de la Párdida.


El jou previo a la Horcada Arenera se bordea por la derecha, teniendo que cruzar una zona de llambrias donde hay que apoyar las manos. Se cruza en esta zona la canal junto a la que habiamos hecho la ascensión al Neverón y ya se sale por terreno más cómodo cerca de la horcada.


Ultimas fotos sobre Peña Santa de Castilla


Y en la Horcada Arenera un último vistazo antes de meterse en la niebla que había subido ligeramente desde la mañana.


Al igual que por la mañana, la niebla impidió disfrutar del paisaje en este tramo, pero también impidió que el calor hiciera más duro el camino que nos quedaba hasta Pandébano. En Urriellu la niebla estaba realmente cerrada, mucho más que por la mañana.


Y aunque la gente con la que nos cruzamos, ya bajando, nos comentaron que saldríamos de la niebla antes de la Terenosa, la verdad es que no salimos de ella prácticamente hasta llegar al coche, a donde arribamos cansados pero contentos. Preciosa ruta.

Un saludo
Cienfuegos

12 comentarios:

  1. Una ruta de las clásicas de Picos, de las que nunca cansan, la niebla le da además un encanto especial.
    De todas formas creo que hay una ruta más sencilla de subida al neverón, se trata no de subir directamente pot la Horcada Arenera, sino coger el camino a La Párdida,se llega a un pequeñocollado y de allí seguir por su lomo SW, de esta forma únicamente se trepa el tramo final ahorrándote todo ese paso de IIº+, este camino termina más o menos al principio de la cresta que une las dos cumbre del Neverón.
    Felicidades y un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por la actividad y por las fotos!! Estos mares de nubes de Picos son impresionantes... hace poco que hemos estado por allí y ya tengo ganas de volver, la lista de actividades pendientes es cada día más extensa...

    Me ha encantado la perspectiva del Cerredo y de la Torre Santa, nunca la había visto desde ahí... lo cierto es que siempre que vamos al Macizo Central entramos por el Sur, algún día nos animaremos a dar la vuelta y entrar por el Norte... :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Salir a flote en esos mares de nubes es siempre una pasada, hicisteis bien en ir en busca del sol, él está muy comodón últimamente.

    ResponderEliminar
  4. Vaya pasada de mar de nubes. Bien mereció la pena subir aún a pesar de esas nubes bajas que quizá en otra ocasión le hubieran hecho a uno echarse para atrás.
    A ver si para esa salida tenemos la suerte de tener un buen día o, al menos, poder disfrutar de algo tan espectacular como ese eterno mar de nubes que pudisteis contemplar Jose y tú.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Pues si que encontraste el sol, y de paso una ruta sobresaliente. Las fotos de las nubes por debajo, sublimes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno en algún lado tiene que estar el sol y por lo visto esta encima de Picos, así que mereció la pena. El recorrido espectacular y ese mar de nubes mereció la pena. También he visto el reportaje en el blog de José. Y este finde otra vez lluvia!!!!! Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Buena trisca os metisteis eh? pero merecio la pena subirse a las alturas ja,ja,ja.Por cierto,menudo atracon de fotos,echaria humo la tarjeta....
    Un saludo Cienfuegos

    ResponderEliminar
  8. Buena ruta os metisteis, si señor.
    Clásica, pero no por ello menos bonita.
    Las fotos y los comentarios, como siempre fantásticos.
    Yo hace bastante tiempo que no hago el Neverón, así que iguales hora de plantear una visita a la zona.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Un día precioso y unas cumbres fantásticas. El año pasado estuvimos por ahí. Este año hemos vuelto y a pesar del mal verano, de once días hemos podido salir diez, no podemos quejarnos. Tus fotos espléndidas. Abrazos,

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡Qué pasada de fotos!!!
    Me han encantado!!!
    Tuvisteis que disfrutar... de los lindo!!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. De postallllllllllllll, que fotazas, que mar de nubes, es la foto por excelencia que se me resiste...como no quede un día a dormir en la cima no se si seré capaz de conseguirla...y tú hoy nos la regalas en varias tomas, que ruta más preciosa, cuanta piedraaaaaaaaaaaa.
    abrazotedecisivo y hasta septiembre que me voy de retirada vacacional ¡por fin! disfruta del monte y de la vida claro está jejejeje.

    ResponderEliminar
  12. Bones alcordances de mi primera gran cota en Picos... demientres diba lleendo la entrada. Una pasada de ruta.

    Un abrazu

    ResponderEliminar